x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

14
Dic
2017
El alquiler turístico en Madrid sólo podrá durar tres meses PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - Madrid
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por Ayuntamiento de MadridSi exceden ese tiempo, el arrendador deberá pedir licencia

El Ayuntamiento de Madrid pondrá en marcha un paquete de medidas para abordar los problemas que la acelerada implantación de la vivienda de uso turístico está generando en la ciudad, en especial en algunas zonas de los distritos centrales de la ciudad, tal y como  ha anunciado la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, en un desayuno informativo. El aumento de este tipo de uso de las viviendas es el resultado de un incremento de la actividad turística y de nuevas formas de su desarrollo ligadas a Internet.

Carmena ha querido recordar que estas medidas se ponen en marcha en el marco de las competencias municipales para atender a un problema cada vez más acuciante y ante la inacción de la Comunidad de Madrid, de quien depende la regulación de la actividad turística en viviendas y apartamentos.

En primer lugar, se clarificará de qué manera se integran las dos modalidades de alojamiento turístico (Apartamentos turísticos y Vivienda de uso turístico) establecidas en el decreto 79/2014 de 10 de julio de la Comunidad de Madrid en las Normas Urbanísticas del Plan General.

Los planteamientos urbanísticos que se propondrán para esta clarificación se basarán en el tiempo destinado al uso turístico de las viviendas particulares, así como en la dedicación parcial o total de las viviendas a uso turístico. En este sentido, los servicios municipales harán comprobaciones para acreditar que el propietario realmente reside en ese inmueble.

Los apartamentos turísticos y las viviendas de uso turístico que prestan alojamiento de tipo profesional durante más de tres meses al año serán reguladas por el decreto como actividades turísticas, y por tanto estarán comprendidos en el uso terciario de hospedaje y sometidos a las condiciones de implantación de este uso, por lo que tendrán que tener una licencia urbanística hotelera.

En estos momentos se está redactando un Plan Especial para modificar las normas urbanísticas del Plan General ante el incremento de plazas hoteleras y viviendas de uso turístico en determinadas áreas de la ciudad. Esto permitirá regular en qué calles y situaciones se pueden compatibilizar los espacios de uso residencial con el hotelero.

La modificación establecerá una nueva regulación de los alojamientos turísticos –desde el punto de vista estrictamente urbanístico- definiendo la posibilidad de implantarse en determinadas zonas de la ciudad y concretar en qué condiciones puede situarse en los inmuebles de uso residencial.

En la tramitación de las licencias de cambio de uso residencial a terciario-hospedaje de las Viviendas de Uso Turístico que se hayan denunciado, sólo podrán ser legalizadas las que cumplan los requisitos establecidos en la normativa urbanística; en el resto la licencia será denegada. Para dilucidar los casos legalizables o no, se va a reforzar el personal de la Secretaría General de Actividades Económicas de la Agencia de Actividades con el objetivo de tramitar, en los seis primeros meses de 2018, unos 1.000 expedientes de licencia urbanística.

Además, la Agencia de Actividades va a iniciar inspecciones urbanísticas en apartamentos turísticos no legalizables. En la 1ª fase están previstas actuaciones en 10 edificios de apartamentos turísticos que funcionan sin cambio de uso y con un pequeño porcentaje de viviendas de uso residencial.

Por último, el Ayuntamiento también considera necesario crear y mantener un Censo de Viviendas de Uso Turísticoque hayan solicitado u obtenido la licencia de cambio de uso de residencial a terciario-hospedaje para el oportuno control en la concesión de licencias y para el estudio de futuras regulaciones.

Ante el incremento de las actividades de hospedaje sin regulación -especialmente en algunos barrios de los distritos de Centro y Chamberí- que están provocando dificultades de convivencia en los inmuebles residenciales, congestión en el espacio público, transformaciones de las actividades comerciales y elevación de los precios de alquiler, el Ayuntamiento lleva meses trabajando  para abordar este problema, realizando un detallado informe sobre la situación, especialmente en el distrito Centro.

Las medidas puestas en marcha están fundamentadas en el primer estudio presentado en enero de 2017 sobre los alojamientos turísticos en la ciudad y el trabajo realizado por la Junta de Centro expuesto en mayo pasado.

FACUA Madrid reclama participar en el proceso de regulación abierto por el Ayuntamiento de Madrid para limitar a noventa días el alquiler de los pisos a turistas. La asociación considera positiva esta medida que busca el equilibrio entre el uso colaborativo de los inmuebles y el alquiler profesional.

La alcaldesa, Manuela Carmena, ha anunciado que revisará el plan general de ordenación urbana (PGOU) para que los dueños que quieran arrendar su piso más de esos tres meses tengan que obtener una licencia específica. FACUA Madrid considera imprescindible la participación de las diferentes entidades sociales en esta regulación, como las asociaciones de consumidores, para llegar a un equilibrio entre una vivienda turística de manera profesional y el derecho que tiene el usuario particular a alquilar su propiedad.

La asociación apuesta por una regulación en ambos modelos, tanto el alquiler profesional como el uso colaborativo de la vivienda, que garantice en cualquier caso los derechos tanto de los usuarios como de la población vecinal. Todo en un marco que permita el desarrollo sostenible del turismo, evitando la especulación en el acceso a un inmueble y la consecuente expulsión de vecinos e inquilinos de determinados barrios de la ciudad.

FACUA Madrid recuerda que el aumento del turismo no puede derivar en una saturación de los recursos de la ciudad, que limite los derechos de todos los usuarios al acaparar en gran medida el número de inmuebles para uso turístico y encarecer el precio de los bienes y servicios de la ciudad, entre ellos la vivienda. Por ello, la asociación considera vital esta regulación para mantener el equilibrio de la ciudad como punto de encuentro sostenible tanto para ciudadanos propios como para turistas.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar







































































Mitula



















A Todo Color



































Noticias Relacionadas