x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

06
Ago
2017
Tiranía PDF Imprimir E-mail
Punto D Vista - Otra mirada
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Jesús Hernández Gallardo

Duele, le duele mucho a Maduro y sus huestes que la presión ejercida internacionalmente deje en evidencia las malas artes del régimen actual en Venezuela. Le hace pupa, le deja en cueros a Maduro notar que se le señala como el mayor fascista del siglo XXI junto con Kim Jong-un de Corea del Norte. Son tal para cual, la diferencia es que en la actualidad Venezuela tiene mucha actividad informativa, las fronteras y el mundo de Internet está muy activo con ese país. Sin embargo en Corea del Norte llevan una opacidad ya larga, impidiendo cualquier filtración sobre el modo de vida, costumbres y la miseria que sus gentes se sabe van sufriendo ya de manera prolongada, gracias al régimen comunista del tirano.

En Venezuela se han ido recortando derechos, se han menguado las libertades de los ciudadanos, en especial de aquellos que le plantan cara al dictador Maduro. Ya en la época de Chavez se comenzó a ejecutar principios de libertad, se fue hiriendo de muerte la soberanía del pueblo y, ahora ya, con este torpe en el poder, se está desarrollando un ambiente irrespirable en todo el país. La pobreza se impone en los ambientes opositores al régimen de Maduro, se les va denigrando el modo de vida, se les deja en la más absoluta indigencia, la falta de alimentos les asfixia el día a día, se ha convertido el país en un caos.

Me pregunto dónde mete el dinero del petróleo, la riqueza del país, seguro que se lo embolsan él y todo su séquito de chorizos que figuran en los altos estrados, en los pódium de la aristocracia chapucera, esa nauseabunda nobleza comunista y bolivariana que se hace así nombrar.

Se compara a Venezuela con Cuba y los comienzos de Fidel Castro, tratando de esconder con mano dura cualquier información que saliera de la isla, llegando a convertirse en un monstruo insensible, anteponiendo sus métodos de tiranía a cualquier atisbo de libertad del pueblo cubano.

Hoy en día nos valemos de la soltura informativa que nos brinda Internet y todos los canales que amplifican las verdades, las zancadillas a su propio pueblo, la torpe represión que existe en ese mundo de asquerosa disciplina bolivariana y retrógrada.

Ahora ya parece que no existe riesgo de fuga para Leopoldo López, puesto que está de nuevo en su domicilio. Ha debido desaparecer ese riesgo en un suspiro, justo cuando se ha puesto en marcha la trampa de "la Constituyente", dejando en la cuneta a la fiscal general Luisa Ortega Díaz, tan solo por querer imprimir criterios de dignidad a la actividad judicial de Venezuela.

Son muchas las razones que hacen destellar los ojos de cualquier observador que trate de seguir un mínimo de coherencia en la vida política que allí se desarrolla. Se detectan unos lamparones de injusticia que hacen clamar a todo el mundo, están ridiculizando sus acciones, consiguen poner en contra a todos quienes asoman su interés en un país que ha sido moderno, como otros muchos, pero que en el actualidad se está reduciendo al criterio del dictador Maduro, un torpe dirigente que mira para sí mismo, sin importarle sus gentes, es un sátrapa.

Creo que entre todos podemos hacerle daño a Maduro, es buena práctica sacar a relucir las maneras, los métodos con que se hace expresar. La insensibilidad que manifiesta con sus gentes, importándole absolutamente nada que estén penando una realidad de falta de abastecimiento de las necesidades básicas, así como el intento gubernamental de acallar las protestas de aquellos que están sufriendo una amargura, que tan solo tiene un culpable: el bolivariano Maduro, ejemplo de torpeza e insensibilidad.

 

Jesús Hernández Gallardo

Funcionario del Estado

Torrejón de Ardoz

 

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar







































































ChoniEncuesta

A Todo Color



































Noticias Relacionadas