x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

25
Mar
2015
Saetas y Clarines en el Aire PDF Imprimir E-mail
Punto D Vista - Otra mirada
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Jesús Hernández Gallardo

Se abre el telón a la Semana Santa, estamos ya en las fechas previas, desde aquí se ven como un conjunto de días en los que las hermandades ultiman detalles, hacen previsiones, ilusionan a los efectivos humanos que dan vida a la entidad. Los Hermanos pensamos, como lo hicimos ya el año pasado y el anterior, que va a ser nuestro año. Nos vamos a dejar la piel dando muestras del respeto y cariño que profesamos a nuestro Cristo de la Vera Cruz y a la Virgen de la Soledad. En los últimos ensayos el ambiente era de" subidón", de festividad sin serlo todavía, de euforia contenida. Tenemos a punto en la práctica lo que se ha de hacer, lo que se avecina, en nuestra mente recorremos virtualmente las calles de Torrejón, notamos el peso en nuestros hombros solamente de pensar, de soltar adrenalina con la imaginación, con la ilusión que tenemos ya de poder empezar.

Por un lado entendemos que se trata de un "servicio" a nuestra ciudad, a las gentes que nos van a acompañar en las procesiones, que van a sentir junto con nosotros ese carácter que impregna la Semana Santa, los simbolismos que representan para los creyentes la vida de Cristo, el sufrimiento que padeció pero que nos redimió a todos. Así lo vivimos los anderos de la Hermandad de la Vera Cruz y con ese espíritu enfocamos el segundo aspecto que complementa a lo anterior, se trata de las vivencias personales que sentimos con nuestros pasos, con las santas imágenes a las que les rendimos un homenaje continuo y nos hacen sentir a nosotros solidarios. Cada procesión tiene vida propia para nosotros, cada día el enfoque está presidido por la entrega, la ilusión de superarnos, de agasajar debidamente, dentro del profundo respeto que profesamos a nuestro Cristo y nuestra Virgen. El capataz al comienzo de cada procesión nos reúne a todos para infundirnos esa fortaleza que nos hará ser un grupo compacto, sin fisuras, sin individualidades, apoyándonos unos a otros y elevando a las alturas, como bien merecen, las tallas del Cristo de la Vera Cruz y la Virgen de la Soledad.

Los trajes de nazarenos, las capas, los atalajes, todo aquello que hemos de portar con orgullo lo tenemos ya a punto, casi como el corredor de fondo que espera la salida de la carrera. La Semana Santa para nosotros será una carrera de fondo, donde los anderos y todos los demás Hermanos defenderemos los principios sagrados, la simulación de la vida de Jesucristo y esa responsabilidad tiene mucho encanto. Los clarines, las trompetas y tambores suenan ya en nuestros oídos, las saetas proclaman su amor a Dios y nuestros engalanados trajes brillan ya a los ojos de nuestra mente. Serán días en los que todos los creyentes tenemos secuencias de la vida de Cristo, haremos entre todos que este periodo se viva en Torrejón de Ardoz con ese espíritu festivo y al mismo tiempo respetuoso.

Jesús Hernández Gallardo

Funcionario del Estado

Torrejón de Ardoz

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

ChoniEncuesta

A Todo Color



































Noticias Relacionadas