x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

18
Ago
2015
El trabuco de Sierra Morena PDF Imprimir E-mail
Punto D Vista - Otra mirada
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Jesús Hernández Gallardo

En la época de crisis más profunda de nuestra reciente historia apareció un "Curro Jiménez", el bandolero aquél que cabalgaba a lomos de su caballo por nuestra televisión en los años 70 del pasado siglo.

Se trataba del ladrón que robaba a los ricos y repartía el botín con los pobres, con aquellos que lo necesitaban, con los que sufrían siempre los atropellos del rodillo legal, que siempre miraba para arriba, quien gozaba de todas las prebendas y ventajas de esta vida terrenal. Junto a él estaban otros legendarios benefactores: "Algarrobo" y "El Estudiante". Todos ellos muy conocedores de la materia del trinque

Estamos en un momento histórico de retroceso, ambientándonos en otra época sepia, si nos guiamos por las impresiones fotográficas, alejada del presente con vista larga al pasado, casi ajustándonos, en su parecido, a cuando se salió de la tremenda pobreza de la Guerra Civil, cuando todo lo material que restó a la contienda, tendría que durar el doble de lo habitual, cuando el dinero se estiraba para los pagos de lo imprescindible. Momentos duros y difícilmente digeribles por la mayoría de las personas.

Equilibrando realidades, apreciando comparativas, dando un vuelco al siglo XXI, es cuando tocamos la cruda realidad y levantamos la voz, decimos que esto no puede seguir así, que nos estamos nublando con unas cargas derivadas de la crisis y de las locuras de una clase política que nos ha dejado en la estacada.

Es ahí cuando aparece la estela de nuestro presente histórico, contemporáneo, casi actual, la figura estelar de Juan Manuel Sánchez Gordillo. Un genio del bandolerismo contemporáneo, entrando en las superficies comerciales del momento, llenando los carros de comida para repartir entre los necesitados de Marinaleda, los que están en el paro obrero y no pueden sufragar esos gastos. Se trata del actualizado Curro Jiménez de los jornaleros, del ladrón de buen corazón que piensa en los demás, del alma cándida bajada del cielo rojizo y sindicalista. En su ánimo está pertenecer a esos descamisados que representan a Izquierda Unida, que con cuatro pasos más adelante, se unen a Podemos y canalizan el frontal contra el capitalismo, contra la clase opresiva que se olvida de los pobres.

Este gesto de solidaridad con la pobreza ha sido vitoreado, alabado en los foros más colorados del panorama político, de los jornaleros que han visto un gesto para con ellos, de los andalucistas acostumbrados a vivir de las ayudas habituales por máxima pobreza o por indiscutible vagancia.

Cuando ya ha pasado el "apretón" bandolero, adornado con la bandera andaluza en los carros de Mercadona, cuando se intuye que los ecos del escándalo han sido enterrados de la primera plana sindical... aparece Juan Manuel Sánchez Gordillo, alias "Curro Jiménez", trabuco en mano, sentado en primera clase business camino de Nueva York o Venezuela. Seguro que se habrá liberado de sus aranceles con los descamisados de Marinaleda, habrá dado unas cuantas explicaciones en su población para disimular su ausencia, le valdrá cualquier excusa, cualquier trola sindicalista, cualquier curso de aprendizaje, cualquier mentira en el horizonte. En caso de dudas o recelos por la espantada, todavía le queda para convencer el trabuco, que lleva siempre a su vera por si se ponen bruscos los comentarios.

Es penoso presenciar este triste espectáculo, esta deslealtad a todo el colectivo de trabajadores a los que se debe, con los que ha hecho un hermanamiento por encima de cualquier signo legal, con los que ha cohabitado a sangre y fuego, bajo las siglas de los todopoderosos y actualizados Podemos. ¡Qué ironía!

¿Será así como se planteará nuestro futuro? ¿Estaremos sometidos a estos andarines de Sierra Morena que van a gobernar si se les vota?...se me saltan las lágrimas, me dan alergia los bandoleros, sean del signo que sean.

Jesús Hernández Gallardo

Funcionario del Estado

Torrejón de Ardoz

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

ChoniEncuesta

A Todo Color



































Noticias Relacionadas