x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

07
Abr
2020
Madrid dedicará una placa a Luis Eduardo Aute en Fuente del Berro PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - Madrid
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por Ayuntamiento de MadridVuelven las comisiones informativas al Ayuntamiento de Madrid, aunque por videoconferencia

Luis Eduardo Aute tendrá una placa de reconocimiento en el parque de la Quinta de la Fuente del Berro, tal y como ha anunciado la delegada del Área de Cultura, Turismo y Deporte, Andrea Levy, en la reunión que ha mantenido por videoconferencia con los portavoces de la comisión del Área. El artista, fallecido recientemente, hizo de Madrid y particularmente de ese barrio una inspiración de su amplio legado. El parque está ubicado en el barrio de Fuente del Berro, en el distrito de Salamanca, cuyo concejal, José Fernández, ha dado luz verde a la propuesta.

Andrea Levy ha explicado que este homenaje a Luis Eduardo Aute “es un reconocimiento tanto a su figura como a su obra, un gran legado que perdurará entre las generaciones presentes y futuras. Una colección de canciones con la esencia de nuestra ciudad a lo largo de los años, que ahora se verán reflejadas en este parque del barrio donde vivió gran parte de su vida”. La delegada ha agradecido también a la familia del cantautor su disposición para que sean ellos mismos los que seleccionen el verso que irá grabado en la placa de homenaje.

El cantautor, pintor, escultor, poeta y cineasta Luis Eduardo Aute nació en Manila en 1943 y vivió en Madrid desde los 11 años, donde desarrollo su creatividad artística. El polifacético Aute es el autor de canciones como Al alba, Rosas en el mar, Una de dos o La belleza, que forman parte del patrimonio de la canción de autor española, que cuenta con más de 400 obras que tratan sobre la vida, la libertad y el amor.

Además, la delegada de Cultura, Turismo y Deporte ha explicado durante su intervención que el Ayuntamiento está trabajando, desde las semanas previas a la declaración del estado de alarma, en un paquete de medidas para ayudar a cada uno de los sectores que más está sufriendo con esta crisis. En esa línea, ha subrayado que ha mantenido contacto permanente con los representantes de los diferentes sectores del Área. Además del continuo contacto telefónico, Andrea Levy ha remitido cartas informativas a los portavoces de todos los grupos parlamentarios, al ministro de Cultura, al gremio de libreros, a los representantes de la Asociación de Creadores de Moda Española, a la Asociación de Hoteleros de Madrid y a diversos editores, entre otros.

En este sentido, ha recordado que una de las primeras medidas tomadas fue la de que el Teatro Español y sus naves en Matadero Madrid, Teatro Fernán Gómez, Teatro Circo Price y Conde Duque intentarán, en la medida de lo posible, reprogramar los espectáculos suspendidos por la crisis y que las compañías no pierdan la inversión que hicieron para su producción y puesta en escena. En caso de no ser posible esta opción, se estudiará caso por caso cómo compensarlas, según los acuerdos de cada teatro.

No obstante, los espacios culturales del Ayuntamiento mantienen su presencia en webs y redes sociales con la apuesta por la #CulturaEnCasa, iniciativa para seguir acercando la amplia oferta de sus centros culturales a los ciudadanos a pesar de la pandemia. Matadero Madrid, que engloba a Cineteca, Intermediae y Centro de residencias artísticas; Teatro Fernán Gómez. Centro Cultura De la Villa; Medialab Prado; Teatro Circo Price; Conde Duque; CentroCentro; Teatro Español y las Naves del Español seguirán dando a conocer sus actividades más destacadas online para que estén a disposición de los ciudadanos a cualquier hora del día.

El Área ha lanzado, además, la campaña Madrid volverá a subir el telón. Mediante un vídeo elaborado por el Ayuntamiento en colaboración con Luis Luque, director adjunto del Teatro Español, anima a los madrileños a regresar al teatro cuando la pandemia pase e infunde esperanza a los profesionales del sector y a los ciudadanos que contemplan como, por primera vez en varias décadas, los teatros han tenido que cerrar.

Los madrileños pueden acceder a eBiblio Madrid, la biblioteca electrónica de la red de las 32 bibliotecas municipales, sin tener que firmar la solicitud presencial para ser usuario, que entregarán presencialmente cuando se recupere la normalidad. En las dos primeras semanas se han registrado 2.000 nuevos usuarios, que es más que los que se inscriben en todo un mes completo normal.

Por otro lado, las bibliotecas municipales han donado más de 1.000 libros para los pacientes del hospital de campaña de IFEMA. Los ejemplares, que no tendrán que ser devueltos, abarcan géneros literarios variados, desde novelas a poesía pasando por obras teatrales. Esta iniciativa pretende entretener a los pacientes en estas complicadas circunstancias que están afrontando de manera encomiable.

En cuanto a las librerías, el Ayuntamiento de Madrid ha elaborado un plan para dotar a las bibliotecas municipales de Madrid de un fondo editorial proveniente directamente de librerías de proximidad, una línea en la que se va a seguir trabajando, ya que el cierre de estos establecimientos está ocasionando importantes pérdidas a los libreros.

Tras llegar a un acuerdo con el Grupo Socialista, Levy ha recordado que se ha procedido a suspender el pago del canon de las casetas de los libreros de la cuesta de Moyano mientras dure el estado de alarma y el Ayuntamiento ha abierto un canal de comunicación con el sector cultural madrileño mediante correo elecrónico.

El Área de Cultura, Turismo y Deporte sigue trabajando para que Madrid vuelva a ser una ciudad de referencia cultural, que vuelva a contar con turistas de todo el mundo y continúe siendo una de las capitales del deporte.

El delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, ha mantenido este martes una reunión virtual con los portavoces del Área de los grupos de Ciudadanos, Más Madrid y Partido Socialista para trasladarles el conjunto de actuaciones que se han implementado desde que comenzó la crisis del coronavirus. Las primeras medidas, vía decreto, que puso en marcha esta área para proteger la salud y la vida de los madrileños y de los trabajadores municipales se aprobaron el 12 de marzo, dos días antes de que el Gobierno central estableciera el estado de alarma.

Además, como se les ha trasladado en un informe a los diferentes representantes políticos, se ha garantizado en todo momento la prestación de los servicios esenciales que dependen de esta Área de Gobierno en condiciones de seguridad y eficacia.

El mismo 12 de marzo, el Ayuntamiento de Madrid decretó la suspensión de actividades y el cierre de aquellos lugares donde se producían aglomeraciones de personas y podían constituir potenciales focos de contagio. Ese día se anunció la clausura del Teleférico, el Zoo y el Parque de Atracciones, así como el balizamiento de las zonas infantiles y deportivas de todos los parques de la ciudad, extendiéndose al cierre completo de los parques dos días más tarde.

Posteriormente, se procedió a suspender la peatonalización del paseo del Prado y del tramo de la calle Fuencarral los domingos, así como el cierre al tráfico del paseo de Camoens y a paralizar los rodajes y la concesión de permisos para los mismos. Carabante ha recordado a los portavoces que, para frenar el avance de los contagios, se revocaron temporalmente las autorizaciones a las 14 empresas de arrendamiento de patinetes que operan en la ciudad al no poder garantizarse la desinfección de estos vehículos y, de igual modo y con el mismo criterio, quedó suspendido el servicio de bicicleta pública BiciMad. En contraprestación, la Empresa Municipal de Transportes (EMT) prorrogará el período de validez de los abonos anuales por el mismo período de tiempo que el servicio no esté operativo. También se ha anulado la concesión de nuevas autorizaciones para la realización de mudanzas y para la ocupación de obras en vía pública.

El 13 de marzo, el Consistorio desactivó el Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) junto a todos los centros hospitalarios, una decisión que hizo extensible a toda la zona SER el 16 de marzo. Esta medida fue considerada como fundamental para facilitar la movilidad entre el personal sanitario y poder frenar así nuevos casos de coronavirus.

