x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

28
Feb
2015
La Ruleta del Infortunio PDF Imprimir E-mail
Punto D Vista - Otra mirada
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Jesús Hernández Gallardo

La vida da muchas vueltas, es cierto. Ese lema no es lo que era, tiene ahora otra dimensión, está sometido a la aceleración de los tiempos, al impulso que le da las nuevas tecnologías, la vertiginosa habilidad de Internet, la velocidad que tienen las noticias en recorrer el mundo y las mentes de todos sus habitantes.

Apoyándome en este actual argumento, miro las vueltas que están dando en la actualidad ese círculo de Podemos, Syriza, Venezuela y lo relaciono con la economía, con la política, con lo imposible, con las escasas expectativas que nos ofrecen todo este círculo vicioso.

No es vicio en sí lo que me viene a la mente, puesto que no lo relaciono con el mundo del hampa, de la mafia pura, de la vuelta a los años cuarenta... pero sí me suscita una relación hermética entre las tres entidades citadas, la complicidad real pero a la vez inconfesable en su totalidad, la oscuridad en el desarrollo del proyecto, las dudas evidentes de que llegue a buen puerto algo positivo, algún fruto de provecho.

La madre patria de este entorno es Venezuela, es el inspirador de todas las ideas que han emigrado a Europa, todas llevan el sello de la Republica Bolivariana, el corte de sus perfiles, el populista discurso de Chávez, el optimismo venido a menos. ¿Conseguirán remontar en Europa esas doctrinas bananeras? ¿Fructificará el impulso de la economía desastrosa de Venezuela en el viejo continente? Difícil lo tienen, mucho debería cambiar la política en Venezuela y la economía para darle credibilidad a una "embajada" de igual simulacro. Para empezar, en Venezuela debería regresar la democracia, devolver la libertad a todos aquellos opositores al régimen de Maduro que se encuentran postrados en la dureza de las cárceles de ese país, se tendría que tomar el rumbo de una economía que va a la deriva y sin posibilidades de salir a flote, tal y cómo se desarrollan los acontecimientos y los reveses que padece en la actualidad.

En Europa Syriza y Podemos gozan del desencanto de muchos ciudadanos por las actividades mafiosas y corruptas de muchos políticos, la crisis y la austeridad han hecho el resto. La gente está harta de sufrir penurias, escasez de medios, incluso padecer hambre, y muchos ciudadanos de Grecia y España han llegado a esos límites insoportable. Todas estas personas han visto el cielo abierto cuando han escuchado a los políticos de estos partidos prometer lo que no han de poder cumplir. Se ilusionan con la promesa un trabajo pleno y tantos y tantos compromisos que por activa y por pasiva llenan los programas de sus partidos.

Son los ángeles salvadores, los únicos capaces de llevarnos por la senda de la igualdad social, siempre guiados por viejas doctrinas radicales que en tantos y tantos partidos y países que las han desarrollado han fracasado.

He empezado este artículo con una frase hecha y quiero terminar con otra, simplemente para que dé sentido a mi reflexión, para que refleje el anhelo de muchos de los que tiritamos al escuchar las descabelladas promesas de las doctrinas chavistas. Espero que el solemne día de las votaciones, salga un sol radiante, e ilumine las mentes de aquellos que todavía tienen serias dudas sobre su voto y que la energía que proporciona el astro rey sea capaz de generar claridad cerebral. La esperanza es lo último que se pierde.

Jesús Hernández Gallardo

Funcionario del Estado

Torrejón de Ardoz

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

ChoniEncuesta

A Todo Color



































Noticias Relacionadas