x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

04
Ago
2020
Baja el paro en España pero sube en Madrid en el mejor julio de la década PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - España
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por CAMEn el último año se han perdido 750.000 afiliados

La cifra de paro registrado en el mes de julio intensifica la tendencia a la baja que se inició en el mes de mayo, tras el incremento abrupto de los meses de marzo y abril como consecuencia de la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19. Es la mayor caída del desempleo en un mes de julio desde 1997. El paro registrado en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) se redujo en julio en 89.849 personas (-2,33%).

El paro registrado se reduce de manera notable en el sector servicios, el que más ha sufrido la hibernación de la economía, con 84.563 (-3,09%) personas inscritas menos; en industria, con 9.444 (-2,96%) parados menos, en la construcción con 6.556 (-2,15%) personas menos y en el colectivo sin empleo anterior con 394 (-0,13%) parados menos. Aumenta, únicamente, en la agricultura, con 11.108 (+ 5,86%) desempleados más, por la finalización de algunas campañas relevantes en el sector.

En el mes de julio, el paro baja entre las mujeres en 38.332 (-1,73%) personas y lo hace por primera vez desde el inicio de la pandemia. El total de mujeres desempleadas es de 2.177.586. El paro masculino acumula su tercer mes de caída y registra 51.517 (-3,13%) desempleados menos hasta un total de 1.595.448 inscritos. Aunque el desempleo masculino se incrementó de manera más acentuada entre los meses de marzo y abril, el saldo de la evolución del empleo sigue resultando negativo para las mujeres.

En julio también ha cambiado la tendencia para otro colectivo castigado por el desempleo, el de los jóvenes. El paro registrado entre los menores de 25 años baja en 21.794 (-6,35%) personas. Es el primer descenso desde el mes de marzo. El paro de 25 y más años se reduce en 68.055 (-1,93%) personas. El paro registrado desciende en 14 de las 17 comunidades autónomas. Se incrementa el número de parados inscritos en las comunidades autónomas de Madrid, Murcia y La Rioja y en la Ciudad Autónoma de Ceuta.

En el mes de julio se han firmado 1.536.122 contratos, según los datos comunicados al SEPE. Es una cifra que refleja la vuelta a la actividad en la mayoría de los sectores. El número contratos firmados en julio duplica los que se firmaron en abril. En los primeros siete meses de 2020 se ha alcanzado la cifra de 8.835.600 contratos firmados.

Sin embargo, en julio de 2020, sólo un 9,2% de todos los contratos firmados son indefinidos. Se han registrado 141.105 contratos de trabajo de carácter indefinido que se dividen, en cuanto a la duración de su jornada, en 83.087 a tiempo completo y 58.018 a tiempo parcial.

El resto de contratos, hasta completar el total de 1.536.122 del mes de julio, son 8.985 de carácter formativo y 1.386.032 otro tipo de contratos temporales. Dentro de este último grupo destacan: Eventuales por Circunstancia de la Producción (de jornada a tiempo completo) con el 28,53% del total de todos los contratos y de Obra o Servicio Determinado (de jornada a tiempo completo) con el 26,02%. Los contratos temporales con jornada a tiempo parcial suponen el 30,74%.

El número de solicitudes de prestaciones registradas en el mes de junio de 2020 ascendió a 2.263.819. Las altas tramitadas han sido 2.609.627
El plazo medio de reconocimiento del mes de junio de 2020 ha sido de 2,7 días. Las personas perceptoras de prestaciones a lo largo del mes de junio fueron 5.129.620 personas, de las que 2.840.735 recibieron una prestación por ERTE en el mes de junio. La cobertura del sistema de protección por desempleo durante el mes de junio de 2020 ha sido del 109,2%.

Después de que la nómina del mes de mayo alcanzase a 5.986.864 trabajadores, comienza un descenso que se prevé que continuará en los próximos meses, a medida que se incorporen a la actividad los trabajadores afectados por ERTE.

Los gastos totales de junio de 2020 ascendieron a 4.115 millones de euros. El gasto medio mensual por beneficiario, sin incluir el subsidio agrario de Andalucía y Extremadura, en el mes de junio de 2020 ha sido de 1.066,2 euros, lo que supone un aumento sobre el mismo mes del año anterior de 227,2 euros (27,1%).