El 19 de marzo, el alcalde firmó un protocolo de actuación en colaboración con la Comunidad de Madrid para la reserva de plazas de aparcamiento de manera gratuita para los profesionales médicos en parkings públicos, privados y en superficie. A día de hoy, estas plazas superan las 1.500.

Por otro lado, se ha decretado la exención de la autorización especial para la circulación a los vehículos de más de 18 toneladas y la posibilidad de reducir el servicio del taxi al 50 % mientras dure el estado de alarma.

Este organismo público también se adelantó al decreto del estado de alarma y, desde el día en que la Comunidad de Madrid suspendió las clases en centros educativos, el pasado 10 de marzo, aprobó un protocolo de seguridad para garantizar la salud de sus trabajadores.

Desde que estalló la crisis en la ciudad se ha llevado a cabo la desinfección y limpieza diaria de los autobuses, se han retirado de la circulación 198 vehículos sin mampara, se ha reducido un 75 % el aforo máximo permitido en los mismos para garantizar la distancia de seguridad y evitar aglomeraciones y se ha prohibido pagar en efectivo.

Además, desde el organismo público se ha colaborado para ceder autobuses al SAMUR y la UME y se ha puesto en marcha una línea gratuita de la EMT para trasladar a profesionales sanitarios y voluntarios al hospital temporal de IFEMA.

La última medida aprobada ha sido la exoneración del servicio a los trabajadores mayores de 60 años y de todo el personal con patologías de riesgo con el objetivo de proteger al grupo de población más vulnerable frente a la COVID-19.

Asimismo, se ha reforzado al máximo el servicio de limpieza con agua en las calles, sobre todo en las zonas con más afluencia de público (supermercados, centros hospitalarios, estancos, quioscos, farmacias) y en estas actuaciones se ha incorporado por primera vez con carácter general desinfectante hipoclorito sódico.

En lo que se refiere a los servicios de recogida de residuos, se han mantenido con normalidad. Se ha establecido también la redistribución de flujos de residuos que llegan a las plantas de tratamiento del Parque Tecnológico de Valdemingómez para garantizar la adecuada prestación de los servicios de tratamiento de residuos en las actuales circunstancias.

El delegado de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes; la delegada de Obras y Equipamientos, Paloma García Romero, y el concejal delegado de Vivienda, Álvaro González, han mantenido una videoconferencia con los portavoces de los grupos municipales de la comisión del ramo para informarles sobre la acción de gobierno de estas áreas durante la crisis de COVID-19.

Dentro de las líneas estratégicas que el delegado del Área de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes, se marcó al inicio del mandato estaba la modernización y la digitalización de la administración bajo la premisa de que el Ayuntamiento debe ser un agente facilitador y no un obstáculo para la ciudadanía. El esfuerzo realizado estos meses atrás en esta línea ha permitido que, al decretase el estado de alarma por la crisis sanitaria, la organización del teletrabajo haya sido muy ágil. En total son 565 personas las que están realizando funciones de manera telemática (el 73 % de la plantilla) y la gestión administrativa se mantiene en gran medida.

Según ha indicado Fuentes, en estas tres semanas de confinamiento, se han llevado a cabo acciones centradas tanto en el ahora, para ayudar en la medida de lo posible a evitar riesgos por el coronavirus, como en el día después, pensando en la recuperación de la ciudad. Entre estas últimas, destacan la concesión de licencias de primera ocupación y funcionamiento para más de 200 viviendas, algunas de ellas muy esperadas como las del barrio de El Cañaveral, así como la concesión de licencias para la construcción de otras 998 con el fin de aumentar la oferta y facilitar a los habitantes de Madrid el acceso a una vivienda, algo que en los últimos años se ha convertido en uno de los principales problemas de los ciudadanos.

En cuanto a las licencias de actividades, se han firmado más de 600 resoluciones, un trabajo que permitirá a los establecimientos recuperar el ritmo con mayor rapidez cuando vuelva la normalidad.

También se han logrado algunos hitos importantes de cara al Madrid del futuro. Así, se ha otorgado la licencia para la primera fase de ampliación de IFEMA; se ha concedido la licencia final de la torre Caleido y se ha firmado la licencia de funcionamiento para el complejo Canalejas, entre otras.

Entre las medidas más inmediatas para paliar la crisis del coronavirus destacan la concesión de la primera licencia mediante inspección virtual para la apertura de una residencia de mayores en Moratalaz, que ha permitido habilitar 150 camas muy necesarias para personas en situación de riesgo y la elaboración de tres guías con recomendaciones para la construcción, los comercios y las comunidades de propietarios.

Además, continúa la tramitación de todos los contratos de obras, la redacción de planes, como el de la reparcelación de la Colonia Experimental de Villaverde, aprobado en la última Junta de Gobierno, y se mantienen activas la atención al registro, al correo electrónico, las consultas ciudadanas, las peticiones de información y de informes técnicos y sectoriales.

La delegada de Obras y Equipamientos, Paloma García Romero, ha recordado que previamente al real decreto que regula el permiso retribuido recuperable, el Ayuntamiento de la capital ya venía reclamando al Gobierno central que paralizara las obras de la ciudad para reducir al máximo el riesgo de nuevos contagios.

Desde que comenzó la crisis sanitaria, el Área de Obras y Equipamientos centró sus esfuerzos en garantizar las condiciones de seguridad de los trabajadores. En este sentido, desde el pasado 13 de marzo se iniciaron contactos con las empresas adjudicatarias de las distintas obras en ejecución, las cuales introdujeron protocolos o anexos en los planes de seguridad y salud para incorporar las nuevas medidas.

En total, antes de la paralización decretada por el Ejecutivo central, existían en la ciudad de Madrid más de un centenar de obras municipales en marcha, de las cuales la única que sigue su curso es la del centro temporal de acogida para solicitantes de asilo por su carácter de emergencia.

En cuanto a la conservación de vías públicas, desde la entrada en vigor del estado de alarma y hasta la paralización de las actividades no esenciales no se iniciaron obras nuevas y solo se procedió a terminar los proyectos que ya estaban en ejecución, mientras que la conservación de infraestructuras en vía pública se centró en las actuaciones de reparación más urgentes y necesarias y la atención de emergencias. Sin embargo, el número de avisos recibidos se redujo a un 10 % del habitual.

La delegada ha destacado que no se han suspendido los contratos, sino que las obras han sido paralizadas por las empresas como consecuencia del real decreto ley del Gobierno. García Romero ha asegurado que el Área no ha parado ni lo va a hacer gracias al personal que continúa desarrollando su labor mediante el teletrabajo. Así, por ejemplo, se siguen tramitando los proyectos de presupuesto ordinario que ya estaban redactados y se continúa con la redacción de los proyectos IFS previstos para el año 2020, que están en fase avanzada. Asimismo, se siguen aprobando proyectos de urbanización de las juntas de compensación de los desarrollos urbanísticos, como es el caso de Valdebebas.

El concejal del Área Delegada de Vivienda, Álvaro González, ha explicado que para paliar las consecuencias económicas de la crisis sanitaria provocada por COVID-19, la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS) aprobó el pasado 19 de marzo no girar el recibo del alquiler del mes de abril a sus casi 5.700 inquilinos, una moratoria que se puede ampliar si se prolonga el estado de alarma. La EMVS también se ha comprometido a establecer un plan de pago para todos aquellos inquilinos cuyas circunstancias económicas se vean modificadas por esta crisis. Y en tercer lugar ha suspendido todo tipo de alzamientos hasta, al menos, el próximo 30 de junio.

Mientras, tanto el Área Delegada de Vivienda como la EMVS han seguido realizando actuaciones de atención al ciudadano desde que entró en vigor el periodo de confinamiento obligatorio. La Dirección General de Vivienda, Rehabilitación y Regeneración ha continuado tramitando expedientes de ayudas a la rehabilitación a través de sus servicios telemáticos (sgrehabregen@madrid.es) y gracias al sistema de teletrabajo de la EMVS, que permite que su plantilla esté operativa, se han podido atender 1.100 solicitudes y requerimientos de información, se han tramitado 180 incidencias relativas al mantenimiento del patrimonio inmobiliario y se han gestionado 140 peticiones de comunidades de propietarios.

El Área de Portavoz, Seguridad y Emergencias ha informado hoy a los diferentes grupos municipales del Ayuntamiento de las actuaciones más importantes que está impulsando durante la crisis de COVID-19. La delegada del Área y portavoz municipal, Inmaculada Sanz, ha presidido esta reunión con los portavoces de los grupos municipales.

Durante el encuentro, celebrado a través de videoconferencia, la delegada también ha hecho llegar a los portavoces un documento de diez páginas en el que se detallan las principales actuaciones llevadas a cabo por el Área en el marco de esta crisis de COVID-19 y estos han podido preguntar por diferentes aspectos de la gestión. Dicho documento, entre otros aspectos, recoge que el Ayuntamiento ha dotado a los operativos de Emergencias y al resto de servicios esenciales de los medios necesarios para sus intervenciones con 6.000 trajes de protección biológica, 10.000 gafas protectoras, 800.000 mascarillas, 40.000 test PCR de diagnóstico de coronavirus, más de 200.000 guantes, miles de litros de gel hidroalcohólico y desinfectante y cinco máquinas para la limpieza y descontaminación.

En primer lugar, Sanz ha explicado que la Dirección General de Emergencias y Protección Civil se encuentra al frente del Plan Territorial de Emergencia Municipal (PEMAM) y coordina los servicios del Ayuntamiento, gestiona el almacén de emergencias y donaciones instalado en el Palacio de Cristal de la Casa de Campo y participa en la coordinación, junto a la Comunidad de Madrid, del Plan Territorial de Protección Civil de la Comunidad (PLATERCAM).

También, desde esta Dirección General se ha suministrado el material necesario para implantar puestos sanitarios avanzados, contratar siete respiradores y cuatro ecógrafos y reforzar los trabajos de limpieza, desinfección y mantenimiento de ambulancias y vehículos de bomberos.

El Área ha reforzado SAMUR-Protección Civil con 86 efectivos y trabaja en la ampliación del cupo de contrataciones interinas en beneficio tanto de este cuerpo como del Centro Integrado de Seguridad y Emergencias (CISEM).

A su servicio habitual de asistencias sanitarias, se ha unido un incremento de su colaboración con el SUMMA 112 regional y el desarrollo de un operativo especial en IFEMA, donde han destinado 16 respiradores y coloca EPIS a los intervinientes que acceden a la zona de pacientes (y les descontaminaba al salir), lleva a cabo el triaje de pacientes junto al SUMMA-112, cubre posibles emergencias con diferentes recursos propios y lleva a cabo todo el proceso de admisión de pacientes.

Además, SAMUR-PC lleva a cabo un operativo especial en el pabellón de IFEMA destinado a las personas sin hogar y participa en el dispositivo especial ASEM 112 de Coordinación de las Protecciones Civiles cubriendo con voluntarios la recepción de llamadas de peticiones, donaciones, etc. correspondientes a la capital. Además, colabora en los dispositivos de la Comunidad para la actuación en las residencias de mayores.

A su actividad habitual, este Cuerpo suma diferentes intervenciones de salvamento y rescates con sospecha de presencia de infectados por COVID-19, con actuaciones como los trabajos de descontaminación que llevan a cabo a petición de la Comunidad en residencias de mayores y centros geriátricos que hayan podido estar expuestos al coronavirus, así como a los compañeros de SAMUR-PC que trasladan en ambulancias hasta hospitales a residentes que puedan ser portadores, en unidades y vehículos policiales o en espacios de servicios públicos esenciales.

Bomberos de Madrid también permanece como retén en IFEMA, en colaboración con Bomberos de la Comunidad, para prestar un servicio preventivo (con dotación de bomba) y participa en el reparto de alimentos a ciudadanos vulnerables.

La Policía Municipal de Madrid, por su parte, mantiene operativa el 100 % de su plantilla desde la puesta en marcha del PEMAM y seguirá así mientras dure la crisis. Además de su labor habitual, colabora con los servicios de Emergencia (SAMUR-PC y bomberos) en los traslados de pacientes a hospitales, en las labores de descontaminación de distintos inmuebles y en el reparto de agua y alimento a diversos hospitales.

Además, ha redoblado esfuerzos para garantizar el tránsito y la seguridad en puntos clave durante la crisis, no sólo de grandes infraestructuras como IFEMA y el Palacio de Hielo, sino también actuando con mayor incidencia en el control de los mercados, desde Mercamadrid a los de barrio, donde la seguridad es prioritaria.

Por otro lado, desde la declaración del estado de alarma la Policía Municipal está realizando numerosos controles para velar por su cumplimiento, permitiendo solo el tránsito autorizado tanto por carretera como por las aceras. Para ello ha usado también la última tecnología de la que dispone, como son los drones con altavoces que permitieron controlar, al inicio de la crisis, la presencia indebida de personas en lugares como Madrid Río o la Casa de Campo. Fruto de ese trabajo de control, ha interpuesto unas 13.000 propuestas de sanción, ha detenido a 60 personas y unos 450 vehículos han sido interceptados desde el pasado 15 de marzo.

En esta crisis, Madrid Salud está informando a la ciudadanía madrileña en general y al personal municipal más en detalle, a la vez que sigue y monitoriza los casos detectados. Su Unidad de Farmacia, además, distribuye y asesora en la compra de material de protección para todos los servicios esenciales del Ayuntamiento (Policía, Bomberos, SAMUR-Social, etc.). Y Madrid Salud es el encargado de realizar los test, por PCR, para estos servicios esenciales.

Una treintena de su personal sanitario va a reforzar los servicios de atención primaria, el hospital de campaña habilitado en IFEMA, los hoteles medicalizados y lleva a cabo labores de vigilancia en domicilios. Otros 18 profesionales sanitarios prestan tareas de vigilancia epidemiológica en el Servicio de Salud Pública Regional. Además, apoya el servicio de atención psicológica para profesionales y usuarios de los centros de acogida para personas sin hogar y centros de acogida de inmigrantes del Área de Familias.

Por otro lado, continúa manteniendo al 100 % la inspección veterinaria y los controles alimentarios en Mercamadrid y presta las labores de prevención y promoción de la salud en sus centros municipales y para jóvenes, llevando a cabo presencialmente la atención materno-infantil, a las personas sin cobertura sanitaria, la atención sexual, a la drogodependencia (garantiza la continuidad de los tratamientos farmacológicos) y la unidad móvil atiende en IFEMA a personas sin hogar.

La actividad de prestación de servicios funerarios y de cementerios de la empresa funeraria municipal se ha incrementado paulatinamente hasta alcanzar una media diaria de más de 140 servicios contratados, lo que supone duplicar, e incluso triplicar en ocasiones, la actividad habitual, incinerando las 24 horas del día.

Esta situación ha generado un incremento de las jornadas de trabajo de los empleados pese a la contratación de 20 personas (con lo que se han agotado las bolsas de trabajo temporal) y la redistribución del personal interno.

Servicios Funerarios de Madrid ha ampliado la capacidad de almacenamiento de fallecidos en instalaciones refrigeradas, ha reforzado la limpieza y desinfección de las instalaciones y vehículos, colabora en el dispositivo puesto en marcha por la Comunidad de Madrid y la UME para la recogida de fallecidos en hospitales y residencias e, incluso, ha puesto en marcha un programa gratuito de apoyo al duelo y de otras iniciativas para que las familias puedan desarrollar la primera fase de su duelo de forma telemática o virtual.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas