x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

11
Sep
2018
Se hunde una bóveda cisneriana encontrada en las obras de la calle Libreros PDF Imprimir E-mail
Zona Este - Política Alcalá
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por PP AlcaláSegún el PP, su aparición no impidió que continuasen las obras

Este lunes apareció en la calle Libreros una bóveda que correspondería al alcantarillado cisneriano del Siglo XVI. Hoy, menos de 24 horas después, la bóveda aparecía hundida tras la inundación de la zanja. Así contaba el PP de Alcalá un asunto que va a levantar polémica en los próximos días.

Según ha explicado Markel Gorbea, concejal del PP en el Ayuntamiento complutenses, “las obras de la Plaza de Cervantes han revelado un importante hallazgo arqueológico bajo el firme de la calle Libreros, un hallazgo que demuestra cómo Cisneros planificó el desarrollo de la ciudad en torno a la Universidad, con toda la infraestructura secundaria que eso conlleva”. Además - ha explicado el edil popular - este ordenamiento planificado permitió el diseño y la ejecución de la moderna red de abastecimiento y saneamiento que acercó el agua corriente a los colegios, residencias, conventos y centros universitarios”. Se trata de una bóveda de ladrillo y mortero, de unos 50 centímetros de ancho y una altura no superior al metro, por la que discurren de manera estanca por su interior los desagües de la ciudad.

Para Gorbea “se trata de una obra de ingeniería de reconocido prestigio que en buena medida ayudó al reconocimiento de Alcalá de Henares como Patrimonio de la Humanidad y cuyo diseño integral de ciudad universitaria serviría como modelo a otros centros de enseñanza en Europa y América”.

"Pese a la importancia del hallazgo, al día siguiente de su descubrimiento se pudo comprobar el hundimiento de toda la parte superior de la bóveda, lo que imposibilitará que se lleven a cabo los trabajos para su conservación. De hecho, la preceptiva comunicación del hallazgo a la Dirección General de Patrimonio Histórico se ha realizado con posterioridad al hundimiento del mismo", afirman.

Markel Gorbea ha pedido al Ayuntamiento que exija a la empresa constructora que garantice el máximo respeto al Patrimonio Arqueológico de la ciudad. “Estamos muy preocupados porque no se haya actuado con la diligencia suficiente para preservar los restos y tratarlos como exige la normativa - ha afirmado el edil popular - no queremos que las prisas del Gobierno por acabar la obra hayan podido perjudicar el Patrimonio Arqueológico de la ciudad”.

Gorbea ha recordado que numerosos tramos de este sistema de alcantarillado cisneriano han aparecido en otras obras de la ciudad, y en todas ellas se ha realizado una exhaustiva documentación de los restos debido, precisamente, a su importancia histórica. El caso más reciente y significativo es el de la calle Colegios, donde el pasado año apareció un tramo muy bien conservado de unos 44 metros de longitud y que fue catalogado por la concejal de Patrimonio Histórico como “un importante hallazgo” en ese momento. “Por ello - ha declarado el edil del PP - no nos parece que la afectación y el daño sufrido por un tramo del alcantarillado en la calle Libreros sea una cuestión baladí y hay que tratarlo con la debida diligencia, exigiendo responsabilidades por el deterioro sufrido”

Tras conocer el comunicado de los populares, el Gobierno Local respondía, y lo hacía a través de otro comunicado, en el que explicaba que los hallazgos van a ser tapados por las obras de la calle Libreros. "Los arqueólogos han detectado la aparición de restos de infraestructuras de saneamiento de época moderna o contemporánea (siglos XVI a XIX) debajo de los pavimentos actuales de la calle Libreros, principalmente una galería abovedada y restos de alguna atarjea. Los restos están siendo sometidos a investigación por parte de los arqueólogos para determinar su exacta cronología y su funcionalidad dentro de la antigua trama urbana de época moderna o contemporánea de la ciudad de Alcalá de Henares. Se trata, por tanto, de restos de interés documental para profundizar en el conocimiento de la historia de nuestra ciudad. Tal y como establece la normativa para protección del Patrimonio arqueológico, tanto de rango municipal como regional, la obra que el Ayuntamiento está desarrollando en la Plaza de Cervantes y en la calle Libreros cuenta con un permiso de supervisión arqueológica emitida por la Dirección General de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid. Como consecuencia de esta supervisión ha sido posible la detección de estos restos. Las estructuras descubiertas van a quedar nuevamente tapadas y protegidas por debajo de los nuevos pavimentos que van a instalarse, no corriendo riesgo su conservación", resumen.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar







































































Mitula



















A Todo Color



































Noticias Relacionadas