x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

17
Jun
2019
Comienza el juicio contra la auxiliar de enfermería del Hospital de Alcalá PDF Imprimir E-mail
Zona Este - Sociedad Alcalá
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por Hospital de AlcaláBea se enfrenta a cuarenta años de cárcel por dos delitos de asesinato

Dos años después de convertirse en protagonista de la crónica negra, hoy comienza en la Audiencia Provincial de Madrid la vista oral del juicio contra Beatriz L.D., la auxiliar de Enfermería del Hospital del Príncipe de Asturias de Alcalá acusada de asesinar acusada de asesinar a dos pacientes, en julio de 2015 y agosto de 2017, inyectándoles aire con una jeringuilla.

Los hechos serán enjuiciados por un jurado popular en la Sección Tercera de la Audiencia de Madrid a partir de las diez de la mañana. El fiscal pide 40 años de prisión por dos delitos de asesinato, tras desestimar la fiscalía un tercer caso en grado de tentativa.

El Ministerio Público reclama que se le imponga la medida de libertad vigilada consistente en la prohibición de desempeñar actividades como auxiliar de clínica en cualquier hospital o centro médico, durante un período de 10 años y que indemnice con 92.000 euros a los familiares de las víctimas. En concreto, un total de 72.000 a los dos hijos de la primera víctima, y 20.000 a los hermanos de la otra.

Beatriz L.D., trabajaba desde 2004 como auxiliar de clínica en el Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares «siendo sus funciones el cuidado y atención de los pacientes ingresados en las habitaciones asignadas al control de enfermería B de la plana 5ª dedicada al servicio de la medicina interna».

Según se desprende del escrito de acusación de la Fiscalía, el 29 de julio de 2015, la acusada entró en una habitación ocupada por una paciente de 92 años, L.M.S., a quien se le iba a dar el alta al día siguiente, «y con ánimo de causar su muerte de forma inmediata y aprovechando que en esos momentos no se encontraba acompañada de ningún familiar», le inyectó con una jeringuilla una gran cantidad de aire en el sistema circulatorio a través de una vía. A consecuencia de ello la paciente entró en parada cardio-respiratoria y falleció poco después a causa de una embolia gaseosa pulmonar masiva. La fallecida dejó dos hijos, uno de ellos con una minusvalía del 86%.

Dos años más tarde, el 2 de agosto de 2017, pasadas las tres y media de la tarde, la enfermera entró en la habitación de una paciente de 86 años, C.D.F., a quien inyectó con una jeringuilla una gran cantidad de aire a través de la vía, lo que provocó que sufriera un parada cardiorrespiratoria motivada por una embolia gaseosa masiva que provocó su fallecimiento a las cuatro de la tarde de ese día, pese a las maniobras de reanimación que le fueron practicadas por los médicos. Esta fallecida dejó dos hermanos mayores. La acusada se encuentra privada de libertad desde el 5 de agosto de 2017

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Mitula



















A Todo Color



































Noticias Relacionadas