x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

11
Oct
2021
Metro edita un plano literario que convierte Avenida de América en Moby Dick y Moncloa en La Metamorfosis PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - Comunidad de Madrid
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por CAMPardo Bazán y Luis Eduardo Aute, en la nueva edición de Libros a la calle

La Comunidad de Madrid ha presentado el Plano Literario de Metro. Esta nueva propuesta cultural, bajo el epígrafe Elige tu destino. Plano Literario de Metro de Madrid, está enmarcada en la campaña Libros a la Calle, que alcanza este año su vigesimocuarta edición. El Plano Literario de Metro es una iniciativa original de la Asociación de Editores de Madrid realizada en colaboración con Metro de Madrid, el Consorcio Regional de Transportes, EMT y el Centro Español de Derechos Reprográficos (CEDRO), cuyo objetivo básico es el fomento de la lectura y dar a conocer al usuario grandes obras literarias.

Los consejeros de Transportes e Infraestructuras, David Pérez y de Cultura, Turismo y Deporte, Marta Rivera de la Cruz, han presentado el Plano en la estación de Metro de Nuevos Ministerios. La particularidad de esta acción reside en que los nombres de las estaciones de Metro cambian de nombre en favor de los de los títulos literarios favoritos de lectores y viajeros que durante este pasado verano han participado en el concurso realizado por la Asociación de Editores de Madrid y Metro Elige tu destino.

De este modo, en el nuevo Plano Literario se observa cómo la estación de Avenida de América se ha convertido, exclusivamente de manera virtual, en la estación Moby Dick; la de Plaza de Castilla es ahora La metamorfosis; Moncloa es El infinito en un junco, y Nuevos Ministerios es ahora Rayuela, entre otros ejemplos.

Además, se ha querido rendir un homenaje especial a las autoras. Por eso, la estación de Sol ha sido rebautizada como Ellas escribieron y está dedicada a todas las mujeres que a lo largo de la historia tuvieron que entregar sus obras a sus compañeros para que fueran publicadas bajo un seudónimo masculino o, directamente, no pudieron ser publicadas por ser mujeres.

Libros a la Calle es ya una veterana iniciativa cultural que tiene como objetivo básico el fomento de la lectura a través del juego y la participación de todos los usuarios y los amantes de la literatura. Es una recreación para hacer viajar a todos los mundos posibles con la palabra, convirtiendo los recorridos diarios de los viajeros en una invitación a la literatura.

Durante este verano, los usuarios de Metro y los amantes de la literatura han votado sus títulos preferidos dentro de una gran lista abierta elaborada por las 300 editoriales de la Asociación de Editores de Madrid (AEM), en la que se ha abierto la posibilidad a los participantes a que amplíen la lista con sus propuestas. El listado final se encuentra ya disponible para ser descargado a través de un terminal móvil mediante un código QR en los trenes de Metro.

Además, todas las personas que han participado con sus votos han entrado en un sorteo de cinco cheques regalo de 300 euros cada uno, que se pueden canjear por libros en cualquier librería del país, y cinco lotes con cuatro títulos relacionados con Metro de Madrid y un apoya libros, elaborado con material original de Metro con un corte de vía original.

La campaña Libros a la Calle, en la que se incluye el Plano Literario de Metro, le da un mayor peso a la literatura infantil y juvenil para acercar la lectura a los más jóvenes. Para ello, la Comisión de Literatura Infantil y Juvenil de la AEM ha propuesto a siete autores representativos: Elia Barceló, Laura Gallego, Jordi Serra i Fabra, Nando López, Elena Odriozola, José A. Cotrina y Rosa Huertas.

En total habrá 6.600 nuevas láminas de Libros a la Calle en los trenes de la red de Metro y en los autobuses de EMT e interurbanos. La selección de este año, 14 textos, incluye, además, a los autores galardonados en el año anterior Francisco Brines (Premio Cervantes), Juan Bonilla (Premio Nacional de Narrativa), Irene Vallejo (Premio Nacional de Ensayo), Olga Novo (Premio Nacional de Poesía) y Javier de Isusi (Premio Nacional de Cómic). También se ha querido celebrar el centenario de Emilia Pardo Bazán y recordar a Luis Eduardo Aute, fallecido el año pasado.

A través del QR que figura en los textos, se puede acceder a la web https://www.editoresmadrid.org/libros-a-la-calle/ para conocer algo más sobre cada obra, su autor y el ilustrador que ha trabajado en la lámina.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha presentado las cuatro nuevas obras pictóricas del Museo Nacional del Prado que aparecen representadas a escala en vinilo en las paredes de la Estación del Arte de Metro, situada en la línea 1. “Es una iniciativa que cada vez está teniendo mejor acogida entre todos los viajeros y los visitantes a Madrid, a los que se les acerca la gran riqueza cultural e histórica de nuestro país”, ha indicado.

