x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

09
Jun
2012
La propuesta de Rollán revoluciona el escenario electoral PDF Imprimir E-mail
Lente de Aumento - Análisis
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

La reducción de puestos eleva mucho el coste del escaño

La propuesta del Ayuntamiento de Torrejón tendrá, si se aprueba, serias consecuencias a todos los niveles, y es que, además del evidente ahorro que supondría, tendría repercusiones en el panorama electoral.

Para empezar, la  reducción del número de trozos del pastel, obligaría a hacerlo bastante más grande, en concreto al doble. Es decir, Ley D´Hont aparte, aproximadamente el precio en votos de cada concejal pasaría a ser de dos veces lo que es hoy, o, lo que es lo mismo, obtener representación exigiría el doble de votos que hoy, con lo que la barrera electoral se ampliaría automáticamente al 10%.

Estas medidas draconianas tendrían, a su vez, repercusiones sobre los partidos pequeños, abocados a tomar una de las dos únicas posiciones que pueden adoptar: o fusionarse en grandes coaliciones, o desaparecer de los Plenos Municipales, ya que la llamada al voto útil de los partidos grandes los dejaría en algo testimonial.

Y es que, junto a la desaparición de los pequeños, la segunda gran consecuencia sería la concentración de voto en dos macroestructuras que aglutinasen todas las sensibilidades de su espectro, algo que potenciaría de forma clara el bipartidismo, con lo que, y es la tercera consecuencia, sería infinitamente más fácil conseguir la gobernabilidad de los Consistorios, pues uno de los dos partidos obtendría la mayoría absoluta, mientras que, independientemente de los candidatos, el otro partido tendría una gran fuerza electoral que permitiese una oposición poderosa.

Así, las campañas electorales se decidirían por un escaso número de votos, y tendría mucha más importancia que ahora la movilización de los votantes, lo que obligaría a los partidos a definir claramente estrategias de comunicación distintas para cada target electoral, y, en la medida de lo posible, tendrían que evitar la contaminación de mensajes que pueden resultar contraproducentes.

 

Mañana, composición del nuevo Pleno de Torrejón, en El Telescopio Digital

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas