x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

19
Mar
2020
Mueren once ancianos por coronavirus en residencias de Morata y Barajas PDF Imprimir E-mail
Zona Este - Morata de Tajuña
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por CAMSATSE explica que la situación en las residencias es "crítica"

Tan sólo 24 horas después de conocer lo ocurrido en la Residencia Monte Hermoso, donde han muerto ya 17 ancianos, saltaba la noticia de muertes en otras dos residencias de la región, y esta vez muy vinculadas con la Zona Este. Así una residencia de Morata sumaba cinco fallecidos, seis ancianos hospitalizados y varios en aislamiento en los últimos diez días.

Tras conocer la noticia, el Consistorio morateño emitía un comunicado en apoyo a los trabajadores del centro: "A raíz de las noticias aparecidas en algunos medios de comunicación sobre los fallecidos por coronavirus en la Residencia ‘Virgen de la Antigua’ de la Fundación Mac-Crohon, el Ayuntamiento de Morata quiere mostrar, en nombre de todos los vecinos, sus condolencias a los familiares, así como nuestro apoyo a los trabajadores del centro", explicaba el Ayuntamiento morateño.

"Desde que saltaron las primeras alarmas, el Consistorio ha estado en permanente contacto con la dirección general de Infraestructuras Sanitarias de la Comunidad de Madrid, la dirección del Centro de Atención Primaria Local, el Hospital del Sureste, el Hospital del Gregorio Marañón y las tres residencias de la localidad para ayudar en todo lo posible en esta situación. Desde el Ayuntamiento estamos convencidos de que, en todo momento, los trabajadores de las residencias han hecho todo lo que estaba a su alcance para revertir esta situación, que, desafortunadamente, afecta a todo el país y muy especialmente a nuestros mayores. En todas las residencias se están cumpliendo los protocolos de seguridad, especialmente en la Residencia ‘Virgen de la Antigua’, aislando a todos los residentes en sus habitaciones. Medidas que multiplican la labor diaria de los trabajadores de estos centros y que se suman a las tareas de limpieza", resumen.

"Es por ello, que, con el objetivo de aligerar a los trabajadores de parte de su carga de trabajo, a la vez que nos aseguramos de que las residencias estén en las mejores condiciones, el Equipo de Gobierno, de la mano de la oposición, decidió, este miércoles, destinar todos los recursos económicos que estén a nuestro alcance para paliar la situación. La primera medida será la desinfección integral de las tres residencias, que comenzará este jueves en las residencias ‘Virgen de la Antigua’ y ‘La Torre’, y que llegará el viernes a la residencia ‘Isla Taray’. Asimismo, el Ayuntamiento colaborará con las labores de limpieza de la Residencia ‘Virgen de la Antigua’, a través de la contratación de una empresa especializada, para minimizar el impacto de las bajas de personal que padece este centro, tal y como nos han trasladado desde la dirección. Somos conscientes del esfuerzo que han hecho los responsables del centro para la contratación de un médico para suplir la baja de la facultativa titular, dadas las actuales circunstancias de falta de sanitarios. El fallecimiento de varios de los residentes de la Residencia ‘Virgen de la Antigua’ nos llena de pesadumbre, pero ahora no es el momento de las cifras. Cada vecino que nos ha dejado es un drama para esta localidad. Pero, son las autoridades sanitarias las encargadas de informar sobre la evolución de esta crisis sanitaria en todos los municipios. Desde el Ayuntamiento queremos hacer un llamamiento a los familiares de los residentes, entendiendo la incertidumbre de no poder comunicarse con ellos, apelando a su comprensión para que, en la medida de lo posible, faciliten a los profesionales su labor diaria con los residentes y agradeciendo su colaboración. Por último, este Ayuntamiento quiere mandar un mensaje de ánimo y nuestro deseo de pronta recuperación a todos los afectados. #JuntosSomosFuertes", explica el Consistorio.

"El Ayuntamiento de Morata de Tajuña destinará todos los recursos económicos posibles frente al coronavirus. Un acuerdo en el que van de la mano el equipo de gobierno y la oposición y que se materializará en, una primera fase, en la desinfección integral de las tres residencias de mayores de la localidad. El compromiso del consistorio es claro: colaborar en la mejora de la situación de los más mayores que viven en las residencias La Torre, Isla Taray y Virgen de la Antigua. Especialmente en esta última, donde el coronavirus ha llegado con más virulencia. Con este fin, desde hace más de 10 días, el Ayuntamiento está en permanente contacto con la dirección general de Infraestructuras Sanitarias de la Comunidad de Madrid, la dirección del Centro de Atención Primaria Local, el Hospital del Sureste y las tres residencias. “Diariamente evaluamos la situación con los responsables de las tres residencias y siempre que nos han pedido apoyo hemos respondido”, ha explicado el alcalde, Ángel Sánchez.

"En este sentido, ante la necesidad manifestada por la dirección de la residencia Virgen de la Antigua, el Ayuntamiento colaborará además con las tareas de limpieza de este centro, a través de la contratación de una empresa. “Lo que siempre va a hacer este Ayuntamiento es seguir las directrices que se vayan marcando desde el Estado y la Comunidad de Madrid para ir todos a una”, ha comentado el primer edil.

"Desde el Ayuntamiento se quiere recordar que los datos sobre posibles casos positivos de COVID-19 o afectados están bajo la ley de Protección de Datos, y que las estadísticas sólo pueden ser facilitadas por las autoridades sanitarias. Junto con esta decisión, el Ayuntamiento de Morata de Tajuña comenzó, este lunes, una campaña de desinfección de las zonas más concurridas del municipio, así como de los puntos más sensibles como el centro de salud o las entradas a los comercios que permanecen abiertos. Medidas que se suman al Plan de Voluntariado Contra el Coronavirus, integrado por diversas asociaciones, y que ya está en marcha para ofrecer servicios a aquellas personas más vulnerables.

Pero no es el único caso conocido en las últimas horas. La residencia que gestiona Mensajeros de la Paz en Barajas pedía ayuda urgente a la Comunidad para hacer frente a la epidemia, que ya se ha cobrado, al menos seis vidas en los últimos días. "El Padre Ángel, presidente de Mensajeros de la Paz, ha agradecido la rápida respuesta que los responsables de la Comunidad de Madrid han tenido ante su llamamiento tras la muerte de cuatro residentes por coronavirus en una de las residencias de Mensajeros. La residencia Montserrat de Caballé tendrá 500 mascarillas más para hacer frente al coronavirus", explicaba Mensajeros de la Paz.

“Tengo que dar las gracias públicamente -añadió- a la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, así como a los responsables dell Área de Bienestar Social, de Mayores y Sanidad por su rápida respuesta ante la llamada que hicimos esta mañana".

El padre Angel añade: "Estamos francamente preocupados por los mayores de nuestras residencias porque son un colectivo al que este virus afecta de manera más violenta y queremos poner todos los medios de los que disponemos para evitar fallecimientos".

"Por eso -señala el padre- es importante sentirnos respaldados por los responsables públicos, como ha sido el caso. Quiero trasladar un mensaje de tranquilidad a los familiares de los residentes y agradecer el esfuerzo humano de nuestros trabajadores, que sólo nos piden  confianza y tranquilidad. Entre todos, vamos a ganarle la batalla a este virus”.

La Comunidad de Madrid ha intensificado las medidas de control en todas las residencias de mayores, reforzando así el cuidado que la Dirección General de Salud Pública efectúa ya en esta materia. De esta manera, el examen diario de la situación en cada centro residencial de la Comunidad de Madrid (incluidos los privados) lo realizará el personal del Centro de Control de Calidad e Inspección de la Consejería de Políticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad (CIRA). Estos trabajadores se encargan de realizar las inspecciones ordinarias a todos los centros residenciales de la región.

Asimismo, la Dirección General de Atención al Mayor ha enviado un comunicado a las residencias dependientes de la Comunidad de Madrid, donde se les pide que faciliten diariamente la comunicacion entre los usuarios y sus familiares, mediante conversaciones telefónicas o telemáticas. En el caso de que esta interlocución no pueda realizarse, se designará una persona para informar cada día a su familia.

El objetivo es permitir que tanto los residentes como sus familiares estén en constante comunicación y se sientan reconfortados, tras las restricciones de las visitas impuestas para reforzar la protección y evitar contagios en este colectivo especialmente vulnerable al coronavirus.

Por otro lado, desde el inicio de la crisis la Comunidad de Madrid viene reclamando la necesidad de contar con los equipos de protección individual frente al coronavirus, tanto para el personal que trabaja con las personas mayores como para aquellas que han sido infectadas. Por ello, el Gobierno regional hace de nuevo un llamamiento para que el Ministerio de Sanidad envíe el material necesario para seguir atendiendo a estas personas, especialmente vulnerables al Covid-19.

Desde el inicio de la crisis del coronavirus, la prioridad de la Consejería de Políticas Sociales ha sido la protección a las personas mayores, un colectivo especialmente vulnerable al Covid-19. Para ello, siempre en coordinación con la Dirección General de Salud Pública, se envió el día 6 de marzo a cada centro residencial de la Comunidad de Madrid un protocolo de actuación para prevenir y actuar en casos de contagio del virus.

Entre las medidas que dicta este protocolo se encuentran el aislamiento de las personas que den positivo, así como la habilitación de espacios comunes y salas de estar para estas personas, evitando que estos realicen las comidas en los comedores colectivos.

También se establece la dotación a cada uno de estos usuarios de una mascarilla quirúrgica, a quienes se les da instrucciones acerca de las medidas de prevención contra el virus, teniendo en cuenta siempre el nivel cognitivo y capacidad de colaboración de cada persona. Asimismo, se efectúa con frecuencia una limpieza y desinfección del mobiliario y de los objetos en contacto con los usuarios, y se limitan los traslados y desplazamientos de los usuarios entre zonas y dependencias del propio centro, a fin de evitar la transmisión vírica.

Todos los centros residenciales con financiación pública de la Comunidad de Madrid cuentan con personal especializado, de manera que hay al menos un médico en cada centro, así como un número determinado de personal de atención directa en las distintas categorías profesionales. La Comunidad de de Madrid agracede el esfuerzo que realizan todos los profesionales que trabajan en los centros residenciales, que muestran cada día un compromiso absoluto con la salud de las personas atendidas en los centros.

CCOO de Madrid ha trasladado en numerosas ocasiones, y de forma insistente, –la última, la semana pasada– a la Consejería de Política Social de la Comunidad de Madrid su preocupación por la precaria situación en las residencias de mayores y por las dificultades para garantizar las medidas de seguridad. “Es cierto que se trata de una situación excepcional y, por tanto, es con medidas extraordinarias y excepcionales como hay que resolver este grave problema en un ámbito de especial vulnerabilidad para usuarios y para trabajadoras”, reclama Ana González, secretaria de Política Social y Diversidad de CCOO de Madrid.

CCOO advierte que la mayoría de la residencias no dispone de equipos de protección individual (EPIs) y que los escasos materiales con los que cuentan no se distribuyen con criterios sanitarios a la plantilla. “Es un sector, como hemos denunciado reiteradamente, muy precario y altamente privatizado. Es urgente buscar soluciones en la situación de emergencia actual”, señala Ana González.

Según el sindicato, existen trabajadoras en situación de baja que no han sido sustituidas y las empresas que pretenden cubrirlas tienen dificultades para encontrar profesionales. Precisamente, la alta parcialidad del sector es una de las causas de la precariedad laboral que sufre el personal de las residencias de mayores.

Es un ámbito sociosanitario que trabaja de forma asistencial e intensiva con la población más vulnerable, como son mayores y dependientes, y por ello debe ser un sector prioritario. Incluso hay residencias que se están medicalizando para dar cobertura a las personas mayores ante el colapso hospitalario. “Por tanto, debe ser un ámbito preferente para la Administración, inspeccionar lo que está pasando y exigir la colaboración de las empresas”, concluye Ana González.

El Sindicato de Enfermería en Madrid ha denunciado la grave situación por la que están atravesando las enfermeras y enfermeros de la Comunidad de Madrid debido a las duras condiciones en las que están realizando su trabajo. Por tal motivo, ha solicitado que se ponga en marcha un dispositivo de ayuda psicológica, que dé atención a los profesionales que lo requieran.

SATSE Madrid lleva años denunciando la falta crónica de enfermeras en las residencias públicas de mayores dependientes de la Agencia Madrileña de Atención Social (AMAS). Carencia que, en estos momentos, es particularmente grave dada la falta de enfermeras y enfermeros en la Comunidad de Madrid.

Recesvinto Valiente, delegado de SATSE Madrid en el AMAS y enfermero en una residencia pública de mayores, explica que la situación es crítica. “Faltan enfermeras y no pocas. La realidad es que las residencias públicas de mayores, que dependen del AMAS, están en una situación inaceptable por la falta de enfermeras y enfermeros”.

A la falta de estas profesionales se une la ausencia casi total de Equipos de Protección Individual (EPIs), básicos para prevenir contagios entre los miles de residentes de las residencias públicas de mayores. “Las enfermeras y enfermeros, explica Valiente, podemos convertirnos en foco de transmisión del Covid-19 y la propagación en una residencia es rapidísima. Aunque la desinfección es diaria, los sillones o los pasamanos son vehículo de transmisión de la enfermedad que es imposible de controlar, siendo los propios profesionales de Enfermería los que la pueden propagar ante la ausencia de EPIs”.

Recesvinto Valiente afirma, sin dudar, que “hay residencias donde están mal y en otras, peor. No hay ninguna donde no falte material. Las Enfermeras tienen que buscarse por sus propios medios algunos elementos de protección, ya que nadie de la Consejería se lo facilita”.

La cruda realidad, que Valiente ratifica por su contacto con las enfermeras y enfermeros de las residencias públicas, es que no se está siendo transparente en cuanto a la información sobre los profesionales contagiados o en aislamiento preventivo. Hay miedo y no sólo entre los residentes, todos población de riesgo, sino también entre los propios trabajadores que tienen familia e hijos a los que temen contagiar”.

La realidad es que, al igual que pasa en los centros dependientes del Sermas, hay enfermeras y enfermeros con síntomas leves que pudieran ser compatibles con los producidos por el Covid-19 pero que, ante la ausencia de pruebas que lo certifiquen, siguen trabajando y cuidando de los residentes en estas residencias públicas de mayores. “Pedimos que se hagan pero no se realizan”, finaliza Recesvinto Valiente.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas