x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

08
Jul
2012
Anguita y Vidal Quadras, ¿el futuro de la política española? PDF Imprimir E-mail
Lente de Aumento - Análisis
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Reconversión y Frente Cívico intentan aprovechar el hastío de los españoles con su clase política

Crisis significa, en chino, oportunidad, y por eso no es extraño que ante la evidente crisis política que estamos viviendo, aparezcan alternativas que pretenden aglutinar el voto de los, cada vez más, descontentos con los partidos tradicionales. Por eso, en los últimos meses, y ante lo que parece una deriva en el descrédito de los dos grandes partidos, han aparecido dos nuevas formaciones que, aunque de momento no sean partidos, podrían ser, en un futuro no muy lejano, la realidad política española: Reconversión y Frente Cívico.

Y es que los recortes, ajustes y rescates están haciendo mucho daño a la credibilidad del partido en el Gobierno, y mucho más al principal partido de la oposición. Y es que los ciudadanos no olvidan que la situación actual procede de la pésima gestión de los años anteriores.

Rajoy, por méritos propios, y Rubalcaba, por heredados, están llevando a sus partidos a los peores resultados de su historia, tanto en intención de voto, como en confianza de los ciudadanos, que comprueban como sólo se ponen de acuerdo para seguir repartiéndose un pastel, en forma de cargos y prebendas, cada vez más exiguo.

Ante este panorama lo lógico hubiera sido un espectacular crecimiento de UPyD, el partido transversal que, afirma, no se casa con nadie y solo defiende a sus ciudadanos. Pero ese crecimiento, que se estaba produciendo, se ha visto radicalmente frenado tras la decisión del partido de entregar el poder de Asturias al PSOE, a pesar de no ser la lista más votada.

Así, y con un electorado cada vez más indignado, no es de extrañar que aparezcan opciones políticas alternativas que intenten aglutinar a los hastiados votantes de los dos grandes partidos: Reconversión y Frente Cívico. Y es que, al igual que en el caso de UPyD, estos dos proyectos están liderados por políticos históricos con fuerza para aglutinar a muchos votantes, y con carisma más que sobrado, además de unas capacidades de las que adolecen gran parte de la clase política instalada en el poder: dialéctica, y capacidad de negociación.

Ambos, Aleix Vidal Quadras y Julio Anguita, tienen a sus espaldas muchos años de política activa y de experiencia, y vuelven con una clarísima intención: dignificar la vida pública y recuperar la confianza de los ciudadanos. Hoy los partidos están considerados el tercer problema de los españoles, solo superado por la crisis y el paro, lo que da idea de que el pueblo quiere un cambio de caras a todos los niveles, y que mejor que dos opciones lideradas por personas muy queridas por sus potenciales electorados.

Aleix, o Alejo, Vidal Quadras, ha sido siempre la voz crítica con la política frente al nacionalismo del Partido Popular. Apartado de la Presidencia del PP catalán tras criticar el pacto de investidura con CiU que dio la Presidencia del Gobierno a José María Aznar, se le concedió un retiro dorado en la Unión Europea, donde actualmente es vicepresidente del Parlamento Europeo.  Miembro de DENAES y Convivencia Cívica Catalana, su papel de tertuliano lo ha convertido casi en un mito de una parte muy importante del centro derecha español.

Por su parte, Julio Anguita ha pasado a la historia como el Secretario General de IU que llevó a la formación a sus mayores éxitos electorales, con una clara estrategia de diferenciación de las políticas socialistas y populares (la teoría de las dos orillas), y, cuando era necesario, votando contra el PSOE, para intentar ser la fuerza hegemónica de la izquierda. Un infarto en plena campaña electoral le apartó de la vida política en el año 2000, momento en el que además renunció a cobrar la pensión como ex diputado, quedándose con la que le correspondía como maestro de escuela, profesión a la que dedicó su vida antes de entrar en política.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar







































































Mitula



















A Todo Color



































Noticias Relacionadas