La cuantía media bruta de la prestación contributiva percibida por beneficiario durante el mes de junio de 2020 ha sido de 803,1 euros. El número de beneficiarios extranjeros del mes de junio de 2020 fue de 513.599 personas. En relación con el total de beneficiarios de prestaciones por desempleo, los beneficiarios extranjeros representan el 12,9%.

Los beneficiarios de prestaciones extranjeros suponen el 48,2% del total de demandantes de empleo extranjeros. El gasto de las prestaciones de los beneficiarios extranjeros ha sido de 428,2 millones de euros que, en relación con el gasto total de las prestaciones por desempleo, supone el 10,2%.

El número medio de afiliados a la Seguridad Social se situó en 18.785.554 personas en julio, lo que representa un aumento de 161.217 cotizantes respecto a la media de junio (un 0,87% más). Es el tercer mes consecutivo en que el sistema suma ocupados después del impacto de la pandemia de la COVID-19. El número de personas afiliadas a la Seguridad Social a día 31 fue de 18.673.847, lo que supone que el sistema registró un aumento de 189.577 desde el inicio a final de mes.

En julio, el número medio de afiliados registró un aumento de 161.217 ocupados con respecto a la media de junio (0,87%), cifra muy lejos de la anotada en el mismo mes del pasado año cuando se incorporaron 15.514 ocupados. La afiliación continúa la recuperación que se inició en mayo tras los peores meses de la pandemia por la COVID-19. En marzo se registraba un retroceso de 243.469 personas afiliadas de media y en abril, de 548.093. En términos desestacionalizados, y corregido el efecto calendario, en julio se han registrado 165.012 afiliados más, casi un punto porcentual (0,9%) más que el mes anterior.

El mes pasado creció la afiliación mensual en todos los regímenes de la Seguridad Social. El Régimen General, cuya tasa aumentó de media respecto a junio un 0,92%, registró un incremento de 141.117 afiliados hasta los 15.455.918. El S.E. Agrario, sin embargo, marcó un descenso de cotizantes del 7,19%, es decir, 53.931 afiliados menos, un descenso ocasionado por el final de algunas campañas agrícolas. El S.E. Hogar, sumó 28 personas (0,01%). Si consideramos el Régimen General en sentido estricto -sin Agrario ni Hogar- se anotó un aumento de 195.020 afiliados (1,37%) que situó el total en 14.385.787.

En el Régimen General aumentó la ocupación en todos los sectores económicos salvo en Educación, que registró una importante caída como es habitual en los meses de julio. Siete sectores sumaron incrementos de más de 10.000 personas: Hostelería, con 66.924 afiliados más (lo que supone una subida del 5,8% intermensual, lidera la suma de ocupados, seguido de Actividades Sanitarias y Servicios Sociales, 43.133 (2,66%), Comercio y Reparación Vehículos de Motor y Motocicletas, 40.816 (1,73%), Actividades Administrativas y Servicios Auxiliares, 34.321 (2,8%); Construcción, 22.237 (2,64%); Administración Pública y Defensa, Seguridad Social Obligatoria, 16.132 (1,47%) y la Industria Manufacturera que también ha sumado 15.357 afiliados (0,85%).

En sentido contrario, la bajada más acusada correspondió al sector de Educación que pierde 82.789 afiliados (-9,28%), coincidiendo con el final de curso, cifra inferior a la registrada en el mismo mes de 2019. El Régimen de Autónomos contó con 3.262.758 afiliados medios, tras un aumento de 17.506 (0,54%), y el Régimen del Mar registró 65.676 ocupados, 2.595 más que en mayo (4,11%). Finalmente, el Carbón se situó en 1.202 afiliados medios (1).

En los últimos 12 meses, el Sistema ha perdido 747.656 afiliados (un 3,83% menos), un descenso interanual que se ha moderado respecto al mes de junio, el momento de mayor caída de la afiliación (‐893.361). Del total, el Régimen General -sin Agrario ni Hogar- registra la mayor bajada, con 667.304 ocupados menos, (-4,43%). Además, el Sistema Especial Agrario ha visto disminuir en 33.151 sus afiliados, mientras que el Sistema Especial Empleados Hogar, en 27.018. El Régimen General conjunto registra un retroceso de los cotizantes del 4,5%, (-727.474).

El Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, por su parte, registró ‐16.075 personas menos (-0,49%) en comparación con julio de 2019. Además, el Régimen del Mar disminuye en 3.949 ocupados (5,67%) y el Carbón decrece en 158 afiliados, que supone una caída del 11,62%.

Por último, entre los días 1 y 31 de julio, el sistema incorporó 189.577 afiliados, a pesar de que el último día se registró una fuerte pérdida de ocupados (-177.982), al coincidir el 31 de julio con el último día de la semana. Desde el inicio de mayo se han sumado 277.485 afiliados.

El número de personas incluidas en ERTE al cierre del mes de julio era de 1,18 millones, lo que supone una reducción de 712.000 respecto a los datos del pasado 30 de junio y representa una salida media diaria de casi 23.000 trabajadores. En términos relativos, el número de personas incluidas en ERTE se ha reducido un 39% respecto al 30 de junio y un 67% frente al máximo, registrado el 30 de abril. De esta forma, al cierre de julio, dos de cada tres personas incluidas en ERTE durante la pandemia habían salido de esta situación.

Además, de los 1,18 millones de personas en ERTE, 227.896 tenían una suspensión parcial, lo que supone algo más del 20% del total de trabajadores incluidos en expedientes temporales de empleo, el porcentaje más alto desde que empezó la pandemia.

A 31 de julio, el número de personas trabajadoras en ERTE por fuerza mayor asciende a 932.609, lo que supone 624.000 menos que al cierre de junio (-40% en el mes). Por su parte, las personas incluidas en ERTE de no fuerza mayor ascendían a 31 de julio a 185.933, con una caída de 87.000 personas (-32% de caída mensual).

Geográficamente, la reducción de los trabajadores en ERTE ha sido heterogénea. En dos comunidades (Navarra y Cantabria), el número de ocupados en estos expedientes prácticamente se ha reducido a la mitad en el último mes, frente a las caídas de en torno al 30% de Canarias y Baleares.

Desde máximos, la reducción también es heterogénea. En Navarra y Murcia, más del 80% de los trabajadores que estaban en ERTE a 30 de abril, ya había salido de él a 31 de julio. En Baleares, la reducción es del 40% en ese mismo periodo, y en Canarias, del 50% respecto a máximos.

De media, continúan en ERTE el 7,8% de los afiliados, aunque con una gran disparidad entre sectores. Agencias de viaje (con un 62% de trabajadores en ERTE), Transporte aéreo (con un 52%) y servicios de alojamiento (con un 47%) son los que mantienen una mayor proporción de trabajadores protegidos por ERTE.

La Comunidad de Madrid cerró el pasado mes de julio con 8.675 nuevos afiliados a la Seguridad Social respecto a junio, mientras que en ese mismo periodo se registraron 6.340 desempleados más. Pese al repunte en la creación de empleo, estas cifras siguen evidenciando los efectos negativos que sobre el sector servicios, en especial las ramas turísticas, está teniendo la notable caída en la llegada de turistas internacionales o las limitaciones horarias en el ocio nocturno debido a la crisis sanitaria provocada por el coronavirus.

Según los datos facilitados por el Ministerio de Trabajo y Economía Social, el paro registrado en junio crece un 1,5% en términos intermensuales y se sitúa en 423.538 personas, mientras que el incremento respecto a julio del pasado año alcanza los 88.028 desempleados más (+26,2%). En cuanto a los datos nacionales, en julio el paro bajó en España en 89.849 personas (-2,3%) respecto a junio, lo que deja un total de 3.773.034 desempleados. En términos interanuales, en España hay 761.601 parados más que hace doce meses (+25,3%).

Al igual que en los meses anteriores, ni los datos regionales ni los nacionales recogen el número de trabajadores que están todavía incluidos en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), ya que estos expedientes no suponen en ningún caso el fin de la relación laboral con la empresa que los presenta, aunque los afectados accedan de manera temporal a la prestación por desempleo.

