x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

10
Jun
2016
Funambulista del Independentismo PDF Imprimir E-mail
Punto D Vista - Otra mirada
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Jesús Hernández Gallardo

En Cataluña juegan con ventaja, llevan años engañando, escondiendo las razones reales, confundiendo a la opinión pública, haciendo ver a los catalanes que independizarse de España es una razón absoluta dadas las circunstancias. En ese ambiente de confusionismo, de la antología de las disparatadas tendencias nacionalistas catalanas, es como se están desarrollando los acontecimientos de la actualidad.

Si empezamos por lo más cercano al momento actual, mirando los periódicos, vemos el "carajal" que ha montado su ilustre alcaldesa Ada Colau con el local bancario. Se ha hecho evidente su querencia cercana a los okupas, sus compañeros de fatigas, los que la han acompañado hasta que ella se ha hecho con la alcaldía de Barcelona encaramada por la CUP, Podemos y en general por todo independentista que se precie como tal. Lo han logrado, han conseguido diferenciar lo cutre de lo procedente, lo natural de lo que está más extremo y extravagante que podamos imaginar a este lado del velo nacionalista. Los que pensamos, soñamos con España, contando con todo el territorio incluida Cataluña, somos los que damos la nota discordante, los que sacamos los pies del tiesto, los que estamos sodomizados por las vergonzantes teorías independentistas.

Parece que no se puede, o no se debe, o no se quiere dejar amar a España con todo nuestro repertorio nacional, debemos ser gentes que denigramos a un sector de catalanes que se sienten independentistas. Yo pregunto: ¿Los ciudadanos catalanes que quieren ser españoles no tienen derechos?. Habrá quienes piensen que no, pero interiormente les corroe el odio a la bandera, quizás porque se han creído poseedores de la turbia verdad, de esa regla de tres matemática fallida.

Los políticos en Cataluña han tenido muchos fallos, han despilfarrado el dinero, unos en su favor como el clan Pujol y otros no se tiene nada claro si buscaban beneficiar a todo su entorno o a Mas. Ahora Puigdemont se encuentra con varios frentes que atender, por un lado difuminar más y más lo que han hecho sus antecesores, ocultar en lo más profundo las cuentas de tiempo atrás, tratar de dignificar, si se puede, lo que ha restado del expolio, no queda otra.

La CUP domina mayorías, son los que pueden disparatar en sus acciones descabelladas, en sus tendencias absolutistas, en sus mayorías llenas de locura, de contrariedad a lo que todo ciudadano piensa que debería ser lo correcto, lo auténtico socialmente. Ahora ya es tiempo de soluciones, de dar a la opinión pública resultados de tanta maniobra, de tanto esfuerzo a la ciudadanía. En Cataluña están frenados por el fango de la CUP, de los antisistema que quieren dominar todo, que quieren contrariar a toda la sociedad y pretenden ser el centro del disparate.

Ahora ya, con ese lastre que ha tirado para atrás a tantos y tantos catalanes que se han dado cuenta de la jugada de sus políticos independentistas, de los que han tirado para sí mismos cantidades de dineros del arca pública, es como tienen que partir, es como tienen que afrontar el debate. Ese es el freno, esa es la rémora que les fustiga y les avergüenza, esa línea de mortificación que han de cruzar, es el alambre que han de pasar los funambulistas que buscan la independencia.

Jesús Hernández Gallardo

Funcionario del Estado

Torrejón de Ardoz

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

ChoniEncuesta

A Todo Color



































Noticias Relacionadas