La antigua estación de Atocha pasó a denominarse Estación del Arte en 2018, gracias a un acuerdo de colaboración entre la Comunidad de Madrid y las tres principales pinacotecas de la capital, que constituyen uno de los ejes culturales más importantes del mundo: el Museo Nacional del Prado, el Museo Reina Sofía y el Museo Thyssen-Bornemisza. Así, la emblemática estación cuenta con un total de 36 obras maestras (12 aportadas por cada museo) que decoran pasillos, andenes y vestíbulos, con reproducciones a escala.

“Los viajeros puedan encontrarse al salir del vagón con las sombras del Guernica o con los salones parisinos en los cuadros de Manet. Esta estación es la antesala de los museos y, por tanto, es un respiro artístico en la rutina del viajero”, ha explicado la presidenta madrileña, quien ha explicado que a partir de hoy los usuarios ya tendrán la disponibilidad de ver en el interior de la estación la Venus y Adonis de Paolo Veronese, El caballero de la mano en el pecho de El Greco, El cardenal de Rafael y Las hilanderas de Diego Velázquez.

Estas reproducciones sustituyen a otras obras del Prado que decoraban la estación hasta la fecha: La siesta, de Alma Tadema; Hipómenes y Atalanta, de Guido Remi; Ixión, de José de Ribera, y El paso de la laguna Estigia, de Joachim Patinir. Con anterioridad también se han sustituido algunas pinturas del Museo Thyssen-Bornemisza, con motivo de la reciente reordenación de su colección permanente.

Es el caso de Los descargardores en Arlés de Van Gogh, que se retiró para colocar otra obra del mismo autor: Les Vessenots en Auvers. Del mismo modo, Vista de Naardem de Ruisdael, se sustituyó por La carta amorosa de François Clouet; El Gran Canal desde San Vio’ por La Plaza de San Marcos en Venecia, ambas obras de Canaletto, y La habitación de Hotel de Hopper por El sueño, de Franz Marc.

Está previsto que se produzcan cambios en algunas de las reproducciones del Museo Reina Sofía, coincidiendo con la apertura de su nueva colección, tras varios años de trabajo. La nueva colección será presentada a finales del mes de noviembre, e incluirá cerca de 2.000 obras.

La visita realizada por la presidenta regional a este espacio cultural forma ya parte del Patrimonio Mundial de la UNESCO, al haberse incluido el pasado verano el eje del Paseo del Prado- Recoletos y el Parque del Buen Retiro en el listado de espacios Patrimonio de la Humanidad.

Metro cuenta con diversas estaciones tematizadas. El objetivo es mejorar la experiencia de viaje del usuario, además de contribuir a difundir y promocionar la cultura, la ciencia o el ocio en la capital y en la región. Destacan la de la estación de La Latina, que cuenta con fotos históricas y contemporáneas de El Rastro, el emblemático mercado al aire libre que se lleva celebrando en la capital todos los domingos desde 1740, o la estación de Arroyofresno, tematizada con imágenes e ilustraciones de la Sierra de Guadarrama, debido a su proximidad.

Otros ejemplos son la estación de Portazgo, decorada con imágenes del estadio del Rayo Vallecano y de la popular San Silvestre Vallecana, o las paredes de la estación de Plaza de España, que recogen el texto íntegro de El Quijote. Más recientemente, se ha reproducido la obra Fortunata y Jacinta en la estación de Ríos Rosas como homenaje a su autor, Benito Pérez Galdós; se ha tematizado la estación de Manuela Malasaña, con retratos ilustrados y reseñas biográficas de 18 mujeres pioneras, e igualmente se ha vinilado la estación de Guzmán el Bueno, con motivo de la celebración del 150 aniversario del Instituto Geográfico Nacional.

Además cuenta con numerosos espacios museísticos en sus instalaciones, tales como la Nave de Motores, la estación de Chamberí, más conocida como ‘la estación fantasma’, o el vestíbulo de Pacífico, todos ellos diseñados por el arquitecto Antonio Palacios. Igualmente, destaca la exposición de trenes restaurados de principios del siglo XX situados en la estación de Chamartín.

El suburbano también atesora el mayor museo arqueológico bajo tierra de Madrid, situado en la estación de Ópera. Se trata de un espacio de 200 metros cuadrados donde se pueden visitar los restos arqueológicos de los siglos XVI y XVII pertenecientes a la Fuente de los Caños del Peral, el Acueducto de Amaniel y la Alcantarilla del Arenal.

La Empresa Municipal de Transportes de Madrid va a colaborar, una vez más, con la campaña ‘Libros a la calle’ que promueve anualmente la Asociación de Editores de Madrid (AEM) con el objetivo de fomentar la lectura entre los usuarios del transporte público desde hace más de 20 años. Unos 600 autobuses municipales participan en esta iniciativa que, en esta edición, pone el foco en los lectores más jóvenes.

Al acto inaugural de la vigesimocuarta edición de ‘Libros a la calle’ han asistido el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante; el director gerente de la EMT, Alfonso Sánchez; el presidente de AEM, Manuel González; los consejeros de Cultura, Turismo y Deporte de la Comunidad de Madrid, Marta Rivera, y de Transportes e Infraestructuras, David Pérez, y el director general del Centro de Derechos Reprográficos (CEDRO), Jorge Corrales.

Los autobuses de la EMT compartirán con los usuarios textos de diversos géneros literarios escritos por un total de 14 autores, de los cuales la mitad corresponden a literatura infantil y juvenil. El objetivo de esta iniciativa es fomentar la inquietud lectora entre los madrileños y visitantes que utilizan el transporte público.

Desde hoy, un total de 6.600 láminas acompañarán a los viajeros en sus desplazamientos en todos los modos de transporte madrileños, 600 de ellas a bordo de los autobuses municipales. Es una apuesta por la búsqueda del equilibrio entre todos los géneros, desde la poesía hasta la ciencia ficción pasando por el cómic. Las láminas cuentan con un código QR que permite al viajero consultar más información sobre la obra y su autor o ilustrador.

En esta edición se rinde especial homenaje a la figura de la escritora Emilia Pardo Bazán, al recientemente fallecido Premio Cervantes Francisco Brines y a Luis Eduardo Aute por su obra poética y musical. Niños y jóvenes focalizan la atención de la campaña 2021, con una selección de textos infantiles y juveniles de autores como Jordi Sierra i Fabra y Laura Gallego, entre otros.

‘Libros a la calle’ nació de la mano de la Asociación de Editores de Madrid (AEM) y cuenta con la colaboración de las consejerías de Cultura, Turismo y Deporte de la Comunidad de Madrid y de Transportes e Infraestructuras, del Consorcio Regional de Transportes (Metro de Madrid, EMT y autobuses interurbanos) y de CEDRO.

El Ayuntamiento de Madrid, a través del Área de Cultura, Turismo y Deporte, ha suscrito un acuerdo con la Fundación María Cristina Masaveu Peterson, que han materializado la delegada del área, Andrea Levy, y el secretario del Patronato de la Fundación, Álvaro Sánchez, por el cual la fundación ha donado 495 libros para la Red de Bibliotecas Municipales. Se trata de más de una veintena de títulos de diferentes publicaciones editadas por la fundación, entre los que se incluyen libros de arte, fotografía, música, literatura e historia.

Dentro de los principales objetivos del Área de Cultura, Turismo y Deporte se encuentra el establecimiento de relaciones de colaboración con los agentes culturales que desarrollan su actividad en la ciudad como la Fundación María Cristina Masaveu Peterson, institución con la que ha colaborado en diversos proyectos.

La Red de Bibliotecas Públicas Municipales constituye un servicio público que tiene como fin último satisfacer las necesidades y demandas de información, educación, formación y ocio, así como garantizar el acceso libre y gratuito de toda la ciudadanía a dichos servicios. Con este mecenazgo, la fundación aspira a la difusión del conocimiento y la cultura española entre todos los habitantes de Madrid.

La Fundación María Cristina Masaveu Peterson, con sede en Madrid, es una entidad cultural privada sin ánimo de lucro y de interés general creada en 2006 por María Cristina Masaveu con la intención de impulsar, dentro de la tradición de mecenazgo de su familia, la cultura, la formación y la investigación científica a nivel nacional e internacional. Una de las líneas principales de la fundación es su proyecto editorial, que le permite difundir sus iniciativas en torno al arte y la investigación con publicaciones independientes y especializadas.

Esta donación se enmarca en un proyecto a largo plazo de la fundación que consiste en donar más de 6.000 ejemplares de sus publicaciones a instituciones públicas españolas como universidades, institutos, bibliotecas o museos con la intención de contribuir a través del arte y la cultura al desarrollo de una sociedad mejor.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas