x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

28
Ene
2020
Ayuso quiere crear una Red de Terapias Avanzadas contra el cáncer PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - Comunidad de Madrid
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por CAMEl 12 de octubre ya está trabajando en la producción de medicamentos para el cáncer hematológico

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha anunciado la puesta en marcha en la sanidad pública regional de la Red de Terapias Avanzadas de Hematología, donde profesionales del SERMAS -Servicio Madrileño de Salud- y la industria farmacéutica unificarán esfuerzos para potenciar este tipo de ensayos clínicos. Asimismo, ha avanzado que las terapias contra leucemias agudas tipo B -que en la actualidad ofrecen los hospitales Gregorio Marañón y Niño Jesús- se extenderán a lesiones medulares a lo largo de 2020. Esto será posible gracias al fármaco denominado NC1, desarrollado en el Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda.

Díaz Ayuso ha visitado el laboratorio del Hospital Universitario 12 de Octubre, que se está preparando para la producción de medicamentos de terapias avanzadas CAR-T que combatan distintos tipos de cáncer hematológico. Hasta la fecha, en la Comunidad de Madrid han recibido este tipo de fármacos 41 pacientes, de los que seis han conseguido la remisión de su enfermedad.

Los medicamentos de terapia avanzada, entre los que se incluyen los denominados CAR-T, están basados en genes (terapia génica), células (terapia celular) o tejidos (ingeniería tisular). Los CAR-T se desarrollan a partir de células del propio paciente modificadas genéticamente en laboratorio para que, después de ser infundidas en el paciente, actúen contra la enfermedad. Su producción es, por el momento, limitada, y deben administrarse en ámbitos sumamente especializados.

“Es emocionante saber que esas terapias funcionan donde los tratamientos convencionales como la quimioterapia han fallado”, ha subrayado la presidenta madrileña –que en el acto ha estado acompañada por el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero-, quien ha recordado que hace escasas fechas “tuvimos la feliz noticia de que un niño de once años afectado por leucemia oyera las siguientes palabras: ‘Remisión completa de la enfermedad’”. Ocurrió en el Hospital Universitario La Paz, y este caso se ha unido a otros cinco pacientes tratados en la sanidad pública madrileña con las nuevas terapias avanzadas CAR-T contra el cáncer hematológico.

Precisamente por ello, Díaz Ayuso ha pedido al Ministerio de Sanidad que autorice a más hospitales madrileños –además del Gregorio Marañón y el Niño Jesús- como centros de referencia nacional para la utilización de estos medicamentos de forma rutinaria, puesto que a nivel regional La Paz y el 12 de Octubre ya tienen aprobación para ello.

“Estamos hablando de pacientes de otras autonomías, de nuestros compatriotas, que hasta hace poco tiempo tenían pocas o nulas oportunidades de supervivencia ante algunos tipos de cáncer o lesiones medulares, y que ahora podrían tener mayores posibilidades de salir adelante”, ha enfatizado. Gracias al desarrollo, implantación y utilización de las terapias CAR-T y a la ‘Unidad de Terapias Avanzadas para Cáncer Infantil’ del Hospital La Paz, la Comunidad de Madrid es pionera en el impulso de la ‘Estrategia Regional de Terapias Avanzadas’.

“Estamos muy orgullosos de los profesionales sanitarios de la Comunidad de Madrid, porque gracias a su dedicación, entrega y vocación estamos consiguiendo avances extraordinarios que contribuyen a mejorar la vida de la gente”, ha dicho Díaz Ayuso, que ha reiterado que “queremos que estén seguros de que el Gobierno regional seguirá apostando por su trabajo”.

Por último, Díaz Ayuso ha pedido la colaboración de la industria farmacéutica, para que investiguen y se instalen en la Comunidad de Madrid, y que se comprometan “de la misma forma que nosotros lo hacemos con la innovación farmacéutica”. En este sentido, ha recordado que la Administración regional dedicó casi 2.400 millones de su presupuesto a la adquisición de medicamentos, lo que supone un 10% de su presupuesto total.

En este sentido, la presidenta ha constatado que en la Comunidad de Madrid “somos un referente nacional e internacional en investigación básica, y contamos con 7.000 profesionales dedicados a actividades de investigación biomédica”. De hecho, los resultados muestran “el altísimo nivel de complejidad y el conocimiento científico-técnico de nuestros profesionales médicos e investigadores”, ha remarcado la presidenta.

La Unidad de Ginecología Oncológica del Hospital Universitario la Paz de la Comunidad de Madrid ha conseguido el Certificado en Cirugía de Cáncer de Ovario Avanzado de la Sociedad Europea de Ginecología Oncológica (ESGO, del inglés European Society of Gynecological Oncology). Esta certificación supone un reconocimiento a la calidad en el tratamiento de esta enfermedad por parte del hospital y sus profesionales. La Paz es el primer centro público de la Comunidad de Madrid en obtenerla y el quinto en el territorio nacional.

El cáncer de ovario es una enfermedad maligna poco frecuente del aparato genital femenino que afecta a unas 13 de cada 100.000 mujeres anualmente en España, pero cuenta con la mayor tasa de letalidad entre los cánceres ginecológicos. Esto se debe en gran medida al diagnóstico tardío de la misma, ya que hasta el 80% de las pacientes son diagnosticadas en fases avanzadas de la enfermedad, cuando la posibilidad de curación de las pacientes es menor.

Uno de los factores esenciales en la supervivencia de las mujeres que lo padecen es el tipo de tratamiento quirúrgico que se les realiza en el momento del diagnóstico, que depende en gran medida de la experiencia del equipo quirúrgico y el centro donde se realiza este tratamiento.

Debido a esto, la Sociedad Europea de Ginecología Oncológica (ESGO), el organismo científico de referencia para cáncer de ovario a nivel europeo, trabaja desde hace cuatro años para establecer unos criterios de calidad en la cirugía del cáncer de ovario avanzado, y así ofrecer el mejor tratamiento y resultados a las pacientes con esta enfermedad.

Entre estos criterios destacan, no sólo el número de casos atendidos por el centro, sino también la presencia de equipos multidisciplinares y profesionales dedicados en exclusiva a esta rama de la ginecología, la monitorización de los resultados y las complicaciones, y la participación en ensayos clínicos y actividad investigadora.

Además la ESGO establece, desde 2016, un sistema de certificación de centros a nivel europeo que cumplen con determinados criterios de calidad para una atención a las pacientes de cáncer de ovario avanzado, que se ha vuelto más exigente y restrictivo desde hace un año.

La Unidad de Ginecología Oncológica del Hospital Universitario La Paz atiende anualmente a unas 50 pacientes con cáncer de ovario avanzado, de las cuales aproximadamente un 90% son operables, y hasta en el 91% de los casos se obtiene una extirpación completa de la enfermedad mediante la cirugía (siendo el mínimo exigido por la ESGO del 50%).

Además, en los últimos tres años La Paz ha participado en 17 ensayos clínicos y ha publicado 11 artículos internacionales en cáncer de ovario en las revistas más prestigiosas. Esto, unido a la estrecha colaboración en el tratamiento con los servicios de Oncología Médica, Oncología Radioterápica, Anatomía Patológica, Radiología, Cirugía General y Urología, hacen que la atención a las pacientes con cáncer de ovario avanzado en el Hospital Universitario La Paz sea una de la pioneras y de mayor calidad a nivel nacional, y haya sido reconocida y certificada a nivel Europeo.

A día de hoy, se sabe que al menos el 10% de los cánceres infantiles tienen su explicación en alteraciones genéticas que acontecen en la llamada línea germinal, es decir, alteraciones presentes en el ADN de todas las células de un individuo. Esta situación puede ayudar a diagnosticar en estadios tempranos de la enfermedad, a ofrecer un consejo genético, y a plantear terapias génicas futuras.

El Hospital Universitario La Paz cuenta con la primera Unidad de Predisposición Genética a Cáncer Infantil (UPGeCI) de la Comunidad de Madrid. Esta unidad, creada en noviembre de 2018, trabaja en mejorar la identificación de aquellos pacientes que presentan ciertas alteraciones genéticas que les hacen susceptibles de desarrollar algún tipo de cáncer durante la infancia.

Durante este tiempo, se han estudiado 58 casos de pacientes y familiares con sospecha de síndrome de predisposición a cáncer. Todos ellos cumplían con los criterios clínicos necesarios considerados por la unidad para realizar el estudio genético. En el 35% de los pacientes, se encontró la causa genética y la mayoría de ellos fueron diagnosticados de retinoblastoma hereditario y leucemia aguda. Estos estudios se elaboran, dependiendo de la patología, empleando varias técnicas genéticas, entre las que se incluye la secuenciación masiva. Para ello, el equipo ha diseñado un panel de 89 genes asociados previamente con predisposición a cáncer pediátrico.

La Unidad de Predisposición Genética a Cáncer Infantil, dependiente de los Servicios de Hemato-Oncología Pediátrica y Oncología Médica, y liderada por los doctores Antonio Pérez y Nuria Rodriguez Salas, está formada por un equipo multidisciplinar compuesto por facultativos de estos servicios así como investigadores del Instituto de Genética Médica Molecular (INGEMM) y personal de Enfermería. La existencia de la UPGeCI ha permitido mejorar el diagnóstico genético, ofrecer consejo genético tanto a pacientes como a sus familiares, y llevar a cabo un estrecho seguimiento en determinados casos en los que no se habría podido hacer en otra circunstancia.

Una parte del equipo de UPGeCI, además de trabajar en la parte asistencial, desarrolla sus propias líneas de investigación no sólo relacionadas con la predisposición genética sino también con la identificación de biomarcadores genéticos de respuesta a fármacos. Estos estudios ayudan principalmente a la búsqueda de “dianas moleculares” enfocadas hacia una medicina personalizada y de precisión, especialmente de gran utilidad en aquellos pacientes que recaen o son refractarios a las terapias convencionales. Gracias a este tipo de análisis genético, en este último año, varios pacientes con mala respuesta a los tratamientos convencionales y sin alternativas terapéuticas han podido beneficiarse de tratamientos dirigidos e individualizados basados en la genética del tumor llegando a alcanzar remisión completa de su enfermedad.

El apoyo a la investigación de organizaciones como la Fundación CRIS Contra el Cáncer es fundamental para el desarrollo de este tipo de proyectos de genética del cáncer pediátrico, que ponen de manifiesto la necesidad de continuar con un abordaje multidisciplinar, de personal altamente especializado, que combinan la asistencia clínica junto con la investigación con el fin de mejorar el diagnóstico, el tratamiento y el pronóstico del cáncer infantil.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas