x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

01
Mar
2015
Crecida PDF Imprimir E-mail
Punto D Vista - Otra mirada
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Jesús Hernández Gallardo

En estos meses es cuando el sol duda si mostrarnos el genio de sus rayos ya o, por el contrario, tendrá que esperar un poquito más. Si se van acercando las calorías que irradia o debe esperar a que el cauce de los ríos achique todo ese agua contenida y que vaya regando las huertas haciendo el bien a las tierras. Será la duda, la inteligencia de la naturaleza quien decida conforme al círculo inexorable que inspira el tiempo y los ciclos de vida. Por eso el Ebro paraliza a su paso por Zaragoza a sus gentes, a los animales que predominan por la zona y bendice las tierras que cortejan su rivera, que rinden pleitesía por tanto bien que les hace. Las crecidas del Ebro ponen los pelos de punta a las gentes que son vulneradas en sus estancias, sus hogares con todos los enseres dañados. Son víctimas del exceso de caudal, del deshielo de las aguas más al norte, de los desajustes provocados por el hombre con su torpe actuación contra natura. Las crecidas son cataratas de agua que van a parar a los ríos y dañan toda la ribera, todo aquello que impide sus expansiones.

Estas frases nos harán de anfitrionas para entender el florecimiento de políticos que han sido los causantes de una "crecida" en el panorama electoral español. Aquel partido, que valiéndose de los "despojos" de otros, está creciendo y creciendo artificialmente, sin haber aportado absolutamente nada, tan solo promesas inalcanzables. Son aquellos que proceden de políticas itinerantes, las que han cruzado el Atlántico en patera a buscar fortuna, las que han emigrado a Europa con el ánimo de instaurar en el viejo continente las doctrinas bolivarianas. Son políticas de baja densidad, de dogmatismos que han anegado paraísos del nuevo mundo, se han basado en caudillos americanos que, a su vez, han impulsado pensamientos entremezclando el comunismo y anarquismo en gran medida. Los han puesto en práctica y han dado como fruto un populismo agrio y rancio a la vez, letal y atractivo en cuanto a la dulce propaganda que las ampara.

Las crecidas del Ebro son temidas por sus gentes afincadas en las riberas, son difuminadas por los responsables de los servicios públicos de Aragón, por los técnicos en hidrografía y por los propios perjudicados que se baten arremangados contra el agua invasora. En España, muchos de nosotros, combatimos las crecidas políticas de inmerecidas tendencias populistas y extremistas, denunciando y desenmascarando en los medios de comunicación su nocividad y anteponiendo el anegado panorama que representaría para nuestro país el triunfo electoral de Podemos. Tras las crecidas todo vuelve a su ser, el agua vuelve al redil de su cauce natural y todo queda nítido, es ahí donde se ve la realidad más pragmática, será donde se palpa la riqueza de nuestra España...después de la tempestad viene la calma.

Jesús Hernández Gallardo

Funcionario del Estado

Torrejón de Ardoz

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

ChoniEncuesta

A Todo Color



































Noticias Relacionadas