x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

11
Jun
2013
MasterChef: expulsión de Cerezo, Maribel "princesa de las cacerolas", Juan Manuel 1- José David 0 PDF Imprimir E-mail
Los Blogs del Telescopio - Interferencias
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Dos de los ex-concursantes ya han encontrado trabajo entre los fogones del jurado

Una tarta le metió en el concurso y un bizcocho le ha echado. Así ha sido la expulsión del concursante más deslenguado y polémico de esta edición ha tenido que decir adiós. Eso sí siempre con una sonrisa y recordando sus propios mejores momentos.

El capítulo comenzaba con una visita de renombre, el gran Martín Bersategui. Se sigue demostrando que hay tortas por salir en el programa de la 1, la revolución ha llegado a tal extremo que las escuelas de hostelería se están haciendo de oro con el aumento de las matriculaciones. Si primero fue el gremio de los cantantes y después el de los saltadores de trampolín ahora los niños y niñas de España quieren ser cocineros y los padres tan encantados.

La prueba iba de huevos y para presentarla estuvo presente Lucio, una institución de la cocina madrileña. Sus famosos huevos estrellados sirvieron como telón de fondo para la prueba de creatividad que determinarían los capitanes de los equipos para la prueba de conjunto. Y le echaron huevos, aunque José David se puso a temblar recordando aquellos huevos que era incapaz de cocer. La prueba consistía en realizar un plato donde dos huevos (solo dos) fueran los protagonistas.

Y propuestas las hubo. Desde escalfados, los empanados de José David (que de tanto minimalismo llega a ridiculez), los fritos de Maribel o acompañados al pil-pil de Juan Manuel. Mientras unos como nos tienen acostumbrados se van por los cerros y dejan como rudo al cocinero más cursi (que cada uno piense lo que quiera), otros van por el camino seguro se siguen manteniendo en la mitad de la tabla cada vez más asentados y lejos del peligro aún.

Fabián como siempre, sacó los pies del tiesto y propuso un postre. Sus compañeros no dudaron en criticarle por su falta de conocimiento sobre los salados o porque no entiende la comida más allá de un postre. Los huevos de Fabián (los del postre) estaban disfrazados en forma de ridículas "islas flotantes". Martín Berasategui no podía menos que alabar la edad del concursante ya que sus extraños huevos no eran dignos de nada positivo.

La otra gran decepción fue la de José David quien aunque reconoció que la panceta tardaría cuatro horas en hacerse lo dejó media hora a ver como salía. Un José David que me da la impresión que ni es tan brillante como él mismo piensa ni tan original. Lo único que tiene de un cocinero con alguna estrella Michelín es el ego y el explicar sus platos al presentarlos, como si el común de los mortales no supiéramos apreciar la grandiosidad de unos huevos empanados con unas patatas ahumadas, que no sé como supieron pero buena pinta no tenían.

Maribel, en cambio, apostó por un buen pisto con su pan y sus patatas fritas. Una comida más propia de un combinado en un bar de carretera pero que le valen para seguir en pie. A parte de su mediocre presentación el día pasará a la Historia por el mote que le puso Martí Berasategui y que le acompañará siempre. "princesa de las cacerolas".

El mejor de todos fue Juan Manuel que se metió en el bolsillo a Martín con un bacalao al pil-pil del que el cocinero dijo que era inmejorable.

Con Juan Manuel como capitán se hicieron dos equipos. Y en su afán por sacarle todo el jugo al concurso, la producción nos reservaba un nuevo giro de guión. Juan Manuel eligió su equipo mientras que los tres restantes se agruparían bajo la batuta de José David. Una ocasión de oro para humillar a su eterno rival que no quiso desaprovechar Juan Manuel a pesar de traicionar a Maribel por no elegirla. El equipo flojo estaba conformado por Maribel, Fabián y José David mientras que el fuerte por Juan Manuel, Eva y Cerezo.

El objetivo era cocinar para lo más granado de Madrid (pijas venidas a menos, momias polioperadas, los que una vez fueron graciosos y ahora mendigan invitaciones VIP´s o estrellas de rallity que no han vuelto a salir en la tele) y por supuesto el hermanísimo de Samantha, nada menos que el meritorio Colate. Fuera de la comida y las tapas, lo que sirvió el ágape fue para que Maribel se diera un baño de masas. Los famosos entraban y saludaban a la "princesa de las cacerolas" mientras que los otros les miraban de reojo con indignación en el rostro. La princesa consiguió que Colate le lavara las gafas, que Carmen Lomana entrara dando gritos (con lo educada que aparenta) o que Pocholo estuviera a punto de tirarla por los aires.

La prueba dejó tres candidatos a la expulsión. Los mejores platos fueron los de Eva, Juan Manuel y Maribel mientras que Fabián (fue incapaz de hacer el más fácil y necesitó ayuda), Cerezo (hace lo que le sale cuando le sale) y José David se ganaron a pulso el delantal negro.

La prueba en este caso consistía en coulant de chocolate. El bicho relleno de chocolate calentito de toda la vida pero dicho en fino (como todo). Fabián empezó a sudar, sudar, mirar el reloj aunque llevaba un buen trabajo dentro de lo cabe. Su error fue desmoldar ya que se le espachurró.

Cerezó con prepotencia y despreciando a sus rivales fue incapaz de cocerlo, hizo un acompañamiento excesivo y se llevó una buena reprimenda.

Mientras que José David volvió a devorar a sus débiles rivales con su superioridad técnica. Pero la polémica llegó cuando Fabián acusó abiertamente a José David de haberle copiado el acompañamiento. Una afirmación que se une a la de los malpensados que dicen que que José David se limita a copiar platos de los grandes cocineros. Si fuera así o bien Fabián también copia de los cocineros o José David considera a Fabián un gran cocinero...no se que es peor.

Pero lo cierto es que aunque lejos de esa guerra de egos, el más egocéntrico tuvo que decir adiós.

Termino por contaron que dos ex-concursantes han encontrado trabajo en las cocinas de Pepe y de Jordi. Los afortunados han sido Clara (la repostera amor platónico de Francis Lorenzo) y Noé (más conocido por detrás que por delante). Y ya está preparando la versión infantil del concurso mientras que Antena 3 acelera la producción de "Top Chef", básicamente el mismo formato pero en otra cadena. ¡Para que a los creativos de televisión se les llame creativos, eso es echarle huevos y no los de Lucio, precisamente!.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar







































































ChoniEncuesta

¿Quién debe abandonar la casa de Gran Hermano VIP 5? Segunda nominación
 

A Todo Color



































Noticias Relacionadas