x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

15
May
2013
MasterChef: Santiaga repescada y eliminada, Joan Roca visita el programa y el poder de la fama PDF Imprimir E-mail
Los Blogs del Telescopio - Interferencias
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

El programa, sostenido por una buena audiencia comienza a tirar la casa por la ventana

MasterChef empezó como un experimento, algo así como la privatización de los Hospitales en Madrid, la delgada línea entre lo privado y lo concertado. RTVE, tras la reforma de Zapatero que prohíbe los ingresos directos por publicidad tuvo que buscar fórmulas que bordean la legalidad. Un extraño pacto entre "prestigiosas marcas patrocinadoras" que no pueden ser nombradas y que se deben de conformar con ver pasar su logo de manera fugaz y que toda España se entere que les regala electrodomésticos a los concursantes y que los excedentes los dona a Cáritas.

Es una fórmula que si no hubiera tenido la bendición de la audiencia, la producción hubiera sido un verdadero agujero negro, pero de la noche a la mañana se ha convertido en una mina de oro. A pesar de no tener el tirón mediático que podría tener si estuviera en otra cadena como Telecinco, el formato se ha metido en el bolsillo a grandes y pequeños.

De momento venden libros de recetas pero a buen seguro y si saben aprovechar el momento, las nuevas estrellitas de la cocina pueden dar mucho que hablar. Un programa en apariencia serio, blanco y dedicado sólo a la cocina, se ha convertido en algo mucho más interesante. Los chascarrillos de Pepe, el atractivo de Jordi Cruz y la mala leche de Samanta Vallejo Nájera, que nos recuerda a la mítica Pilar Tabares, han conjugado en un concurso ágil, entretenido y muy dinámico que día a día va teniendo más seguidores.

El mejor ejemplo es Twitter donde anoche, y según los datos de Tuitele llegó al 40 por ciento de share social, doblando a Gran Hermano y arrasando sobre la apuesta de Telecinco, el cada vez más aburrido y peor realizado "Don de Alba", que va pasando del misterio al patetismo, con una protagonista pésima, un Martín Rivas nada cómodo y un guión que se aleja de la genialidad de la versión americana.

Anoche era el momento de repescar. Los concursantes tenían que ejercer de jurado ante los platos preparados por sus antiguos compañeros. Santiaga, Efrén, Nati y Paloma debían preparar un plato elaborado con conejo, con la guarnición a gusto del chef. Mientras, sus compis se divertían con un tentadero y un relajante masaje con tono erótico incluido (seguro que alguno se habrá encargado de capturar el momento pechos de María y culo de Noe y de subirlo a You Tube).

Más tarde, los concursantes debían de votar por su favorito. Mientras que Efrén hizo un guiso incomible, crudo y recargado, Santiaga apostó por un conejo confitado sin florituras. Las creaciones de Paloma y Nati pasaron sin pena ni gloria. Al final siete de los diez concursantes votaron el conejo de Santiaga como el mejor mientras que el bueno de Efrén se quedó sin un punto. "Tengo la carrera parada, no me creo que mañana me tenga que poner a hacer integrales y probabilidad" decía.

Con Santiaga repescada y con mas mala uva que nunca, dio lugar el reto creativo. Esta vez, los chefs se reservaban una sorpresa: nada menos que Joan Roca les hizo una visita. Tras el respaldo de la audiencia, los cocineros se matan por salir en el Prime time y no sería de extrañar ver a las mejores estrellas de los fogones españoles pasar por ahí.

Joan dio una clase magistral de pescado, previamente los concursantes habían recibido una clase de cocina de pescados en "Le Cordon Bleu", en Madrid. El chef catalán les instruyó en diez clases de pescados españoles como el congrio, el lenguado o la raya. Y otros productos más alternativos como las algas o las cañaillas.

Después de la clase tocaba cocinar y Santiaga se encargó de repartir pescados y cera. Cera porque "colocó" un pescado de Euskadi (el cabracho) a toda una andaluza o unas algas a Jose Luis porque "creo que nunca ha visto unas".

Así pues dio comienzo la prueba y cada uno con su pescado en ristre se pusieron manos a la obra. Santiaga fusiló a su lenguado, María se peleó con la raya, Maribel tiró de arroz con alcachofas (qué raro) y José Luis le sacó mucho partido a sus desconocidas algas, que le valió la enhorabuena del jurado.

Los cuatro peores fueron los de Efrén, María, Santiaga y Eva. Pero el jurado también era una sorpresa, eran los propios familiares los que tenían que decidir quien era el mejor y salvarlo de la eliminación. El condimento fundamental: los restos del cocido. La ropa vieja que llaman, las sobras, la pringá y los restos de garbanzos. Las apuestas de lo más variado, desde los aperitivos de cocido de María (con la crema de las fallidas croquetas cuyo aceite a punto estuvo de quemarse) a las croquetas de Santiaga (que enamoraron a su marido y las votó como el mejor plato), el pastel de Efrén (si pastel y con puré de patatas) o las fajitas de Eva que triunfaron. Tras meditar mucho y el padre de Efrén votar como el peor al plato de su retoño, Eva y sus fajitas se salvaron de salir por la puerta.

Santiaga, la misma que había sido repescada en el mismo programa, se tuvo que subir en el coche de su marido y abandonar por segunda vez su sueño. Bye, bye

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar







































































ChoniEncuesta

¿Quién debe abandonar la casa de Gran Hermano VIP 5? Segunda nominación
 

A Todo Color



































Noticias Relacionadas