x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

18
Abr
2018
Rebajan a entre uno y cuatro años la condena del hombre acusado de matar a Don Ramón PDF Imprimir E-mail
TorreNews - Sucesos Torrejón
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

El jurado popular lo considera culpable de un delito de homicidio imprudente

El jurado popular encargado de juzgar al chico de 19 años acusado de matar a Don Ramón, un anciano de 81 años cuando intentaba cruzar un paso de peatones en la Avenida de Fresnos de Torrejón, decidía ayer considerarlo culpable de homicidio imprudente, lo que rebaja los doce años de cárcel pedidos por el fiscal a entre uno y tres años de prisión. Esta condena por homicidio imprudente era exactamente la que había pedido la defensa del joven.

Ahora será el juez el encargado de fijar la pena exacta, pero siempre teniendo en cuenta la valoración del tribunal popular, que, por unanimidad, consideraba que la muerte del anciano se había producido por accidente.

Tal y como relataba el representante del Ministerio Público en su escrito de calificación penal elevado a la Sala, sobre las 12:10 horas del 23 de mayo de 2017, un hombre, de 81 años de edad, de complexión débil y ayudado con un bastón, comenzó a cruzar despacio un paso de peatones en la Avenida de Los Fresnos de la madrileña localidad de Torrejón de Ardoz.

Cuando éste había alcanzado la mitad del paso de cebra, el acusado, de 18 años de edad en el momento de los hechos, conduciendo un Citroen C-3, quien iba acompañado en el asiento de copiloto de una mujer no identificada, irrumpió a gran velocidad en dicho paso sin respetarlo. El octogenario le recriminó su conducción temeraria alzando las manos con el bastón y dando voces. Por su parte, José María P., conductor novel, dado que llevaba el distintivo de la letra L en su vehículo, detuvo bruscamente el automóvil y se apeó. A continuación se inició una agria discusión entre ambos en el transcurso de la cual el procesado, de 1,80 cm. de altura, propinó un fuerte puñetazo en la cara a su víctima, de poco más de 1,60 cm. de altura. Como consecuencia de la agresión el anciano cayó de espaldas y se golpeó la base del cráneo contra el suelo. El agredido quedó en el piso inconsciente mientras el agresor se daba a la fuga.

Debido al fuerte golpe, el octogenario sufrió un estallido craneal y falleció a las 13:20 horas, sin que pudiera ser reanimado por los servicios médicos de urgencia que se desplazaron con inmediatez al lugar de los hechos.

Sin embargo, en la vista ni el SUMMA ni los agentes de la Policía Judicial acreditaron que el cadáver de don Ramón presentase lesiones en el rostro, algo que contradecía el testimonio de varios testigos que afirmaban haber visto como el acusado le daba un fuerte puñetazo en el rostro. Uno de ellos llegaba a calificar el golpe como “un puñetazo de boxeo en la boca que le noqueó”.

La versión de los hechos de los testigos contrastaba con la que daba el acusado, que afirmaba haber retirado el bastón al anciano, lo que provocaba que trastabillase y cayese al suelo golpeándose en la nuca.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar







































































Telescopio TV

A Todo Color



































Noticias Relacionadas