x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

22
May
2020
Ya son 49 los presos infectados en la cárcel de Estremera PDF Imprimir E-mail
Zona Este - Estremera
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por CCOO MadridSegún CCOO, hasta el miércoles estuvo abierto un taller presencial

Se da más valor a la recuperación de la actividad productiva que a garantizar la salud del personal penitenciario y de los internos, manteniendo abierto hasta ayer miércoles un taller del Centro Penitenciario Estremera (Madrid VII), ubicado en el foco de la pandemia, sin desescalar la vuelta a la normalidad y sin realizar previamente tests masivos.

El pasado 13 de abril CCOO denunciaba un posible brote en la prisión de Estremera y solicitaba que se realizaran test masivos tanto a la plantilla como a la población reclusa, con la finalidad de aislar ese brote epidémico y evitar su propagación.

Dicha petición no ha sido atendida hasta la fecha, habiéndose triplicado el número de contagios por COVID-19, tanto entre las personas trabajadoras como las internas. Actualmente este centro penitenciario registra 8 casos confirmados de Covid-19 de trabajadores y 49 casos positivos de internos, de los cuales 2 han fallecido por este virus.

El 21 de abril el gerente de la entidad estatal Trabajo Penitenciario y Formación para el Empleo ordenaba la reanudación de la actividad laboral de una parte de los internos, y abría los talleres productivos en 11 prisiones, entre las que se encontraba el de Estremera.

El pasado 4 de mayo se reunía el Comité de Seguridad y Salud Laboral de Madrid, y los delegados de prevención pedían el cierre de los talleres, y en concreto el de la empresa Octé Electric, porque su actividad laboral suponía una exposición directa al virus y además no se acreditaba que se cumplieran las directrices que ha establecido el Gobierno y las autoridades sanitarias.

La Administración penitenciaria continuó con la actividad laboral de todos los talleres ocultando casos de COVID-19. A algunos internos trabajadores se les realizó el test serológico, que resultó positivo en todos ellos. Sin embargo, la Administración no registró esos datos en la estadística oficial, ya que sólo contabiliza los positivos que se confirman mediante la prueba PCR.

Desde CCOO se solicita que se registren todos los casos positivos, con independencia del tipo de prueba que se utilice, ya que miden fases de la enfermedad distintas.

Ha tenido que ocurrir un accidente laboral que necesitara el traslado al hospital para que se confirmara un nuevo caso de coronavirus y se cierre temporalmente el taller productivo.

Lo que ocurre en la prisión de Estremera es la demostración palpable de que la política preventiva del coronavirus en las prisiones está más orientada hacia la propaganda que a la protección real del personal trabajador penitenciario y de las personas privadas de libertad. Queda claro que para la Administración priman más los intereses económicos que la salud pública.

La prisión más castigada por el COVID-19 es Estremera, con 49 casos positivos confirmados de internos y 8 trabajadores del centro. Pese a ello siguen sin realizarse tests por lo que no se puede conocer con seguridad el nivel de alcance que está teniendo el virus.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas