x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

14
Abr
2019
Metro suma otros dos nuevos coches a su exposición de Chamartín PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - Comunidad de Madrid
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por CAMEsta vez son trenes tipo “Ventas” de los años 20

La exposición de la estación de Metro de Chamartín, en la que se pueden visitar varios modelos de trenes antiguos restaurados, cuenta a partir de hoy con dos nuevos coches de los años 20. Esta muestra es una de las actividades que ha organizado la Comunidad de Madrid para conmemorar el Centenario del suburbano.

Uno de los nuevos coches restaurados que ha pasado a integrar la exposición es de tipo ‘Ventas’, un modelo que empezó a circular en 1924, con motivo de la inauguración del primer tramo de la línea 2 entre las estaciones de Sol y Ventas. Este modelo marcó un notable avance en la modernización del material móvil de la compañía. La longitud del coche se aumentó a 12,50 metros, lo que permitió que se incrementara la capacidad de transporte a 130 viajeros. Por otro lado, se suprimieron los asideros y pestillos de las puertas, de manera que al abrirse se ocultaban completamente.

Además, el conductor llevaba un indicador luminoso en cabina que le informaba del cierre global de las mismas. Otra de las grandes novedades fue la mejora de la ventilación, gracias a unas aberturas en el pavimento que permitían la entrada de aire fresco del exterior y unas trompas en el techo, que facilitaban la evacuación del aire viciado del interior del coche. La ventilación se completaba con unas aberturas laterales que recogían aire del exterior a la altura de la cabeza del viajero. Además, con este modelo se introdujeron enganches automáticos tipo Tomlinson, con botonera eléctrica, en lugar de enganches manuales y cables enchufados.

El otro coche que ha llegado a Chamartín es de tipo ‘Quevedo’ y data de 1927. Este modelo fue adquirido debido a la ampliación de la línea 2 entre las estaciones de Sol y Quevedo y presenta unas características muy similares al anterior. La gran novedad era que integraba paneles para publicidad en el recinto de viajeros.

Estos dos últimos coches que se han incorporado a la exposición se suman a otros seis ya expuestos. Cuatro de ellos pertenecen al modelo ‘Cuatro Caminos’ y son los que circularon inicialmente por la red y estuvieron en servicio durante 70 años. La estructura de la caja era totalmente metálica y en el interior no tenía revestimientos, poseían todo el esqueleto metálico visto.

Los otros dos son del modelo ‘Salamanca’ y comenzaron a funcionar en 1943. Su estilo es mucho más austero y sobrio, no solo debido al periodo de posguerra en el que fueron construidos, donde existía escasez de repuestos, sino a la experiencia de esos años, donde se vio que en la práctica eran mejores los materiales más funcionales y duros que los utilizados hasta la fecha.

En los próximos meses llegarán a la exposición otros cuatro coches más, que se encuentran actualmente en proceso de restauración. Se trata de dos coches tipo Legazpi L-5 y dos coches tipo 1000 1ª serie, que comenzaron a rodar en los años 1955 y 1965, respectivamente.

Con esta exposición, Metro ofrece una visión detallada de la evolución del material móvil y, por tanto, de la historia de la compañía y de la Comunidad de Madrid. La muestra, inaugurada el pasado 17 de octubre de 2018 por Felipe VI, ya ha sido visitada por casi 20.000 personas y tiene un carácter permanente, con el fin de que todos madrileños puedan disfrutar de estas joyas de extraordinario valor histórico. Se puede visitar los viernes, sábados y domingos de 10:00 a 14:00 horas. La entrada es gratuita, pero es necesaria la adquisición de un título de transporte, ya que la exposición se encuentra dentro de tornos.

Además de los trenes, principales protagonistas de la exposición, también se pueden contemplar cerca de 100 elementos propios del suburbano, que han ido cambiando con el tiempo y se han quedado como piezas históricas en la trayectoria de Metro de Madrid.

Un año de celebraciones

La exposición de trenes clásicos es solo una de las muchas actividades que está realizando Metro de Madrid con motivo de su Centenario. A esta acción se han ido sumando otras, como la ‘Línea Centenario’ en las estaciones del recorrido original Cuatro Caminos-Sol (en la línea 1), que ofrece un viaje por la historia de Metro a través de fotos de grandes dimensiones instaladas en vestíbulos, andenes y pasillos.

También abrieron al público una exposición en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, compuesta por una serie de fotografías sobre el presente y futuro del suburbano, abierta hasta el pasado 31 de enero, y la muestra ‘Retratos Suburbanos’, con la que conocidas personalidades del mundo de la cultura, la comunicación y el deporte rinden su particular homenaje a Metro.

Por otro lado, el pasado febrero se celebró la carrera por el Centenario de Metro y entre las últimas iniciativas que se han puesto en marcha se encuentra un ciclo de música en directo llamado ‘Metro Vibra’, una serie de conciertos que se están celebrando una vez al mes, hasta agosto, en siete estaciones de la red.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Mitula



















A Todo Color



































Noticias Relacionadas