16
Abr
2016
Pecados Veniales Imprimir
Punto D Vista - Otra mirada
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Jesús Hernández Gallardo

Estamos en un momento de la historia que necesita una búsqueda continua de transparencia por parte de las sociedades democráticas ante situaciones que se van repitiendo y no dejan de cuestionar la ética de nuestros sistemas y, a la vez, la falta de objetividad por parte de la izquierda española en su empeño por sacudirse de responsabilidad por los mismos errores atacando al contrario. Por ello las noticias que salen sobre el PP parece que son las que marcan el norte de las críticas, las que permiten rasgarse las vestiduras a todas las gentes de izquierdas en bloque, sin resquicio alguno y con altavoz.

Eso está bien, parece que es una forma de corregir y depurar lo que se torne mal hecho socialmente, lo que sea sospechoso de abuso o corrupción. Incluso me atrevería a decir que existe una avidez morbosa por sacar en las primeras planas de los periódicos cualquier mácula o presunto pecado que empañe con tinta azul todo el panorama político, para que la maquinaria de izquierdas se ponga en marcha , extienda, difunda y amplifique la falta. No digamos ya en medios de comunicación de mayorías, como podría ser la televisión, es el lugar favorito donde los políticos sacan todas sus armas más estéticas, donde aprovechan para expresar sus bondades y echar el resto.

Seguramente estaremos en la línea correcta de detección y de denuncia, como no se podría entender de otra manera. Pero ¿qué ocurre con las torpezas del otro bando? También las hay, no me cabe duda. La verdad es que eso vende menos, parece que el rango de maldad está catalogado como de segunda fila, más venial, por no tener la relevancia que tiene lo que haga el PP. Desde el punto de vista ético creo que tendría que ser visto de igual manera, sin distinción alguna.

La práctica en nuestra sociedad española se ceba periodísticamente con los errores o corrupciones de la derecha, pero con la izquierda es muy tolerante, muy laxa, incluso yo me atrevería a decir que permisiva. De lo contrario, que alguien me explique qué está pasando con el asunto de los ERES falsos en Andalucía y los cursos ficticios, todo ese derroche económico que ha planeado en forma de gran corrupción por todas las instituciones de sello laboral. El montante de ese asunto multiplica con claridad cualquier pecado que haya cometido la derecha en nuestro país, sin embargo los medios de comunicación acribillan sin cesar, descargan de manera compulsiva y omiten sus críticas a quienes la merecen con todos las repulsas.

Estamos en un momento social en España que no se mueve nada si no lo autorizan los de la izquierda "progresista", hace gracia que se denomine así, cuando se está viendo que en todos los países donde imperan estas tendencias, van todos a la deriva claramente. El PSOE está en todas las salsas, parece que es el partido que mueve fichas, el que pretende apuntarse al asunto de gobernar, con el lastre de que no han ganado en las urnas, están a distancia del PP y son capaces de venderse por un plato de lentejas.

 

Jesús Hernández Gallardo

Funcionario del Estado

Torrejón de Ardoz