x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

28
Feb
2018
Las trabajadoras de la residencia de Mancha Amarilla denuncian un recorte de 180 euros en su salario PDF Imprimir E-mail
TorreNews - Sociedad Torrejón
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Según cuentan, quieren incluirlas en el convenio nacional, dejando sin efecto el regional

Pocas horas después de que se firmase la paz entre trabajadores y empresa en Selecta, estallaba otro conflicto laboral en Torrejón, y éste con repercusiones públicas. Y es que las trabajadores de la Residencia de Mayores Amavir de Mancha Amarilla se concentraban ante las puertas denunciando un recorte en sus salarios de entre 50 y 180 euros, consecuencia de que la empresa ha dejado de cumplir el convenio regional, suscribiéndose al convenio nacional.

Así, tal y como explicaban las trabajadoras, pasarán a cobrar unos 750 euros al mes, además de ver recortados sus derechos laborales. Los “recortes”, según cuentan, afectarán a la plantilla, compuesta por auxiliares, enfermeras, trabajadoras sociales, terapeutas, médicas, recepcionistas y personal de limpieza, y supondrán, entre otras cosas, que no se les reconozcan ni “pluses” ni trienios.

Y es que la situación de la residencia de Mancha Amarilla ha cambiado mucho desde su inauguración en el año 2005. Construida por la Comunidad de Madrid dentro del Plan de Velocidad, el modelo de gestión era idéntico al que años después se pondría en marcha en el Hospital de Torrejón: la localidad cedía un espacio público para que una empresa, Adavir, construyera la residencia encargándose de su gestión durante 50 años, y, a cambio, la Comunidad se comprometía a concertar una serie de plazas durante los años del contrato, al final del cual, la gestión y el edificio volverían a ser enteramente públicos.

Pero el sector de cuidado de mayores también sufrió la crisis, y las empresas del sector no tenían más remedio que fusionarse para salir adelante. De tal forma, Adavir se unía a Amma dando lugar a Amavir, nombre con el que el nuevo grupo opera desde hace unos meses. Precisamente es ese convenio conjunto el que supone recortes para las trabajadoras.



 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar







































































Telescopio TV

A Todo Color



































Noticias Relacionadas