x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

29
Abr
2022
Una flor en el desierto PDF Imprimir E-mail
Punto D Vista - Otra mirada
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por NSO GroupJesús Hernández Gallardo

Impresiona escuchar en los círculos estatales los asuntos relacionados con el CNI y el sistema espía Pegasus, como si fuera una trama que bordea el sistema político español de siempre, como si nunca se hubiera utilizado por nadie.

No hay que introducirse más allá, en la prensa habitual se explica que Pegasus es un sistema de espionaje que utilizan la mayoría de los países en contra de esos sectores sociales que ponen en peligro las estructuras que conforman las diferentes nacionalidades. Son simplemente necesarios esos recelos, en especial cuando se intenta separar diferentes territorios.

Parece igualmente que tan solo Margarita Robles, ministra de Defensa, hace recaer la responsabilidad de todo un estado cargado de coherencia y dignidad, aunque atacada por todos los lados por esta argamasa política que representa la pandilla Frankenstein. Ni siquiera Sánchez ni sus modernos ministrados son capaces de poner orden ante tan brutal ataque. Puede que piensen que los monstruitos tienen razón y ante tal deriva, tienen que responder arrodillándose, como gesto de súplica. Ahora se trata de solicitar a los Frankenstein el apoyo al decreto de medidas anticrisis, para salir de este último charco, aunque no será el último, porque esta forma de gobernar un país se está haciendo cada vez menos manejable por un PSOE con escasos recursos y poca habilidad gestora.

Sus cómplices de apoyos son esos mismos que declararon la independencia de Cataluña tiempo atrás, los que se han destapado como un atajo de desleales a España en favor de una deriva sin ninguna burbuja de prosperidad de futuro. Además, están otros que igual bailan por el País Vasco, como si uniendo esas apestosas fuerzas hicieran más fuerte la sediciosa postura, interponiendo acciones terroristas que han sembrado de dolor a todo un país entristecido por los asesinatos.

La vergüenza de la ministra de Defensa resalta en la bochornosa postura oficial del Gobierno, es la única que tiene altura de miras, la única que comprende la dignidad que sentimos todos los españoles. Estoy seguro que la inmensa mayoría de los españoles estamos representados por Margarita Robles, por esa postura digna e infranqueable que rasga la supuesta unidad gubernamental arrodillándose ante los torpes independentistas, muchos de ellos con las manos manchadas.

Desde la cobardía sopla Puigdemont, como si fuera adalid de algo, como si representara la ortodoxia de Cataluña. Aquel que salió escondido en el maletero de un coche para escapar de su delito, el que se había ganado a pulso en las tribulaciones separatistas. Agita el ambiente Frankenstein para que Sánchez haga la ola, si cabe, a aquellos hostiles a España que votan en favor de sus torpezas.

La única sensatez que alberga el PSOE de Sánchez la representa Margarita Robles y con ella, lleva adosada a sus espaldas la inmensa sensatez de quienes la apoyamos ante su peregrinar en la torpeza inmensa de su partido. Eres una flor en el desierto.

 

Jesús Hernández Gallardo

Exfuncionario del Estado

Torrejón de Ardoz

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

ChoniEncuesta

A Todo Color



































Noticias Relacionadas