x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

06
Ene
2020
El PSOE de Alcalá reconoce que el quinto vaso ha estado operando sin licencia desde su construcción PDF Imprimir E-mail
Zona Este - Sociedad Alcalá
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

El PP critica al alcalde y lo califica de “irresponsable”

Ya se habían pronunciado los políticos de la Comunidad y del Ayuntamiento de Madrid; los de Rivas en Pleno, y los vecinos de Vallecas y Alcalá, pero aún faltaba escuchar a los políticos complutenses. Hasta hace unos días, pues tanto el PP como el PSOE emitían comunicados valorando el cierre del vertedero y el traslado de basuras a Valdemingómez.

El Grupo de Concejales del PP en el Ayuntamiento de Alcalá de Henares ha lamentado la “irresponsable” gestión realizada por el presidente de la Mancomunidad del Este y alcalde de Alcalá, Javier Rodríguez, durante el proceso del cierre del vertedero. Como se ha anunciado, los residuos finalmente irán de manera temporal a Valdemingómez -hasta que la planta de Loeches esté finalizada- gracias a la solidaridad del alcalde del PP José Luis Martínez Almeida, y a la mediación de la Comunidad de Madrid, cuyo trabajo ha sido decisivo para resolver una crisis que Javier Rodríguez ha llevado hasta el borde del precipicio con una actuación carente de soluciones, hasta el punto de terminar anunciando, tras 55 meses en el cargo, que la única alternativa a la clausura del vertedero de Alcalá, si no nos ayudaba Madrid, era dejar la basura en la calle.

“Si de un político esperamos que tienda puentes y encuentre soluciones, en este caso Javier Rodríguez ha fracasado. Ha tenido que ser el Ayuntamiento de Madrid y la Comunidad de Madrid, con su mediación, quienes hayan mostrado una responsabilidad que ha faltado en el alcalde, que en muchos casos ha tenido una actitud prepotente y desafiante. Si no llega a ser por Almeida y por el Gobierno regional hoy la basura se estaría acumulando en las calles”, indica el portavoz adjunto del PP municipal Marcelo Isoldi, que se felicita de que el vertedero haya cerrado sus puertas tras más de 30 años acogiendo la basura de toda la comarca. “Gracias a Almeida, tenemos una alternativa para verter nuestros residuos una vez que el vertedero de Alcalá se ha colmatado. Si no, hoy la situación podría ser caótica”, señala.

En este sentido, los populares complutenses cuestionan la actitud de Rodríguez Palacios, que, desde un primer momento, “se ha encargado de buscar culpables en lugar de encontrar soluciones”, afirma Isoldi, al que le sorprende que sectores del PSOE de Alcalá saquen pecho, cuando han sido incapaces de aportar ni una solución seria en estos más de cuatro años. El PP de Alcalá, que recuerda que ya el PSOE puso todas las trabas posibles para construir la nueva planta de tratamiento cuando estaba en la oposición, denuncia la falta de voluntad para resolver un asunto que sabía que tenía que acometer desde que se alzó con la Alcaldía en 2015. “Durante estos más de cuatro años no ha hecho sus deberes y solo se ha encargado de buscar culpables sin un ápice de autocrítica. El Ayuntamiento de Madrid y la Comunidad de Madrid nos han tenido que sacar las castañas del fuego. Javier Rodríguez siempre está solicitando responsabilidades; estamos expectantes de que en estos días de reflexión asuma alguna”, indica Isoldi.

En esta línea, los populares complutenses critican la actitud partidista que ha mantenido Rodríguez Palacios en todo momento. El PP de Alcalá cree que las urgencias con las que se ha terminado cerrando el acuerdo se podrían haber evitado hace dos años, cuando el alcalde puso fecha para el cierre del vertedero: 2018. A diferencia de lo ocurrido estas semanas, entonces no hubo críticas al anterior Gobierno de la capital que dirigía Manuela Carmena, sostenido por el PSOE, cuando rechazaron acoger los residuos de Alcalá y la comarca. “En este caso, no parece que lo más acertado para alcanzar un acuerdo haya sido cargar contra la vicealcaldesa de la capital Begoña Villacís por mantener la misma postura que el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento madrileño, Pepu Hernández, al que públicamente no ha criticado en ningún momento. Rodríguez Palacios no se ha comportado como presidente de la Mancomunidad del Este, ni tampoco como alcalde de Alcalá, sino como alcalde del PSOE. Tensar la cuerda, por mero afán mediático, contra parte del Gobierno de Madrid que debe acoger los residuos de la Mancomunidad que presides no parece lo más inteligente”, añade Isoldi.

Por otra parte, otro de los aspectos por los que el alcalde socialista debe hacer autocrítica es por generar falsas expectativas a los vecinos con el cierre del vertedero. Javier Rodríguez ha venido anunciando durante los últimos años continuas fechas para su clausura. Primero dijo en 2018, luego en abril de 2019 -a unos días de las elecciones-, después en octubre, posteriormente tras la repetición electoral del 10-N y, más allá, a mediados de diciembre. “No puede ser que todas las fechas fueran válidas. ¿Cómo es posible que el vertedero no pudiera aceptar más basura en abril y se haya seguido vertiendo hasta casi 2020? Los vecinos no merecen tanta irresponsabilidad”, señala el portavoz adjunto. Tampoco fue responsable, según Isoldi, anunciar una alternativa en Toledo para  solo unas horas después tener que verlo como inviable. “¿Qué credibilidad va a tener a la hora de negociar con actitudes como esta?”, apunta.

Desde el PP también lamentan, por otra parte, la falta de lealtad institucional que Javier Rodríguez ha mantenido con la oposición local. Mientras que en las últimas semanas los populares no han querido generar un conflicto con este asunto para no interferir en las negociaciones, el alcalde no ha tenido la misma actitud. “Nos llama la atención que, por un lado, nos pidiera que tendiéramos la mano para llegar a acuerdos y, por otro, nos enteráramos de las novedades a través de los medios de comunicación. Esperábamos otra actitud de quien requería nuestra ayuda”, indica Isoldi.

En esta línea, los populares complutenses lamentan que Rodríguez haya hecho dejación de funciones y no haya sido capaz de encontrar una salida; solo exigir que le solucionen la papeleta. “Que cierre el vertedero de Alcalá es una estupenda noticia. Por eso, agradecemos a la Comunidad de Madrid y al Ayuntamiento de Madrid que hayan intercedido para que los residuos de Alcalá y el resto de la Mancomunidad del Este vayan de manera temporal a Valdemingómez y se evite así una situación no deseada. Aunque hay una compensación económica y la basura recibida estos meses retornará a la planta de Loeches cuando esta esté construida, la decisión adoptada por el Gobierno de Madrid no ha resultado nada fácil”, indica, por su parte, la portavoz municipal Judith Piquet.

Por último, Piquet, que recuerda que el PP de Alcalá ya manifestó su oposición a aceptar ni un kilo de basura más en el vertedero, solicita que se trabaje sin descanso para que la planta de Loeches esté construida cuanto antes. También exige que se informe a los vecinos y a los grupos de la oposición de todos y cada uno de los pasos del proceso de sellado del vertedero.

Tras conocer el comunicado, el PSOE respondía, y lo hacía confirmando lo que ya habían contado las agrupaciones vecinales, y que es la base de la denuncia ante la Guardia Civil presentada hace tres semanas: el quinto vaso ha estado operando sin licencia de apertura durante siete años.

"El PSOE de Alcalá lamenta, una vez más, la labor de oposición contra la ciudad del Partido Popular y su enésimo intento de engañar a los alcalaínos y alcalaínas haciendo un “formateo” a sus 12 años de nefasta gestión al frente del Ayuntamiento de Alcalá de Henares con Bartolomé González y Javier Bello a la cabeza", resumen.

El portavoz socialista en el Ayuntamiento, Alberto Blázquez, asegura que “el PP de Alcalá ha demostrado una vez más que le duelen las buenas noticias para la ciudad. Les dolió la peatonalización de la Plaza de Cervantes y calle Libreros, e incluso intentaron torpedearla, y ahora les duele que se haya cerrado el vertedero al aire libre de Alcalá de Henares gracias a la buena gestión de un alcalde socialista como Javier Rodríguez Palacios. Buenas noticias para la ciudad son malas noticias para un Partido Popular desnortado y con una memoria tremendamente frágil”.

Además, Blázquez apunta que “en el PSOE no olvidamos el intento de colocar una incineradora en la zona de especial protección de aves por parte del Partido Popular, que no se convirtió en una realidad gracias a la presión vecinal, mediática y política”.

"En 2008, el alcalde popular Bartolomé González aceptó, sin rechistar, el abandono de funciones que realizó la Comunidad de Madrid, por aquel entonces con Esperanza Aguirre como presidenta regional, y fue fundador de la Mancomunidad de Municipios del Este. El Gobierno regional, presidido por el Partido Popular, se desentendía de sus competencias en materia de gestión de residuos y en el PP de Alcalá de Henares y el alcalde Bartolomé González no encontraron ninguna oposición al respecto. En 2009, el Partido Popular de Alcalá de Henares, con Bartolomé González como alcalde, trató de construir una incineradora y una planta de tratamiento de residuos en la zona norte de la ciudad, junto al río Torote. Gracias a la oposición vecinal, y de partidos políticos como el PSOE, se impidió que Bartolomé González perpetuase aún más la recepción de residuos en Alcalá de Henares. “Si hubiera sido por el PP de Alcalá, tendríamos que haber soportado otros 40 años más la gestión de residuos de toda la comarca del Henares en la ciudad complutense”, añade Alberto Blázquez.

"En 2012 se aprobó la construcción del quinto vaso del vertedero al aire libre de Alcalá de Henares, muy cercano a las viviendas de vecinos y vecinas de la ciudad y al Cementerio Jardín. Con esta decisión, y sin ninguna licencia para su construcción por parte del entonces alcalde Bartolomé González, se incrementaron los olores en los últimos años. En 2014, con Javier Bello como alcalde, también del Partido Popular, se llegó a un acuerdo económico con Loeches como compensación por albergar la planta de tratamiento de residuos. No obstante, Alcalá de Henares no recibió compensación alguna en todos esos años de gobiernos del Partido Popular por el vertedero al aire libre que se ha mantenido abierto cerca de 40 años, y fue solo bajo el mandato del socialista Javier Rodríguez Palacios cuando se alcanzó un acuerdo económico y se compensó a la ciudad complutense con más de tres millones de euros", desvelan los socialistas.

Para Enrique Nogués, concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Alcalá de Henares, “es un insulto a la inteligencia de los alcalaínos y alcalaínas que el Partido Popular quiera poner pegas en relación al cierre del vertedero. Resulta más sorprendente aún que la crítica provenga del edil popular Marcelo Isoldi, que lleva siendo concejal de este ayuntamiento de forma ininterrumpida desde febrero del año 2001, hace 19 años”. Además, Nogués añade que “el señor Isoldi conoce de primera mano todas las tropelías que cometió el Partido Popular con el medio ambiente durante los 12 años que gobernaron en Alcalá de forma ininterrumpida hasta 2015”.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas