x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

09
Dic
2016
Dudoso Horizonte PDF Imprimir E-mail
Punto D Vista - Otra mirada
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Jesús Hernández Gallardo

Puede ser que mis entendederas entren en conflicto de vez en cuando, que mis aprendizajes escolares no cuajen debidamente en mi destartalado cerebro, que mis conceptos históricos entren en barrena o simplemente se hayan "calado", como los coches con desórdenes de combustible. Pero algo habrá que impide a Fernando Trueba triunfar con su última película "La reina de España".

Fernando Trueba se jacta de ser de izquierdas, de unirse a toda una pléyade de actores republicanos que, encadenados ideológicamente, se sienten liberados cuando expulsan por su boca toda una sinfonía de maldades en todo lo que pueda oler, sentir o parecer a derechas.

Será una catarsis, un grito al viento que les libera de tan angosto camino de imperiosa derecha, de tanto dominio pasado y presente, que les reblandece las carnes a estos progres actuales, a tanto derivado de los tiempos que empujan con los rojos de laboratorio, de esos que se amparan en la opulencia familiar. Todos estos, hartos ya de todos los vicios, se han criado para apuntarse a lo que no son ni han sido nunca, los que no han sentido en sus carnes necesidades ni similar estrechez.

En algún momento de su vida, cansado ya de su improductiva serenata cinematográfica, se ha lanzado a la aventura, volviendo sus extremidades a lo alto y lanzar en pleno acto de reconocimiento por su escasa lucidez en el mundo del arte cinematográfico, un órdago de izquierdas, bien plantado, poniendo verde a quienes le han concedido el premio y la subvención. Pero añadiendo además vilezas a los españoles y a quienes soportamos su tostón cinematográfico, siendo agresivo con quien te regala el medio de vida y alzándose en lo más encumbrado del mundo republicano de este país.

¡Pero dónde vas!, ahora ya que has herido de muerte a gran parte de la sociedad, te permites el lujo de sacar una película con nombre " La reina de España". Pero ¿no eras republicano?, ¿no te regocijas con todos tus actores y demás entorno en ambientes ajenos a la derecha?. Pues eso, atente a las consecuencias y sé consecuente con tu discurso.

El mismo cineasta se ha echado piedras en su propio tejado, se ha embadurnado de miseria y quiere que la sociedad comparta su ponzoña. Cada persona está atada a sus actos, a sus maneras y declaraciones, ahora no se puede desdecir, no puede deshacer lo ya hecho, en especial cuando existe todo un país escandalizado por su poderosa patraña y desdén a España y sus orígenes.

Yo mismo me he sentido herido, desprestigiado por sus palabras, por su mala baba, por su órdago a los españoles. Ahora ha sacado una película ramplona, hija de su muermo prolongado, de su estancamiento como cineasta, pues eso, que no gusta, que está marcado, que mira con un ojo a su "Reina de España" y con el derecho a sus ansias desmedidas de republicano confeso. Los que vemos el dilema con equilibrio visual, decidimos pasar del tema, es de dudoso horizonte, de poco monte.

Jesús Hernández Gallardo

Funcionario del Estado

Torrejón de Ardoz

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

ChoniEncuesta

A Todo Color



































Noticias Relacionadas