14
May
2015
Velero sin brisa Imprimir
Punto D Vista - Otra mirada
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Jesús Hernández Gallardo

Tantos son los eventos electorales de este año, tantas son las participaciones de los políticos para allanarse de nuevo el camino de cuatro años que yo diría que estamos en una perenne campaña. En cada una de ellas se monta un teatrillo que apunta siempre al mismo lado, los actores que se suben al escenario son los mismos, tan solo alguna cara nueva diversifica la monotonía que se va extendiendo como una sombra interminable.

Las malas acciones de los políticos en el reciente tiempo atrás van marcando la apatía de los ciudadanos, el desinterés por el voto está inundando a inmensas cantidades de gentes que se abstienen de aparecen por los centros oficiales para ejercer su giro de muñeca, para quien así lo piensa son gestos innecesarios, carentes de realidad por la falta de merecimiento de todos los que figuran bajo unas siglas, cualesquiera que sean. Se generaliza ya de una manera tóxicamente injusta, por los sablazos que sufren las arcas comunes a todos los españoles. Son tantos los políticos corruptos que están siendo desenmascarados y los que se intuyen que no salen a la luz, que el ciudadano se enquista en su mundo, se evade de charlatanes superfluos, de monigotes interesados y se escapa del circo electoral.

Mientras tanto le suben los humos y los humores a Susana Díaz por no encontrar a nadie que la apoye en su singladura electoralista, siendo ella misma quien ha organizado las elecciones andaluzas a su antojo, arrimando las mareas y los temporales a su beneficio, buscando el despiste de los rivales, el paso cambiado de todos aquellos que han compartido papeleta. ¿Qué pretendes ahora?, cuando has sacado una mayoría simple, cuando necesitas quienes se apunten contigo para embarcar en el Gobierno de Andalucía para que se pueda llenar el aforo de babor y estribor del barco. Buscaste la escaramuza y te pagan con desaires, con desdén, con recelos necesarios como respuesta. Ahora se te llena de boca de ayuda a Andalucía, de gobernar tu tierra... ya veremos como acaba tu irresponsable travesía mendigando ayudas. El PSOE de Andalucía parece un barco encallado en un islote del Guadalquivir, donde los demás barcos pasan de largo al observar los trajines que hay a bordo.

Claro está que ahora te pidan a cambio de navegar contigo unos aranceles, unos hechos que sean claros y comiencen con las dimisiones de aquellos imputados antecesores tuyos, de quienes han intoxicado el clima de desconfianza que se cierne sobre Andalucía: Está claro que son los ERES falsos y los cursos nunca realizados en la travesía de las anteriores legislaturas. Son los montantes económicos que se han embolsado los amigos y amigotes que naufragaban por allí cubiertos con el antifaz del bandolero o pirata que ha ido atracando puerto tras puerto.

Malos vientos corren por el Guadalquivir, miles de ojos observan las maniobras para poner a flote el barco socialista en Andalucía, las idas y venidas a consultas de quienes no quieren zozobrar a la deriva con un gobierno que siga el timón que marcó el PSOE recientemente u otro gobierno que pierda el rumbo del equilibrio y de la justicia.