x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

24
Ene
2017
Juan Genovés recibió el Premio Abogados de Atocha en el acto central de la conmemoración PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - Madrid
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por CCOO MadridMadrid y Alcalá recordaron a los cinco abogados asesinados

Cuarenta años ya de los asesinatos fascistas que costaron la vida a los Abogados de Atocha: Javier Sauquillo, Javier Benavides, Enrique Valdelvira, Serafín Holgado y el sindicalista Ángel Rodríguez Leal. Y como cada 24 de enero, el dolor que se fundía con el frío de los cementerios, donde a primera hora se ha realizado una ofrenda floral en las tumbas de los cinco compañeros enterrados en los cementerios de Carabanchel y San Isidro.

Este año, la plazuela de Antón Martín se desbordaba con centenares de personas que tienen vivo su recuerdo. Junto a la escultura de El Abrazo, de Juan Genovés, a escasos metros del lugar en que se encontraba el despacho de abogados CCOO de Madrid, la Fundación Abogados de Atocha y el PCM rendían homenaje a los abogados de Atocha, pero también a “ese momento de lucha, implicación y esfuerzo de otros muchos que trabajaron por la libertad de este país”, tal como relataba Francisco Naranjo, director de la Fundación Abogados de Atocha en la presentación del acto.

En su intervención, Jaime Cedrún, ha destacado que este acto no es sólo de homenaje a los asesinados y sobrevivientes, “es también un acto de acompañamiento a sus familiares y a Alejandro Ruiz-Huertas [último sobreviviente del atentado], a quien hay que reconocer su militancia con el dolor, porque este es un acto de dolor”.

También ha hecho hincapié el secretario general de CCOO de Madrid “a un momento histórico que fue especial, porque fueron muchas las personas asesinadas, torturadas, detenidas. Queremos que este sea un acto de memoria viva porque han querido trasladarnos al olvido, llevarnos a los sótanos como hicieron con el cuadro de Juan Genovés, El Abrazo en los sotanos del Museo Reina Sofía”.

Asimismo, Cedrún ha insistido en la necesidad de que la sociedad actual entienda “que se conquistó la libertad, que nadie la otorgó, que se conquistó la democracia y que esta democracia para que siga existiendo y se mantengan las libertades que están siendo atacadas en este momento, necesita continuar con aquella lucha. No podemos parar. Los derechos no se heredan, se conquistan y se mantienen con la lucha, si no, nos los limitan”.

Por otra parte, el líder de CCOO de Madrid ha calificado esta conmemoración como “acto de reafirmación”, porque “los ideales de los abogados de Atocha siguen intactos. Los abogados de Atocha eran luchadores por la paz, luchadores sin violencia y para nosotros es clave la paz, por eso hemos denunciado lo que está pasando con la guerra, lo que están padeciendo los refugiados. Hemos denunciado lo que está pasando con el terrorismo de todo tipo: el terrorismo fascista, yihadista y ese terrorismo machista que padecemos todos los días”.

Del mismo modo, ha reclamado la actualidad de “la lucha de los abogados de Atocha por la democracia, la libertad los derechos de los trabajadores” igual que “hoy luchamos contra la desigualdad y la pobreza, cuya desesperación hace a muchos trabajadores a apoyar fórmulas pseudofascistas”.

Ha concluido Cedrún reclamando los principios de los Abogados de Atocha, “para nosotros, los abogados de Atocha y sus valores, sus ideales, su muerte, la respuesta del pueblo español sigue siendo una fuente de inspiración, nos da fuerza. Por eso venimos aquí. A recuperar. A darnos fuerza unos a otros y a decir que vamos a seguir adelante y que seremos dignos herederos de ellos. Que estarán orgullosos de todos nosotros y nosotras”.

Previamente, Alejandro Ruiz-Huertas, único superviviente de los atentados de Atocha y actual presidente de la Fundación Abogados de Atocha se mostró “sorprendido” por las palabras del secretario general del PCE de Madrid, Álvaro Aguilera, que calificó de “rupturistas” a los abogados de Atocha.

“Personalmente no soy rupturista. Soy partidario y necesitado de que el sistema político español se profundice más y que vayamos a una democracia mucho más amplia que esta”, explicó Ruiz-Huertas. Y continuó, “en el proceso de transición hicimos lo que pudimos hacer. Ni más, ni menos. Y encima, miles de personas nos jugamos la vida por la democracia que tenemos”.

Se ha celebrado este martes, en el Auditorio Marcelino Camacho, el acto central del 40º aniversario del asesinato de los Abogados de Atocha, con la entrega de la 13ª edición de los premios anuales de la Fundación Abogados de Atocha de CCOO de Madrid, que ha recaído en el artista Juan Genovés, autor del cuadro y del conjunto escultórico El Abrazo, emblema de la transición y que en la plaza de Antón Martín recuerda a los asesinados Luis Javier Benavides, Enrique Valdelvira, Javier Sauquillo, Serafín Holgado y Ángel Rodríguez y a sus compañeros malheridos, Alejandro Ruiz- Huerta, Luis Ramos, Dolores González y Miguel Sarabia.

En un escenario prácticamente abarrotado, Genovés se ha mostrado orgulloso por este premio, ya que si bien no es partidario de los reconocimientos a los artistas, sí que le ha emocionado lo que ha calificado como un acto de homenaje a una palabra “sagrada” para él: “solidaridad”. Y solidaridad “de verdad” es la que lleva a la gente a unirse por una causa justa. Gente que se encuentra, se abraza y mira al futuro, como la que muestra El Abrazo, y gente que ha tenido esta obra en sus casas gracias a las 500.000 láminas que se distribuyeron en la clandestinidad para apoyar la causa de la amnistía de los presos políticos del franquismo.

Quizá por eso –ha explicado Genovés- ningún demócrata se preguntaba por qué El Abrazo ha estado escondido durante 30 años en el sótano del museo Reina Sofía hasta que finalmente se decidió exponerlo en el Congreso de los Diputados, ya que la obra estaba en sus domicilios, una muestra de “cultura encarnada en la gente” que conforta al artista valenciano. Este, no obstante, se ha mostrado apenado porque solo los políticos y no el conjunto de la ciudadanía puedan disfrutar del cuadro en su nueva ubicación, haciendo hincapié en que “El Abrazo es de todos”.

Genovés ha recibido el premio de manos del secretario general de la Confederación Sindical de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, del presidente de la Fundación Abogados de Atocha, Alejandro Ruiz- Huerta, y del secretario general de CCOO de Madrid, Jaime Cedrún. Este último ha valorado la justicia del premio a Genovés y la “agresión a la memoria” que suponía la presencia en un sótano de El Abrazo. Para Cedrún, premiar a Juan Genovés es sacar esta memoria “del olvido y del ocultamiento” con los que se ha tratado de obviar que la democracia es una conquista del pueblo español y de esos “héroes” del mismo que fueron los Abogados de Atocha, cuya memoria debe suponer “un impulso para el futuro” y recordarnos que “los derechos se conquistan, no se heredan”. El secretario general de CCOO de Madrid ha señalado que la próxima “batalla” será en defensa de la igualdad porque sin ella no hay libertad.

Cedrún ha dedicado unas palabras de reconocimiento a los familiares de los Abogados de Atocha presentes en el acto y a sus abogados, y a históricos del sindicato como Antonio Gutiérrez, Nicolás Sartorius y Julián Ariza, y ha saludado a los invitados presentes en el Auditorio Marcelino Camacho: Comunidad de Madrid, PSOE, Podemos, IU, PCE, CEIM, Asociación 11M Afectados del Terrorismo, Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid, Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública o Recortes Cero, junto con las organizaciones regionales de CCOO en Castilla- La Mancha y Castilla y León. El responsable sindical ha concluido con un ¡Vivan los Abogados de Atocha!, que ha sido secundado y acompañado de gritos de “sin memoria no hay democracia”.

En esta edición de los premios de la Fundación Abogados de Atocha se ha concedido además un reconocimiento al Consejo General de la Abogacía Española, que ha recibido su presidenta Victoria Ortega, y otro al Colegio de Abogados de Madrid, que ha recogido la decana Sonia Gumpert. Estos reconocimientos han sido presentados por el vicepresidente de la Fundación, Raúl Cordero.

Ortega ha reafirmado el compromiso de la abogacía con la Fundación por su contribución a que los Abogados de Atocha sean “un símbolo para todos” y a que su voz no se apague nunca, y por su respeto a la libertad, la democracia y la convivencia.

Gumpert, por su parte, ha expresado “la emoción y el orgullo” por el reconocimiento recibido, afirmando que “la abogacía madrileña está y estará con los Abogados de Atocha y con su Fundación”, finalizando con un mensaje de concordia porque “la fuerza de la razón y de la palabra es más fuerte que la violencia”.

Uno de los momentos más emotivos del acto han sido las palabras dedicadas por el veterano abogado laboralista, Antonio Montesinos, a María Luisa Suárez, pionera del laboralismo y fundadora del primer despacho que se abrió en Madrid para defender los derechos de la clase trabajadora, destacando la “entrega total” de Suárez, que a sus 96 años no ha podido asistir al acto, pero que sí ha enviado una carta para sumarse al recuerdo de los Abogados de Atocha.

Ignacio Fernández Toxo, por su parte, ha calificado este día como “muy importante” y ha hecho hincapié en que la democracia no llegó a España otorgada sino conquistada por CCOO y por el PCE, organizaciones en las que militaban los Abogados de Atocha, cuyo asesinato aceleró este proceso y esa es la deuda que tiene el pueblo español con ellos. “Esa es la realidad”, ha asegurado Toxo, que ha criticado la desmemoria y la revisión de la Historia.

Ha cerrado el acto el presidente de la Fundación Abogados de Atocha, Alejandro Ruiz- Huerta, que ha destacado que los Abogados de Atocha son “jóvenes en nuestro recuerdo”, y que de ellos se recuerda su constancia y su lucha por la libertad. Ruiz- Huerta, único sobreviviente de Atocha 55 que sigue con vida, ha agradecido a Genovés que cree imágenes que profundizan en la libertad, y ha acabado con un mensaje de rechazo a la violencia y de defensa del respeto a los demás y a la verdad. Sus últimas palabras han sido para citar a Paul Eluard y la frase que preside cada uno de los homenajes a los Abogados de Atocha. “Si el eco de su voz se debilita, pereceremos”.

Como viene siendo habitual, las notas de La Internacional han puesto fin al acto, que ha sido presentado por el director de la Fundación Abogados de Atocha, Francisco Naranjo, y amenizado por otros acordes musicales, los de las piezas de Bach que han interpretado al violonchelo Mirella Fucong y Alejandra Comín, dos jovencísimas músicas.

Por la tarde, a las 18,30 horas, en la sede de CCOO de Madrid (Lope de Vega, 38, 2ª planta), se presentaba el libro Cristina, Manuela y Paca. Tres vidas cruzadas, entre la justicia y el compromiso, de Irene Díaz, José G. Alén y Rubén Vega, sobre las figuras de Cristina Almeida, Manuela Carmena y Francisca Sauquillo, que estuvieron presentes en el acto junto a los autores y el secretario general confederal de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, el secretario general de CCOO de Madrid, Jaime Cedrún, y el presidente de la Fundación Abogados de Atocha, Alejandro Ruiz- Huerta.

Además, el Ayuntamiento de Alcalá de Henares rinde homenaje a los abogados y sindicalistas de Atocha en el 40 Aniversario de su asesinato. El alcalde, Javier Rodríguez Palacios, recuerda que “murieron por la libertad que hoy disfrutamos” y pide a los alcalaínos que “expliquen a las nuevas generaciones su ejemplo!

El Ayuntamiento de Alcalá de Henares ha manifestado su reconocimiento a los abogados y sindicalistas asesinados por los enemigos de la libertad el 24 de enero de 1977 en el despacho laboralista de la calle Atocha de Madrid. En el aquel trágico día, que sembró de luto y dolor la España que trataba de recuperar la democracia tras décadas de dictadura, fueron asesinados por pistoleros de la extrema derecha los abogados Luis Javier Benavides, Serafín Holgado, Javier Sauquillo y enrique Valdelvira y el sindicalista Ángel Rodríguez Leal.

Junto a ellos fueron heridos de gravedad Dolores González, Luis Ramos, Miguel Sarabia y Alejandro Ruiz-Huerta, compañeros de despacho y compromiso. El Ayuntamiento de Alcalá de Henares ha expresado públicamente su homenaje a las víctimas de Atocha -que encarnaron la lucha de la sociedad madrileña y española por la libertad durante la Transición a la democracia- adhiriéndose al Manifiesto promovido en el 40 Aniversario del atentado por la Federación de Municipios de Madrid.

El alcalde de Alcalá de Henares, Javier Rodríguez Palacios, ha declarado que “nuestra ciudad y sus vecinos estarán para siempre agradecidos a quienes fueron cobardemente acribillados a balazos cuando daban lo mejor de sí en defender los derechos de los trabajadores y conseguir hacer de España una democracia en la que la reconciliación nacional uniera a todos los ciudadanos”.

Rodríguez Palacios ha subrayado que “los abogados y sindicalistas del despacho laboralista de la Calle Atocha murieron por la libertad que hoy disfrutamos y con la que tratamos de hacer cada día un país mejor, digno de su máximo esfuerzo al serles arrebatada la vida o décadas de salud en su empeño”.

Por eso, el alcalde ha pedido a todos los vecinos de Alcalá que lleven siempre en su corazón a los abogados y sindicalistas de Atocha y expliquen a las nuevas generaciones que “su ejemplo porque nuestra libertad no fue otorgada, sino conquistada con la decisión serena de la inmensa mayoría de los ciudadanos, pagando a veces un precio extraordinariamente alto por alcanzarla”.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas