x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

27
Jun
2020
Los pueblos de la Sierra estrenan planes contra incendios PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - Comunidad de Madrid
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por CAMAprobados 17 en Consejo de Gobierno

La Comunidad de Madrid ha dado el visto a bueno a 17 Planes Municipales de Incendios Forestales (PANIF) para otros tantos municipios de la región. Las localidades incluidas son La Acebeda, Aldea del Fresno, Bustarviejo, Cabanillas de la Sierra, La Cabrera, Cadalso de los Vidrios, Cenicientos, Colmenar de Arroyo, Fresnedillas de la Oliva, Garganta de los Montes, Horcajo de la Sierra-Aoslos, Montejo de la Sierra, Pelayos de la Sierra, Redueña, Santa María de la Alameda, Valdemaqueda y Villa del Prado.

El consejero de Justicia, Interior y Víctimas, Enrique López, ha presidido la XXIII Comisión de Protección Civil de la Comunidad de Madrid, donde se ha acordado la aprobación de estos Planes que refuerzan la coordinación en materia de gestión incendios forestales entre el Gobierno regional y los municipios. Un conjunto de medidas de prevención de incendios para todos los municipios que están catalogados como Zona de Alto Riesgo en el Plan de Protección Civil ante Incendios Forestales de la Comunidad de Madrid (INFOMA).

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha acordado hoy junto con sus homólogos de Castilla-La Mancha y Castilla y León, Emiliano García-Page y Alfonso Fernández Mañueco, respectivamente, una forma nueva de trabajar en la prevención y extinción de incendios forestales en las zonas limítrofes de estas tres comunidades autónomas. Son unos acuerdos únicos en España y, que, por primera vez, establecen Zonas de Actuación Conjunta de 5 kilómetros a cada lado de los límites territoriales, según ha explicado la presidenta, para insistir en que “el campo y el bosque es de todos y tenemos que actuar de forma coordinada sin importar el origen del fuego”.

Díaz Ayuso, Garcia-Page y Fernández Mañueco se han reunido en el Parque de Bomberos del municipio madrileño de San Martín de Valdeiglesias para rubricar un nuevo protocolo general de actuación en situaciones de emergencia, que incluye sendos acuerdos para la prevención y extinción de incendios forestales y para coordinación funcional de centros 112. Además, la Comunidad de Madrid y Castilla y León ha firmado un tercer documento sobre la actuación en operaciones de emergencia en túneles.

Son un ejemplo, ha dicho la presidenta, de que tres comunidades “gobernadas por partidos políticos de distinto signo se pueden unir y se han de unir en lo importante, que es representar a nuestro país y a nuestros ciudadanos y, además, en momentos tan adversos como los que estamos viviendo”. “Lo importante es salvar vidas y para eso no se entiende que para eso existan barreras administrativas”, ha añadido.

En opinión de la presidenta madrileña, “el Estado de las Autonomías está más fuerte que nunca si sabemos trabajar para nuestros ciudadanos y no hacer reinos de taifas en cada comunidad”. “Si sabemos trabajar y entender el sentido de familia, de un mismo puzle que es España, conseguiremos llevar los mejores servicios públicos a todos nuestros ciudadanos que no entienden ni de disputas ni de colores ni de chaquetas políticas”, ha apuntado.

“Esto nos hace reivindicar el espíritu de la transición, que fue capaz por la capacidad de otros políticos de entenderse, llegar a acuerdos y unir voluntades y pensar que juntos éramos y hemos sido más fuertes durante estos más de 40 años. Por eso, desde el corazón de España queremos lanzar este mensaje de unión, hacer país y seguir construyendo el mejor país del mundo”, ha subrayado Díaz Ayuso, que ha recordado cómo el siniestro que se produjo el pasado verano en la zona limítrofe de Castilla-La Mancha con la Comunidad de Madrid, donde las llamas afectaron a municipios como Cenicientos, Cadalso de los Vidrios y Las Rozas de Puerto Real, “demostró que el medio ambiente y el patrimonio natural nos pertenece a todos y tenemos la obligación de dejarlo mejor de cómo lo hemos recibido a las siguientes generaciones”.

Así, con los protocolos firmados queda establecida una Zona de Actuación Conjunta ante Incendios Forestales (ZACIF), una franja de 5 kilómetros de terreno forestal a cada uno de los lados de la línea divisoria entre las regiones. Con este acuerdo, bomberos de la Comunidad de Madrid podrán actuar en uno declarado en zona ZACIF aunque el fuego ocurra fuera en una provincia de Castilla y León o de Castilla-La Mancha sin que estas regiones soliciten expresamente esa intervención.

En caso de declaración de un incendio forestal en un punto de la ZACIF, se nombrará un Mando Único Responsable que, designado por el Gobierno de la región en la que se haya originado el fuego, ejercerá la Dirección Técnica de Extinción y coordinará los efectivos enviados por cada comunidad.

Cuando, en su evolución, el siniestro afecte o pueda afectar al territorio de las dos o tres regiones, el Mando Único Responsable será nombrado de común acuerdo, teniendo en cuenta el sentido de propagación del fuego. Este Mando Único será el encargado de solicitar formalmente la intervención de medios de extinción estatales, si así lo aconsejara la evolución de las llamas.

En el protocolo de prevención y extinción de incendios forestales los Gobiernos subrayan la necesidad de compartir información; tecnología y recursos al objeto de actuar con la mayor celeridad y aportando los medios de extinción disponibles en cada momento.

Los tres Ejecutivos autonómicos se comprometen a activar los servicios necesarios para garantizar el seguimiento, activación, movilización y control de los recursos del operativo de lucha contra incendios. En el caso de la Comunidad de Madrid, esta función la ejercerá el nuevo Centro de Coordinación Operativa del Cuerpo de Bomberos, establecido en la sede de la Agencia de Seguridad y Emergencias Madrid 112 (ASEM112) y dependiente de la Consejería de Justicia, Interior y Víctimas.

Estará en contacto directo con la Central de Incendios de Castilla-La Mancha y el Centro Autonómico de Mando de Castilla y León para, conjuntamente, analizar cada emergencia y optimizar los efectivos asignados a cada servicio sirviéndose, además, de herramientas tecnológicas.

Así, en caso de iniciarse un incendio forestal en la ZACIF, la región que lo detecte alertará inmediatamente al Centro de Coordinación del otro territorio implicado y, de forma simultánea, activará los recursos que considere necesarios. El primer equipo que llegue informará sobre la ubicación y magnitud de la emergencia a su Centro de Coordinación, que contactará a continuación con el de la otra región afectada.

El protocolo establece que, en caso de que una región no dispusiera temporalmente de efectivos de extinción de un fuego en la ZACIF, deberá comunicarlo para que la Comunidad vecina inicie las labores de extinción del fuego. En caso de fuegos declarados en zonas fuera de la franja limítrofe, la solicitud de medios entre servicios de emergencias se formalizará a través de los Centros de Coordinación, enviándose preferiblemente medios aéreos para garantizar una intervención más rápida.

A la actualización de los procedimientos para la gestión de incendios forestales, se le suma también el refuerzo de la coordinación entre sus respectivos centros 112. Debido a la cercanía geográfica y a la orientación de las antenas de telefonía móvil, en ocasiones llamadas de emergencias producidas en un territorio son recibidas por el centro 112 de la región limítrofe.

Para la gestión de estas situaciones, los gobiernos autonómicos de Madrid, Castilla-La Mancha y Castilla y León establecen un régimen de coordinación y cooperación entre centros 112 que, además de facilitar la transferencia de estas llamadas, permite compartir toda la información de las emergencias.

Ese espíritu de colaboración rige también el protocolo firmado por la Comunidad de Madrid y la Junta de Castilla y León para actuar en emergencias en túneles ubicados en áreas limítrofes. El objetivo es extremar la eficacia en intervenciones en materia de protección y asistencia ciudadana que tengan lugar tanto en el interior como en el entorno de estas infraestructuras.

Para la gestión de estas emergencias se establece como canal de comunicación los respectivos centros 112 que, en todo momento, deberán intercambiar información en relación a los incidentes que puedan producirse. Se trata de una cuestión de especial relevancia, puesto que ambas regiones se ubican algunos de los túneles ferroviarios y de carretera -AVE y autopista AP6- más importantes de España por su magnitud y por el tráfico de personas y mercancías que soportan.

En caso de que se requiera de la activación de, al menos, un Plan Territorial de Protección Civil, el protocolo firmado hoy entre la Comunidad de Madrid y la Junta de Castilla y León establece la creación de un comité asesor, un Puesto de Mando Avanzado y un Comité de Dirección, todos ellos vinculados a un objetivo: garantizar la coordinación y la seguridad de las personas y bienes afectados por la emergencia en un túnel.

