x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

03
Mar
2013
Guillermo Fouce, Tomás Gómez y la crónica de una muerte anunciada PDF Imprimir E-mail
Lente de Aumento - Análisis
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

El Presidente del PSOE de Torrejón ha iniciado una huída hacia adelante que terminará por hundir el partido

Las aguas siguen bajando revueltas por la calle Juan XXIII de Torrejón, y es que, hace tan solo unos días, un histórico dirigente socialista  en la localidad, Juan Antonio Balsalobre, renunciaba a la militancia por “diferencias insalvables” con Tomás Gómez, una dimisión que, según algunas fuentes, se sumaría a muchas otras que se han producido en el PSOE torrejonero desde el último Congreso ordinario.

Para entender todo lo sucedido en el partido, hay que retroceder hasta febrero de 2011, momento en que José Vicente Espino presentaba su dimisión al encontrarse con la oposición frontal de la Ejecutiva Regional para darle autonomía a la hora de hacer su lista electoral.

Espino se iba con una frase que ya pertenece a la historia del socialismo madrileño: “Tomás solo quiere democracia cuando le beneficia a él”. La salida de Espino, que estuvo rodeado por tres ex alcaldes en su dimisión, desencadenaba un auténtico terremoto político que entronizó como candidato a Guillermo Fouce, y llevó al partido a los peores resultados de toda su historia en la localidad, y a convertirse en la cuarta Agrupación menos votada de toda España.

Sin embargo, nadie se atrevió a rechistar al nuevo líder, hasta un año después. La celebración del Congreso Local reabrió viejas heridas, y llegó a plantearse la posibilidad de que se presentasen hasta cuatro listas distintas de cara a la Presidencia del Partido. Al final, Fouce llegó a un pacto con el líder de una de esas listas, y creó una macro ejecutiva local con más de cuarenta cargos, para evitar perder el poder.

No obstante, a punto estuvo de hacerlo, ya que ganó las elecciones internas por tan sólo 26 votos de diferencia sobre la candidatura de Espino, y con un incremento de cuarenta afiliados en las horas anteriores a la celebración del Congreso.

Desde entonces, la Agrupación Socialista se ha convertido en un auténtico despropósito: los militantes abandonan en masa, mientras que Fouce está cada vez más solo, algo a lo que no ayudó el descubrir su posición en la votación que puso sobre la mesa el cierre de Abogados de Atocha, o su sorprendente actividad profesional.

La salida de Balsalobre, así, no es más que otra, aunque mucho más importante, en la larga lista de abandonos, abandonos que se han incrementado exponencialmente desde que IU ha cambiado de caras buscando un electorado menos radical.

Y es que, si el proceso de desgaste está hundiendo al Partido Popular por toda España, en Torrejón no se inmutan, manteniéndose prácticamente los porcentajes de voto de las últimas locales, aunque con un drástico recorte en la representación del PSOE, recorte que beneficiará tanto a IU como a UPyD, y que podría permitir la entrada de Equo en el Consistorio torrejonero.

Sin embargo, el Presidente de la Agrupación Local sigue en su huída hacia adelante, en una actitud que intenta manipular la realidad mezclando partes de verdad con flagrantes mentiras.

Así, el pasado Pleno la “política Deluxe” del socialista se volvía contra él, en forma de presentación de una querella por denuncia falsa si el juez archiva la presentada contra Raúl Yusta. Y es que el líder del PSOE torrejonero se ha metido hasta el fondo en un charco del que, salvo que tenga documentos que aportar, le va a ser muy difícil salir. El hecho de haber presentado la querella a su nombre, en lugar de al nombre del PSM puede significar dos cosas: o bien que Fouce esté tan seguro de la solidez de su querella que no le importe presentarla como persona física; o bien, que sea tan endeble que el PSM no quiera tener ninguna relación con ella.

En cualquier caso, todo apunta a que Balsalobre ha sido el primer nombre importante, pero, si la situación no sufre un cambio radical antes de las próximas elecciones, no será el último en abandonar el Partido Socialista de Torrejón.

 

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar







































































Mitula



















A Todo Color



































Noticias Relacionadas