Crónicas de un Pleno: Debate sobre el Estado de la Ciudad, el speech del alcalde y Fouce se tira a la piscina | eltelescopiodigital
x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

29
May
2013
Crónicas de un Pleno: Debate sobre el Estado de la Ciudad, el speech del alcalde y Fouce se tira a la piscina PDF Imprimir E-mail
Lente de Aumento - Crónicas de un Pleno
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Incluso los Plenos más aburridos tienen sus mejores momentos. Sin embargo, el de ayer no está en esa lista de Plenos aburridos. Si bien la sesión comenzó soporífera, poco a poco se fue animando, alcanzando su culmen en la moción que, a priori, iba a dar más juego: el Debate sobre el Estado de la Ciudad

Y es que siempre que se menciona la polémica modificación del Reglamento aprobada hace dos años acaban saltando chispas. El primero en calentar el ambiente fue, como no, Guillermo Fouce, que, ante el estupor de todo el mundo, afirmó: “cuando gobernaba el PSOE sí había debates sobre el Estado de la Ciudad”, provocando un revuelo de considerables dimensiones. Pero la cosa no acababa aquí, y José Luis Navarro, muy calladito durante el resto del Pleno, también saltó a la palestra: “usted votó que los Plenos fueran por la mañana y que no participasen los vecinos”. Sin embargo el siguiente enfrentamiento del popular fue con IU, pero no con su portavoz, sino con su número dos, Concha Vidales, que se defendió: “Yo no voy a Asambleas del 15-M”.

Con el Pleno al rojo vivo, solo faltaba que entrase el alcalde, y así fue. Pedro Rollán respondió a una malévola insinuación de Fouce (“ustedes tienen miedo a la democracia”), y lo hizo con contundencia: “Si usted cree que soy un heredero del Franquismo dígalo con claridad, y actuaré en consecuencia ante los tribunales”. Navarro remató la jugada: “Creyendo en la Democracia hemos pasado de catorce a veintiún concejales”, y, para acabar de calentar el ambiente, se dirigió a la bancada izquierda: “IU trae a sus cargos de confianza al Pleno”, acusación que levantó protestas entre el respetable.

Sin embargo, la bronca estaba lejos de acabar, y otro elemento más se sumó al juego. Ignacio González, concejal de Hacienda espetó: “Lleváis toda la vida chupando del bote” lo que encendió aun más a Fouce: “usted, en relación a Navarro, lleva 27 años viviendo del Ayuntamiento”, ante lo que el interpelado respondió: “Yo nunca he machacado a un compañero de partido. Usted es un terrorista político y dio un golpe de Estado en su partido”. Las siguientes palabras de Fouce también podrían tener consecuencias: “cuando quiera le enseño las actas de votación de la Asamblea socialista”. La bronca se tranquilizaba con un toque de ironía: Pedro Rollán informaba que estos momentos son “propios de la efusividad habitual en los Plenos”.

Tampoco el aborto se quedó al margen de la discusión. Fouce, otra vez, soliviantó al personal afirmando: “aumentan las mujeres muertas y encarceladas”, lo que provocó, de nuevo, estupor entre el público y comentarios del cariz: “ni en la Edad Media”, además de otros dirigidos específicamente al socialista pidiendo que dejase en paz a las mujeres. Para poner un poco de cordura, y argumentos, sobre la mesa, apareció Concha Vidales, que, con datos en la mano, afirmó: “uno de cada diez mil partos termina con la muerte de la madre, mientras que en sociedades de aborto libre la tasa se reduce a uno de cada medio millón”. La participación de Vidales (probablemente porque fuera el único argumento basado en datos de toda la mañana), arrancó una fuerte ovación de la grada izquierda.

El otro tema central del debate fue el empleo, o como lo llamaba Fouce “las cifras astronómicas de destrucción de desempleo”. Después de la presentación de la moción, Navarro entraba en juego, y lo hacía provocando a sus oponentes: “como pueden criticar las cifras cuando en Andalucía hay un 65% de paro juvenil”. Navarro continuaba recordando los “cinco millones de parados” de Zapatero, algo que, inexplicablemente, provocó las risas del portavoz socialista.

Al margen del empleo, el debate sirvió para demostrar que las espadas están de alto de cara al final de la legislatura: “Nosotros no gobernamos los 27 años con el PSOE”, afirmaba José Fernández, mientras que Navarro remataba: “Fouce está nervioso porque tiene cuatro concejales y va a perder la mitad”.

Volviendo al tema de la moción, Navarro continuaba con su argumentación: “Parla y Fuenlabrada, donde gobierna el PSOE, tienen más desempleados que Torrejon”. Sin embargo, el que se llevó todos los aplausos, y dejó callado al portavoz socialista, fue el propio alcalde, que respondía con contundencia a la afirmación de Fouce de que el Polígono Casablanca ya estaba hecho cuando cambió el Gobierno Local. Pedro Rollán se marcó un speech en el que explicó, pormenorizadamente, cómo está, y cómo estaba, el polígono en cuestión: “Sigan con el mismo tono. Los vecinos no son tontos. No van a cambiar el sentido del voto de los vecinos. El último polígono desarrollado en Torrejón, Las Monjas, lo hizo la Comunidad de Madrid a través de Arpegio, porque ustedes estaban demasiado ocupados en los pelotazos. Hasta cuatro veces estuvieron a punto de paralizarse las obras del Polígono Casablanca. Es usted un demagogo de tomo y lomo. Ustedes decían a las empresas “Váyanse a Alcalá”. SDF estuvo a punto de irse de Torrejón porque las obras del polígono no estaban terminadas. Nosotros aprobaremos cien contratos en los próximos meses. Ustedes sigan mintiendo, que nosotros lucharemos por crear empleo, aunque sea un puesto de trabajo”. La intervención del alcalde provocó una fuerte ovación de la grada derecha.

El caso Yusta, y su sorprendente final de hace una semana, también estuvo sobre la mesa, aunque sobrevolando el Pleno. Fouce, en plan cabezón, seguía a lo suyo: “Llevaremos la piscina de Yusta a los tribunales”, y volvía a meterse en otro jardín: “A sus concejales se les perdonan las multas”, afirmó ante el Pleno (e imagino que constará en el Acta del mismo).

Sin embargo, qué sería de los Plenos de Torrejón sin la lengua del socialista. Esta vez le cambió el nombre al Ministro de Educación (“La Ley “Güer”); denigró a los profesionales de la sanidad (“los sanitarios eran de reconocido prestigio”); demostró de nuevo sus problemas con los números (“el Plaza Mayor es un decálogo de fotos”); y criticó la enseñanza religiosa, como buen profesor de Comillas (“lo hacen para reintroducir la religión en las escuelas”). Tanto es así que contagió a José Fernández (“nueva figura contra actual”). Eso sí, como si de una buena película de suspense se tratase, el Pleno terminó con un “cliff hanger” “¿Usted cumple a rajatabla la Ley?”, preguntó Navarro a Fouce justo al final de la sesión.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar







































































Mitula



















A Todo Color



































Noticias Relacionadas