El acuerdo prevé también mecanismos obligatorios de colaboración con las empresas explotadoras de los túneles, que deberán informar con antelación a ambos gobiernos sobre sus Planes de Autoprotección, estableciéndose procedimientos de comunicación con el Puesto de Mando Avanzado que gestione cada incidente.

La Comunidad de Madrid hace un llamamiento a la población para que se extremen las medidas preventivas con el fin de evitar incendios en el campo coincidiendo con la llegada del período de máximo riesgo de incendio forestal recogido en el Plan INFOMA (Plan Especial de Protección Civil de Emergencias por Incendios Forestales).

Los Cuerpos de Bomberos y de Agentes Forestales de la Comunidad reclaman el máximo cuidado en la utilización de maquinaria agrícola durante las labores propias de la cosecha. Estamos en un periodo donde aumenta el riesgo de que las cosechadoras provoquen, de manera accidental, incendios de vegetación agrícola que pueden convertirse en incendios forestales. Un riesgo que se centra, prioritariamente, en el Este y Sur de nuestra región, donde los terrenos agrícolas de cereal tienen mayor presencia.

Además, se da la circunstancia de que este año la primavera ha sido más lluviosa y menos calurosa que el año pasado, lo que ha provocado que el cereal haya crecido mucho y, por tanto, se haya retrasado su siega con respecto al año 2019, con lo que la campaña de inspección de cosechadoras se extiende durante más en el tiempo.

La campaña de inspección tendrá un dispositivo especial organizado por el Cuerpo de Agentes Forestales, a través de las Brigadas Especiales de Incendios Forestales (BEIF). Esta va a consistir en localizar todas las cosechadoras que estén trabajando en las proximidades de terreno forestal, con el fin de comprobar si sus responsables cumplen las condiciones para utilizar esta maquinaria, según prevé el Decreto 59/2017 INFOMA, e informar a los trabajadores de las medidas preventivas a adoptar.

Este Decreto, entre otras medidas, establece la obligatoriedad, para las cosechadoras que trabajen a menos de 400 metros de terreno forestal, de llevar dos extintores de polvo tipo ABC, de al menos 6 kg cada uno, y dos batefuegos.

Además, en todo momento y a una distancia prudente de la maquinaria, habrá un observador que contará con un equipo de telefonía para comunicar con Emergencias 112 en caso de necesidad. Asimismo, antes de comenzar los trabajos, el observador deberá informar del municipio donde se encuentra, su localización dentro del mismo y el horario estimado de dichos trabajos.

Los agentes forestales identificarán todas las cosechadoras por su marca, modelo y matrícula y recabarán datos sobre el responsable de la operación. También comprobarán que cumplen las condiciones establecidas y lo comunicarán a la Emisora del Cuerpo de Agentes Forestales (ECAF), donde se centralizará la información y se pondrá a disposición del Cuerpo de Bomberos, para que la utilice en la planificación de la ubicación de los diferentes medios de extinción.

Esta información también será de interés para posteriores investigaciones de posibles incendios forestales que realizan las BEIF del Cuerpo de Agentes Forestales. Por otra parte, los Agentes también se encargarán de supervisar que la cosecha del cereal no interfiere con la reproducción de especies protegidas de hábitos esteparios como avutardas, sisones o aguiluchos.

También, los bomberos de la Comunidad de Madrid harán hincapié en el hecho de que, en los terrenos agrícolas situados en la franja de 400 metros de las zonas forestales, cuando se realice una siega o desbroce mecánico, los trabajos deberán comenzar realizando una pasada perimetral a la parcela de, al menos, 8 metros de anchura. Esta labor empezará a hacerse en la parte contraria a la procedencia del viento. Posteriormente, se continuará mediante la realización de fajas perpendiculares a la dirección del viento, iniciando las mismas en la parte contraria y más lejana a la procedencia de éste.

Los días en que la velocidad del viento sea superior a 20 Km/h, la sequedad sea extrema y la superficie a cosechar sea igual o superior a 20 hectáreas, el trabajador deberá contar con un tractor o apero de gradas o similar junto a la cosechadora, que realizará una franja de arado de 10 metros en las zonas limítrofes o más cercanas al terreno forestal tras ser esta cosechada.

Por último, el Cuerpo de Bomberos recuerda a los responsables de los trabajos de la siega la obligación de paralizar los trabajos de manera inmediata si las circunstancias meteorológicas o el estado de la vegetación entrañaran un riesgo cierto de incendio forestal.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas