18
May
2015
Hielo Rojo de Primavera Imprimir
Punto D Vista - Otra mirada
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Jesús Hernández Gallardo

El hecho de imputar a Chaves y Griñán ha marcado un antes y un después en la reciente historia de nuestros tiempos, ha significado el ataque a las entrañas más profundas del PSOE, a los puntos neurálgicos más sensibles del Socialismo de España. Estas son las conclusiones que puede deducir cualquier persona que preste una pequeña atención a la política desde lontananza, desde fuera, posicionado en un lugar fuera de privilegio, pero que ante la evidencia saca estas conclusiones.

Se trata de pesos pesados, de socialistas que han estado y están en el eje de organización de un partido con mucho poder en la sociedad española, hoy en día a pesar del bajón en las previsiones de voto, del avance de Podemos, de los eres falsos, de los cursos incumplidos, del desencanto de socialistas puros... están ahí, siguen con pulso en la vida del país, tienen fuerza y trascendencia, siguen cautivando a muchos españoles que están convencidos en la opción de estas siglas.

A Susana Díaz se le ha exigido que estos dos valladares e imputados socialistas se alejen de la política, como condición imprescindible para avanzar en los apoyos necesarios y conseguir la gobernabilidad de Andalucía. Al principio de la exigencia, parecía que se iba a conseguir ese alejamiento, esos ímpetus todavía ardientes en la actividad de los dos personajes... pero no se sabe por qué razones, no se ha podido llegar a culminar esa acción. Serán presiones de mando en plaza, de selecta influencia que han bajado los humos a Susana y la han dejado en la posición actual: Desautorizada para pactar, para seguir adelante, para formar gobierno en su territorio andaluz.

¿Se está despreciando al caladero más productivo del PSOE? Esa respuesta la debería dar Susana Díaz, interesante podría ser la respuesta que diera, aunque a lo mejor tendría prohibido dar explicaciones, abrir la boca para echar por ella lo que sinceramente piense, hablar de las zancadillas que está recibiendo, sus luchas personales con quienes enarbolan la bandera y dictan las respuestas oficiales que se han de dar en cada momento.

Pedro Sánchez se ha pasado por Andalucía para ayudar a levantar el voto socialista en la campaña electoral municipal, de momento no existe sintonía con Susana Díaz, no han coincidido en mítines. El tiempo nos dirá si se está luchando en la misma guerra o si es que cada uno lucha por votos de distintas guerras...¿Serán puñaladas traperas las que se dan mutuamente?. En los aledaños se forman corrillos, se escuchan ruidos de sables, miradas que matan, omisiones que hablan, silencios que dicen y amores cargados de hielo.

La agresividad generada en las entretelas de la militancia de los partidos nunca la sabremos, tan solo cuando afloran y se convierten en campo de batalla tangible, cuando la rosa está cogida por diferentes manos, son diferentes las formas de concebir el manejo de una ideología, que por cierto siempre debería ser del mismo color, pero los momentos en que se han de describir las listas a elecciones diversas, los puestos de representación del partido o las luchas internas condicionan mucho a la cúpula... Si levantara la cabeza Pablo Iglesias Posse.

 

Jesús Hernández Gallardo

Funcionario del Estado

Torrejón de Ardoz