x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

02
Sep
2020
Sube en casi treinta mil personas el paro en un agosto similar a los de años anteriores PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - España
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por CCOO MadridEspaña no ha recuperado los empleos perdidos durante el confinamiento

El paro desciende en ocho comunidades autónomas. En términos desestacionalizados, el desempleo desciende en 34.371 personas. El gasto en prestaciones por ERTE en el mes de julio se reduce en 2.052 millones de euros respecto al mes de mayo, cuando alcanzó su máximo valor. El número de personas paradas ha aumentado en 29.780 personas (0,79%) en el mes de agosto, en relación con el mes anterior.

Es un aumento inferior al que se ha producido en este mismo mes en los últimos cuatro años. Agosto es un mes tradicionalmente malo para el empleo debido al fin de la temporada turística de verano. De hecho, supone un 45% menos del incremento registrado en agosto de 2019, en plena fase expansiva de la economía, cuando el desempleo aumentó en 54.371 personas respecto al mes de julio de 2019. En términos desestacionalizados, sin embargo, el paro registrado se reduce en 34.371 personas. El total de desempleados registrados es de 3.802.814.

El paro registrado se reduce en el sector de la Agricultura en 13.523 (-6,61%) personas. Sube, sobre todo, en Servicios, con 20.216 (0, 76%) personas más debido, en gran medida a las restricciones de movilidad determinadas por los principales países emisores de turismo del mercado español. Sirva como contexto que el aumento del paro en el sector Servicios no alcanza ni el 10% del que se produjo en los meses de marzo y abril. En la Construcción se produce un incremento en 7.983 (2,68%) y la Industria anota 2.981 (0,96%) inscritos más. Por último, el colectivo Sin Empleo Anterior se incrementa en 11.853 (3,78%).

En el mes de agosto, el paro sube entre las mujeres en 20.327 (0,93%), hasta un total de 2.197.913 trabajadoras inscritas. El paro femenino solo se redujo durante el mes de julio desde el inicio de la pandemia y sigue manteniendo un saldo negativo para el empleo. Tras tres meses de caída, el paro masculino aumenta en 9.453 (0,59%) trabajadores, hasta un total de 1.604.901 inscritos. El desempleo entre los jóvenes menores de 25 años se incrementa en agosto en 7.804 personas (2,43%), respecto al mes anterior.

El paro registrado baja en ocho comunidades autónomas encabezadas por Navarra (-1.078), Cantabria (-763) y Extremadura (-548). Sube en las nueve comunidades restantes, sobre todo en Cataluña (11.293), Madrid (6.260) y la Comunidad Valenciana (5.694), que concentran el 78% de los nuevos parados.

En el mes de agosto se han firmado 1.118.663 contratos, según los datos comunicados al SEPE, una cifra que equivale al 73,6% de los contratos firmados en agosto de 2019. En agosto se han firmado 96.275 contratos de trabajo de carácter indefinido. Representan el 8,61% de todos los contratos. Estos contratos de carácter indefinido se dividen, en cuanto a la duración de su jornada, en 59.527 a tiempo completo y 36.748 a tiempo parcial.

El resto de contratos, hasta completar el total de 1.118.663 del mes de agosto, son 4.151 de carácter formativo y 1.018.237 otro tipo de contratos temporales. Dentro de este último grupo destacan: Eventuales por Circunstancia de la Producción (de jornada a tiempo completo) con el 28,76% del total de todos los contratos y de Obra o Servicio Determinado (de jornada a tiempo completo) con el 28,64%. Los contratos temporales con jornada a tiempo parcial suponen el 28,23%. Pese a crisis sanitaria, en los ocho primeros meses del año se han firmado un total de 9.954.263 contratos.

4.180.418 personas recibieron una prestación del Servicio público de Empleo Estatal en el mes de julio, 949.202 personas menos que en el mes anterior. De ellas, un 1.912.197 estaban incluidos en un ERTE.

El gasto total en prestaciones en el mes de julio ascendió a 3.238 millones de euros, 877 millones de euros menos que en el mes de junio y 2.270 millones de euros (-58,8%) menos que en el mes de mayo, cuando la partida de prestaciones alcanzó su máximo durante la pandemia.

El gasto en prestaciones derivadas de ERTE fue de 1.265 millones de euros, 2.052 millones menos que en mes de mayo cuando esta cifra alcanzó su máximo valor. El plazo medio de reconocimiento del mes de julio de 2020 ha sido de 3,2 días. Las personas perceptoras de prestaciones al final del mes de julio fueron 3.241.832 personas.

El gasto medio mensual por beneficiario, sin incluir el subsidio agrario de Andalucía y Extremadura, en el mes de julio de 2020 ha sido de 1.014,3 euros, lo que supone un aumento sobre el mismo mes del año anterior de 162,4 euros (19,1%). La cuantía media bruta de la prestación contributiva percibida por beneficiario durante el mes de julio de 2020 ha sido de 791,7 euros.

El número de beneficiarios extranjeros del mes de julio de 2020 fue de 411.662 personas. En relación con el total de beneficiarios de prestaciones por desempleo, los beneficiarios extranjeros representan el 12,7%. Los beneficiarios de prestaciones extranjeros suponen el 39,8% del total de demandantes de empleo extranjeros. El gasto de las prestaciones de los beneficiarios extranjeros ha sido de 328,6 millones de euros que, en relación con el gasto total de las prestaciones por desempleo, supone el 10,1%.

El número medio de afiliados a la Seguridad Social se situó en 18.792.376 personas en agosto, lo que representa un aumento de 6.822 cotizantes respecto a la media de julio (un 0,04% más). Crece en concreto este mes la afiliación entre las mujeres, que suman 10.802 afiliadas. El conjunto de afiliados hombres, por su parte, resta 3.980.

Es el cuarto mes consecutivo en que el sistema suma ocupados después del impacto de la pandemia de la COVID-19, dato especialmente relevante si se tiene en cuenta que es la primera subida media en un mes de agosto en la serie que recoge estos datos (desde 2001). En 2019, por ejemplo, se contabilizaron 212.984 afiliados menos. Además, desde el mes de abril, el número medio mensual de afiliados ha crecido en 333.709 personas. En términos desestacionalizados, y corregido el efecto calendario, el sistema ha registrado 232.664 afiliados más, un incremento del 1,25%, hasta los 18.796.954. Es el mayor aumento de la serie.

En agosto, el número medio de afiliados registró un aumento de 6.822 ocupados con respecto a la media de julio (0,04%). La afiliación continúa la recuperación que se inició en mayo tras los peores meses de la pandemia por la COVID-19. En marzo se registraba un retroceso de 243.469 personas afiliadas de media y en abril, de 548.093.

El mes pasado creció la afiliación mensual en el Régimen General hasta los 15.462.464 ocupados (0,04% más), con un incremento de 6.546 afiliados. Sin los sistemas especiales Agrario, que restó 4.247 afiliados, y del Hogar, con 557 menos, el Régimen General sumó 11.350 ocupados en agosto, hasta los 14.397.137 trabajadores.

En el Régimen General los sectores que más afiliados sumaron fueron Actividades Sanitarias y de Servicios Sociales, con 31.795 afiliados más, Hostelería, con 24.536 y Actividades Administrativas y Servicios Auxiliares, con 12.282. En sentido contrario, la bajada más acusada correspondió al sector de la Educación que perdió 34.147 afiliados, seguido de Actividades Artísticas, Recreativas y de Entretenimiento (-8.690), Construcción (-7.355) e Industria Manufacturera (-7.240).

El Régimen de Autónomos contó con 3.263.160 afiliados medios, tras un aumento de 402 (0,01%) y el Régimen del Mar registró 65.561 ocupados, 115 menos que en julio (-0,18%). Finalmente, el Carbón se situó en 1.191 afiliados medios (-11).

