x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

04
Abr
2015
Genio y Orgullo en el Viernes Santo PDF Imprimir E-mail
Punto D Vista - Otra mirada
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

 

Jesús Hernández Gallardo

 

Para los Hermanos de la Vera Cruz y la Virgen de la Soledad las procesiones son una necesidad, una droga que cada año hemos de manifestar, tenemos que dar a conocer, salir a la calle para mostrar a toda la ciudadanía de Torrejón de Ardoz las magníficas imágenes que nos representan. Hacemos con ellas un ejercicio de expresividad, de exaltación por todos los rincones del recorrido, intentamos que sean nuestros actos prototipos de fe, de creencia en una arraigada religiosidad que subyace en la capa más íntima de sus gentes.

La solera que acompaña a la Hermandad de la Vera Cruz procede de hace ya más de 280 años y en ese recorrido histórico se habrán pasado diferentes épocas, momentos históricos, acontecimientos sociales, políticos, religiosos... Pero el genio latente, el rescoldo caliente transmitido de generación a generación sigue vivo, son los mismos principios de antaño, los mismos valores que acreditan el valor de esta Hermandad.

Los tiempos dan vaivenes en las ideas, en las manera de enfocar cada momento, cada época, cada moda, pero los que mantienen de manera férrea sus convicciones no tendrán duda nunca de su norte, de su creencia. Al final todos somos de carne y hueso, todos tenemos las mismas dimensiones y expectativas, las mismas enseñanzas en las familias y en los colegios. Las asignaturas no han cambiado, sigue siendo la misma base de la Historia Sagrada, la naturalidad sigue su curso, su peregrinar, su misma esencia.

Hay gente que busca tan solo el toque cultural, la belleza de las imágenes expuestas y la hilera de bondad , donde aprecian tan solo el arte, lo que se puede valorar teniendo en cuenta lo que pueda destacar al amparo del sentido de la vista. Es un ejercicio digno, aunque escaso bajo el punto de vista global del término que nos ocupa.

Las procesiones de hoy viernes cierran las actividades de Semana Santa de la Hermandad de la Vera Cruz y la Virgen de la Soledad, pero si desmenuzamos cada una de ellas obtenemos una leyenda diferente, cada una nos ha enseñado a los participantes, a los Hermanos de esta Hermandad un nuevo gesto que aprender, un eslabón suelto en la cadena de cuidados y principios que tenemos recopilados en nuestro baúl, en el conjunto de experiencias que llevamos ya recorridas por las calles de Torrejón, tendremos algo más en qué fijarnos para el año próximo.

La marcha Caridad del Guadalquivir nos sigue enamorando a los miembros de nuestra Hermandad, nos hace a los anderos y anderas ponernos mimosos y bambolear al Cristo o a la Virgen con mucha devoción. Es un chorro de expresividad que nace en nuestro interior, que nos aporta energías cuando ya escasean, que nos carga la adrenalina y conseguimos espabilar cuando se entra en el letargo.

Hoy hemos pasado del calor del mediodía con el Encuentro entre el Cristo y la Verónica, un símbolo muy acentuado en nuestra rica cultura religiosa, al sufrimiento de la Virgen con el Santo Sepulcro del Cristo por la noche. La procesión nocturna ha sido un derroche de calidad por parte de la gente que se ha agolpado en los márgenes de las vías por donde han pasado las imágenes. Desde la posición del andero se agradece como un gesto de mucha intensidad y devoción de las gentes que meditan al paso de la Virgen o el Cristo en el sepulcro, son generosas expresiones de bondad, de sintonía con la Semana Santa, con nuestra Hermandad y con la creencia que defendemos con convicción.

Si algo hubiera que destacar de nuestra procesión del Viernes Santo sería el sentimiento con que se ha salido, la convicción de mostrar en nuestra última participación el genio y espontaneidad con que se han introducido nuestros pasos en la Iglesia de San Juan Evangelista, la gallardía con que ha ido pasando El Cristo en el sepulcro y la decidida entrada de la Virgen de la Soledad en volandas de anderas y anderos hasta el interior de la Iglesia. Han sido frecuentes los signos de compañerismo y hermandad entre todos, las ayudas y ánimos en momentos de dureza, de aguante físico ante el largo recorrido y la emoción de sentirnos mensajeros de nuestro Cristo de la Vera Cruz durante todas las participaciones de la Semana Santa de Torrejón de Ardoz.

Jesús Hernández Gallardo

Funcionario del Estado

Torrejón de Ardoz

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

ChoniEncuesta

A Todo Color



































Noticias Relacionadas