Desglosando los datos intermensuales de la región, las cifras de paro se reducen por tercer mes consecutivo en el sector de la construcción, con una caída de 193 personas (-0,6%), mientras que aumenta en el resto de sectores de actividad, especialmente en servicios con 4299 desempleados más (+1,3%), y en el colectivo sin empleo anterior, con un incremento de 1.997 personas (+8.2%). Las subidas son más moderadas en agricultura y pesca, con 177 desempleados más (+6,2%), y en la industria, donde el paro aumenta en 60 personas (+0,2%).

El desempleo aumenta en todos los niveles de estudio; sube en 743 desempleados entre las personas con estudios de Secundaria (+0,4%), 3.176 entre aquellos con educación Primaria (+2,2%), y en 2.421 en personas con estudios universitarios y de tercer ciclo (+3%). Por edades, el mayor aumento del paro se produce entre las personas mayores de 45 años, franja que acumula un total de 2.891 desempleados más (+1,4%). Además, el paro subió en ambos sexos, aunque las mujeres se vieron especialmente afectadas, con 6.071 desempleadas más (+2,5%), frente al incremento de 269 parados entre los hombres (+0,2%)

En julio se formalizaron 165.346 contratos, 40.101 más que en junio, lo que supone un incremento de la contratación de un 32% en el último mes. De ellos, 26.288 fueron indefinidos, el 15.9% del total, siendo el 70% a tiempo completo.

En cuanto a los datos relativos a la Seguridad Social, en julio el número de afiliaciones en alta subió en la región en las ya mencionadas 8.675 personas (+0,3%) respecto a junio, lo que eleva el número medio de afiliados hasta las 3.137.335 personas. En los últimos doce meses el descenso de la afiliación en la Comunidad de Madrid es de 90.481 personas (-2,8%). El conjunto del país gana en junio 161.217 afiliados (+0,9%) respecto al mes anterior, pero pierde 747.656 afiliados (-3,8%) en la comparativa interanual. El número medio de afiliados nacional se sitúa en 18.785.554 personas.

Por último, el número de autónomos afiliados en la Comunidad de Madrid crece en 661 personas (+0,2%) respecto al pasado mes de junio. Esta subida deja el número de autónomos de la región en 402.145, el 12,3% del total nacional (3.262.758).

Los parados registrados en la ciudad de Madrid en julio se situaron en 206.549, lo que supone un aumento del 1,9 % en relación al mes anterior (3.905 personas). En términos interanuales el paro ha crecido un 28,9 % (46.317 personas). Este aumento continúa reflejando los efectos de la crisis originada por la pandemia de la COVID-19, que sigue causando un fuerte impacto negativo en el mercado laboral. Los trabajadores amparados por los ERTE puestos en marcha en estos últimos tres meses no computan como parados registrados y suponen la casi totalidad de los incluidos en la categoría de ERE, que eran en julio 173.841, lo que equivale a 172.869 más que en marzo, pero 55.702 menos que en junio, lo que supone una disminución del 24,3 %.

El paro masculino aumentó en julio un 0,6 % con respecto al mes anterior (550 desempleados más) y el femenino se incrementó en un 3 %, lo que supone 3.355 personas. En comparación interanual, el paro masculino creció un 32,1 % (21.955 personas) y el femenino lo hizo un 26,5 %, el equivalente a 24.362 desempleados. El paro se distribuye en un 44,8 % de hombres y un 56,2 % de mujeres, situándose en 90.427 y 116.122, respectivamente. La participación de las mujeres en el total se reduce en un punto respecto de julio del pasado año.

Por sectores de actividad económica, el número de parados ha aumentado en comparación mensual un 0,1 % en la industria y un 1,7 % en los servicios, mientras que ha descendido un 7,6 % en la construcción. En comparación interanual el número de parados creció en los tres sectores: un 16,1 % en la industria, un 19,8 % en la construcción y un 31,3 % en los servicios. Dentro de este último sector, los mayores aumentos interanuales se producen en actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento (47,2 %), en hostelería (44,3 %) y en transporte y almacenamiento (42,2 %), mientras que los menores se registran en educación (13,2 %), administración pública (18,5 %) y en la rama relativa a las actividades profesionales, científicas y técnicas (21,7 %).

La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, ha visitado la Agencia para el Empleo de Barajas donde ha podido comprobar el motivo por el que este organismo cuenta con el sello ‘Garantía Madrid’ al haber adoptado todas las medidas higiénicas y sanitarias exigidas para hacer frente a la COVID-19. En la visita, en la que ha estado acompañada por la concejala de Barajas, Sofía Miranda, la vicealcaldesa ha constatado esas medidas, entre las que se incluyen el señalizado de la instalación, la separación entre puestos y trabajadores, la dispensación de gel hidroalcohólico y la colocación de alfombrillas desinfectantes.

En este contexto, Villacís ha analizado los datos del mes de julio de paro en la ciudad, donde el desempleo sufrió un aumento del 28,9 % en términos interanuales. “Un dato que supone un drama”, ha resaltado la vicealcaldesa, y que “demuestra porqué el empleo debe ser una prioridad en la gestión actual de la administración municipal”. En este sentido, ha puesto en valor “los 1.000 contratos firmados gracias a la Agencia para el Empleo de Madrid durante la pandemia y su completa digitalización para, en el complicado entorno actual, pasar de atender 35.000 a 75.000 personas”, una circunstancia en la que también influye el convenio firmado con la Comunidad de Madrid para mejorar la gestión de datos y de demandantes de empleo.

Villacís ha recordado la importancia de “aumentar el presupuesto de las políticas de empleo para lograr mejores procesos ante las dificultades que se avecinan. La digitalización de la Agencia y el mayor alcance de sus políticas son un buen punto de partida”, ha dicho.

Los datos de paro y afiliación de la Comunidad de Madrid en el mes de julio son muy preocupantes, porque mientras que la mayoría de las regiones mejoran sus datos en paro y afiliación, Madrid incrementa el número de personas en paro, cifra que se sitúa en 423.538 y mantiene estancada la afiliación a la Seguridad Social. Además la práctica totalidad del incremento del paro se produce entre las mujeres, mientras que el desempleo masculino se mantiene estancado.

El único dato positivo de los conocidos este martes es la reducción de personas afectadas por ERTE en 111.000, que se suman a las alrededor de 200.000 que habían finalizado la situación de suspensión en los dos meses anteriores. De manera que siguen con medidas de suspensión 235.000 personas, de ellas casi 187.000 por ERTE con causa en fuerza mayor.

Pero, mientras otras regiones han reducido tanto el número de personas en ERTE como, también, las cifras de desempleo, Madrid ha incrementado el paro en 6.339 personas, por lo que ya hay 423.538 personas en paro registrado (88.000 más que hace un año). El único sector que ha reducido el desempleo ha sido Construcción (193 personas menos en paro), mientras que Servicios, con casi 4.300 personas paradas más, y el colectivo de personas sin empleo anterior (con casi 2.000), concentran la subida del paro este mes. Además casi la totalidad del incremento recae en el desempleo femenino. Al terminar julio había en Madrid 245.747 mujeres inscritas en el desempleo frente a 177.784 hombres, y esto a pesar de que también hay más mujeres en situación de ERTE que hombres.

Respecto a la afiliación a la Seguridad Social, que también ha tenido un buen comportamiento en el conjunto del país, Madrid sigue, con 3,14 millones de cotizantes (2,6 millones en el Régimen General) en los mismo datos que hace un mes. Esto indica que, teniendo Madrid los mejores datos de creación de riqueza no es capaz de responder ante una crisis como la que se está viviendo, derivada de la situación sanitaria, con la misma capacidad que otras regiones para impulsar la actividad y la ocupación.

Los contratos firmados este mes 165.000, suponen 40.000 más que hace un mes, pero todavía casi 100.000 menos que en el mes de julio del año pasado. Y los datos de temporalidad no mejoran: el 82% de los contratos firmados son temporales.

Respecto a las personas beneficiarias de una prestación por desempleo, en el mes de junio cobraron prestaciones 572.114 personas, la mayoría fueron beneficiarias de prestación contributiva (484.150 personas), pero este incremento se debe fundamentalmente a las personas beneficiarias de ERTE (273.902). El número de éstas se ha reducido mucho en un mes (de 705.500 en mayo a poco más de 572.000 en junio por la salida de personas de los ERTES), pero el esfuerzo en gasto por prestaciones sigue siendo muy alto (más de 636 millones de euros se gastaron en prestaciones por desempleo en junio). Pero este esfuerzo se debe sobre todo a las personas beneficiarias de prestaciones por ERTE, mientras que entre las personas desempleadas el nivel de desprotección de quienes quieren trabajar y no tienen empleo ni prestación, sigue siendo muy elevado.

CCOO de Madrid cree que los datos conocidos este martes no indican una recuperación de la actividad y además reflejan otros problemas: crecimiento de la desigualdad, más brecha de género, más temporalidad y precariedad y una persistente desprotección a las personas por desempleo.

El parón de actividad derivado de las medidas sanitarias ha tenido un enorme efecto en las empresas y en el empleo. El esfuerzo de protección de los empleos realizado por el Estado a través de los ERTES ha sido enorme, lo que se refleja especialmente en el incremento en el gasto de prestación. Pero los ERTES no bastan. La Comunidad de Madrid debe poner en marcha medidas para promover el empleo de calidad e impulsar sectores de innovación, ligados al sector público, los cuidados, la industria y la digitalización, además de los cuidados. Apostar la recuperación a favorecer la construcción no solo es cortoplacista sino que es ineficaz porque es un camino ya recorrido y agotado. Los datos de paro y afiliación, que colocan a Madrid entre las peores comunidades, indican que, como ha venido denunciando el sindicato, las medidas del Gobierno regional son insuficientes y erráticas.

Los trabajadores y trabajadoras madrileñas tienen una elevada formación y Madrid tiene una gran potencialidad que debe ponerse en valor. Para ello necesita un ejecutivo que ponga en marcha una reconstrucción sobre bases sólidas, sin limitarse a crecer solo sobre precariedad y la desigualdad.

La Comunidad de Madrid abre el plazo para solicitar las ayudas para la contratación recogidas en el Programa Madrid Emplea. Las normas reguladoras y el procedimiento de concesión directa de subvenciones del programa de incentivos a la contratación indefinida ya se encuentran publicadas en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM).

El Consejo de Gobierno autorizó el pasado miércoles un primer gasto de 12,5 millones de euros destinado a financiar cinco líneas de subvenciones, que buscan incentivar la contratación estable de personas que han perdido su empleo durante la crisis o la recuperación de trabajadores afectados por ERTE. Estas ayudas están recogidas dentro del Plan Horizonte Empleo 2021, con el que el Gobierno regional pretende crear o mantener más de 11.000 contratos estables.

El primero de los incentivos está orientado a la reincorporación de trabajadores contratados indefinidamente afectados por expedientes de regulación temporal de empleo. El importe de la subvención para estas líneas se sitúa en 3.000 euros  por cada reincorporación a tiempo completo y en 2.000 euros por cada restablecimiento de jornada a tiempo completo. La segunda línea de ayudas se centra en el mantenimiento del empleo de mayores de 50 años contratados de forma indefinida, con una subvención de 3.000 euros. Por su parte, la tercera busca ampliar los contratos indefinidos de tiempo parcial a jornada completa, con entre 1.000 y 2.000 euros, en función del porcentaje de jornada que se amplíe.

La cuarta línea de ayudas del programa Madrid Emplea es la orientada a la contratación indefinida de personas que hayan perdido su puesto de trabajo de forma involuntaria durante el Estado de alarma. En este sentido, se subvencionará con un importe de 5.000 euros cada contratación indefinida inicial a tiempo completo realizada a personas desempleadas demandantes de empleo inscritas, al menos el día anterior a su contratación, en las oficinas de empleo de la Comunidad de Madrid.

Por último, se incrementa en 500 euros el importe de las ayudas para la contratación indefinida en Prácticas y Formación y Aprendizaje de jóvenes inscritos en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil, que oscilan entre los 3.400 y los 6.000 euros.

En todos los casos, para fomentar la empleabilidad de colectivos vulnerables, el importe de las subvenciones anteriores se incrementará en 500 euros cuando la persona contratada sea una mujer o pertenezca al colectivo de personas trans, y en 2.000 cuando se trate de la primera contratación realizada por trabajadores autónomos hasta un máximo de 7.500 euros por contrato.

Las solicitudes, acompañadas de la documentación correspondiente se cumplimentarán de forma electrónica en el Registro Electrónico de la Comunidad de Madrid, a través del portal web de la Administración regional, en la siguiente dirección: https://www.comunidad.madrid/servicios/empleo/ayudas-e-incentivos-empleo

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas