x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

28
Ene
2020
El mejor cuarto trimestre de los últimos catorce años salva la EPA de 2019 PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - Comunidad de Madrid
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por CCOO MadridEl paro se ha recortado en más de cuatrocientas mil personas durante el año pasado

El número de ocupados aumenta en 92.600 personas en el cuarto trimestre de 2019 y se sitúa en 19.966.900. La tasa de variación trimestral del empleo es del 0,47%. Es la mejor evolución trimestral en un cuarto trimestre desde 2006. La tasa de empleo (porcentaje de ocupados respecto de la población de 16 y más años) es del 50,64%, con un aumento de 10 centésimas respecto del trimestre anterior. En el último año esta tasa ha subido medio punto.

Por sexo, el empleo disminuye este trimestre en 15.900 hombres y aumenta en 108.500 mujeres. Por nacionalidad, la ocupación sube en 52.100 personas entre los españoles y en 40.400 entre los extranjeros.

Por edad, el empleo crece este trimestre en los grupos de 40 y más años y en el de 25 a 29 años. El mayor aumento (88.700 ocupados más) se da entre las personas de 55 años y más. Por el contrario, la ocupación baja entre los menores de 25 años, con 32.100 ocupados menos de 16 a 19 años y 46.600 ocupados menos de 20 a 24 años.

En los 12 últimos meses el empleo ha aumentado en 402.300 personas (155.500 hombres y 246.800 mujeres). La tasa de variación anual de la ocupación es del 2,06%, lo que supone un incremento de 29 centésimas respecto al trimestre precedente. La ocupación aumenta este trimestre en Servicios (83.000 personas más), Agricultura (47.600) y Construcción (14.000) y disminuye en la Industria (–52.100). En el último año la ocupación crece en los Servicios (374.600 ocupados más), en la Industria (55.400) y en la Construcción (4.000) y disminuye en la Agricultura (–31.700).

El empleo a tiempo completo disminuye este trimestre en 63.000 personas, mientras que el empleo a tiempo parcial se incrementa en 155.600. El porcentaje de personas ocupadas que trabaja a tiempo parcial sube 71 centésimas, hasta el 14,75%. En los 12 últimos meses el empleo a tiempo completo se incrementa en 352.300 personas y el empleo a tiempo parcial en 50.100.

El número de asalariados aumenta este trimestre en 56.200. Los que tienen contrato indefinido se incrementan en 134.700, mientras que los que tienen contrato temporal se reducen en 78.600. La tasa de temporalidad disminuye 56 centésimas, hasta el 26,11%. En los 12 últimos meses el número de asalariados ha aumentado en 392.500. El empleo indefinido ha aumentado en 414.200 personas y el temporal ha disminuido 21.600. El número total de trabajadores por cuenta propia crece en 34.300 personas en variación trimestral y en 7.500 en el último año.

El empleo privado se incrementa este trimestre en 67.900 personas, situándose en 16.713.600. El empleo público aumenta en 24.700, hasta 3.253.300. El empleo del sector privado presenta una variación anual del 2,20% y el empleo público del 1,32%. En los 12 últimos meses la ocupación ha aumentado en 360.000 personas en el sector privado y en 42.300 en el público. Tasa de variación anual de la ocupación por naturaleza del empleador.

El paro baja este trimestre en 22.500 personas. El número total de parados se sitúa en 3.191.900. En términos relativos, la variación trimestral del desempleo es del –0,70%. La tasa de paro disminuye 14 centésimas y se sitúa en el 13,78%. En los 12 últimos meses ha bajado en 0,67 puntos. Por sexo, el número de hombres en paro aumenta en 5.600 este trimestre, situándose en 1.506.100. Entre las mujeres el desempleo se reduce en 28.100, hasta 1.685.800. La tasa de paro femenina baja 38 centésimas y se sitúa en el 15,55%. La masculina sube seis centésimas y queda en el 12,23%.

Por grupos de edad, se observan descensos del paro este trimestre entre las personas menores de 25 años (–46.900 parados de 20 a 24 años y –15.500 de 16 a 19 años). Por el contrario, el número de parados sube en 37.900 entre los de 55 y más años. Por nacionalidad, el paro baja este trimestre entre los españoles en 56.800 y aumenta entre los extranjeros en 34.300. La tasa de paro de la población española es del 12,83%, mientras que la de la población extranjera es del 19,98%.

El desempleo se incrementa este trimestre en Servicios (22.700 parados más), Industria (11.600) y Construcción (7.800). En cambio en Agricultura baja (–19.300). El paro aumenta en 12.800 entre los que perdieron su empleo hace más de un año y desciende en 58.000 entre las personas que buscan su primer empleo. La evolución del paro en variación anual es del –3,40%. La cifra total de desempleados se ha reducido en 112.400 personas en un año, con un descenso de 68.000 en los hombres y de 44.300 entre las mujeres.

Por edad, el número de parados baja en todos los grupos en los últimos 12 meses, salvo en el de 55 y más, donde aumenta en 13.100 personas. El mayor descenso se da en el grupo de 25 a 54 años, con 85.200 menos.

Por sectores, en el último año el desempleo ha disminuido en la Industria (–9.900) y prácticamente no ha variado en Servicios (–900). Por el contrario, ha aumentado en Construcción (16.400) y Agricultura (10.900). Por su parte, el número de parados que ha perdido su empleo hace más de un año ha bajado en 108.000 y el de parados que buscan su primer empleo se ha reducido en 20.900.

La población activa experimenta un aumento de 70.100 personas en el cuarto trimestre de este año y se sitúa en 23.158.800. El número de mujeres activas sube en 80.400, mientras que el de hombres baja en 10.300. Por nacionalidad, el número de activos disminuye este trimestre en 4.600 entre los españoles y aumenta en 74.700 entre los extranjeros.

La tasa de actividad sube dos centésimas, hasta el 58,74%. La de los hombres se reduce 22 centésimas y se sitúa en el 64,24% y la femenina sube 25 centésimas, hasta el 53,53%. La tasa de actividad de los españoles baja cinco centésimas respecto del trimestre anterior y se sitúa en el 57,20%. La de los extranjeros se incrementa 37 centésimas, hasta el 71,21%. La diferencia de 14 puntos entre ambas tasas se explica, fundamentalmente, por la diferente estructura por edades de unos y otros. En términos anuales, la población activa ha crecido en 290.000 personas. La tasa de variación anual de los activos es del 1,27%.

El número de hogares se incrementa en 37.100 este trimestre y se sitúa en 18.746.900. De ellos, 4.871.300 son unipersonales. Los hogares que tienen a todos sus miembros activos en paro aumenta este trimestre en 3.200, hasta un total de 1.013.200. De ellos, 285.600 son unipersonales. Por su parte, el número de hogares en los que todos sus miembros activos están ocupados aumenta en 91.200 y se sitúa en 10.798.600. De ellos, 2.016.500 son unipersonales. En comparativa anual, el número de hogares con al menos un activo en los que todos los activos están en paro se ha reducido en 40.300, mientras que los que tienen a todos sus activos ocupados ha aumentado en 228.200.

Los mayores incrementos de empleo este trimestre se dan en Comunidad de Madrid (78.400 más), Canarias (49.100) y Andalucía (35.200). Por su parte, los mayores descensos se observan en Illes Balears (–49.600), Extremadura (–19.900) y Galicia (–9.700). En términos relativos, las comunidades con mayor aumento trimestral del empleo son Canarias (5,51%), Comunidad de Madrid (2,53%) y Principado de Asturias (1,54%). En el último año prácticamente todas las comunidades incrementan su ocupación. Los mayores aumentos se dan en Comunidad de Madrid (138.900 más), Cataluña (87.000) y Andalucía (45.800). Extremadura casi no varía su ocupación y Castilla-La Mancha presenta 5.900 ocupados menos. En términos relativos, las comunidades con las mayores variaciones anuales del empleo son Comunidad de Madrid (4,58%), Canarias (2,95%) y Cataluña (2,57%). Mientras que Castilla- La Mancha (–0,70%) y Extremadura (–0,05%) presentan tasas negativas.

Las mayores bajadas trimestrales del paro se producen en Andalucía (–41.900), Canarias (–22.100) y Cataluña (–16.300). Por su parte, los mayores incrementos se producen en Extremadura (18.700 parados más), Región de Murcia (15.200) e Illes Balears (7.500). En términos anuales, las mayores reducciones del número de parados se producen en Cataluña (–45.600), Comunidad de Madrid (–43.800) y Canarias (–10.800). En cambio, los mayores incrementos del paro se observan en Cantabria (4.900 más), Castilla-La Mancha (3.700) y Región de Murcia (3.500). Comunidad Foral de Navarra (9,01%), País Vasco (9,09%) y Rioja (9,89%) registran las tasas de paro más bajas este trimestre. En el extremo opuesto, Extremadura (23,48%), Andalucía (20,80%) y Canarias (18,78%) presentan las más elevadas.

Los mayores incrementos de la actividad este trimestre se dan en Comunidad de Madrid (76.700 activos más), Canarias (27.000) y Comunitat Valenciana (10.400). Los mayores descensos se observan en Illes Balears (42.100 activos menos), Galicia (–7.400) y Andalucía (–6.700). En los 12 últimos meses, Comunidad de Madrid (95.100 más), Comunitat Valenciana (46.400) y Cataluña (41.400) presentan los mayores incrementos del número de activos. En cambio, los mayores descensos se observan en País Vasco (2.700 menos) y Castilla-La Mancha (–2.200). Las tasas de actividad oscilan este trimestre entre el 63,40% de Comunidad de Madrid y el 50,77% de Principado de Asturias.

En el cuarto trimestre de 2019 la tasa de variación trimestral del empleo en términos desestacionalizados es del 0,80%. En cuanto a los resultados desestacionalizados de paro, se observa un descenso del 2,76%. Tal y como se expone en la metodología aplicada para desestacionalizar, el modelo de desestacionalización se mantiene durante un año, correspondiendo a los primeros trimestres el momento de su reidentificación, pero se recalculan trimestralmente los coeficientes, con lo cual cada trimestre se revisan los resultados anteriores (bien por reidentificación o bien por revisión de coeficientes), por lo que se debe consultar siempre las últimas series disponibles.

El flujo total de entrada a la ocupación en el cuarto trimestre de 2019 es de 1.383.600 personas, cifra inferior en 1.000 a la del mismo trimestre del año anterior. Por su parte, el flujo de salida de la ocupación es de 1.395.100, lo que supone 2.200 más que en el mismo trimestre de 2018. El número de personas que estaban paradas hace tres meses y ahora no lo están se sitúa en 1.422.900, cifra inferior en 48.000 personas a la del mismo periodo de 2018. Por su parte, el flujo total de entradas al paro alcanza las 1.422.200 personas, lo que supone 64.400 menos que en el cuarto trimestre de 2018.

Las entradas a la actividad en este cuarto trimestre son 1.253.300, cifra inferior en 34.100 a la del mismo periodo de 2018. Por su parte, un total de 1.409.300 personas han salido de la actividad, frente a las 1.417.000 que lo hicieron el mismo trimestre del año anterior (es decir, 7.700 menos). El flujo de salida de la ocupación a la inactividad de las personas de 60 años o más es de 100.800 personas este trimestre. Esta cifra es inferior en 7.000 a la observada en el mismo periodo de 2018. Los menores de 25 años que se incorporan directamente a la ocupación desde la inactividad este trimestre son 149.000, cifra superior en 18.200 a la observada en el mismo trimestre de 2018.

La Comunidad de Madrid cerró 2019 con un total de 3.174.500 personas ocupadas, el mejor dato de empleo de toda la serie histórica de la región, que se remonta a 2002, y la tasa de paro bajó del 10% por primera vez desde el tercer trimestre de 2008 (9,99%). Son dos de los datos más relevantes de la Encuesta de Población Activa –EPA- correspondiente al cuarto trimestre del pasado año, elaborada y difundida hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El número de ocupados creció en los últimos doce meses en 138.900 personas (+4,6%), lo que representa un tercio del incremento de ocupación en toda España (402.300 personas, +2,1%). El dato intertrimestral es aún más contundente: en los últimos tres meses de 2019 la Comunidad, con 78.400 nuevos ocupados (+2,5%), capitalizó casi todo el nuevo empleo creado en el conjunto del país (92.600 nuevos ocupados, +0,5%).

Madrid encadena así 22 trimestres de crecimientos interanuales del empleo y lidera de nuevo el ranking de las comunidades autónomas, muy por encima de Canarias (49.100 nuevos ocupados en el último trimestre), Andalucía (35.200) y Cataluña (15.700)

Además, en 2019 el número de desempleados en la Comunidad de Madrid se redujo en 43.800 personas (-11,1%), lo que sitúa la tasa de paro por debajo del 10% (9,99%) por primera vez desde hace 12 años. Este porcentaje es 1,6 puntos inferior al registrado a finales de 2018 y se sitúa 3,8 puntos por debajo de la media nacional (13,8%). Por sexos, la tasa de paro femenina bajó en 2019 1,5 puntos para situarse en el 10,6%, mientras que la masculina se reduce 1,7 puntos, hasta el 9,4%.

Con respecto al trimestre anterior, el paro disminuye en 1.700 personas (-0,5%), una cifra que sitúa el total de desempleados de la región en 352.300 personas, su nivel más bajo desde finales de 2008. En el conjunto del país, el paro bajó en 22.500 personas respecto al anterior trimestre (-0,7%), y el número total de desempleados en España es de 3.191.900

Hay que destacar que el 79,9% de las personas que trabajan en la región lo hacen bajo un contrato indefinido. En España, la tasa de estabilidad es del 73,9%, y se sitúa seis puntos por debajo de nuestra región.

En cuanto a la población activa, que mide el porcentaje de activos sobre la población total en edad de trabajar, la tasa de la Comunidad se sitúa en el 63,4%, casi cinco puntos porcentuales superior a la registrada en el resto de España (58,7%). En el último trimestre, la población activa ha crecido en la región en 76.700 personas (un 2,2%), casi 7.000 personas más que en el conjunto del país (70.100, +0,3%), lo que sitúa la cifra total de activos de la región en 3.526.900 personas.

Los datos de paro y ocupación de la EPA del 4º trimestre de 2019 arrojan un descenso del paro y un incremento de la ocupación, pero evidencian que se cronifican problemas como la dificultad de encontrar empleo en las personas paradas de larga duración y la dualidad del mercado de trabajo, con un peso importante de la precariedad.

El paro ha bajado en Madrid en 2.000 personas en el último trimestre pero en 43.900 en los últimos doce meses, a pesar de que se ha incrementado la tasa de actividad en la región. La tasa de paro se sitúa en 9,99%, un dato todavía peor que en el último trimestre de 2007, cuando Madrid tenía una tasa del 6,4%, que sitúa el número total de personas paradas en 352.300.

En el último año, el paro se ha reducido en 43.900 personas, 26.500 hombres y 17.300 mujeres, lo que supone un incremento de la brecha de género. La tasa de paro entre las mujeres es el 10,6% y entre los hombres es del 9,4%. La principal razón por la que no se evidencia una brecha mayor es la diferencia en tasa de actividad: en el caso de los hombres el 68% trabaja o busca empleo. En las mujeres ese porcentaje baja al 59%.

Por edades, los tramos de edad donde no se ha reducido el desempleo en los últimos doce meses han sido los mayores de 55 años. En el caso de las mujeres, entre 35 y 44 años también ha aumentado el número de desempleadas. Estos datos indican que las personas de mayor edad, cuando se encuentran en situación de desempleo, tienen menos oportunidades. Esta situación se da a una edad más temprana cuando las desempleadas son mujeres.

Aunque las mayores dificultades para salir del desempleo parecen darse en las personas de mayor edad, son las personas jóvenes las que presentan una mayor tasa de desempleo. Entre los 16 y 19 años son muy pocos los incorporados al mundo laboral (12,4%), pero entre los que sí se incorporan a la búsqueda de empleo la tasa de paro es del 48%, una tasa muy elevada aunque supongan un peso pequeño en el mundo laboral. Entre los 20 y los 24 años, con personas que mayoritariamente tienen ya formación para incorporarse al trabajo, la tasa de paro sigue siendo del 26,7%.

En cuanto al tiempo de permanencia en el desempleo, el 43% de las personas en paro llevan en esa situación más de un año. Y casi 30% llevan más de dos años. El paro de larga duración ha bajado entre los hombres en el último año, pero ha subido entre las mujeres, de manera que una de cada tres mujeres en paro lleva en esta situación dos años o más y otro 15,6% lleva más de un año.

El número de hogares madrileños con todos los activos en paro se ha reducido en el último año del 5,7% al 4,47%. También se ha reducido el número de hogares con al menos la mitad de los miembros en paro, que son ahora el 11,68%, mientras que en casi el 85% de los hogares donde viven personas activas no hay ninguna persona en paro.

El número de personas ocupadas en Madrid es de 3.174.500 personas. Se ha incrementado la ocupación en casi 139.000 en un año, la mayoría asalariados, ya que el trabajo por cuenta propia crece más despacio.

En total, las personas asalariadas en Madrid son 2,8 millones, lo que supone un incremento en solo un trimestre de 65.000 personas, de ellas, la mayoría mujeres (54.000), lo que hace que las mujeres trabajadoras por cuenta ajena sean ya el 50,7% de las personas asalariadas. En un año, el incremento de personas asalariadas ha sido de 129.800 y también en este caso el incremento ha sido superior en mujeres (76.900 frente a 52.800 hombres). De los 2,8 millones de trabajadores por cuenta ajena, el 20,1% son temporales, un dato peor que el del trimestre pasado aunque, considerando el conjunto del año, la temporalidad ha bajado medio punto, ya que era el 20,6%. Afecta más a las mujeres (el 21% de las personas que trabajan son temporales) que a los hombres (19,1%).

El hecho de que solo 568.700 empleos de la región (dos de cada diez) sean temporales no indica el grado en que la inestabilidad laboral afecta a las personas trabajadoras madrileñas. El año pasado se firmaron en Madrid 2,8 millones de contratos y de ellos, el 84% fueron temporales, de muy corta duración. Estamos ante una dualidad extrema del mundo laboral, en el que por un lado hay un 80% de trabajadores indefinidos (si se considera la jornada, los indefinidos a jornada completa son ya poco más del 70%). Pero, por otro, hay una elevada rotación de trabajadores y trabajadoras en puestos temporales.

Aunque el sector privado tiene en este momento más trabajadores y trabajadoras por cuenta ajena que antes de la crisis, en el sector público no se da la misma situación, y aunque, en el último trimestre, el número de trabajadores y trabajadoras ha crecido en 14.000 personas en las administraciones y empresas públicas, situándose en 503.000 personas, todavía este sector no ha recuperado la situación previa a los recortes (2010). Para ello son necesarios todavía más de 30.000 empleos públicos.

Junto con la temporalidad, la parcialidad está empeorando las condiciones de trabajo y de vida de las personas trabajadoras, sobre todos las mujeres. El 13,2% de las personas ocupadas (tanto asalariadas como por cuenta propia) son a tiempo parcial. Entre los hombres, la parcialidad es del 6,9%, pero entre las mujeres es casi el triple (19,9%).

Por sectores el de mayor peso en el empleo en la región es el comercio, seguido de servicios auxiliares (jardinería, seguridad) industria, educación y sanidad. Pero los que más crecen en el último año son servicios de arquitectura e ingeniería, informática y telecomunicaciones, transporte y logística y servicios auxiliares (jardinería, seguridad). También crecen la industria, la hostelería, la educación y el sector financiero y de seguros. Mientras que el servicio doméstico ha perdido empleo.

El efecto de la capitalidad hace que algunos sectores económicos concentren en Madrid una parte muy importante del empleo (ingeniería y telecomunicaciones, banca, seguros, servicios de mercado, y, aunque con menos peso los sectores de la cultura o la ciencia), lo que supone una oportunidad de desarrollo para la región.

Por lo tanto, los datos con los que Madrid cierra el año indican que la región reduce el desempleo, pero deja fuera de las oportunidades laborales a personas paradas de larga duración y mayores, sobre todo mujeres. Se recupera el empleo, pero el mercado de trabajo mantiene una alta precariedad que afecta más a las mujeres.

La asignatura pendiente de la Comunidad de Madrid al empezar 2020 es proteger a las personas, de manera especial a las desempleadas de larga duración, luchar contra la precariedad y brecha de género y la rotación en el empleo, y avanzar en la creación de nuevos empleos, apostando por impulsar nuevos sectores

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas