x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

24
Feb
2021
Sánchez pretende mantener las restricciones hasta que la incidencia sea de 25 PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - España
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por Congreso de los DiputadosEl Presidente compareció para explicar su actividad durante el Estado de Alarma

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado en el Congreso de los Diputados que se destinarán 11.000 millones de euros más a apoyar a empresas, pymes y autónomos. Además, ha avanzado que la creación de empleo de calidad será uno de los principales criterios para la selección de los proyectos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. El jefe del Ejecutivo ha destacado que la situación de la pandemia sigue siendo «grave», en particular en algunos territorios, pero la incidencia tiende a bajar gracias a las medidas adoptadas. España registra actualmente una incidencia acumulada de 236 casos por cada 100.000 habitantes, lo que representa un descenso del 62% en los últimos 14 días. La última cifra de fallecidos es de 68.079.

Los datos -ha sostenido- vuelven a demostrar que el estado de alarma y la cogobernanza con las comunidades autónomas funcionan y proporcionan un repertorio de acciones suficiente para doblegar la curva. «Pero hay que activarlas y mantenerlas», ha sostenido Sánchez en su comparecencia ante el Pleno del Congreso de los Diputados para informar sobre la gestión del Gobierno contra el COVID-19, en cumplimiento del Real Decreto por el que se prorrogó el estado de alarma hasta las 00:00 horas del 9 de mayo de 2021.

El presidente ha señalado que «hoy todos somos conscientes» de que la desescalada de la primera ola se llevó a cabo con demasiada rapidez, «apremiados por la necesidad de reactivar la economía y remediar la fatiga emocional», y también de que «no se debió bajar la guardia» durante las fiestas navideñas. La prudencia, por tanto, es un «deber cívico y político» que debe mantenerse a pesar del comienzo de la vacunación: «Todos debemos asumir como propio el reto de evitar una cuarta ola».

El Gobierno -ha añadido- seguirá adoptando todas las medidas restrictivas necesarias, como hizo el 17 de febrero al establecer la obligatoriedad de que los viajeros procedentes de aeropuertos brasileños y sudafricanos guarden una cuarentena obligatoria de diez días al llegar a España. «Hemos de seguir trabajando unidos hasta conseguir una incidencia inferior a 25 casos por cada 100.000 habitantes», ha apuntado.

Si el año 2020 fue el año de la pandemia, el 2021 se recordará como el año del fin de la «pesadilla sanitaria» gracias a la vacunación, según ha manifestado el jefe del Ejecutivo. Sánchez ha explicado que la Comisión Europea ha firmado contratos con seis farmacéuticas para adquirir un total de 2.265 millones de dosis de vacunas y está avanzando en las negociaciones con otras dos compañías. En el caso concreto de España, el Consejo de Ministros ya ha autorizado la adquisición de 136 millones de dosis de cinco vacunas (Pfizer-BioNTech, AstraZeneca/Oxford, Moderna, Janssen y Curevac).

El presidente del Gobierno también ha destacado el papel que los científicos y las científicas españoles están desempeñando en la fabricación de las vacunas autorizadas y en el desarrollo de otras nuevas. La ciencia española está desarrollado doce proyectos de vacunas contra el COVID-19, tres de los cuales son coordinados por el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Respecto a la Estrategia de Vacunación consensuada en el Consejo Interterritorial de Salud, Sánchez ha indicado que los grupos prioritarios seguirán actualizándose a medida que vayan cambiando las circunstancias. España -ha resaltado- se encuentra por encima de países como Alemania, Francia o Italia en la tasa media de vacunación por cada cien habitantes, con un ritmo de administración de unas 540.000 dosis a la semana.

Además de reafirmar el objetivo de alcanzar el setenta por ciento de la población vacunada antes de que acabe el verano, el presidente se ha mostrado convencido de que los problemas de suministro que se han producido en la Unión Europea en las últimas semanas «se superarán en breve», sobre todo contando con las nuevas vacunas en proceso, por lo que España podría recibir el cuádruple de vacunas el próximo trimestre. Sánchez se ha referido igualmente al compromiso español, defendido en el ámbito europeo, de facilitar el acceso a la vacuna a los países con más dificultades.

El jefe del Ejecutivo ha subrayado que 2021 será también el año de una recuperación económica y social que dará «esperanza» y «tranquilidad» a los ciudadanos: «Comprendo que en medio de la niebla espesa de esta crisis resulte difícil atisbar el final, pero la salida está cerca».

Esa recuperación será posible -ha expuesto- gracias a los 140.000 millones de euros que España recibirá en los próximos seis años de los fondos de la Unión Europea para la reconstrucción, vehiculados a través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. Se trata, ha afirmado, del «proyecto de modernización económica más ambicioso de la historia de nuestro país»; su ejecución comenzó la semana pasada con la primera reunión del órgano de gobernanza del Plan.

Además, el Plan se apoya en las acciones concretas que recogen los Presupuestos Generales del Estado de este año, para cambiar el modelo productivo. Unas cuentas públicas -ha remarcado Sánchez- que suman más de 239.000 millones de euros para combatir los efectos de la pandemia y «blindar así nuestro Estado del bienestar».

El presidente ha definido las medidas de ayuda a las empresas, los trabajadores y los hogares puestas en marcha desde el inicio de la pandemia como «un ejercicio de protección nunca visto en la historia de España». Además, ha anunciado que el Gobierno aprobará próximamente un paquete adicional de 11.000 millones de euros para empresas, pymes y trabajadores autónomos. El propósito es seguir ayudando a sectores que crecían antes de la pandemia y ahora se encuentran en una situación «extremadamente difícil», como el turismo, la hostelería, la restauración y el pequeño comercio, entre otros. Esos fondos permitirán reforzar la solvencia de sus balances, realizar las inversiones necesarias y contratar a los trabajadores que requieran.

El presidente ha sostenido que el objetivo del Gobierno es «no dejar a nadie atrás», «mirar siempre hacia adelante» y «crecer de otra forma, transformando», para lograr una «España más digital, más sostenible, más cohesionada y justa y más feminista». Esas cuatro grandes transformaciones buscan crear un empleo de calidad y sostenible, que es el fundamento de toda la política económica del Ejecutivo.

Sánchez ha informado de que las convocatorias para proyectos del Plan de Recuperación que se lleven a cabo en colaboración con el sector privado -proyectos industriales, digitales, tecnológicos y energéticos- tendrán entre sus principales criterios de elegibilidad la creación de empleo de calidad. Según las estimaciones del Gobierno, el Plan creará cerca de 850.000 puestos de trabajo en los próximos tres años.

Ese empleo de calidad va ligado al refuerzo de la educación y la formación y al impulso del talento español y la atracción del global, ha manifestado el presidente, que ha repasado las iniciativas del Ejecutivo en estos ámbitos, desde el Plan de Modernización de la Formación Profesional hasta los planes nacionales de digitalización presentados recientemente.

El jefe del Ejecutivo ha recordado que existe toda una generación que solo conoce la incertidumbre, una situación que debe cambiar para que España avance. «No podemos dibujar un futuro de progreso sobre el sacrificio de los más jóvenes», ha afirmado Sánchez, que ha agradecido a estos la responsabilidad que, de forma muy mayoritaria, han demostrado durante la pandemia.

«Tenemos razones para mirar al futuro con confianza y esperanza», ha asegurado. El presidente ha llamado a la unidad y la responsabilidad de las fuerzas parlamentarias para contribuir entre todos a que 2021 sea un punto de inflexión y España supere la pandemia «y ocupe el lugar que merece en Europa y en el mundo». El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha apelado a la unidad y al acuerdo de las fuerzas políticas para enfilar la recuperación económica y superar definitivamente la pandemia.

Durante su intervención en la sesión de control al Ejecutivo celebrada en el Congreso de los Diputados y en respuesta al diputado del Grupo Parlamentario Vasco, Aitor Esteban, el presidente se ha manifestado "satisfecho con la evolución y desarrollo del gobierno de coalición" porque está afrontando una situación inédita. Pedro Sánchez ha afirmado que su deber es garantizar la estabilidad política e institucional que el país merece y necesita durante los próximos tres años, así como preservar la unidad de acción de las fuerzas progresistas.

El presidente ha sostenido que España necesita una agenda progresista para hacer frente a las transiciones digital, ecológica y al cambio en el orden internacional. Con este objetivo, ha apelado a la unidad que reclaman los ciudadanos para "enfilar la recuperación económica y superar definitivamente la pandemia".

El jefe del Ejecutivo ha trasladado al diputado del Grupo Parlamentario Euskal Herria Bildu, que le preguntó por la realidad de la juventud, que el Gobierno va a hacer una apuesta decidida e inequívoca por la educación: "Si no hay educación no hay futuro". Sánchez ha destacado que los Presupuestos Generales del Estado aportan recursos inéditos en políticas de becas para modernizar la formación profesional. Además, ha apostado por reducir la tasa de abandono escolar con el fin de que disminuya la tasa de desempleo juvenil.

El presidente también ha señalado que confía en llegar a un consenso en política de vivienda dentro del gobierno de coalición: "Vamos a tener, por fin, la primera ley en el ámbito estatal de vivienda, que será también un hito importante en esta legislatura". En materia de política laboral, Pedro Sánchez ha considerado primordial reforzar los consensos con los agentes sociales para reformar el mercado laboral. Una de las principales tareas, ha dicho, "es reformar y actualizar el contrato de formación", algo que afectará positivamente a los jóvenes. Pedro Sánchez ha añadido que está planteado crear un estatuto del becario, reforzar la carrera de investigación en el ámbito docente y la ciencia. "Creo que tenemos por delante muchísimas conquistas sociales que alcanzar y la pandemia no las va a frenar", ha concluido.

El presidente ha explicado que el Ejecutivo ha presentado a la Comisión Europea, en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, ciento setenta reformas a realizar en seis años, que deberán abordar desde la transición ecológica y digital de la economía al sistema energético, el sistema educativo y la formación profesional o el ámbito laboral. Sánchez respondía así al diputado del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso, Pablo Casado, que le había preguntado por las reformas que proponía el Ejecutivo. El presidente le ha invitado a llegar a acuerdos para poder afrontarlas "en beneficio de todos".

Pedro Sánchez también ha calificado de "desafío" asegurar la sostenibilidad de las cuentas de la Seguridad Social y las pensiones, así como rebajar el déficit estructural, superior a la media europea. Respecto a la pandemia y sus consecuencias económicas, el presidente ha recordado que se han destinado recursos equivalentes al 20% del PIB para ayudar y apoyar a los sectores más afectados, como el turístico, el hostelero y los de ocio y cultura.

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha señalado en el Congreso que "en España, la libertad de expresión, como el ejercicio de cualquier otro derecho fundamental reconocido en nuestro texto constitucional, está plenamente garantizado". Campo ha respondido así a la pregunta parlamentaria formulada por Montserrat Bassa, del Grupo Parlamentario Republicano, sobre la libertad de expresión en el Estado español.

En referencia a los disturbios ocasionados en los últimos días en diferentes ciudades del país, Campo ha señalado que "la violencia no es un mecanismo para reclamar derechos, lo único que hace es destrozar la sociedad y la convivencia". En esa misma línea, el ministro ha indicado que la libertad de expresión "no se defiende quemando contenedores, ni saqueando tiendas, ni destrozando las puertas de los medios de comunicación". Y ha señalado que se va a revisar el Código Penal, "para encontrar el tono justo que nos permita un amplio ejercicio de libertad, como el de la libertad de expresión".

De mismo modo, el ministro de Justicia ha recordado que España ha sido valorada como una "democracia plena", haciendo referencia al ranking publicado por la revista The Economist, que sitúa a España en el puesto 22, con una puntuación total de 8,12 sobre 10. Además, en el capítulo que corresponde a derechos civiles, España obtiene una puntuación de 8,53, quedando por encima de países con mayor tradición democrática como Francia, Bélgica e Italia.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas