05
May
2021
El paro baja en casi cuarenta mil personas en abril, tres mil de ellas en Madrid Imprimir
Otras Noticias - España
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por CCOO MadridLa Comunidad es la cuarta de España donde más crece el empleo

El número de personas desempleadas registradas en las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), al finalizar el mes de abril, ha bajado en 39.012 personas en relación con el mes anterior. En valores relativos, el descenso del paro ha sido de un -0,99%. Es el segundo mes consecutivo en el que desciende el número de personas desempleadas. Gracias a este descenso, la cifra total de paro registrado se ha situado en 3.910.628 personas. El desempleo baja en casi todas las comunidades autónomas, en los cuatro sectores de actividad, en ambos sexos y en todos los tramos de edad, lo que le aporta una importante consistencia a la tendencia de reducción del desempleo en este mes.

El paro baja en todos los sectores económicos, en especial en el sector servicios, una tendencia recurrente en los últimos meses. Presenta las siguientes variaciones respecto a marzo: en Servicios desciende en 32.192 personas (-1,16%), en Industria baja en 5.127 (-1,64%), en Construcción baja en 3.947 (-1,30%) y en Agricultura desciende en 2.622 personas (- 1,35%). El número de personas desempleadas se incrementa en 4.876 (1,37%) en el colectivo sin Empleo Anterior.

El número de parados desciende en 24.038 hombres (-1,44%) hasta situar el total de desempleados inscritos en 1.647.503. En el caso de las mujeres, el paro registrado cae en 14.974 (-0,66%) personas respecto al mes anterior y deja el total en 2.263.125, al caer en relación al mes de marzo. El desempleo de los jóvenes menores de 25 años desciende en abril en 1.909 personas (-0,53%) respecto al mes anterior. También baja el paro en el colectivo de 25 y más en 37.103 personas (-1,03%). El paro registrado baja en catorce comunidades autónomas. Las caídas más significativas corresponden a Galicia (-9.941), Cataluña (-8.715), País Vasco (-3.039) y Madrid (-2.986). El paro aumenta en Canarias (1.873 personas), y se mantiene prácticamente estable en Comunidad Valenciana (389 personas) y Cantabria (34 personas inscritas más).

El número de contratos registrados durante el mes de abril ha sido de 1.356.845. Supone una subida de 683.696 (101,57%) sobre el mismo mes del año 2020. En cuanto a la estabilidad de los contratos, en abril de 2021 se han registrado 164.080 contratos de trabajo de carácter indefinido. Representan el 12,1% de todos los contratos. Supone un incremento de 105.038 (177,90%) sobre igual mes del año anterior. En magnitudes acumuladas, se han formalizado 627.893 contratos indefinidos en los cuatro primeros meses de 2021. Representa un incremento de 66.287 (11,80%) sobre el mismo periodo del año 2020.

Los contratos indefinidos del mes de abril se dividen, en cuanto a la duración de su jornada, en 102.632 a tiempo completo y 61.448 a tiempo parcial. Los primeros han tenido una subida, respecto a abril de 2020, de 65.133 (173,69%) y los segundos se han incrementado en 39.905 (185,23%). En cuanto al resto de contratos, hasta completar el total de 1.356.845 del mes de abril de 2021, son 6.222 de carácter formativo y 1.186.543 otro tipo de contratos temporales. Dentro de este último grupo destacan: Obra o Servicio Determinado (de jornada a tiempo completo) con el 28,14% del total de todos los contratos, seguido de Eventuales por Circunstancia de la Producción (de jornada a tiempo completo) con el 26,37%. Los contratos temporales con jornada a tiempo parcial suponen el 27,97%.

Los beneficiarios existentes a final del mes fueron 2.228.589 y han supuesto unos gastos totales de 2.579,3 millones de euros en el mes de referencia, el mes de marzo. El gasto medio mensual por beneficiario, sin incluir el subsidio agrario de Andalucía y Extremadura, en el mes de marzo de 2021 ha sido de 1.185,5 euros. La cuantía media bruta de la prestación contributiva percibida por beneficiario durante el mes de marzo de 2021 ha sido de 867,7 euros, lo que supone un aumento de 17,6 euros sobre el mismo mes del año anterior (2,1%). El desembolso en nóminas derivadas de los ERTE supone un total de 720 millones de euros. El número de afiliados a la Seguridad Social, en términos desestacionalizados, ha sido de 19.019.624 personas en abril, 9.808 trabajadores menos que el mes anterior.

Por ramas de actividad, la ocupación con ajuste estacional sumó afiliados en Construcción (9.750), Industria (7.415) y Agricultura, Ganadería y Pesca (1.746), mientras que Servicios registró 27.827 trabajadores menos. El número de no asalariados en términos desestacionalizados aumentó en 3.453 trabajadores, mientras que los asalariados disminuyeron en 11.260.

Por sectores, este mes destaca el incremento de ocupados en Pesca y acuicultura (1,54%), Recogida y tratamiento de aguas residuales (1,47%), Programación, consultoría y actividades informáticas (1,25%), Actividades relacionadas con el empleo (1,21%) y Publicidad y estudios de mercado (1,17%). Por el contrario, han perdido afiliados en términos desestacionalizados Servicios de alojamiento (-9,53%), Transporte marítimo (-3,71%), Agencias de viajes y operadores (-2,92%) y Transporte aéreo (-2,62%), entre otros.

En abril, la Seguridad Social registró 19.055.298 afiliados de media sin el ajuste estacional. Esta cifra supone 134.396 cotizantes más con respecto a la media de marzo (0,71%). De ellos, el 53,37% eran hombres. Este mes sumaron afiliados medios todas las ramas de actividad, especialmente Servicios, con 99.404 trabajadores más. También sumaron Agricultura, Ganadería y Pesca (13.483), Construcción (12.965) e Industria (8.544). En concreto en el Régimen General, la afiliación mensual media aumentó en abril en 118.121 trabajadores (0,76%) y se situó en 15.699.775 ocupados. El Sistema Especial Agrario sumó 12.050 afiliados, y el del Hogar, creció en 977.

Por sectores, este mes se contabilizaron más ocupados en la mayoría de los sectores. Con particular intensidad, creció el número en Hostelería, con 40.548 afiliados más (un 4,12%). Le siguieron Construcción (1,23% y 10.734 trabajadores más) y Agricultura, Ganadería y Pesca con un crecimiento del 1,01% (757 ocupados más).

En abril, solo tres sectores perdieron afiliados: Actividades Financieras y de Seguro (-0,22% y 713 trabajadores menos), Actividades de organizaciones y organismos extraterritoriales, que restó siete trabajadores (-0,21%), y Actividades Sanitarias, que perdió un 0,04%, es decir, 611 afiliados.

El Régimen de Autónomos, por su parte, alcanzó los 3.292.932 afiliados medios en abril, 15.431 más que el mes anterior (un 0,47% más). El Régimen del Mar contabilizó 61.530 ocupados, 858 más (1,41%) y el del Carbón se situó en 1.061 afiliados medios, 14 menos que en marzo. Por su parte, en abril sumaron afiliados medios todas las comunidades autónomas, encabezadas por Islas Baleares (2,75%), la Región de Murcia (1,44%), Navarra (1,17%) y Extremadura (1,15%).

En el último año, se han recuperado 596.631 afiliados medios, un incremento del 3,23%, tras el impacto de la pandemia. Hay que tener en cuenta el fuerte efecto de la COVID en el mercado laboral en el mes de abril de 2020.

La Seguridad Social registró 638.238 personas protegidas por ERTE a 29 de abril*, según los datos provisionales recogidos por el organismo. El número de trabajadores en ERTE continuó disminuyendo por segundo mes consecutivo desde el pico de la tercera ola, cuando alcanzó a los 978.438 trabajadores.La relajación de las restricciones administrativas para luchar contra la pandemia y el avance de la campaña de vacunación han contribuido a este nuevo descenso.

Respecto al último día de marzo, se ha producido un descenso de 36.621 personas si tenemos en cuenta la serie revisada en función de las personas en alta afectadas. Según la fecha de notificación, se ha producido un descenso de 105.345 personas. De media en abril, ha habido 650.180 personas en ERTE, de los que 454.765 eran de los RDL 30/2020, 35/2020 y su prórroga en el RDL 2/2021, por tanto, con exoneraciones en las cotizaciones a la Seguridad Social.

Respecto al mismo mes de 2020, cuando se registró el momento más agudo de la crisis, se ha producido un descenso de 2,98 millones de personas en ERTE, según fecha de alta, y de 2,75 millones, según fecha de notificación. En ambos casos, suponen un descenso de más del 80%.

De las 638.283 personas en ERTE asociado a la COVID-19 a finales de abril (día 29), 447.263 -el 70% del total- lo están en algunas de las modalidades que se pusieron en marcha a partir del 1 de octubre, prorrogadas a partir del 1 de febrero, y que conllevan exoneraciones a la Seguridad Social.

En concreto, 22.843 personas están acogidas a ERTE de impedimento, otras 170.902 a ERTE de limitación y otras 253.518 a ERTE de sectores ultraprotegidos y su cadena de valor. Los primeros han sido los que han registrado una mayor variación respecto al fin de marzo, casi un 60%, debido al levantamiento de algunas restricciones administrativas. Fuera de estas modalidades, ya sin exoneraciones, hay otras 191.020 personas en ERTE de Fuerza Mayor o ETOP. Dentro de las 638.283 personas en ERTE al cierre del mes, 195.224 estaban suspendidas a tiempo parcial.

El número de trabajadores en ERTE supone el 4,4% de los afiliados del Régimen General (sin sistemas especiales) con una gran concentración sectorial. De hecho, de las 100 actividades, dos (Alojamiento y Comidas y Bebidas) concentran casi la mitad de las personas en ERTE. En términos absolutos, el mayor número de trabajadores acogidos a esta fórmula de protección, concretamente, corresponde a Servicios de comidas y bebidas con 196.639 personas, que suponen casi el 23,65% del total de los afiliados en este sector.

Los sectores con mayor porcentaje de trabajadores en ERTE son: Agencias de viajes, con el 58,26% de sus afiliados en esta situación; Servicios de alojamiento, con un 52,12% de sus afiliados bajo este instrumento de protección, Transporte aéreo (41,99%) y Actividades de juegos de azar (33,85%).

Geográficamente, también existe una importante concentración en las zonas con mayor actividad turística. En concreto, Las Palmas es la provincia con más trabajadores en ERTE (15,04% de sus afiliados). Le sigue Santa Cruz de Tenerife, con un 12,02%, y Baleares, con un 8,87% de sus trabajadores en ERTE. Ciudad Real y Guadalajara son, por el contrario, las provincias que menos trabajadores tiene en estos mecanismos, con un 1,99% del total.

"El desempleo bajó en Madrid en el mes de abril en casi 3.000 personas, un 0,67%, lo que vuelve a situar a Madrid por detrás del conjunto del país, (donde el paro bajó un 0,99%. El paro interanual se incrementó en 33.600 personas. Hay que tener en cuenta que los meses de marzo y abril de 2020 fueron excepcionales, con 52.000 personas más en paro en esos meses. Ahora, un año después, Madrid no se ha recuperado de ese incremento, sino que ha incorporado, además, a 33.600 personas paradas más. Esto, respecto a España, es también un peor dato, pues supone que, en los últimos doce meses, en Madrid ha crecido el paro un 8,3% y en España un 2,07%. Es decir, más del 40% de las nuevas personas en paro en los últimos doce meses están registras en Madrid", valora CCOO.

Abril es un mes bueno para el empleo en Madrid. En los últimos años (excluido 2020) el desempleo bajaba alrededor de 9.000 personas. Este año ha bajado en algo menos de 3.000. Han abandonado el paro más los hombres (1.614 parados menos) que las mujeres (1.372), y esto a pesar de que este mes el sector que más reduce el desempleo es servicios, en 3.144 personas (0,9% menos). El resto de sectores también reduce el desempleo y solo los desempleados y desempleadas sin empleo anterior aumentan. Por edades, los y las jóvenes no se han beneficiado de la bajada del paro (entre los menores de 25 años hay 26 personas más en paro). Comparando los resultados de Madrid con los del conjunto de España, se ve que a pesar de las mayores oportunidades de la economía madrileña (que alberga la capital, buena parte de la sede central de las empresas más importantes y las infraestructuras de país), a pesar de la política de “salvar la economía” y a pesar de que el cierre de Madrid en Semana Santa ha impulsado el consumo interno de los madrileños y madrileñas que no se han desplazado a otras regiones, Madrid ha reducido el desempleo menos que el resto del país. Y en el conjunto del año arroja una subida de 8,30 puntos frente al 2,07% de subida en España.

Los datos de afiliación a la Seguridad Social también mejoran este mes, como suele ocurrir en abril. En este caso han sido datos mejores que el mismo mes comparable (abril de 2019), con 21.521 ocupaciones más. Esto supone un incremento del 0,67%. Es un buen dato, pero también por detrás del conjunto del país, que incrementa la afiliación un 0,71%. En comparación con abril del año anterior Madrid ha crecido en más de 100.000 afiliados y afiliadas, lo que sitúa el número de afiliaciones en 3,24 millones. Otro dato positivo de los conocidos hoy es la cifra de personas en ERTE, que por primera vez en un año baja de los 100.000 (97.300 al terminar el mes).

Respecto a la contratación, en abril se han firmado 170.152 contratos, de ellos 34.745 son indefinidos (el 20,4%). Como es esperable, la contratación está muy por encima de lo registrado en 2020, pues en abril del año pasado no hubo prácticamente actividad, pero se han firmado casi 50.000 contratos menos que en abril de 2019, el último abril previo a la pandemia.

Respecto a las prestaciones por desempleo, el mes de marzo registró 215.952 beneficiarios y beneficiarias, de los que 129.612 cobraron una prestación contributiva y el resto un subsidio o al Renta Activa de Inserción. Hay que tener en cuenta que entre los beneficiarios de las prestaciones contributivas están las personas que reciben una prestación por ERTE, por lo que no todas estas prestaciones se destinan a personas en paro. El incremento de las personas en desempleo que agotan prestaciones o que no pueden tener acceso a ellas es un problema gravísimo que amenaza a la región con un efecto de exclusión y pobreza.

CCOO de Madrid considera que los datos conocidos este miércoles, no son positivos. Aunque el paro baja en Madrid, lo hace por detrás del conjunto de España. A pesar de que las políticas regionales han apostado por recuperar la normalidad y no imponer restricciones por motivos de salud, la bajada del paro de 3.000 personas está por detrás de la esperada en un mes de abril.

Además, se ve como, este mes y todo el último año, los datos afectan de manera muy desigual a hombres y a mujeres, a jóvenes y trabajadores de mayor edad. Por eso, desde CCOO se insiste en el mensaje de que estas políticas regionales sacrifican la salud, pero no salvan la economía y agravan las brechas. Llevan a consolidar paro, precariedad y desigualdad en la región. Una parte de los madrileños y madrileñas, los que tienen un empleo más estable, no perciben de manera directa estos efectos, pero otra parte de Madrid, muy importante y numerosa, se está quedando atrás. No se puede ser indiferente a esta situación porque tendrá consecuencias muy graves para una región que marcha a dos velocidades.