x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

06
Ago
2020
Recuperan en Arganda tres variedades de tomate desaparecidas en los 60 PDF Imprimir E-mail
Zona Este - Arganda del Rey
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por CAMPretenden producir 40.000 kilos entre julio y octubre

La Comunidad de Madrid comercializará -por primera vez- tres variedades de tomate tradicional recuperadas en la región, conocidas como Moruno, Gordo y Antiguo, que habían desaparecido de los campos madrileños en los años 60 tras el éxodo rural y han sido recuperadas por el Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA). Se estima que la producción total sea de 40.000 kilos entre los meses de julio y octubre.

En la finca La Isla, propiedad del IMIDRA en Arganda del Rey, los investigadores estudian la evolución de estas tres variedades de tomate, que se pondrán a la venta en todos los supermercados que Alcampo tiene en la región. “Este proyecto es una muestra más de la apuesta de la Comunidad de Madrid por el desarrollo agrícola y los productos locales de máxima calidad en nuestra región, que además ayuda a revitalizar el entorno rural”, ha explicado la consejera de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad, Paloma Martín, quien ha destacado que el Gobierno regional pretende “seguir impulsando la investigación agroalimentaria para mejorar la calidad de vida de los madrileños”.

Estas tres variedades de tomate, de altísima calidad, forman parte de los 451.000 plantones de distintas variedades hortícolas donados en abril por la Comunidad de Madrid a 500 agricultores madrileños, tras la crisis sanitaria provocada por el COVID-19. Esta actuación se enmarca en el Plan de Apoyo al sector primario que impulsó el Ejecutivo madrileño para minimizar el impacto del virus en el descenso de ventas.

Los tomates cultivados proceden de 12.000 plantones donados por el IMIDRA a 3 agricultores madrileños, 4.000 a cada uno. Cada productor ha destinado 1 hectárea de sus fincas a esta plantación de tomates, utilizando un sistema de cultivo al aire libre sostenible y respetuoso con el medio ambiente.

Los agricultores han contado, en todo momento, con el asesoramiento de los investigadores del IMIDRA, quienes han llevado a cabo el proceso de recuperación de estas variedades de tomate, tras una investigación exhaustiva. El resultado de este proyecto ha sido una producción de 40.000 kilos, que ha sido comprada íntegramente por Alcampo, en sus tres variedades: Moruno (17.000 kilos), Antiguo (11.000 kilos) y Gordo (12.000 kilos).

Este proyecto afianza el apoyo del Gobierno madrileño a la comercialización en circuito corto de venta a gran escala del producto tradicional madrileño y de temporada. La iniciativa se encuadra en la campaña del Ejecutivo autonómico para promover el consumo de alimentos locales, apoyando de esta manera al sector primario y a la industria alimentaria madrileña tras la crisis provocada por el COVID-19.

También forma parte del Plan de Acción para la Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural (Plan Terra), una iniciativa de la Comunidad de Madrid que mejora la competitividad y la comercialización de los productos agrícolas de proximidad y que favorece el relevo generacional, al tiempo que implanta sistema de producción más sostenibles.

La Comunidad de Madrid ha aprobado un gasto de 2,5 millones de euros para financiar parte del coste de las Unidades de Apoyo que prestan servicios en los Centros Especiales de Empleo (CEE) de la Comunidad de Madrid. Estas ayudas sirven para subvencionar los costes laborales y de la Seguridad Social a cargo de la empresa respecto a los trabajadores con contrato indefinido que forman parte de estas unidades, que son equipos formados por psicólogos, educadores sociales, psicopedagogos o monitores especializados.

Prestan servicio a los CEE acompañando a los trabajadores con discapacidad de su desempeño laboral, atendiendo su aprendizaje y evaluando las necesidades de estos trabajadores con el resto de componentes.

La subvención se concreta en un importe fijo anual de 1.200 euros por cada persona trabajadora con discapacidad severa a tiempo completo, bien con un contrato indefinido o con un contrato temporal de duración igual o superior a seis meses.

La intervención de las Unidades de Apoyo a los CEE está resultando fundamental para amortiguar los efectos que la crisis sanitaria está produciendo en colectivos vulnerables, como las personas con discapacidad psíquica o enfermedad mental, que han visto notablemente alteradas sus condiciones de trabajo y sus pautas de vida. La convocatoria de ayudas de 2019 estaba dotada igualmente con 2.500.000 euros y permitió que 299 monitores y técnicos de las Unidades de Apoyo atendieran a 2.804 trabajadores con discapacidades severas.

La Comunidad de Madrid cuenta con 219 Centros Especiales de Empleo, que dan trabajo a casi 17.000 personas con discapacidad. Dentro de este colectivo, 7.198 tienen discapacidades severas, predominando las personas con discapacidades psíquicas (5.646), seguido por 838 personas con discapacidades físicas con un grado igual o superior al 65% y las personas con discapacidades severas de tipo sensorial, que ascienden a 714 trabajadores.

La Comunidad de Madrid ha puesto en marcha un curso de formación online en temas de seguridad, higiene y medidas de prevención del COVID-19 en el ámbito del ocio educativo, en el que participan alrededor de 1.100 personas.

El consejero de Educación y Juventud de la Comunidad de Madrid, Enrique Ossorio, ha explicado que el curso Medidas preventivas e higiénico sanitarias para la organización de actividades de ocio y tiempo libre educativo en el contexto de la COVID-19 se dirige principalmente a personas que trabajen este verano en actividades en los sectores infantil y juvenil, como monitores, coordinadores y educadores de tiempo libre, entre otros profesionales

El consejero se ha referido a esta iniciativa durante su visita a una de estas actividades, un campamento urbano organizado por la Asociación Barró donde ha podido comprobar los juegos cómo a través del juego, esta asociación sin ánimo de lucro creada en 1994 ofrece una educación integral y participativa para una igualdad de oportunidades. Participan jóvenes y niños de Vallecas, Cañada Real y Ciudad Lineal.

En el curso online se abordan contenidos como las definiciones de la enfermedad provocada por el coronavirus; principales síntomas; protocolos de prevención e higiene y ratios de participantes en actividades; las medidas para poder realizar actividades con pernocta; y todos aquellos elementos que se deben tener en cuenta para evitar contagios en actividades de ocio educativo.

Esta actividad formativa es de libre acceso, a través de inscripción y tiene una duración de 5 horas. Los participantes disponen de dos semanas para iniciar esta actividad desde el momento en que formalicen la solicitud, mientras que la plataforma seguirá activa para consultas hasta el 30 de septiembre.

En esta misma línea de prevención, el consejero de Educación y Juventud ha recordado que la Comunidad de Madrid ha publicado una guía para la organización de actividades de ocio y tiempo libre en el contexto del COVID-19, un documento que establece las pautas para la organización de actividades de ocio y tiempo libre en la región.

La guía tiene como objetivo asegurar que las actividades de educación en el tiempo libre se puedan llevar a cabo con las garantías de seguridad adecuadas, tanto para los jóvenes participantes como para los monitores y educadores que participan. Asimismo, se pretende facilitar al máximo posible la programación y preparación de estas actividades por parte de las entidades organizadoras y promotoras.

Además, la Comunidad de Madrid también ha repartido 50.000 mascarillas y 2.000 litros de gel hidroalcohólico entre 106 asociaciones sin ánimo de lucro de la región que organizan actividades de ocio y tiempo libre con niños y jóvenes en los meses de julio, agosto y septiembre.

El objetivo es contribuir a la prevención del COVID-19 en campamentos, acampadas, escuelas de verano y talleres para que este colectivo pueda divertirse, aprender y reanudar el contacto con la naturaleza en espacios de convivencia y socialización. Con esta medida se han beneficiado cerca de 17.000 jóvenes, que son los que participan en estas actividades.

La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, ha asegurado tras un encuentro con las principales asociaciones de hosteleros de la ciudad que lo importante es “evitar el cierre de los negocios, porque muchos se encuentran sumidos en una cuenta atrás que debemos de frenar”.

El encuentro, celebrado en el Palacio de Cibeles, ha servido para que los hosteleros expresen sus necesidades y urgencias al Consistorio, que desde hace meses trabaja para facilitar el trabajo del sector permitiendo la ampliación de terrazas en determinadas circunstancias. “Se han resuelto casi el 65 % de los expedientes solicitados para esas ampliaciones”, ha indicado Villacís, quien ha asegurado que “este trabajo se ha realizado en un tiempo récord para desatascar la administración y, sobre todo, para dar soluciones al sector de la hostelería”.

En este sentido, la vicealcaldesa aboga por permitir que los hosteleros del centro utilicen las bandas de aparcamiento, además de buscar nuevas soluciones porque “dos mesas más pueden suponer un empleo salvado y lo importante, en estos momentos, es preservar el trabajo de tantos madrileños”.

Tras mostrar su apoyo al sector y expresar su total compromiso con la ampliación de las terrazas en la capital, Villacís también se ha referido a las medidas de seguridad e higiene que están adoptando los hosteleros y, especialmente, quienes se dedican al ocio nocturno. En este sentido, ha asegurado “que la mayoría de los establecimientos que se dedican a este tipo de ocio están cumpliendo unas exigentes medidas de seguridad” y ha invitado a los más jóvenes a que sean conscientes de su responsabilidad “aunque crean que les afecta menos” porque el esfuerzo sanitario “debemos de hacerlo todos”.

La Junta Municipal de Fuencarral-El Pardo está realizando diversas obras de conservación y mantenimiento en los centros educativos públicos de infantil y primaria del distrito con el fin de mejorar notablemente sus instalaciones para recibir a los alumnos cuando regresen a las aulas.

En total, la inversión de la junta municipal alcanza los 258.000 euros, destinados a obras interiores y exteriores, actuaciones en instalaciones eléctricas y otras obras de conservación en diferentes instalaciones de los centros, que estarán finalizadas en el mes de septiembre. Así, entre las ejecuciones previstas durante este periodo estival en los equipamientos escolares de educación infantil y primaria del distrito de Fuencarral-El Pardo se encuentran:

  • CEIP Vasco Núñez de Balboa: conservación de la fachada y de instalaciones del interior.

  • CEIP Rabindranath Tagore: se están llevando a cabo trabajos para renovar la instalación eléctrica de las plantas baja y segunda del centro.

  • CEIP Herrera Oria: se están ejecutando importantes actuaciones en diferentes espacios del centro, además de acometer trabajos para conseguir mayor ahorro energético en la instalación.

  • CEIP Luis de Góngora: actuación en el patio y obras de conservación del centro.

La Comunidad de Madrid prevé formar durante 2020 y 2021 a 3.900 jóvenes inscritos en el Fichero Nacional de Garantía Juvenil en materias como nuevas tecnologías, logística e idiomas. Para ello, el Consejo de Gobierno aprobó en su última reunión la semana pasada la convocatoria de subvenciones dirigidas a financiar acciones de Formación Profesional para el empleo. La dotación, de 24 millones de euros, se divide en 14 millones de euros para la convocatoria dirigida a entidades de formación y 10 millones para entidades locales.

Los beneficiarios de las subvenciones son las corporaciones locales y entidades de formación públicas o privadas, titulares de centros acreditados o inscritos por la Administración Pública competente para impartir formación para el empleo, en la Comunidad de Madrid. Los destinatarios de las acciones formativas serán jóvenes menores de 30 años que estén inscritos como beneficiarios en el Fichero Nacional de Garantía Juvenil, una iniciativa europea que pretende facilitar el acceso de los jóvenes al mercado de trabajo. La previsión es formar a 3.900 alumnos en 266 acciones formativas.

Las entidades participantes programarán acciones formativas dirigidas a la obtención de certificados de profesionalidad y especialidades formativas relativas a la Tecnología de la Información y Comunicación (TIC), idiomas y logística. Se trata de una formación altamente demandada por los jóvenes madrileños y por las empresas de la región.

Los jóvenes participantes en la formación recibirán adicionalmente formación en competencias personales para el empleo, para mejorar sus capacidades en la búsqueda de empleo y acelerar su inserción laboral, y dispondrán del acompañamiento de un tutor que realizará su seguimiento y orientación a lo largo del periodo formativo.

La financiación se realizará con cargo a los presupuestos de la Comunidad de Madrid y estarán cofinanciados por el Fondo Social Europeo y la Iniciativa de Empleo Juvenil.

La Comunidad de Madrid lanza el segundo de los tres vídeos de la campaña Protégete, protégenos para sensibilizar a los madrileños, sobre todo los más jóvenes, de la importancia de utilizar mascarilla como medida de prevención frente al COVID-19.

La acción en redes sociales impactó ayer al poner de manifiesto con crudeza el riesgo para la vida que implica no utilizar mascarillas, así como el incumplimiento de las demás obligaciones y recomendaciones de protección. El vídeo, con el mensaje ‘Hay cosas que dan más calor que una mascarilla’, acumula más de 220.000 visualizaciones en el perfil de la Comunidad de Madrid en la red social Twitter.

En el vídeo difundido hoy a través de Twitter, Instagram y Facebook y en el canal de la Comunidad de Madrid en YouTube se muestra, sin embargo, la solidaridad y responsabilidad de los jóvenes madrileños que sí utilizan mascarillas para protegerse a sí mismos y protegernos a todos, cumpliendo de este modo con los requerimientos obligados por las autoridades sanitarias. El tercer vídeo se divulgará en los próximos días.

El Gobierno regional ha optado por una campaña de alto impacto visual, tal y como han hecho otras organizaciones y administraciones a la hora de concienciar sobre diversos aspectos. La acción, que parte de la Dirección General de Juventud, supone la inversión de 7.828 euros (más IVA) y ha sido realizada por una agencia madrileña.

Además de esta iniciativa en redes sociales, la Consejería de Educación y Juventud de la Comunidad de Madrid ha puesto en marcha otras en materia de formación y prevención de contagios por coronavirus, como un curso on line en el que participan 1.100 personas sobre medidas de seguridad e higiene necesarias en actividades de socioeducativas para niños y jóvenes (campamentos, talleres, etc). En esta misma línea de prevención, el Gobierno madrileño ha publicado una guía que establece las pautas para la organización de actividades de ocio y tiempo libre en la región.

Además, la Comunidad de Madrid también ha repartido 50.000 mascarillas y 2.000 litros de gel hidroalcohólico entre 106 asociaciones sin ánimo de lucro de la región que organizan actividades de ocio y tiempo libre con niños y jóvenes en los meses de julio, agosto y septiembre.

La Comunidad de Madrid ha llevado a cabo operaciones de financiación en los mercados por un importe de 4.173 millones de euros en la primera mitad del año 2020. Así lo ha detallado el consejero de Hacienda y Función Pública, Javier Fernández-Lasquetty, durante la presentación del balance de la política financiera llevada a cabo por el Gobierno regional en este periodo.

Con estas operaciones, y pese a que todavía quedan varios meses para terminar el presente ejercicio, la Comunidad de Madrid ha cubierto las necesidades de financiación previstas inicialmente para 2020, gracias a su alta calidad crediticia y a su buena reputación entre la comunidad inversora. Este hecho le ha permitido garantizar la liquidez durante estos meses, tanto para hacer frente de manera temporal a todo el gasto extraordinario que se ha producido por la crisis del COVID-19 y también mantener el periodo medio de pago a proveedores por debajo de los 30 días, dentro de los márgenes establecidos por la legislación vigente.

Uno de los factores que reflejan el interés de los inversores por nuestra región es el hecho de que la Comunidad de Madrid es la región con el porcentaje de deuda/PIB más bajo de todas las regiones de régimen común (un 14% frente al 23,7% de la media nacional en 2019). Asimismo, la deuda de la Comunidad de Madrid tiene una vida media de 7,7 años, similar a la deuda del Tesoro, con un coste medio de 1,92% en el primer trimestre de este año, ligeramente inferior a la deuda del Tesoro, que se situaba en 2,13 según datos ofrecidos por el Banco de España.

En cuanto a las principales operaciones llevadas a cabo en 2020, destaca una emisión pública sostenible por valor de 1.250 millones de euros; un Bono Verde –el primero de estas características emitido por una Administración Pública en nuestro país- de 700 millones; un préstamo del Banco Europeo de Inversiones de 600 millones y otro con el Banco de Desarrollo del Consejo de Europa por 200 millones; el primer Bono Social Sanitario realizado en nuestro país por importe de 52 millones; y el programa de emisión de pagarés de 350 millones.

El consejero Fernández-Lasquetty ha destacado también las dos operaciones de cancelación anticipada llevadas a cabo por el Ejecutivo regional para liquidar los dos préstamos que la Comunidad tenía con el Estado, y que se remontan al periodo entre 2013 y 2015. El principal estaba vinculado al Fondo de Facilidad Financiera, formalizado en 2015, y con un saldo vivo de más de 1.150 millones.

Gracias a la amortización de estas operaciones, la Comunidad de Madrid se aprovecha de las buenas condiciones de financiación y de su reputación en los mercados de capitales, lo que le permite conseguir un ahorro en el pago de intereses y hacer una gestión más eficiente de sus vencimientos de deuda.

La Comunidad de Madrid prevé formar durante 2020 y 2021 a 3.900 jóvenes inscritos en el Fichero Nacional de Garantía Juvenil en materias como nuevas tecnologías, logística e idiomas. Para ello, el Consejo de Gobierno aprobó en su última reunión la semana pasada la convocatoria de subvenciones dirigidas a financiar acciones de Formación Profesional para el empleo. La dotación, de 24 millones de euros, se divide en 14 millones de euros para la convocatoria dirigida a entidades de formación y 10 millones para entidades locales.

Los beneficiarios de las subvenciones son las corporaciones locales y entidades de formación públicas o privadas, titulares de centros acreditados o inscritos por la Administración Pública competente para impartir formación para el empleo, en la Comunidad de Madrid. Los destinatarios de las acciones formativas serán jóvenes menores de 30 años que estén inscritos como beneficiarios en el Fichero Nacional de Garantía Juvenil, una iniciativa europea que pretende facilitar el acceso de los jóvenes al mercado de trabajo. La previsión es formar a 3.900 alumnos en 266 acciones formativas.

Las entidades participantes programarán acciones formativas dirigidas a la obtención de certificados de profesionalidad y especialidades formativas relativas a la Tecnología de la Información y Comunicación (TIC), idiomas y logística. Se trata de una formación altamente demandada por los jóvenes madrileños y por las empresas de la región.

Los jóvenes participantes en la formación recibirán adicionalmente formación en competencias personales para el empleo, para mejorar sus capacidades en la búsqueda de empleo y acelerar su inserción laboral, y dispondrán del acompañamiento de un tutor que realizará su seguimiento y orientación a lo largo del periodo formativo.

La financiación se realizará con cargo a los presupuestos de la Comunidad de Madrid y estarán cofinanciados por el Fondo Social Europeo y la Iniciativa de Empleo Juvenil.

La vicealcaldesa del Ayuntamiento de Madrid, Begoña Villacís, ha visitado un supermercado de la cadena Híber en el distrito de Retiro con el que la junta municipal ha firmado un contrato de emergencia para dotar de alimentos a 400 familias en situación vulnerable.

De esta forma el Ayuntamiento de Madrid, que abastece de comida a más de 88.000 personas, “pone el foco en la emergencia social”, según ha destacado Villacís, “y centra sus esfuerzos en atender a quienes tienen una necesidad urgente en estos momentos de crisis”.

En este sentido, la vicealcaldesa ha lamentado la actitud del Gobierno tras el acuerdo alcanzado con la FEMP, “engañando a los ayuntamientos sobre el uso y la disponibilidad del superávit en un momento en el que la emergencia social hace necesarios esos fondos”. El Ayuntamiento de Madrid sigue respondiendo a la “emergencia social como ha hecho desde el inicio de la pandemia”, ha explicado Villacís, “a pesar de que esos fondos no lleguen”.

Este contrato de emergencia social, como ha explicado el concejal del distrito de Retiro, Santiago Saura, “se firma con los supermercados Híber, que preparan cestas de alimentos y productos básicos para que más de 1.000 personas estén atendidas en sus necesidades básicas”.

Desde Retiro, las peticiones de ayuda se han incrementado, pasando de los 75 contratos para ayudas sociales firmados el pasado año a los actuales 157 contratos. Una cifra que se explica por el incremento de la necesidad que, tras la crisis provocada por la COVID-19, tienen muchas familias.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas