x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

23
Nov
2018
Carmena y las estrellas de los musicales reinauguran la Gran Vía 108 años después de su construcción PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - Madrid
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por Ayuntamiento de MadridMás aceras, fuentes, semáforos redondos y nuevas farolas, entre las novedades de la calle

Los madrileños y madrileñas ya pueden disfrutar de la nueva Gran Vía. La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, junto al delegado del Desarrollo Urbano Sostenible, Jose Manuel Calvo, y otros miembros del equipo de gobierno y del Consistorio, ha participado en el acto de reapertura de la nueva Gran Vía que también ha coincidido con el encendido del alumbrado navideño en la ciudad. Carmena ha agradecido la participación en este evento de todos los musicales que se representan en la Gran Vía madrileña y ha animado a la ciudadanía y visitantes a disfrutar del estrenado espacio y de las fiestas navideñas.

Esta tarde, tras varios meses de obras que han transformado esta emblemática calle en un espacio más funcional, con mayor protagonismo del peatón y la bicicleta, ha tenido lugar la celebración conjunta de esta remodelación, que incluye la ampliación de las aceras, la reordenación de los carriles de circulación, y la creación de seis nuevos pasos de peatones. Además, se ha mejorado la calidad ambiental y paisajística mediante la plantación de nuevo arbolado y se han estrenado modelos de bancos, luminarias y semáforos. El principal objetivo ha sido el de reequilibrar la calle de acuerdo a las necesidades funcionales, ambientales y simbólicas contemporáneas, introduciendo criterios de orden en el espacio disponible.

Con la ampliación de aceras, el peatón ha ganado 6.800 m2, lo que supone un incremento de espacio peatonal del 31,24 % respecto a la superficie anterior. La calzada ha quedado configurada con dos carriles de circulación por sentido: uno para transporte público y uno para coches y bicicletas. En el tramo entre las plazas de España y de Callao se ha creado un carril bici independiente del resto de los vehículos, en sentido subida. Se han creado seis nuevos pasos de peatones para mejorar la permeabilidad transversal. Ha mejorado la calidad ambiental y paisajística mediante la plantación de nuevo arbolado, un mobiliario urbano innovador, y una imagen homogénea y contemporánea. Se ha instalado alumbrado de eficiencia energética, pavimento drenante y asfalto fonoabsorbente.

Igualmente se ha procedido a encender las luces de Navidad. El horario de encendido será desde hoy a las 18.00 horas. Domingos, lunes, martes y miércoles permanecerán hasta las 23.00, y los jueves, viernes, sábados y vísperas de festivo hasta las 24.00 horas. La Gran Vía y las calles Jorge Juan, Marcelo Usera, Pedro Laborde y Boltaña tendrán nuevos diseños. También habrá dos nuevos emplazamientos para los cerezos navideños en la Plaza de Oriente y el patio central de Conde Duque. La iluminación contará con 7.427.442 lámparas LED y, como en años anteriores, el alumbrado ha contado con la creatividad de varios arquitectos y diseñadores españoles con el objetivo común de poner en valor los espacios más emblemáticos del centro de la ciudad y de los distritos.

La nueva Gran Vía abre tras seis meses de obras que han transformado esta emblemática calle en un espacio más funcional con mayor protagonismo del peatón y la bicicleta. Para ello se han ampliado las aceras, reordenado los carriles de circulación, y se han creado seis nuevos pasos de peatones. Además, se ha mejorado la calidad ambiental y paisajística mediante la plantación de nuevo arbolado y se han estrenado modelos de bancos, luminarias y semáforos.

Tras la remodelación, la calzada de la Gran Vía ha quedado configurada con dos carriles de circulación por sentido -uno para transporte público y uno para coches y bicis-. Además, en el tramo entre las plazas de España y de Callao, se ha creado un carril bici independiente del resto de los vehículos, en sentido subida dada la pendiente de la calle en esta zona. De este modo, este tramo tiene cinco carriles, ya que en sentido bajada hacia plaza de España, las bicicletas compartirán calzada con otros vehículos.

En cuanto a las aceras, se han ensanchado entre 2,6 y 3,4 metros dependiendo del tramo, lo que da una media aproximada de ampliación de 3 metros. La superficie de espacio peatonal ganado es de 6.800 m2, lo que supone un incremento del 31,24 % respecto a la superficie anterior. La superficie peatonal total después de la ampliación es de 28.571 m2. Una mejora fundamental dada la afluencia de viandantes que ha experimentado la Gran Vía en los últimos años, lo que hacía muy difícil el tránsito peatonal con la anterior configuración, llegándose a contabilizar en las pasadas navidades más de 100.000 peatones por día en alguno de sus tramos de aceras.

La calle, por tanto, mantiene su papel como eje fundamental del centro histórico, pero mejorando su funcionamiento al redistribuir el espacio destinado a las distintas formas de movilidad más acordes con las demandas y necesidades actuales: mejora de la comunicación peatonal, la accesibilidad universal, la movilidad ciclista, y la sostenibilidad. El principal objetivo ha sido el de reequilibrar la calle de acuerdo a las necesidades funcionales, ambientales y simbólicas contemporáneas, introduciendo criterios de orden en el espacio disponible.

Además, se han reordenado las marquesinas de autobús para optimizar el transporte público acercándolas a los pasos de peatones. El espacio se vuelve más amable con la plantación de 89 árboles de la especie Pyrus Chanticleer -peral de flor-, que tiene hoja caduca y da flores blancas en primavera y se tiñe de amarillo en otoño, marcando el paso de las estaciones. Son de bajo porte, por lo que darán sombra sobre la acera y no limitarán la percepción del magnífico patrimonio arquitectónico de la calle. Estos árboles están acompañados de jardineras con arbustos de diferente color en cada tramo: Plaza España-Callao/Callao-Red de San Luis/Red de San Luis/Alcalá.

La nueva Gran Vía luce mobiliario de nuevo diseño y otros elementos urbanos que se adaptan a la nueva imagen de la calle. Así, en total se han instalado 143 bancos, con lo que ha terminado la anterior escasez de puntos de descanso. De ellos, 110 son bancos de granito y, por primera vez se ha instalado el nuevo diseño de banco de madera elegido en el concurso de ideas, 33 unidades en total. Se trata del diseño ganador del concurso “Bancos para compartir”, convocado en 2016 por el Área de Desarrollo Urbano Sostenible: una pieza de madera y estructura metálica, con respaldo y apoyabrazos, y cuyo diseño modular le permite adaptarse a distintas circunstancias espaciales y personales. Se compone de tres piezas que ofrecen distintas posibilidades de combinación, lo que facilita su adaptación al espacio donde se ubique.

También se estrena nuevo modelo de semáforo. De las 95 unidades instaladas, 61 son columnas de un modelo adaptado especialmente para la nueva Gran Vía; y 34 báculos -semáforos altos con extremo superior curvo-, cuyo modelo se ha diseñado exclusivamente para esta calle. Además, sus ópticas luminosas son igualitarias, de esta forma aparecen dibujos de diferentes tipos de parejas.

En cuanto al alumbrado, se han instalado 228 luminarias de última generación con tecnología led que cumple los requisitos actuales de eficiencia energética. El mobiliario se completa con papeleras y fuentes para beber en puntos estratégicos de la calle.

Por último, cabe destacar la colocación de pavimento drenante en las zonas ajardinadas, lo que permite mayor capacidad de desarrollo a los árboles; y el asfalto fonoabsorbente en toda la calle para mejorar la calidad acústica de la misma.

Todas las transformaciones adaptan la estructura de movilidad de la calle a su condición de eje fundamental del nuevo Madrid Central, parte esencial del Plan A Cero Emisiones. Este nuevo modelo de movilidad permite mejorar la calidad del aire, el paisaje urbano, la movilidad ciclista y peatonal, y el transporte público, lo que se refuerza con una serie de acciones complementarias, tales como la adaptación de toda la calle a la normativa de accesibilidad universal y supresión de barreras arquitectónicas; y la reordenación del mobiliario para mejorar el espacio público y suprimir obstáculos e impactos negativos.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas