x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

04
Jul
2019
Las Escuelas Polideportivas que expulsaron al niño con autismo tienen seis monitores para cerca de quinientos niños PDF Imprimir E-mail
TorreNews - Sociedad Torrejón
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Marcos se incorporaba ayer a las Colevacaciones en uno de los colegios de la localidad

Desde hace dos días en Torrejón no se habla de otra cosa. Y es que la expulsión, de Marcos, un niño de seis años con TEA de las Escuelas Polideportivas ha sido portada de medios de todo el país. Especialmente interesante resulta el reportaje que dedicaba el diario El Español en la jornada de ayer, pues da un dato que explica bien todo lo ocurrido. Según el diario, que cita a la propia familia del niño, las Escuelas Polideportivas del Joaquín Blume sólo tienen seis monitores.

El campamento, gestionado directamente por el Ayuntamiento de Torrejón a través de la Concejalía de Deportes, está dividido en cuatro periodos de una semana, más otros dos especiales de tres días, a lo largo del mes de julio, por los que, según el propio Consistorio, pasan más de mil niños cada verano.

En concreto, el momento de mayor afluencia de niños es la primera quincena de julio, cuando, según el Consistorio, pasan más de ochocientos. Así, los datos oficiales hablan de 727 alumnos apuntados en 2016 durante la primera quincena; y 812 en 2017. En 2018 no se dieron datos desglosados, pero sí el global de más de 1.600 alumnos durante todo el mes de julio.

Volviendo al reportaje de El Español, repasa exactamente todo lo ocurrido con Marcos durante la pasada semana. Según sus padres, apuntaron al niño explicando a los técnicos que estaba diagnosticado de TEA e hiperactividad, algo que no resultó ningún problema a la hora de formalizar la matrícula.

Con el comienzo del campamento, la cosa se complicó, pues una de las monitoras explicó a los padres que no tenían monitores para cuidar del niño, pues había muchos otros niños. En concreto, los padres desvelan que eran seis monitores para cientos de niños, lo que convertía dejarlos en el Joaquín Blume en “una auténtica batalla campal”.

Tras lo ocurrido con Marcos, la familia se puso en marcha, denunciando en redes sociales y a través de Telemadrid la situación el pasado martes. Tras ver la noticia abriendo los informativos, el Gobierno Local se ponía en contacto con la familia, ofreciéndoles participar en las Colevacaciones que gestiona una empresa en los colegios Seis de Diciembre y Andrés Segovia, y que es dependiente de la Concejalía de Educación. La familia aceptaba la propuesta, y Marcos se incorporaba ayer al nuevo campamento que tendrá lugar también durante todo el mes de julio.

 

Enlace: Noticia publicada por El Español

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Telescopio TV

A Todo Color



































Noticias Relacionadas