x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

07
Abr
2021
Los médicos alertan de un incremento de limitaciones físicas y enfermedades cardiovasculares durante los próximos diez años PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - Comunidad de Madrid
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por Ayuntamiento de MadridEste miércoles se celebraba el Día Mundial de la Salud

“La salud de las personas mayores de 85 años se va agravar en los próximos años con procesos más intensos de enfermedades cardiovasculares, neumonías y pérdida de la calidad de vida”. Así lo ha destacado el Dr. Antonio Contreras, médico de Ballesol, con motivo del Día Mundial de la Salud que se celebra el 7 de abril de 2021.

El impacto de la COVID-19 ha supuesto un reto a los cuidados y a la salud, pero más aún en la población más envejecida, “que afronta un año decisivo en su vida por la sobremortalidad motivada por esta pandemia y que nos obligará a prepararnos para un tsunami de limitaciones físicas y enfermedades cardiovasculares”, sobre todo en la población más envejecida, resalta Contreras al añadir que “en este 2021 nos jugamos la salud de los próximos 10 años si no individualizamos una estrategia de cuidados post-Covid”

Aunque la salud sigue siendo uno de los aspectos más valorados en la vida de las personas, la COVID-19 está afectando significativamente a dos indicadores esenciales: la caída de la esperanza de vida y el crecimiento de enfermedades y problemas de salud de larga duración (como mínimo, 6 meses). “El problema ya no es perder esperanza de vida sino en qué condiciones y calidad de vida estamos envejeciendo”; porque el hecho de que podamos envejecer bien, depende de muchos factores.

Actualmente la salud es la primera prioridad para los españoles. Entre la población de más de 85 años se ha duplicado el número de caídas, fracturas, pérdida generalizada de masa muscular o deterioro progresivo de las funciones cognitivas como consecuencia de la pandemia.

Debido al sedentarismo, la restricción de movilidad y autonomía como resultado de permanecer tanto tiempo en el domicilio, “se reducirá la esperanza y calidad de vida de las personas mayores”. Por eso, el doctor Contreras hace alusión a la necesidad de tener el cuerpo y la mente en perfecta armonía y recurrir a intervenciones específicas.

Uno de los programas más reconocidos es el de “Reactívate”, que desarrolla Ballesol en sus centros residenciales, y que tiene como objetivo “recuperar la movilidad gracias a los programas individualizados de rehabilitación y fisioterapia, reforzados con la ingesta proteica de dietas enriquecidas” para alcanzar el máximo grado de funcionamiento de la persona en todas las áreas, logrando su bienestar físico, funcional y social, aconseja el doctor.

El concejal de Carabanchel, Álvaro González, ha visitado el Centro Municipal de Salud Comunitaria Carabanchel con motivo del Día Mundial de la Salud y ha mantenido un encuentro con sus trabajadores, a los que ha mostrado su agradecimiento por la atención que han brindado a los ciudadanos a lo largo del último año.

Estos profesionales sanitarios, dependientes de Madrid Salud, han informado al concejal del proceso de vacunación contra la COVID-19 que se lleva a cabo en el centro, asignado para inmunizar a los trabajadores de dispositivos sociosanitarios del distrito como ayuda a domicilio, centros de día y escuelas infantiles, entre otros.

Además, se siguen desarrollando los siguientes programas marco de prevención y promoción de la salud respetando las medidas higiénicas y de distancia establecidas con motivo de la situación sanitaria:

  • Alimentación y actividad física (ALAS)

  • Salud sexual y reproductiva

  • Envejecimiento activo y saludable

  • Promoción de la salud mental

  • Programa materno-infantil (atención maternal y atención a niños en situación de riesgo social)

  • Programa para dejar de fumar

  • Desigualdades sociales en salud

Igualmente, el centro cuenta con un Programa contra la soledad no deseada y un proyecto que se viene desarrollando expresamente en el distrito de Carabanchel sobre Comunidades Compasivas y Prevención del Duelo Complicado, Este año, el Día Mundial de la Salud se celebra bajo el lema ‘Construir un mundo más justo y saludable’ con motivo de la crisis sanitaria generada por la pandemia y las desigualdades que provoca.

