x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

30
Dic
2015
Menu Navideño PDF Imprimir E-mail
Punto D Vista - Otra mirada
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Jesús Hernández Gallardo

En estas Navidades como viene siendo habitual, disfrutamos en nuestra mesa de polvorones, turrones, peladillas y, este año, tertulias políticas.

Los ciudadanos nos lo hemos encontrado en nuestro camino porque los políticos así lo han planteado, han buscado este momento como más propicio para toda esta cansina parafernalia que nos ha inundado durante las horas previas a los acontecimientos navideños.

Tendremos que digerir copiosas comilonas, cargadas de colesterol y azúcares, de proteínas e hidratos, pero en los postres siempre llega la política. Estos años no han sido momentos sembrados para esta profesión, han demostrado de manera evidente muchos de ellos que no han estado a la altura, no han demostrado altruismo y esas virtudes que se les supone, como el valor al militar. No obstante han pedido el voto nuevamente, han querido que les alzáramos a encabezar escaños en el hemiciclo como si le echáramos pelillos a la mar con eso de la corrupción tan derramada que ha existido.

Para colmo en Cataluña están paralizados, no encuentran impulso alguno que les saque del atolladero, que les deje navegar de nuevo por la cuerda del equilibrista. No sabremos nunca que es mejor, si que sigan estancados en la inactividad o, por el contrario, que carbure de nuevo aquel que está empeñado en escapar por el Mediterráneo y darle a Cataluña otro vecindario más internacional. La CUP está empeñada en sacarle todos los colores del arco iris a Artur Mas, no se sabe muy bien si se trata de una larga, dilatada y endemoniada estrategia para finalmente conceder las pretensiones del honorable secesionista. Cualquier cosa, pronto se sabrá, sabremos igualmente si ha sido una pantomima lo del empate abultado de la asamblea, si quieren demostrarle a alguien que ellos son honorables también, incluso con esas pintas de chapuza meditada en la apariencia.

Malos vientos para hacerle el juego a la democracia, es el precio que se ha de pagar, cargado de la respuesta ciudadana. Ahora ya no seremos dos partidos los que argumenten nuestras leyes, han aparecido otros que son consecuencia de la modernidad y pluralidad de las gentes que poblamos la vieja piel de toro. Es el precio de la democracia, ahora hemos de acostumbrarnos a cambios, nos adaptaremos a gestiones que hace poco eran impensables, hablan de actualizar lo clásico, incluso en contra de nuestras tradiciones, de las formas que hemos considerado ortodoxas y tolerables por la inmensa mayoría.

Se dice que la Semana Santa está en peligro, que la Navidad va a estar atacada por los solsticios de invierno, que el callejero de Madrid va a sufrir el varapalo nominal. Los Reyes Magos son ya mujeres, parece que los varones se han cansado ya de tanto aliciente festero, los belenes están en periodo de transición, quizás el año próximo lo presidan los logotipos del horóscopo y las estrellas de otras galaxias, quien sabe. Ahí está la actualidad, esto no es lo que era y se ha de aceptar con sumisión democrática. Ante todo está la mayoría, la democracia. ¡Como no!

 

Jesús Hernández Gallardo

Funcionario del Estado

Torrejón de Ardoz

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

ChoniEncuesta

A Todo Color



































Noticias Relacionadas