x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

28
May
2013
MasterChef: expulsión de María y las malas artes de José David le llevan al borde del precipicio PDF Imprimir E-mail
Los Blogs del Telescopio - Interferencias
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Un equipo de favoritos se tuvo que enfrentar a la prueba de eliminación

Como os comentaba la semana pasada, esta vez se tendrían que mojar el culo para pasar de ronda. Lo que no pensaban algunos es que para ganar el programa, no solo hace falta tener conocimientos, cocinar bien y presentar adecuadamente los platos, sino que también es necesaria la humildad y el respeto a los compañeros.

La victima de este entramado contra los “flojos” ha sido María que se vio inmersa en un equipo plagado de poderosos y no pudo hacer nada para salvarse de la eliminación, ni siquiera con un plato de su tierra.

Todo empezó con una prueba de creatividad en esta ocasión basada en el mundo de los vegetales. Aplaudo la intención del programa se servir como educador y mostrar a los espectadores las diferentes comidas y formas de elaborarlas, sin dejarse ningún de detalle y sacando pecho con la estupenda variedad de alimentos de nuestra querida España.

Un reto a priori bastante sencillo pero que con los matices propios, se convirtió en un verdadero infierno para algunos de los aspirantes. Sobre la mesas había múltiples variedades de vegetales y los concursantes debían de elegir los que más les gustasen y elaborar un plato, así, al libre albedrío y sin apenas limitaciones.

Algunos optaron por la cocina clásica y otros por la creativa. Así al menos lo definieron los cocineros del jurado quienes hicieron un alegato de la comida tradicional que no tiene nada que desmerecer a otra cocina. Sorprende un poco que sean ellos los que huyen de la cocina de la abuela e invierten su tiempo en hacer comida pija de 100 euros el plato, como si de la otra no se comiese en nuestro país. Pero ya que estamos en la tele, pensarán, es políticamente más correcto un discurso tradicional (les ha faltado ponerse la bandera de las amas de casa) aunque se dediquen elaborar platos impronunciables que poca gente se atreve a hacer.

La prueba, como iba diciendo, buscaba la creatividad pura. Más de veinte variedades de verde que te quiero verde. “Quiero un bosque lleno de color” decía Pepe aunque algunos iban por su lado y no le hicieron caso.

Mención a parte merece el plato de Maribel, del que dijo Pepe que no tenía ni nombre, pues con tanta variedad de vegetales había hecho un simple puré de patatas con unas habitas por encima. Cocina tradicional sí, pero faltaba ponerle una cerveza y unas patatas fritas de acompañamiento.

Sin embargo, Eva y José David presentaron propuestas muy atractivas que les hiceron ganar la prueba. El “excelente” José David optó por una ensalada que inundaba de color el plato. “Es un plato, muy fino, de alta cocina” le dijo Pepe que no quiso probar mucho su elaboración y enseguida soltó el tenedor. Más efusiva se mostró Samantha con el plato de Eva que calificó de riquísima una lasaña de verduras que parecía iba a saltar de la pantalla.

Los dos ganadores, Eva y José David partían como capitanes para la siguiente prueba y debían formar equipos. José David tuvo una mala actitud en pro del compañerismo e hizo un equipo de ganadores, o eso creía él.

Los aspirantes se trasladaron al País Vasco donde embarcaron con los pescadores y pescador el boquerón que debían de cocinar. Esta vez 43 comensales esperaban ansiosos sus platos, y estos debían de decidir el ganador levantando la chapela del equipo preferido.

José David eligió como compañeros de faena a José Manuel (a pesar de su rivalidad manifiesta), Cerezo ( aunque no pueda tragarle y tenga encontronazos con él) y María (el rival más débil del equipo). Mientras que Eva tuvo que lidiar con Maribel (que día a día se va ganando el favor del público), Fabian y Clara.

El objetivo: cocinar con boquerón. Y para eso debían de elegir entre tres propuestas, cítricos, pimientos o tempura.

El equipo rojo (de José David) optó por los pimientos y elaboró un plato fresco pero lleno de calamidades en su preparación. Discusiones con Cerezo, descoordinación, poco liderazgo y dificultad de elaborar algo con sentido, fueron los ingredientes que llevaron a un equipo ganador al fracaso más absoluto. Se convirtió en una pelea de gallos entre Cerezo y José David mientras que Juan Manuel estaba en la sombra. El resultado un plato refinado y pijo que dejó con hambre a casi todos los comensales.

El equipo azul elaboró algo mucho más sencillo pero con más cuerpo y más sentido. La tempura demasiado exagerada y poco sabor del boquerón pero arrancaron 32 de los 43 votos a los vascos dejando al equipo rojo, que se veía con la victoria antes de cocinar, con cara de tontos.

Así, a la prueba de eliminación llegaron Cerezo, Juan Manuel, María y José David. El reto consistía en hacer una coca catalana partiendo del agua y de la harina. Juan Manuel hizo el mejor trabajo mientras que sus compañeros cometieron numerosos errores. José David aseguraba que no se iba a ir y apunto estuvo de dar con sus huesos en la calle, es más, tuvo el peor inicio de prueba. Se bloqueó, se equivocó en las proporciones y tuvo que rectificar en varias ocasiones. Al final hizo un trabajo mediocre pero con un punto de "mimo" (cortesía de Jordi Cruz) que marcaron la diferencia y le salvaron de la expulsión.

Peor suerte tuvo María que tras hacer una coca "pizza" seca, dura y con la anchoa en el horno, el jurado decidió echarla ante el asombro de Cerezo que pese a haber puesto harina encima de la coca (para hacer una película invisible que se intuye con el aceite y que se mezclen los jugos, según él) se salvó una vez más de sentarse en el temido sofá marrón.

Con la expulsión de María son la ocho los programa que van de esta edición de MasterChef. La semana que viene cocinarán una paella valenciana con parraque de José David (o eso creo) incluido.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar







































































ChoniEncuesta

¿Quién debe abandonar la casa de Gran Hermano VIP 5? Segunda nominación
 

A Todo Color



































Noticias Relacionadas