La web especializada en salud, deporte y alimentación Cortaporlosano.com, pone en conocimiento la situación de la salud y el sistema sanitario en España. El día 7 de abril se conmemora el día mundial de la salud, en el que se recuerda ya no solo la importancia de cuidar la salud, y más en la actualidad tras la pandemia, si no también que poder acceder a unos cuidados sanitarios debería ser global e igualitario. Pero esto no es así. Muchos países no cuentan ni con las infraestructuras ni con los medios suficientes para cuidar a su población, así como su población en muchas ocasiones es completamente incapaz de tener acceso al sistema sanitario a causa principalmente económica.

Situándonos en España, durante este último año y medio hemos podido observar cómo a pesar de tener un sistema sanitario fuerte, la dependencia de las cuestiones políticas entre comunidades, han dado lugar a desigualdades. Una de las áreas más afectadas de nuestro sistema sanitario ha sido la atención primaria, la cual como su propio nombre indica, debería haber servido como primer “escudo” ante la situación que estábamos viviendo, pero en cambio se vio desbordada ante este nuevo virus. El problema no ha sido principalmente que al comienzo, donde reinaba el desconocimiento y el miedo, esta área no pudiera velar por la salud de la población, si no que en la actualidad, 14 meses después, sigue sin ser capaz en muchos lugares de España, de atender correctamente a los pacientes.

¿Qué consecuencias tiene esto? Retrasos en procesos que antes podían ser más o menos lentos, pero que ahora incluso, pueden tardar un año. Hablamos principalmente de las derivaciones a médicos de atención externa o específica como son los psicólogos, traumatólogos, cardiólogos, dermatólogos, oncólogos… Para poder acudir a ellos, primeramente debemos acudir al médico de cabecera o atención primaria. La saturación de trabajo debido al COVID y la exclusividad de atender primeramente de manera telefónica, termina haciendo que muchos pacientes con este tipo de problemas acudan a urgencias para conseguir una aceleración del proceso. Y aunque las urgencias es cierto que han remitido en número de pacientes, sigue siendo problemático que se tenga que acudir de esta manera a la atención médica por problemas de saturación o procesos administrativos eternos.

Evolución de las enfermedades más comunes en España

  • Desde 2010, se ha visto un descenso de las enfermedades derivadas del sistema circulatorio, teniendo en 2017 una incidencia de 821 personas afectadas por cada 100.000 habitantes. Actualmente, ese número es posible que se vea incrementado pues uno de los efectos que produce el COVID-19 tanto durante como tras la enfermedad, son problemas circulatorios.

  • Las enfermedades respiratorias en 2017 se situaban en una tasa de 1000 personas cada 100.000 habitantes. Esta cifra irremediablemente aumentará en los índices de 2020 y 2021 ya que el virus al que nos enfrentamos, es un virus respiratorio.

  • Los tumores malignos que derivan en cáncer han ido afectando a mayor población  llegando a aumentar más de un 10% en los últimos años. Es una de las enfermedades más comunes y que a raíz de la pandemia, numerosas personas han tardado más en ser diagnosticadas, atendidas o mantenidas sus revisiones regulares.

Las consecuencias son finalmente dañinas tanto para la población como para el equipo sanitario que ha estado y está siempre dándolo todo para cuidar de nuestra salud. Pero desde cortaporlosano.com recordamos que aunque el COVID-19 es el problema principal de salud actualmente, la población ha sufrido un duro golpe psicológico que comienza a asomar y tendrá que ver como avanza, pero solo podrá atenderse adecuadamente si se comienza a tratar antes estos problemas en las administraciones de la salud pública. Y este no es el único problema de salud, el cáncer, enfermedades circulatorias y otras patologías avanzan en la población de igual manera. Al equipo sanitario por su parte también afecta, ya no solo como parte de la población que se ve expuesta a un riesgo mayor ante el COVID-19 y otras enfermedades, si no porque las propias condiciones laborales y de saturación les afectan de primera mano y en muchas ocasiones no pueden hacer nada por solucionarlo.

Como conclusión, podemos decir que nuestro sistema sanitario es fuerte y accesible, algo que no en muchos lugares pueden contar con ello, pero que dentro de España, aún queda camino por mejorar y aprender para poder enfrentarnos a situaciones como la que estamos viviendo en un futuro.

Las desigualdades repercuten de forma clara en la salud de las personas, especialmente de las más vulnerables. El 56,7% de las personas atendidas por el Plan RESPONDE de Cruz Roja, puesto en marcha en 2020 tras la declaración del estado de alarma por la pandemia de la COVID-19, afirma tener un estado de salud regular, malo o muy malo y el 35,2% señala que éste ha empeorado tras la pandemia.

El 33,5% ha sido afectado por la COVID-19 de un modo cercano, siendo un 15,8% quienes declaran haber contraído la enfermedad personalmente. Además, como consecuencia indirecta de la pandemia los trastornos psicológicos o emocionales tienen un impacto decisivo: el 66% afirma tener algún problema emocional siempre o la mayor parte del tiempo, siendo la preocupación (43,1%), la tristeza (28.9%) y la depresión (24,9%) los estados de ánimo negativos más extendidos. Además, el 34% tiene dificultades continuadas para dormir.

Estos son algunos de los preocupantes datos en el ámbito de la salud que se desprenden del boletín sobre la vulnerabilidad social ‘El impacto de la COVID-19 en la población atendida por Cruz Roja a través del Plan RESPONDE’, una investigación que pretende obtener una radiografía detallada sobre el grado de vulnerabilidad, riesgo de pobreza y exclusión y necesidades y expectativas de las personas atendidas por la Organización a través de este Plan.

Teniendo en cuenta que Cruz Roja trabaja con las personas más vulnerables, estos datos vienen a demostrar, una vez más, cómo las condiciones de vida de las personas determinan su salud. Las desigualdades en educación, en atención sanitaria, en apoyo social, en empleo, de oportunidades en función del sexo, entre otras, se traducen también en resultados desiguales en salud.

El Plan Cruz Roja RESPONDE frente al COVID-19 es una intervención integral frente a la pandemia a través de acciones en las áreas de socorros, inclusión social, salud, educación, empleo y medio ambiente. Gracias a este Plan, la Organización ya ha podido atender hasta la fecha a más de 268.000 personas en la Comunidad de Madrid, y a 3,8 millones en España, alcanzando un volumen de atención sin precedentes, con cerca de 20 millones de respuestas en todo el territorio nacional.

En el ámbito específico de la Salud, cabe destacar que Cruz Roja ha atendido a cerca de 82.000 personas en la Comunidad de Madrid (1,4 millones de personas en España) con información, medidas preventivas, entrega de alimentos, medicamentos y mascarillas, traslados a centros sanitarios, etc. Y, ante la necesidad de apoyo psicosocial, creó además ‘Cruz Roja Te Escucha’, un servicio telefónico gratuito de apoyo psicosocial, que ha ayudado ya a más de 6.500 personas que han sufrido en su propia piel las consecuencias de la pandemia, porque han perdido a seres queridos sin poder despedirse, forman parte del personal sanitario en la primera línea o han perdido su empleo. Progresivamente, la línea está atendiendo cada vez a más a personas que están sufriendo el impacto socioeconómico de la pandemia por COVID-19.

Con motivo de la celebración del Día Mundial de la Salud (7 de abril), Cruz Roja se suma a la campaña lanzada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) ‘Construir un mundo más justo y saludable’. Las principales causas de morbilidad y mortalidad hay que buscarlas en las condiciones cotidianas de vida, como el acceso al agua segura, viviendas adecuadas, alimentación, educación o trabajo, la disponibilidad de apoyo social, las condiciones medioambientales, más que en las características físicas o biológicas de las personas.

Muchas veces, establecemos como causas de la mala salud comportamientos personales y, por tanto, trasladamos a las personas la carga o responsabilidad de proteger su salud. Las conductas relacionadas con la salud o los “estilos de vida” no siempre provienen de elecciones estrictamente personales y libres. Es más, la mayor parte de la población no tiene la opción de elegir libremente factores fundamentales para la salud como seguir una alimentación adecuada, vivir en un ambiente saludable, tener un trabajo que no tenga un impacto nocivo para la salud.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas