x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

28
Oct
2020
Recogen más de dos mil firmas en doce horas contra el traslado de médicos y enfermeras al Hospital de Valdebebas PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - Comunidad de Madrid
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por SATSESATSE cree que su puesta en marcha puede ser el detonante del desmoronamiento del SERMAS

El Hospital Enfermera Isabel Zendal puede pasar a la historia por ser el detonante del desmoronamiento del Sermas, al vaciar de efectivos hospitales y/o centros de salud que ya están al límite de personal. “Nadie en su sano juicio puede pretender desmontar un hospital o varios de ellos para crear otro, especialmente cuando los centros hospitalarios del Sermas están al límite de personal y las necesidades asistenciales de los usuarios son crecientes”.

Recordar que un hospital de la tipología del Enfermera Isabel Zendal es básicamente un hospital enfermero donde este profesional ha de ser el mayoritario ya que en él se ofrecerán básicamente cuidados y seguimiento a pacientes Covid. SATSE Madrid considera que, como mínimo han de contratarse entre 600 y 700 nuevos profesionales de Enfermería, cuyos contratos deben ser estables y de larga duración, al menos hasta el 31 de diciembre de 2021.

Para urgencias y control de aquellos pacientes graves han de ser el resto de hospitales de la red del Sermas los llamados a ofrecer los cuidados necesarios y éstos necesitan personal que, bajo ningún concepto, puede ser trasladado a otros centros ya que dejaríamos sin cobertura sanitaria a los miles de usuarios que acuden a estos hospitales y/o centros de salud. Tampoco hay que olvidar que es necesario seguir ofreciendo cuidados a los pacientes no Covid que sería difícil de conseguir con plantillas aún más exiguas, además de cansadas y agotadas tanto física como mentalmente.

Las declaraciones de la presidenta Ayuso más que aclarar han generado muchas más dudas ya que afirmó que se producirá una “reorganización de efectivos sanitarios de donde se pueda”, siendo la realidad que no hay ni un solo centro asistencial en la Comunidad de Madrid que tenga superávit de personal, especialmente enfermería.

De igual forma, SATSE Madrid considera insultante e irresponsable que la máxima autoridad de la Comunidad de Madrid considere que las condiciones laborales de los profesionales sanitarios que han de acudir al Hospital Enfermera Isabel Zendal “es letra pequeña” que ella no debe conocer. El Sindicato de Enfermería cree que Ayuso, como máxima responsable política de la Comunidad de Madrid, es, también, la responsable de los profesionales que para ella trabajan y de que sus condiciones sean las mejores, por lo que entendemos que sí es su competencia.

La próxima Mesa Sectorial de Sanidad, que tuvo lugar este miércoles, debatía a petición del Sindicato de Enfermería, SATSE Madrid, las condiciones en las que se ha de llevar a cabo la apertura y funcionamiento del nuevo centro asistencial. En dicha Mesa Sectorial, SATSE Madrid dejaba claro que “no queremos reorganización de efectivos que vacíen los centros hospitalarios del Sermas y/o los centros de salud o SUMMA 112 sino nuevas contrataciones y que éstas sean estables y de larga duración ya que, por lo visto, el nuevo hospital Enfermera Isabel Zendal está llamado a seguir funcionando largo tiempo”.

Hay que promover un cambio radical en el Sermas, modificar y mejorar las condiciones laborales y retributivas de enfermeras, enfermeras especialistas y fisioterapeutas, promover la conciliación familiar, fidelizar, en definitiva, a los profesionales que ya trabajan en el Servicio Madrileño de Salud y en las residencias públicas de la AMAS “para que Madrid sea, además, un imán para los profesionales de Enfermería de otras regiones y no que nos convirtamos, como ocurre en la actualidad, en exportadores de enfermeras y/o fisioterapeutas a otras regiones que cuidan mejor a los profesionales de la Sanidad pública”, explican desde SATSE Madrid.

Desde SATSE Madrid consideramos imprescindible que “antes de poner fechas de apertura quede claro bajo qué condiciones se va a llevar a cabo la contratación del personal así como del resto de información necesaria y esencial para poner en marcha una infraestructura sanitaria como es el Hospital Enfermera Isabel Zendal. No creemos conveniente que vuelva a repetirse el caos que se produjo en el Hospital de Ifema que supuso el desmantelamiento y cierre de numerosos centros de salud y que ha llevado al caos, que aún perdura, en muchos de ellos, entre ellos los Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAP) que siguen cerrados”.

Por último, desde el Sindicato de Enfermería se recuerda a la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, y al consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, que los problemas que sufre la sanidad y las residencias públicas no se van a solucionar con la apertura de este nuevo espacio sanitario. “Las carencias son muchas y piden un compromiso con la sanidad pública que parece no llegar desde el Gobierno regional pero reiteramos, desde SATSE Madrid, que estamos abiertos a la negociación”.

Muchos profesionales sanitarios del Servicio Madrileño de Salud (Sermas) no quieren ser trasladados al Hospital Enfermera Isabel Zendal y lo están mostrando cumplimentando un escrito, personalizado y promovido por SATSE Madrid, en el que indican su negativa a ser trasladados forzosamente al nuevo hospital de Emergencias de Valdebebas.

En poco más de 12 horas, los delegados del Sindicato de Enfermería han recogido más de 2.000 escritos de profesionales sanitarios del Sermas en el que rubrican, con su firma, su disconformidad a ser trasladados forzosamente, a que se disminuya la plantilla de sus actuales centros de trabajo y a que no se respeten sus condiciones de trabajo.

De igual forma, el anuncio de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, de que los profesionales sanitarios trasladados recibirán una compensación económica no ha caído bien entre los trabajadores del Sermas. En este sentido, desde SATSE Madrid se afirma que dicha compensación debería de haberse hecho ya efectiva a todos los profesionales sanitarios y no sanitarios que trabajaron durante la pandemia en la lucha contra la Covid, es decir, la plantilla al completo del Sermas y de la AMAS (residencias públicas de mayores).

En el escrito promovido por SATSE Madrid, los profesionales sanitarios del Sermas indican que “las enfermeras y enfermeros de los centros sanitarios, en los que ya existe una preocupante falta de personal, se verán obligados a abandonar sus puestos de trabajo, para de manera totalmente arbitraria y discrecional al ser trasladados al Hospital Enfermera Isabel Zendal”.

Los profesionales sanitarios denuncian que, además, van a ser reubicados “sin haberse adoptado las medidas necesarias para la planificación eficiente de las necesidades de personal y de las situaciones administrativas derivadas de la reasignación de efectivos”. De igual forma, desde SATSE Madrid se denuncia que “están sin establecer las medidas necesarias para conseguir la estructura de recursos humanos para no dejar vacíos el resto de centros asistenciales, especialmente en materia de cuantificación de recursos, programación de acceso y movilidad geográfica”.

La decisión de la presidenta tiene graves consecuencias, en opinión de SATSE Madrid, “que repercuten en las condiciones de trabajo del personal afectado por el traslado así como en los profesionales que se queden en sus destinos, al aumentar la ya de por sí precaria situación en la que prestan sus servicios como consecuencia de la falta de personal y pésima política de recursos humanos llevadas a cabo por la Administración”.

De igual forma, los profesionales sanitarios que han suscrito el escrito consideran que podría repercutir negativamente en la calidad asistencial que se va a dar a los usuarios de la sanidad pública madrileña, que se verán afectados por el incremento de las listas de espera, pruebas atrasadas, intervenciones quirúrgicas suspendidas y todo ello con profesionales agotados física y mentalmente.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas