x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

01
Feb
2018
Izquierda Unida expulsa de su Grupo Municipal a una concejala de San Fernando PDF Imprimir E-mail
Zona Este - San Fernando de Henares
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por Ayuntamiento de San FernandoCristina Parrilla era la última representante de IUCM en el Grupo

Reunido el grupo municipal el 26 de enero de 2018 con la asistencia de los concejales Sofía Díaz, Félix Izquierdo y Rosa Cumplido, con la ausencia de Cristina Parrilla a pesar de haber sido convocada debidamente, por unanimidad de los presentes se acordó la separación de Cristina Parrilla del Grupo Municipal de IU teniendo en cuenta la situación de desfederacion de IUCM a la que pertenecía esta concejala y su decisión de no ingresar en la nueva organización madrileña de Izquierda Unida, tal y como explicaba el partido en un comunicado.

"Asimismo, por su comportamiento y actitud que consideramos desleal durante el transcurso de este mandato, ya que en diversas ocasiones ha solicitado la expulsión del grupo municipal de IU de la actual portavoz Sofía Díaz y del anterior concejal Alfredo García. Por otro lado no podemos admitir el comportamiento de la misma, por su apoyo a los/las responsables de la gestión de la sociedad Plaza de España SL, que como todo el mundo sabe consideramos desastrosa", afirman.

Tras conocer la noticia la propia Cristina escribía una carta a sus excompañeros en la que pedía explicaciones por la decisión: "He recibido con extrañeza, estupor y tristeza el escrito que me has remitido en el que de un modo arbitrario, ilegal e inmoral acordáis mi expulsión del grupo municipal de IU. Lo habéis hecho sin garantizar los derechos básicos de cualquiera a quien se le somete a un juicio sumarísimo, sin posibilidad de que pueda defenderme. Lo habéis hecho convocando una reunión de grupo por la mañana, cuando sabéis que no puedo ir porque estoy trabajando. Lo habéis hecho sin indicar que se iba a tratar sobre mi expulsión del grupo. Al igual que conseguiste que te votáramos como portavoz sobre la base de un acuerdo de convivencia que incumpliste el minuto siguiente a ser elegida, nuevamente actuáis con engaños y subterfugios que vulneran mi derecho a defenderme y que convierten esa convocatoria en ilegal. Reconozco que no debería sorprenderme esta actitud ya que desde que se inició la legislatura SOFÍA DÍAZ como portavoz has impedido que pudiera participar en las diferentes comisiones municipales, o que pudiera acceder a la información que como Grupo recibíamos, y te has dedicado de un modo infame a impedirme ejercer mi trabajo como concejala. Ninguna información de las reuniones de portavoces, ninguna documentación o comunicación de la recibida por el Grupo te has dignado a pasarme. No debería sorprenderme porque desde el inicio de la legislatura no has convocado ni una sola reunión de grupo para debatir ningún asunto, haciendo un flaco favor a tu tarea y deber como portavoz. Solo has decidido convocar la primera reunión del Grupo dos años y medio después de ser elegida portavoz, cuando has considerado que, gracias a la incorporación de una nueva concejala que te daba una mayoría en el grupo, podías decidir, cubriendo alguna formalidad, pero en todo caso ilegalmente, expulsarme del grupo. No deja de ser triste que la incorporación de una nueva compañera solo haya servido para tomar una decisión tan repugnante. Sabes mejor que nadie que fuiste expulsada de la organización por la que te presentaste a las elecciones que no fue otra que IUCM; sabes perfectamente que has estado usurpando tu cargo desde hace más de dos años, con la connivencia de otros agentes que sin duda prefieren tenerte a ti como aliada aunque sea a cambio de conculcar el derecho de participación de los cargos públicos a los que deberían proteger. Sabes que desde hace más de dos años está pendiente en Secretaría la solicitud para que salieras del grupo municipal por haber sido expulsada de la organización por la que te presentaste a las elecciones; sabes que tal petición se hizo por los cauces legales y sabes que no tienes legitimidad para ser portavoz, pero tu ambición te ha impedido asumir las consecuencias de tus actos y actuar con un mínimo de decencia y honestidad. En el acta que me habéis remitido queda claro en el fondo cuál es el objetivo de esta decisión que no es otro que poder utilizar el dinero del grupo municipal, que hasta ahora no podías utilizar, porque necesitabas el acuerdo del grupo. Es tan evidente que tu único interés es liberar ese dinero, para no se sabe qué, que resulta claro que mi expulsión responde exclusivamente a eliminar obstáculos para poder usar ese dinero para cubrir gastos ajenos a los de la organización por la que fuiste elegida. Todo indica que terminaremos tristemente en los tribunales, puesto que no hay límite ético o moral que se cruce en tu camino. Durante estos años he discrepado de tu opinión sobre la estrategia que había que seguir en asuntos como el de Plaza de España, que jamás he podido discutir contigo porque nunca convocaste ninguna reunión. He discrepado porque creo que la obligación de los concejales del ayuntamiento, al margen de las críticas que se quieran hacer a los gestores anteriores o las denuncias que se estén tramitando, es buscar soluciones a los problemas y no instalarse en la inacción. He empezado a ser concejala en esta legislatura, no he participado en ninguna decisión relativa al asunto de Plaza de España y, por tanto, solo he intentado mirar hacia el futuro. Tú, Sofía, como sí fuiste concejala, quizás tengas algo que explicar de esa gestión y del fracaso en la búsqueda de salidas legales y satisfactorias para el Ayuntamiento y para los vecinos y vecinas, yo no. Aun así me ha parecido sorprendente la facilidad con la que atacas a gentes que fueron compañeros tuyos, acusándoles de auténticas barbaridades a pesar de ser consciente de su honestidad, solo por el afán de distanciarte de ellos. Te digo la verdad, yo no creo que Julio Setién, Joaquín Martínez, Ángel Moreno o Antonia Arenas sean personas corruptas, y como no lo creo no lo diré. Que un auto de un juez los señale en fase de instrucción como responsables de posibles delitos no les convierte en culpables, por mucho que tú te obstines en repetirlo hasta la saciedad, demostrando una vez más tu falta de rigor. Y que esto lo hagáis siendo conscientes también de que así facilitáis la derivación de responsabilidad al propio Ayuntamiento, como quieren las constructoras. A pesar de todas tus artimañas, no has conseguido que yo haya dejado de participar como concejala en cuantas actividades municipales he podido, ni has conseguido que dejara de hacer mi trabajo presentando propuestas a los plenos o preguntas al equipo de Gobierno. Por ser una mujer de izquierdas, la injusticia lejos de achantarme me anima a continuar trabajando. Me consta que desde el inicio de la legislatura has pretendido hacerme imposible la vida municipal y no te engaño si te digo que a veces tu actitud me ha hecho sufrir mucho, pero eso me ha hecho más fuerte. Yo sigo formando parte del grupo por el que me presente a las elecciones municipales, he sido fiel a mi compromiso con los vecinos y por tanto tú, que estás expulsada del mismo, no puedes decidir que yo sea una concejala no adscrita. Para eso me tendrán de expulsar de IUCM cosa que no ha ocurrido. La única concejala no adscrita por haber sido expulsada del partido por el que te presentaste a las elecciones eres tú, SOFÍA DÍAZ. En consecuencia, yo no puedo ser en ningún caso una concejala no adscrita porque me tendrían que expulsar de mi organización política. Las leyes existen para todos y también para ti. La decisión de tres concejales no puede conculcar los derechos de una minoría por su capricho, se exigen otras condiciones y en este caso no se dan. Todos aquellos que han abandonado IUCM o han sido expulsados del mismo si quieren pueden pasarse al grupo de no adscritos, pero no pueden expulsar a la única concejala que ha cumplido la ley. Por eso intentaré evitar este atropello por las vías legales de las que dispongo, indicándote asimismo que los recursos económicos del Grupo de Concejales no deben ser usados hasta que se resuelva legalmente la situación, resultando responsable de las cantidades que se dispongan aquellas personas que lo hagáis", explica Parrilla.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar







































































A Todo Color



































Noticias Relacionadas