En los últimos 12 meses, el Sistema ha perdido 527.851 afiliados (un -2,73%), un descenso interanual que mejora los datos de julio, que registró una pérdida interanual de 747.656 ocupados, y aún más los del mes de junio, el momento de mayor caída de la afiliación anual y en el que se llegaron a restar 893.360 afiliados respecto al mismo mes de 2019.

El Régimen General registró 525.165 menos afiliados que en agosto de 2019, (-3,28%). En este conjunto, se integraron los 12.261 ocupados que ha restado el Sistema Especial Agrario y los 24.115 del Sistema Especial de Empleados Hogar.

El Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, por su parte, contabilizó 1.609 personas más que hace un año (0,05%). El Régimen del Mar, sin embargo, disminuyó en 4.134 ocupados (-5,93%) y el Carbón decreció en 160, lo que supuso una merma del 11,86%.

El número de personas afiliadas a la Seguridad Social a día 31 fue de 18.591.306, lo que supone 82.541 ocupados menos desde el inicio de agosto. Cabe señalar que el efecto del final de mes distorsiona el resultado. Sin contar el dato del 31 de agosto, en el que se dieron de baja 211.566 ocupados, desde el inicio del mes se habrían sumado 129.025 afiliados.

Al cierre del mes de agosto había 812.438 personas incluidas en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), lo que representa 306.104 personas menos que un mes antes. Este comportamiento implica un retroceso del 27,36% respecto al mes anterior y de un 76,01% respecto a los máximos registrados el 30 de abril. De esta forma, al cierre de agosto, tres de cada cuatro personas incluidas en ERTE durante la pandemia han salido de esta situación.

De las 812.438 personas en ERTE, 165.598 tenían una suspensión parcial, lo que supone algo más del 20% del total de trabajadores incluidos en expedientes temporales de empleo.

A 31 de agosto, el número de personas trabajadoras en ERTE por fuerza mayor asciende a 663.656, lo que supone 268.953 menos que al cierre de julio, que eran 932.609 (-28,83% en el mes). Por su parte, las personas incluidas en ERTE de no fuerza mayor ascendían a 31 de agosto a 148.782, con una caída de 37.151 personas (-19,98% de merma mensual).

Geográficamente, la reducción de los trabajadores en ERTE ha sido heterogénea en agosto. El número de ocupados en estos expedientes se ha reducido notablemente en Cantabria, con un 41,28%, y en Castilla y León, que lo ha reducido un 37,85%.

Por otra parte, más del 70% de los trabajadores que estaban en ERTE en abril, punto más alto de trabajadores suspendidos, ya había salido de él a 31 de agosto en Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura, Galicia, Murcia, Navarra y La Rioja.

La Comunidad de Madrid registró en agosto un total de 6.260 nuevos desempleados respecto al pasado mes de julio, una cifra que evidencia los efectos negativos que sobre el sector servicios -en especial las ramas turísticas- ha tenido la notable caída en la llegada de turistas internacionales o las limitaciones horarias en el ocio nocturno debido a la crisis sanitaria del coronavirus durante los meses de verano.

El paro registrado en agosto crece un 1,5% en términos intermensuales y se sitúa en 429.798 personas, mientras que el incremento respecto a julio del pasado año alcanza los 87.089 desempleados más (+25,4%). En cuanto a los datos nacionales, en agosto el paro subió en España en 29.780 personas (+0,8%) respecto a julio, lo que deja un total de 3.802.814 desempleados. En términos interanuales, en España hay 737.010 parados más que hace doce meses (+24%).

Como en los meses anteriores, ni los datos regionales ni los nacionales recogen el número de trabajadores que están todavía incluidos en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), ya que estos expedientes no suponen en ningún caso el fin de la relación laboral con la empresa que los presenta, aunque los afectados accedan de manera temporal a la prestación por desempleo.

Desglosando los datos intermensuales de la región, las cifras de paro se incrementan especialmente en el sector servicios, con 4.611 desempleados más (+1,4%), y en el colectivo de personas sin empleo anterior (1.180 desempleados más, +4,5%). Las subidas son mucho más moderadas en el sector de la construcción (193 desempleados más, +0,6%), la industria (242 desempleados más, +1%) y la agricultura y pesca (34 desempleados más, +1,1%).

El desempleo aumenta en todos los niveles de estudio; sube en 1.842 desempleados entre las personas con estudios de Secundaria (+1%), 1.964 entre aquellos con educación Primaria (+1,3%) y en 2.454 en personas con estudios universitarios y de tercer ciclo (+2,9%).

Por edades, el mayor aumento del paro se produce entre las personas mayores de 45 años, franja que acumula un total de 2.447 desempleados más (+1,2%). Además, el paro subió en ambos sexos, aunque las mujeres se vieron especialmente afectadas con 4.060 desempleadas más (+1,7%) por un incremento de 2.200 parados entre los hombres (+1,2%). En agosto se formalizaron 119.072 contratos, 46.274 menos que en julio. De ellos, 18.784 fueron indefinidos, el 15,8% del total, siendo el 71% a tiempo completo

En cuanto a los datos de la Seguridad Social, en agosto el número de afiliaciones en alta bajó en la región en 7.382 personas (-0,2%) respecto a julio, lo que deja el número medio de afiliados en 3.129.953 personas. En los últimos doce meses el descenso de la afiliación en la Comunidad de Madrid es de 54.172 cotizantes (-1,7%).

El conjunto del país gana en agosto 6.822 afiliados (+0,04%) respecto al mes anterior, pero pierde 527.851 afiliados (-2,7%) en la comparativa interanual. El número medio de afiliados nacional se sitúa en 18.792.376 personas. Por último, el número de autónomos afiliados en la Comunidad de Madrid baja en 616 personas (-0,15%) respecto al pasado mes de julio para un total de 401.529 autónomos en la región, el 12,3% del total nacional (3.263.160).

El paro en la ciudad de Madrid se ha situado en el mes de agosto en 209.549 personas. En términos interanuales, el aumento es del 28,2 %, lo que supone 0,7 puntos menos que el mes pasado.

Dentro del sector servicios, el desempleo en las actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento ha aumentado un 42,3 %, ya que se han visto especialmente afectadas por las restricciones sanitarias para frenar los contagios por la COVID-19. La hostelería ha visto incrementado el número de parados en un 41,4 %.

Por géneros, el paro femenino crece más que el masculino (1,7 % frente al 1,2 %). De esta manera, del total de desempleados, un 43,7 % corresponde a hombres y un 56,7 % a mujeres. En este sentido, el paro masculino ha crecido un 30,8 % con respecto al mes de agosto de 2019, mientras que el incremento en el paro femenino ha sido del 26,2 % con respecto al mismo mes del año pasado, lo que hace que la participación de las mujeres en el total se reduzca en 9 décimas respecto de agosto del pasado año.

Los trabajadores afectados por expedientes de regulación de empleo en el mes de agosto, la mayoría acogidos a expedientes temporales (ERTE) se sitúan en 170.820, lo que refleja una disminución del 1,7 % respecto al mes de julio. Esto supone que hay 169.795 personas más afectadas que en febrero pero 3.021 menos que en el mes anterior y 68.739 menos que en el mes de mayo (momento en el que alcanzaron el máximo). Estos trabajadores no computan como parados.

Madrid vuelve a incrementar sus cifras de paro y de nuevo lo hace en mayor medida que el conjunto del país. La región, al terminar agosto, registra 429.798 personas en paro, lo que supone 6.260 más que el mes anterior y 87.000 más que hace un año. En solo un mes el incremento ha sido del 1,48% frente al 0,79% del conjunto de España. Así las cosas, la afiliación a la Seguridad Social pierde otros 7.382 cotizantes y se sitúa en 3,13 millones de cotizantes, 54.000 menos que hace un año. La buena noticia es la reducción del número de personas trabajadoras en ERTE en casi 50.000.

Eva Pérez, secretaria de Empleo CCOO de Madrid, señala que“no es una sorpresa que en agosto se incremente el paro en Madrid, pero no por ello los datos conocidos hoy son menos preocupantes. Evidencian que el desempleo en Madrid se incrementa y lo hace a mayor velocidad que en el conjunto del país”. Además, subraya, se produce un aumento de la brecha de género mes a mes. En agosto dos de cada tres nuevas personas en paro son mujeres, que suponen el 60% de las personas desempleadas. “El empleo en Madrid mantiene sus señas de identidad crónicas, es decir, ocupaciones precarias y temporales, que son muy vulnerables ante situaciones de crisis como la actual. Y crece la desigualdad y del riesgo de pobreza, ya que las prestaciones por desempleo siguen siendo insuficientes para atender a todas las personas en paro”, advierte.

Los datos de contratación -119.072 contratos firmados- reflejan que se ha contratado un 30% menos que el pasado mes julio, un 40% menos que en agosto de 2019, y que el 84% de los contratos han sido temporales.

El único dato positivo es la evolución de personas en ERTE. Aunque 176.000 personas continúan con medidas de regulación de empleo, son casi 50.000 menos que hace un mes. En torno a un tercio de las afectadas tiene ya medidas parciales y no de suspensión total y la cifra de personas en ERTE no ha dejado de bajar desde que alcanzó su cifra más alta en mayo, con 566.000 personas afectadas

Respecto a las prestaciones por desempleo, en el mes de julio cobraron prestación 421.734 personas en Madrid. De ellas, 206.499 fueron perceptoras de una prestación por ERTE por COVID. La cifra de beneficiarias de prestación por desempleo es inferior a la de junio (con casi 600.000 perceptoras) y, sobre todo, a la de mayo (con algo más de 700.000 personas beneficiarias), precisamente por la bajada del número de personas que cobraban por un ERTE y como resultado de la incorporación a la actividad que han realizado las empresas de trabajadores en ERTE durante junio y julio, que se ha traducido en una menor presión sobre las prestaciones.

El dato negativo es que, excluidas las cifras de beneficiarios de ERTES COVID, las personas en situación de desempleo no han visto mejorada su cobertura. Sin contar los perceptores de COVID, los beneficiarios de prestación en Madrid en julio fueron 130.000 personas, 7.000 menos que el mes anterior. Y 4 de cada 10 son beneficiarios de una prestación por desempleo no contributiva. “Si tenemos en cuenta que los parados registrados en el mes de julio en Madrid fueron 423.000 y que la cifra se eleva a los 442.000 si hablamos de demandantes no ocupados, el resultado es que en Madrid casi 230.000 personas están paradas y sin prestación”, denuncia Eva Pérez. “La cobertura a las personas en desempleo es una de las lagunas del sistema de protección, que ha hecho un enorme esfuerzo para la atención de los afectados por COVID, pero que en un momento de enorme dificultad para buscar empleo sigue dejando a las personas en paro sin prestación”.

La dependencia de Madrid de actividades estacionales y precarias, muy vulnerables a situaciones de crisis es muy preocupante, insiste CCOO. “Es necesario que el gobierno regional ponga en marcha medidas para recuperar la economía de la región sobre nuevas bases, es decir, más industria y digitalización y menos precariedad. Y además es urgente apostar por el sector público y no solo como fuente de empleo”, reclama la portavoz sindical. “En los próximos meses, la contratación en sanidad, educación y cuidados va a ser fundamental, no solo por el empleo que generan estos sectores, sino porque son servicios esenciales para que se pueda mantener la actividad económica en meses generalmente buenos para el empleo en Madrid”.

“La medida de los ERTES”, concluye Eva Pérez, “ha sido positiva para proteger el empleo de miles de trabajadores, pero el cambio de rumbo que necesita Madrid hacia nuevos sectores, más empleo y de mayor calidad exige del compromiso y la actuación del gobierno regional”

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas