x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

04
Mar
2019
La EMT venderá sus créditos de carbono al Estado PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - Madrid
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por Ayuntamiento de MadridCon la incorporación de buses eléctricos no va a cumplir con la cuota

La Empresa Municipal de Transportes de Madrid y el Ministerio para la Transición Ecológica (MITECO) acaban de firmar un contrato en virtud del cual la empresa municipal venderá sus créditos de carbono  (reducciones de emisiones de CO2) a dicha administración en el marco del denominado Proyecto CLIMA.

La incorporación paulatina de las tecnologías híbridas, eléctricas y otras energías renovables –como alternativas al diésel– traerá aparejada una importante reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, objetivo clave que persigue el contrato entre ambas partes. En los próximos dos años, EMT concluirá la introducción de estas nuevas tecnologías avanzadas para la sustitución de sus últimos autobuses de propulsión diésel por vehículos ‘eco’, es decir, autobuses propulsados por sistemas poco o nada contaminantes. En este sentido, EMT eliminará completamente el uso de diésel en toda su flota en 2020.

Los denominados “créditos de carbono” son reducciones verificadas de emisiones de CO2. Las operaciones de adquisición de dichos créditos se realizan a través del proyecto FES-CO2 que tiene en marcha la Oficina Española de Cambio Climático, dependiente del MITECO.

Se calcula que, en el caso del compromiso que ha suscrito EMT, la reducción de emisiones por consumo de combustibles fósiles (además de las que se producen durante la combustión de estos) podría equivaler a algo más de 21.300 toneladas entre 2019 y 2022. Si el precio de cada tonelada de CO2 está establecido, por parte de esta Oficina de Cambio Climático, en 9,70 euros (más IVA), en dicho periodo los ingresos totales de EMT por la venta de sus créditos de carbono ascenderán a más de 207.000 euros.

El techo máximo de emisiones susceptibles de adquisición, de aquí a 2025, está fijado en 85.488 reducciones de emisiones generadas, según el texto del contrato.

Los denominados Proyectos CLIMA del Fondo de Carbono para una Ecología Sostenible (FES-CO2) están destinados a reducir emisiones de gases invernadero en nuestro país. El objetivo final es la transformación del sistema productivo nacional hacia un modelo bajo en carbono. El sector del transporte es uno de los llamados “sectores difusos”, es decir, sectores que no están sujetos al régimen europeo de comercio de derechos de emisión.

El proyecto presentado por EMT ante el MITECO lleva el título de “Estrategia de movilidad urbana sostenible de EMT Madrid: sustitución de la flota de autobuses por tecnologías alternativas”.

Tras tres meses de prueba, Efibús, una iniciativa municipal pionera que lleva la tecnología al servicio de la eficiencia en la conducción, el impacto ambiental y del ahorro energético en el transporte público, muestra su eficacia: un ahorro de consumo del 7,4 por ciento en el caso de los autobuses propulsados por diésel (que desaparecerán de las calles de Madrid en 2020) y del 3,5 por ciento en los propulsados por GNC (actualmente el 66 por ciento de la flota municipal). También se ha constatado una mejora en la conducción superior al 3,6 por ciento con la consiguiente comodidad para los usuarios.

En esta primera fase, han participado 20 autobuses de dos líneas y 10 conductores de EMT. Los datos generales obtenidos se basan en un total de 382 expediciones. Dados los buenos resultados registrados, Efibús se implantará a lo largo de este año en unos mil autobuses municipales, es decir, en un 50 por ciento de la flota de EMT.

Efibús ha sido el primer proyecto importante de Compra Pública de Innovación (CPI), financiado por la Coordinación General de Alcaldía, a través de la Dirección General de Innovación y Promoción de la Ciudad. Un capítulo al que se han destinado cerca de seis millones de euros entre los años 2017 y 2018. La previsión presupuestaria para el año 2019 son 10 millones de euros.

En esta primera fase del proyecto, la iniciativa se ha centrado en dos tipos de indicadores. Por un lado, la medición del cumplimiento de la calidad de la conducción, indicador directamente relacionado con la intensidad y duración de las aceleraciones y las frenadas. El sistema es capaz de medir estos niveles para posteriormente corregirlos. Y por otro lado, la medición de la eficiencia, factor relacionado más directamente con la frenada de los vehículos. La mejora en la conducción de los autobuses municipales, gracias a la ayuda de un dispositivo ecoindicador, se ha traducido en un importante ahorro energético, una mayor seguridad a bordo y un índice más bajo de emisiones contaminantes en la atmósfera.

En autobuses propulsados por diésel, se han analizado 2.028 kilómetros recorridos en esta primera fase, con un ahorro de combustible del 7,4 por ciento y una mejora de la eficiencia en la conducción del 3,6 por ciento. En el caso de vehículos de Gas Natural Comprimido (GNC), se han evaluado 1.371 kilómetros recorridos con un ahorro de combustible del 3,5 por ciento y un aumento de la eficiencia en la conducción del 1,1 por ciento. Estos resultados se han conseguido, además, sin ninguna incidencia negativa en los tiempos de paso de las dos líneas de EMT que han sido objeto de estudio en esta fase de pruebas: la 21 (Pintor Rosales-El Salvador) y la 77 (Ciudad Lineal-Fin de Semana).

Desde la perspectiva medioambiental, la ampliación del proyecto a mil autobuses de EMT, la mitad de la flota, tendrá un importante impacto en la ciudad de Madrid: cerca de cuatro toneladas de dióxido de nitrógeno (NOX) y 2.100 toneladas de dióxido de carbono (CO2) dejarán de emitirse cada año a la atmósfera. Este ahorro de emisiones que trae consigo la implantación de Efibús permitiría a EMT, por ejemplo, operar con 35 autobuses más en calle sin producir más emisiones. Este ahorro de emisiones contaminantes que generará EMT equivale a la polución que emiten, anualmente, unos 1.150 coches privados.

Los datos que evidencian la mejora de resultados han sido registrados a través de un ecoindicador situado en el salpicadero de los autobuses implicados en estas pruebas. Este dispositivo muestra al conductor, durante su itinerario, toda la información relacionada con su conducción. Además de las aceleraciones o las frenadas, este dispositivo dispone, entre otros, de sensores de luminosidad, que advierten de cuándo apagar las luces porque su uso resulta innecesario, sensores de control de la temperatura para un uso más eficiente de la climatización a bordo, o de movimiento que registran los giros demasiado bruscos.

Efibús forma parte del programa de Compra Pública de Innovación del Ayuntamiento de Madrid, que ha destinado hasta la fecha cerca de seis millones de euros entre 2017 (1,97 millones) y 2018 (3,90 millones). Son cifras que confirman tanto la apuesta decidida por incorporar la compra de innovación a los procesos de contratación municipales, como la voluntad de EMT de una mejora constante de su flota. Los resultados del proyecto Efibús arrojan una cifra de ahorro en combustible algo superior a los 455.000 euros al año, por tanto, el retorno de la inversión realizada en este proyecto pionero se lograría en unos dos años y medio.

Ejecutado por la EMT y financiado por la Coordinación General de Alcaldía, a través de la Dirección General de Innovación, Efibús es el primer proyecto de Compra Pública de Innovación CPI que concluye la fase de experimentación y pruebas e inicia la de despliegue con la posibilidad de alcanzar, en una primera etapa, hasta un millar de unidades.

Dentro del Programa de CPI se encuentra en desarrollo el contrato para la realización de un sistema de traducción automática del lenguaje de signos que elimine las barreras de comunicación para las personas con discapacidad auditiva. Asimismo, este año, se han aprobado cerca de cuatro millones sufragados mediante  inversiones financieramente sostenibles, para otros  nueve proyectos centrados en áreas claves para el Ayuntamiento como la calidad del aire, la incorporación de tecnología en los servicios públicos o la accesibilidad. Esa inversión  en los dos últimos años, cercana a los seis millones, hacen a Madrid liderar la inversión municipal en compra pública de innovación en España.

En sus 72 años de historia, la Empresa Municipal de Transportes de Madrid no había realizado nunca un esfuerzo inversor en renovación de flota como el llevado a cabo para el periodo 2016-2020. En estos cinco años, EMT completará la renovación del 60 por ciento de su flota mediante la adquisición de 1.222 nuevo autobuses por un valor de 389,6 millones de euros. Esta cifra no solo es un hito en la historia de la compañía municipal sino que es una de las mayores cifras a nivel europeo. Gracias a ello, a finales de 2020 toda la flota de autobuses de EMT será ‘eco’, es decir, cero emisiones o de bajas emisiones.

Además de esta fuerte inversión, destinada a la renovación y ampliación del parque de autobuses de Madrid, también se han realizado actuaciones de adecuación de la flota existente por un importe que supera los 3,22 millones de euros. Y, paralelamente, EMT está llevando a cabo una importante inversión, que supera los 18 millones de euros, en la mejora de los Centros de Operaciones al objeto de adecuar sus instalaciones técnicas a los nuevos sistemas de propulsión de los autobuses (GNC, híbridos, eléctricos, inducción).

En cuanto al nuevo material móvil, en el periodo 2016-2018 EMT ha adquirido un total de 697 autobuses por un importe de 216,1 millones de euros. De estos casi 700 vehículos, 590 son autobuses estándar propulsados por Gas Natural Comprimido (GNC), 54 son autobuses articulados GNC, 30 son autobuses estándar híbridos, 15 son autobuses estándar eléctricos y 8 son minibuses eléctricos.

Para este año y el siguiente, está prevista la compra de 525 autobuses más: 460 autobuses estándar GNC, 55 autobuses estándar eléctricos y 10 minibuses eléctricos. A este efecto, EMT invertirá 92,6 millones de euros en 2019 y 81 millones de euros en 2020.

Respecto a la adecuación de flota existente, se han remozado integralmente 98 autobuses con más de 10 años de antigüedad y se han transformado 5 unidades híbridas en eléctricos con sistema de carga por inducción; asimismo, se han instalado sistemas automáticos de extinción de incendios en toda la flota.

Finalmente, hay que destacar el proyecto de remodelación integral del Centro de Operaciones de La Elipa, que, en un futuro próximo, contará, exclusivamente, con autobuses eléctricos. El presupuesto total de ejecución de esta nueva y pionera infraestructura, incluidos los costes de traslado de su actividad mientras duran las obras, ronda los 100 98,6 millones de euros. Así pues, el total de inversión prevista para el periodo 2016 -2020 para la renovación de flota y centros asociados es de 509,5 millones de euros.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Mitula



















A Todo Color



































Noticias Relacionadas