x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

19
Abr
2020
Los distritos de Madrid también ponen en marcha medidas para luchar contra el coronavirus PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - Madrid
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por Ayuntamiento de MadridLas Juntas de Distrito hacen balance de las actuaciones llevadas a cabo durante el primer mes del Estado de Alarma

La concejala de Chamartín, Sonia Cea, ha mantenido una reunión telemática con los portavoces de los grupos municipales del distrito con el fin de informar sobre las acciones que se están desarrollando desde la junta municipal durante el estado de alarma decretado por el Gobierno central.

Para paliar el impacto de la crisis causada por el coronavirus, la junta municipal ha realizado un contrato de emergencia con el que poder atender a un mayor número de personas en situación de vulnerabilidad mediante el reparto a domicilio de comidas diarias. En el transcurso de la junta de portavoces, la concejala, se ha comprometido a incrementar la dotación del contrato a medida que aumenten los casos de necesidad en la población de Chamartín.

Cea ha destacado la intensa labor de los Servicios de Ayuda a Domicilio (SAD) o Teleasistencia, que están realizando en menos de 24 horas las nuevas altas de servicios valorados como necesarios.

Debido a la crisis causada por la COVID-19 sobre la población, especialmente sobre sobre los sectores más vulnerables, la concejala ha informado de que desde el primer momento en que surgió esta crisis y se cerraron los colegios y los centros municipales de mayores, entre otros equipamientos, el Departamento de Servicios Sociales del distrito ha venido realizando una tarea proactiva con el fin de detectar a todas aquellas personas y familias en situación de vulnerabilidad social y atender sus demandas de modo urgente.

En este sentido, ha subrayado la labor de seguimiento mediante teletrabajo que está realizando el personal del Centro de Servicios Sociales de Santa Hortensia, el de los centros municipales de mayores y el del Centro Social Comunitario Colonias Históricas con aquellas personas mayores y familias con menores a su cargo que previamente recibían ayudas de comedor. Además, se ha atendido a un total de 197 nuevos casos que requieren una solución de urgencia.

Actualmente, existe una red de ayuda mediante la colaboración activa entre servicios sociales del distrito y las diferentes asociaciones, parroquias y entidades locales que colaboran en la  detección de casos de especial vulnerabilidad. Además, se ha puesto en marcha una ‘cuadrilla vecinal’, integrada por la concejala, asesores, vocales vecinos y los vecinos de Chamartín que  quieran sumarse, para llevar a cabo acciones de voluntariado. En la reunión, Sonia Cea ha trasladado la invitación para que todos aquellos grupos políticos que quieran participar, se unan a la iniciativa y ha anunciado la próxima realización de dos nuevas campañas orientadas a extender esta red de ayuda y centradas en los niños, las familias necesitadas y los mayores del distrito.

Durante el encuentro, la concejala ha transmitido a los portavoces la importancia de “trasladar un mensaje de unión a la ciudadanía, que estamos trabajando juntos en esto al margen de colores y partidos políticos para que la totalidad de Chamartín salga adelante”. Del mismo modo, Cea ha agradecido el carácter propositivo y colaborativo de los diferentes grupos políticos por las diversas acciones que le han hecho llegar.

El distrito de Arganzuela ha celebrado, a través de videoconferencia, una reunión con los portavoces de los grupos políticos en la que su concejala, Cayetana Hernández de la Riva, ha rendido cuentas de la gestión llevada a cabo durante estas últimas semanas, en un momento de excepcionalidad como consecuencia de la crisis sanitaria de la COVID-19.

Entre los principales asuntos que ha detallado están el mantenimiento de los contratos de servicios de todas las escuelas infantiles del distrito y la realización de dos contratos de emergencia social como prioridad absoluta para paliar las necesidades de las personas más vulnerables, que incluyen el envío de 240 menús diarios a domicilios de este colectivo desfavorecido y a las personas mayores usuarias de los comedores de los centros de mayores.

Las labores de suministro de estos contratos contemplan el envío de cestas de la compra a 200 familias del distrito en situación de necesidad y dan respuesta a las demandas que se presentan a través de los cauces telefónicos y telemáticos de la junta. Además, el distrito colabora con el Banco de Alimentos, derivando también algunas demandas al Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social.

Según ha explicado Hernández de la Riva, la junta municipal está respondiendo con agilidad a los problemas que esta crisis sanitaria ha planteado, para lo que, por ejemplo, el pasado 26 de marzo, puso a disposición del área social del Ayuntamiento el Centro Deportivo Municipal Marqués de Samaranch como albergue para 148 personas sin hogar derivadas de SAMUR Social.

Además, la concejala se ha puesto en contacto personalmente con diversas empresas y entidades que están donando una gran cantidad de alimentos y material sanitario para el distrito.

El concejal de la Junta Municipal de Centro, José Fernández, ha subrayado, en la reunión por videoconferencia que ha mantenido con los portavoces de los grupos en el distrito, la necesidad de volcar en estos momentos los esfuerzos en los servicios sociales que son los que, desde la junta, están en la primera línea de batalla para ofrecer soluciones a los colectivos más vulnerables. Fernández ha destacado que “no sólo la administración más cercana al ciudadano está siendo protagonista en la actual emergencia social y hay que reconocer que toda la sociedad está dispuesta a prestar su ayuda y su aliento al vecino que más lo necesita, puesto que Madrid es una gran ciudad solidaria y luchadora y sus ciudadanos son su motor”.

El concejal de Centro ha resaltado que uno de los colectivos más importantes es el de nuestros mayores, personas que ahora nos necesitan y “si ellos nos lo dieron todo, estos momentos son fundamentales para que estar a su altura, hay que cuidarlos y protegerlos”.

Además, ha tenido un especial recuerdo para las familias que han perdido a un ser querido a causa del coronavirus en un momento en el que “la crueldad de la soledad es especialmente dura” y ha agradecido a todos aquellos colectivos y personas que prestan sus servicios en los ámbitos esenciales, que permiten al resto de la población cumplir con el confinamiento.

José Fernández ha explicado las líneas principales de actuación en torno a cinco ámbitos: ayudas económicas; comidas a domicilio; entrega y distribución domiciliaria de lotes de alimentos;  asistencia a colectivos vulnerables, mayores y órdenes religiosas y la suspensión de tasas para el Rastro, terrazas y veladores.

Entre el 24 de marzo y el 7 de abril se han decretado en Centro 126 ayudas para atender las necesidades básicas de alimentación, con lo que se ha transferido a 126 familias un total de 54.000 euros, de los que se han beneficiado 350 personas.

Para dar respuesta a las actuales necesidades, desde el comienzo del estado de alarma el distrito ha puesto en marcha dos nuevos contratos de emergencia: de elaboración y entrega a domicilio de comidas para personas vulnerables y de distribución de lotes de alimentos a hogares.

El reparto de comidas se inició el 19 de marzo con la entrega a 20 personas y actualmente se sirve diariamente a 290. Hasta el pasado día 12 de abril se sirvieron un total de 5.150 comidas.

Desde el 1 de abril, a través de un contrato de emergencia, el supermercado Carrefour distribuye a las familias más vulnerables lotes variados de alimentos (leche, lácteos, cereales, galletas, pastas, frutas, pescados, carnes, productos de higiene). En función del número de miembros que componen las familias hay cinco tipos de lotes. También se contemplan otras necesidades, por ejemplo, si hay bebés en las familias se incluye leche, potitos y pañales o, si la familia es de religión musulmana, se sustituyen los productos derivados del cerdo por otros. Así, entre el 3 y el 11 de abril se han entregado 180 lotes de estas características a diversas familias, beneficiando a 613 personas

Por otro lado, toda la financiación que está generando la Junta Municipal del Distrito de Centro está orientada a los servicios sociales, además de colaborar con el resto de entidades que están realizando una importantísima labor de voluntariado a través del reparto de las donaciones de alimentos que recibe el Ayuntamiento de Madrid. De los contratos que gestiona la junta, 15 de ellos continúan su prestación directamente o han modulado su objeto para garantizar los puestos de trabajo, mientras que ocho se han suspendido a petición de las empresas y cumpliendo el real decreto del Gobierno central.

El cierre de establecimientos y las consiguientes consecuencias para sus trabajadores conlleva diversas líneas de apoyo a comerciantes y hosteleros en las que el Ayuntamiento de Madrid es pionero. Esas ayudas incluyen, entre otras, la exención de tasas. En el caso de los comerciantes del mercado más famoso de Madrid, el Rastro, se ha decidido suspender la tasa de ocupación del dominio público a todos sus puestos durante el tiempo que no realicen su actividad. Una medida que se aplica también en el caso de terrazas y veladores.

Según ha explicado José Fernández, la Junta Municipal de Centro ha venido trasladando información relevante tanto a los grupos políticos municipales, a las asociaciones de vecinos y comerciantes, así como a las entidades que prestan servicios a los colectivos más vulnerables para que ningún vecino se quede atrás.

Por parte de la junta se está manteniendo una atención especial a las residencias de mayores y a los conventos a las que se reconoce la gran labor que están realizando, así como la profesionalidad y entrega hacia los demás. En este sentido, se mantiene el contacto personalizado para conseguir sobre todo los equipos de protección  individual adecuados para evitar contagios.

La Policía Municipal y la Nacional están vigilando activamente en Centro cualquier hecho relacionado con violencia machista, si bien no se ha detectado un repunte desde la declaración del estado de alarma.

Respecto a la atención a las personas sin hogar se ha venido realizando una importante labor de atención y concienciación a través de SAMUR Social y Policía Municipal para que la mayoría aceptasen pasar este confinamiento en los lugares habilitados por el Ayuntamiento. De las 49 actuaciones realizadas, se han efectuado 61 traslados a IFEMA y al Polideportivo Marqués de Samaranch, donde SAMUR Social y la Unidad Gestión de la Diversidad ha tenido una labor destacada, si bien sigue existiendo una concentración de personas en el entorno de la plaza Mayor.

El concejal de Centro ha finalizado esta reunión expresando su deseo de sumar esfuerzos, remar juntos y actuar con optimismo para superar esta grave crisis sanitaria. Cuando acabe esta situación, ha dicho, “el distrito de Centro y Madrid en general volverán a sonreír y a moverse como siempre han hecho”.

La Junta Municipal del Distrito de Usera ha puesto en marcha cinco contratos de emergencia para atender a los mayores y a las familias más vulnerables, a los que se les lleva comida a domicilio y cestas de la compra mensuales. Así lo ha explicado la concejala, Loreto Sordo, en la reunión por videoconferencia que ha mantenido con los portavoces de los grupos del distrito, en la que ha dado cuenta de todas las actuaciones llevadas a cabo en la junta municipal para hacer frente a la crisis por COVID-19.

La concejala de Usera ha destacado que la junta es “consciente de que los vecinos del distrito necesitan en estos momentos una atención y unos recursos específicos para cada tipo de necesidad y hacer frente a esta crisis que golpea especialmente a personas mayores y familias en riesgo de exclusión”.

Durante el periodo del estado de alarma, se han establecido medidas extraordinarias, nuevos recursos que han permitido atender a más de 4.000 personas desde los servicios sociales de la junta, contratos de emergencia como el de servicio de comidas a domicilio que diariamente sirve 1.250 comidas o la entrega de más de 300 cestas de la compra para familias. Estos contratos, ha subrayado la concejala, “estarán vigentes mientras se mantenga la situación actual y es posible su ampliación si se detectan más familias que los necesiten”. Sordo ha explicado también que “continuamos atendiendo a nuestros vecinos a través de los servicios de teleasistencia y ayuda a domicilio incorporando nuevos usuarios, seguiremos esforzándonos para llegar a quienes más lo necesitan”.

La semana pasada, además, se inició una campaña de difusión de los servicios sociales con el lema ‘Cuida de tu vecino. Si conoces a alguien que te necesite, ayúdale’, con la distribución de 5.000 carteles, repartidos por los portales y tiendas abiertas, como farmacias y supermercados, de todos los barrios del distrito. Los carteles incluyen los teléfonos y direcciones de correo electrónico de los servicios sociales para acercar estos recursos a familias que no son usuarios habituales del sistema de protección social pero que pueden necesitarlo en un momento como el actual.

Los servicios sociales de la junta municipal de Usera se han volcado desde el primer momento en la atención de todas las personas que lo han necesitado y han establecido protocolos de atención telefónica y telemática para llevar a cabo programas de apoyo a personas mayores, a quienes realizan un seguimiento individualizado, más intenso en los casos de mayores solos. Se han reorientado los programas de Animación Sociocultural y Terapia Ocupacional que mantienen un contacto diario con los mayores, a los que se envían tareas que pueden realizar desde su domicilio con el fin de estimular su vertiente física, cognitiva, manual y emocional.

Desde el inicio de la crisis se han establecido contactos semanales con las principales entidades del distrito, ha explicado Sordo, las juntas de los centros municipales de mayores, asociaciones de vecinos, colegios y escuelas infantiles, parroquias, residencias y ONG, como Cáritas “para coordinar las acciones y optimizar los esfuerzos, de manera que garanticemos que nadie que lo necesite se quede sin ayuda”.

La campaña #Usera Solidaria puesta en marcha por la Junta ha conseguido recabar el apoyo de cientos de vecinos de Usera que van a ayudar en diferentes iniciativas, como reactivar el reparto de alimentos en puntos del distrito y el apoyo a los mayores, así como canalizar diferentes donaciones recibidas en Usera.

“En tiempos de enorme dificultad han surgido múltiples iniciativas solidarias que demuestran la calidad humana y el compromiso de diferentes entidades y de nuestros vecinos, a todos ellos quiero agradecerles su compromiso”, ha dicho la concejala.

Además, Loreto Sordo ha expresado a los familiares de los fallecidos sus condolencias, ha mostrado su apoyo a quienes todavía luchan contra la enfermedad y ha querido hacer extensivo el agradecimiento a todos los trabajadores de los servicios esenciales, especialmente sanitarios, personal de limpieza, cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y “a todos los trabajadores que han garantizado el suministro de bienes esenciales durante este tiempo y que han contribuido con su trabajo a que cada día estemos más cerca de vencer a este virus”.

La concejala de Moratalaz, Almudena Maíllo, ha mantenido una reunión telemática con los portavoces de los grupos del distrito para informarles sobre las medidas adoptadas con motivo de la crisis sanitaria de COVID-19 y responder a las preguntas e iniciativas presentadas por los partidos políticos de la oposición que han abordado cuestiones como la atención a los mayores y los menores del distrito, el trabajo de los Servicios Sociales, la desinfección de las calles y los equipamientos municipales o la situación actual de los distintos contratos de prestación de servicios en el distrito.

Los vecinos más vulnerables de Moratalaz son los que están padeciendo de manera más cruda las restricciones decretadas por la crisis sanitaria del coronavirus y el cierre de los servicios municipales de los que son usuarios habituales. Por ello, atender sus necesidades ha sido la principal preocupación de la junta municipal, tal y como ha trasladado Maíllo a los portavoces de los grupos municipales del distrito.

Los centros de mayores decretaron su cierre el pasado 7 de marzo, a pesar de ello, desde el primer día, los usuarios habituales de su servicio de comedor pudieron seguir recogiendo la comida en los propios centros para disfrutar de ella en sus domicilios. Tras la declaración del estado de alarma y el obligado confinamiento en los hogares, este servicio continúa prestándose a domicilio para aquellos mayores perceptores de las ayudas sociales de comida mediante un nuevo contrato de emergencia para proporcionar manutención a colectivos vulnerables. Además, los Servicios Sociales están estudiando continuamente nuevas necesidades que puedan surgir entre los usuarios para incorporar nuevos casos a dicho reparto y, de igual forma, el resto de socios de los centros interesados en recibir el servicio de comedor en sus domicilios han podido acceder a él poniéndose en contacto con la empresa distribuidora.

Por otro lado, la ayuda para realizar la compra de alimentos o de medicamentos se ha derivado a la Unidad de Respuesta Social Básica de Cruz Roja del distrito y los usuarios de los centros de día, tras su cierre, siguen recibiendo la comida en sus casas o el Servicio de Atención a Domicilio en los casos en los que es necesario.

Moratalaz cuenta con un índice de sobreenvejecimiento del 38,7 %, dato que experimenta un crecimiento interanual del 4 %. Muchos de estos vecinos no disponen de un respaldo familiar permanente y una cantidad importante vive sola. Esta peculiar característica de la población del distrito ha llevado a la Junta Municipal de Moratalaz, tal y como ha explicado la concejala, a organizar un Programa Especial de Acompañamiento Telefónico a los mayores cuyos objetivos son mantener el contacto con estos vecinos, paliar su sentimiento de soledad y abandono y detectar nuevos casos de necesidad para su pronta resolución. Gracias a este programa se están realizando llamadas telefónicas a cerca de 13.000 socios de los centros de mayores del distrito que no disponen de otros servicios municipales como la Teleasistencia o la Ayuda a Domicilio. Una labor esencial respaldada también por un equipo de atención especializada integrado por un trabajador social y un psicólogo, que son los responsables de la atención y el seguimiento de los casos de mayor necesidad detectados en las llamadas telefónicas.

Junto a los mayores, las familias y los menores más vulnerables son también objeto del seguimiento especial de los Servicios Sociales del distrito, tal y como ha informado Almudena Maíllo a los portavoces del distrito. Los trabajadores sociales mantienen el contacto telefónico con las familias y, a pesar del cierre de los centros de atención a la infancia, se mantiene un retén presencial para atender los casos más graves de violencia contra la infancia o las familias.

Además, los beneficiaros de la ayuda total para comedor escolar que han aceptado la propuesta del distrito están recibiendo la comida diariamente en sus domicilios gracias al contrato de emergencias para proporcionar manutención a colectivos vulnerables. Una iniciativa que ha ofrecido ayuda a más de 350 usuarios del distrito hasta la fecha. Además, las necesidades de comida para los bebés de 0 a 18 meses están siendo atendidas por el Banco de Alimentos Infantil.

Por otro lado, las ayudas económicas a las familias siguen entregándose con normalidad, a la vez que los Servicios Sociales están valorando y atendiendo las nuevas necesidades detectadas por el efecto económico de esta crisis sanitaria. En este sentido, se ha derivado al Banco de Alimentos a varias familias tras el estudio de los trabajadores de primera atención.

Almudena Maíllo también ha trasladado a los portavoces de los grupos municipales de Moratalaz que, ante el aumento de necesidades detectadas y el más que previsible aumento de los casos que se esperan en los próximos meses, la junta ha aprobado una dotación extraordinaria de crédito de 70.000 euros para atender ayudas sociales de emergencia, una cantidad que podrá ser ampliada en el futuro si es necesario.

La limpieza de las calles del distrito ha sido otra de las preocupaciones de los grupos políticos manifestada durante la reunión. Una preocupación que comparte el equipo de Gobierno de Moratalaz y el Ayuntamiento de Madrid. Por ello, desde el pasado 14 de marzo se ha intensificado el servicio de limpieza con agua y con hipoclorito sódico en las calles del distrito y se han priorizado los baldeos manuales con mayor incidencia en zonas con actividad esencial como centros de salud, farmacias, tiendas de alimentación o mercados. Un esfuerzo que la junta municipal ha solicitado que se traslade también a las calles secundarias y fondos de saco del distrito.

Además, se ha procedido a desinfectar en profundidad los centros y edificios municipales mientras permanecen cerrados y sin actividad por la declaración del estado de alarma. Una medida preventiva esencial antes de proceder a su reapertura cuando las condiciones sanitarias de la ciudad mejoren y lo permitan.

En cuanto a la situación administrativa actual de los contratos tras la suspensión de ciertos servicios municipales, la concejala ha informado a los grupos municipales de que, hasta la fecha, se está tramitando la suspensión del contrato de los talleres de los centros culturales y han quedado suspendidos, a petición de los adjudicatarios, los contratos de las actividades municipales en los centros educativos para la conciliación; el de auxiliares de información, control de accesos y atención al público en edificios adscritos al distrito; el de los campamentos urbanos para menores en dificultad o riesgo social y el contrato de prestación del servicio educativo en la Escuela Infantil La Sabina. De igual forma, se ha acordado el reequilibrio económico de la concesión administrativa correspondiente al contrato de la Escuela Infantil El Lirón.

El concejal de San Blas-Canillejas, Martín Casariego, ha mantenido esta tarde una reunión telemática con los portavoces de los grupos del distrito, a los que ha detallado las acciones que está desarrollando la junta municipal durante el estado de alarma. “Ayudar a los más necesitados y vulnerables es una prioridad para que nadie se quede atrás en esta situación, por eso el esfuerzo por detectar a personas necesitadas está siendo enorme y constante”, ha manifestado Casariego.

Los servicios sociales del distrito, formados por cerca de 40 profesionales, están trabajando de forma telemática y telefónica atendiendo a mayores solos sin red familiar y dando soluciones a la desprotección de menores y mayores, a situaciones de necesidad económica y de cobertura de necesidades básicas.

El concejal ha detallado que se reciben una media de 200 peticiones diarias, el 80 % relacionadas con necesidades de alimentación, y ha recordado que los datos de contacto son mediante teléfono (91 529 82 10, 91 371 73 84, 91 529 82 10 y 91 760 98 40), correo electrónico (csstorrearias@madrid.es y csspablocasals@madrid.es) y, como novedad desde hace unos días, a través de mensaje de WhatsApp (606 70 70 26 y 630 73 86 05).

Para cubrir las necesidades básicas de alimentación de las personas más necesitadas del distrito, la junta ha puesto en marcha varias medidas. Una de la más destacadas es el contrato de emergencia por valor de 160.000 euros para el reparto a cerca de 500 domicilios de cestas que incluyen productos alimenticios, de higiene personal y doméstica con los Supermercados Plaza.

Otras medidas que desarrolla la junta son el reparto de comidas preparadas a domicilio a cerca de 70 hogares en exclusión social, el reparto a 40 familias de tarjetas prepago, una iniciativa del Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social y la Caixa, y la tramitación de 60 comidas para mayores de 65 años.

Casariego también ha explicado que son muchas las entidades y asociaciones que han querido aportar su granito de arena para paliar en la medida de lo posible las necesidades de alimentación en el distrito, contando con la supervisión de los servicios sociales y la coordinación de la junta municipal como catalizadora de esta acción.

El concejal ha agradecido las donaciones de comida y alimentos que han aportado: la Fundación Madrina, Banco de Alimentos, Work Center Kitchen-Arzábal, Orden de Malta, Hotel Rafael Ventas, E.I. La Almudena y Panaria Derivados de la Harina, entre otros, y que han sido distribuidos entre las familias más necesitadas del distrito por Cáritas Centro Residencial JMJ2011, parroquia San Cristóbal de Ciudad Pegaso, Plataforma de Trabajadores en Paro de San Blas-Canillejas, Vivienda Digna y parroquia Santa Adela.

El concejal ha explicado que los servicios sociales también están tramitando ayudas económicas puntuales a 80 personas por un valor promedio de 800 euros durante tres meses. La junta también ha habilitado un nuevo servicio de apoyo en los trámites telemáticos para aquellas personas que tienen dificultades en el manejo de las tecnologías y tengan que solicitar alguna ayuda, prestación por desempleo o pedir algún recurso de emergencia. Las formas de contacto son a través de los teléfonos 675 63 32 55 y 674 12 99 73 y del correo electrónico inclusionta@larueca.info.

El concejal ha querido lanzar un mensaje de esperanza y ha explicado que todo el personal de la junta sigue trabajando para finalizar todos los proyectos de obras previstos para el año 2020 y 2021 con el fin de recuperar lo antes posible el ritmo una vez superada la pandemia y ha detallado que ha habido algunas pequeñas obras que se han podido llevar a cabo, como la pintura de juegos en los patios de los colegios María Moliner, Mariano José de Larra y Panamá.

Los servicios sociales de la Junta de Distrito de Barajas están atendiendo cada día a más de 100 familias que se encuentran en situación de vulnerabilidad agravada por la crisis sanitaria del coronavirus y sus consecuencias económicas, de manera que han triplicado las atenciones previas a la situación de confinamiento. Así se lo ha trasladado la concejala del distrito, Sofía Miranda, a los portavoces de los grupos con los que ha mantenido una reunión por videoconferencia.

Miranda ha destacado que la junta “está dando soluciones para atender a las personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad social” y ha asegurado que “seguiremos ampliando las ayudas si es necesario para garantizar que las familias y las personas mayores de Barajas no se queden desatendidas”.

Desde los centros de mayores del distrito se está haciendo un seguimiento diario entre sus usuarios en el que intervienen el psicólogo que atiende a los mayores y sus familiares, la terapeuta ocupacional, la fisioterapeuta y las dos animadoras. Además, el distrito cuenta con otros servicios para mantener el contacto con los mayores como la teleasistencia y el Servicio de Ayuda a Domicilio, ASISPA.

Todas estas atenciones tienen como objetivo monitorizar y dar pautas telefónicas a las personas mayores o en riesgo de exclusión social. A través de estos seguimientos, ha subrayado la concejala, se han detectado casos que ha sido necesario derivarlos a las trabajadoras sociales para su intervención. En estas situaciones, la intervención se lleva a cabo de forma telefónica por parte del educador social, en coordinación con la psicóloga.

Además, a instancia del Departamento de Servicios Sociales, se han tramitado dos contrataciones de emergencia para asegurar la manutención de los sectores más vulnerables, adjudicando a la empresa UCALSA un menú de comida adecuado a la edad y características de los destinatarios. La cifra inicial de estos menús era de 30 al día, ha dicho Miranda, pero han tenido que ampliarse a 75 en función de la demanda.

Por su parte, y gracias al acuerdo alcanzado con los Centros Comerciales Carrefour, se está garantizando el suministro básico mensual para 42 hogares de aquellas personas y familias que se hallan en situación o riesgo de exclusión social.

El distrito de Vicálvaro está especialmente centrado en prestar atención social a los hogares que más lo necesitan en esta crisis tan excepcional. “Estamos duplicando los recursos para atender al mayor número de familias en situación de vulnerabilidad”, ha manifestado el concejal Martín Casariego en la reunión telemática mantenida esta semana con los portavoces de los grupos políticos municipales para informar de las acciones que se están desarrollando durante el estado de alarma.

El distrito de Vicálvaro ha suscrito un contrato de emergencia para reforzar las ayudas existentes que garantiza el suministro diario a domicilio de comida elaborada a la población más vulnerable, según la valoración de los servicios sociales. Desde el inicio del estado de alarma, se han servido más de 4.000 comidas a domicilio. En este momento, ya se está atendiendo a familias por medio de donaciones del Banco de Alimentos a través del Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social.

Además, los servicios sociales del distrito han entregado a familias con menores en situación de vulnerabilidad 113 tarjetas prepago dotadas con 100 euros para la compra de alimentos, gracias a la colaboración del Ayuntamiento y CaixaBank; y Cruz Roja, en contacto con los servicios sociales, está repartiendo lotes de productos de alimentación y de higiene a domicilio a 42 familias de la Cañada Real.

Desde la Junta Municipal de Vicálvaro también se están atendiendo las demandas de ayudas económicas de emergencia que permitan a los hogares en situación de carencia de medios, hacer frente a los pagos de agua, luz y gas con la mayor celeridad posible.

Desde comienzo de abril está en marcha la Despensa Solidaria de Vicálvaro, una iniciativa conjunta del distrito para suministrar alimentos a quienes más lo necesitan. La coordinación se está llevando a cabo desde la junta municipal y cuenta con la implicación de los servicios sociales del distrito, Participa Vicálvaro, la Red Solidaria de Vicálvaro y las parroquias, además de comerciantes, asociaciones como AFUVEVA y vecinos. El Club Deportivo Vicálvaro cedió el almacén provisional y la junta ha habilitado otra nueva zona en el Centro Sociocultural para el acopio de alimentos. Hasta el momento se han entregado cestas de la compra a 97 familias y desde esta semana se están repartiendo 50 comidas preparadas diarias donadas por la Fundación Madrina, a través de Participa Vicálvaro, y en colaboración con las parroquias y Voluntarios por Madrid.

El concejal ha destacado con especial agradecimiento que “el equipo de servicios sociales de la junta está realizando un gran esfuerzo con gran profesionalidad en estos difíciles momentos” y ha valorado la gran implicación de todos aquellos voluntarios que participan en la Red Solidaria de Vicálvaro, algo que ha hecho extensivo a los trabajadores de los servicios esenciales, en especial a sanitarios, personal de limpieza, Policía Municipal y Cuerpos de Seguridad del Estado. Asimismo, Martín Casariego ha expresado sus condolencias por la muerte de tantas personas a causa del coronavirus.

Otra de las preocupaciones del concejal es que las familias con necesidades estén informadas de los recursos que el Ayuntamiento y la Junta Municipal de Vicálvaro están poniendo a su disposición, para lo que se está difundiendo diariamente información y teléfonos de contacto en la cuenta oficial de Twitter del distrito (@jmdvicalvaro).

Casariego ha explicado que la junta ha estado realizando actuaciones de mantenimiento en colegios y centros deportivos municipales durante el periodo en el que no ha estado vigente la suspensión de actividades industriales y de la construcción. Además, ha agradecido el importante esfuerzo que se está haciendo en el área administrativa, dadas las incidencias que se están produciendo de modificaciones, reestructuraciones y suspensiones totales o parciales en los contratos de la junta que han quedado afectados por la normativa del estado de alarma decretada por el Gobierno central.

El distrito de Villa de Vallecas ha abierto una línea de colaboración con las parroquias y la ciudadanía para distribuir todos los recursos que empresas, entidades y particulares donan para las familias, los mayores y las personas en situación de vulnerabilidad.

Esta cooperación surge del esfuerzo realizado por el Ayuntamiento de Madrid para coordinar con cada uno de los distritos la distribución de las donaciones que se están recibiendo de forma desinteresada.

Desde comienzos del mes de abril, la junta municipal coordina con diferentes agentes sociales el flujo de donaciones realizadas como muestra de solidaridad de la población vallecana. Las principales donaciones realizadas han sido productos alimenticios, sanitarios y de primera necesidad. Al mismo tiempo, ha sido necesaria la gestión de una demanda creciente de servicios asistenciales, lo que ha supuesto un esfuerzo para distribuir adecuadamente los productos recibidos.

Con el objetivo de optimizar los recursos, desde el inicio del estado de alarma la junta municipal, los sacerdotes de las diferentes iglesias del distrito y la ciudadanía han aunado sus esfuerzos para realizar la entrega de estos productos entre la población en situación de vulnerabilidad. Destaca el trabajo realizado, entre otros, por el párroco de la Iglesia de San Juan de Dios, quien canaliza las donaciones de los alimentos recibidos hacia las diferentes parroquias del distrito, con la colaboración de los vecinos, que recogen las donaciones y las trasladan a los que necesitan estos recursos.

Igualmente, desde la junta municipal del distrito se ha coordinado la cesión de la Escuela de Hostelería Santa Eugenia, ubicada en la planta primera del mercado, para la elaboración y reparto de comida entre la población vulnerable.

A lo largo de estas semanas de aislamiento, la ciudadanía ha puesto de manifiesto el deseo de despedir a sus seres queridos con una ceremonia religiosa. Para coordinar las diferentes peticiones de celebración de responsos en el Cementerio de Vallecas llegadas a través de la junta municipal, los servicios funerarios y las diferentes iglesias, se ha abierto otra línea de colaboración por la que el párroco de Santa María Nazaret coordina la asistencia religiosa a las familias que demandan estos servicios.

Por otra parte, la junta municipal del distrito ha recibido otras iniciativas de parte de la ciudadanía y de las parroquias, por lo que se están explorando diferentes vías de colaboración para proporcionar atención psicológica, laboral y legal que permita superar situaciones producidas por la pandemia del coronavirus.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas