x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

22
Feb
2022
El Pleno de Madrid convierte en hija predilecta a Almudena Grandes PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - Madrid
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por Ayuntamiento de MadridEl consistorio recuerda que participó en la celebración del año Galdós

El Ayuntamiento de Madrid ha otorgado el título de Hija Predilecta de Madrid a Almudena Grandes tras su aprobación en Pleno. Se distingue así la labor como creadora de la escritora fallecida y se reconoce su pasión por la ciudad donde nació, vivió y escribió. El Consistorio reconoce de esta manera “sus servicios de beneficio, mejora u honor de Madrid”, tal y como recoge el Reglamento municipal para la Concesión de Distinciones Honoríficas según el que se concede este título a Almudena Grandes.

La escritora nació y vivió en Madrid y dio a conocer el mapa madrileño a sus lectores, así como los escenarios castizos del Madrid de la segunda mitad del siglo XX. La relación de amor de Grandes con su ciudad ha servido para que sus seguidores, muchos alejados de la capital, conozcan los rincones más castizos y su alma más auténtica.

Grandes residía en la calle Larra, una pequeña vía situada a medio camino entre las zonas de Malasaña, Chueca y Chamberí en las que transcurren muchas de sus novelas y que se convirtieron en escenarios de sus historias. La autora construyó un universo propio que giraba en torno a Madrid y que compartió con sus miles de lectores; un modelo a escala de la propia ciudad: divertido, ruidoso, intenso y cambiante, muy antiguo y modernísimo a la vez, así se reflejaba Madrid en sus libros.

La escritora madrileña se inspiró en su historia familiar para dar vida a los personajes protagonistas y secundarios de sus novelas. En 1932, su tía abuela, Camila Rodríguez, fue elegida Miss Chamberí en la verbena del Carmen, que se celebraba entonces en el solar donde ahora se levanta el Mercado de Barceló. Ella presumía de sus raíces madrileñas y castizas con una mezcla de entusiasmo y desapego que dotaba a Madrid de un carisma muy atractivo.

Almudena Grandes inauguró en 2020 el Centenario de Galdós a propuesta del Área de Cultura, Turismo y Deporte, abriendo así el ciclo de conferencias galdosianas en el Ateneo de Madrid con la conferencia: Galdós, un genio generoso y poderoso, dentro de la programación municipal para celebrar el centenario del fallecimiento del escritor. La autora eligió este título porque era un verso de Luis Cernuda que describía así a Galdós.

El nombre de Almudena Grandes no faltó en ese año de homenajes a Benito Pérez Galdós promovidos por el Ayuntamiento de Madrid. Era buena conocedora de la vida y la nutrida producción del que fue nombrado Hijo Adoptivo de Madrid en noviembre de 2019 y siempre reconocía las influencias de la obra galdosiana en su propio trabajo.

El Pleno del Ayuntamiento ha aprobado la puesta en marcha del Espacio Cultural Serrería Belga situado en el paseo del Prado-Buen Retiro, reconocido recientemente como Patrimonio Cultural Mundial por la Unesco. Este centro, gestionado por el Área de Cultura, Turismo y Deporte que dirige Andrea Levy, pondrá en valor los fondos artísticos municipales, en especial del Museo de Arte Contemporáneo (MMAC), al tiempo que se convertirá en un espacio para el encuentro profesional en colaboración con el sector cultural y en alianza con instituciones públicas, asociaciones profesionales, fundaciones y entidades privadas. Un espacio innovador abierto a la participación ciudadana y a la cooperación entre agentes culturales para compartir experiencias creativas y desde el que desarrollar proyectos centrados en la innovación y en las nuevas tecnologías aplicadas a la cultura y a su internalización.

En la parte expositiva de este nuevo centro cultural, además de ensalzar el patrimonio artístico municipal, se darán cita exposiciones nacionales e internacionales vinculadas a Madrid y su historia. Será, además, un nuevo espacio del Ayuntamiento de Madrid para la divulgación, el encuentro, la promoción y la reflexión cultural, donde se darán la mano el arte, la tecnología, el diseño, la música, la moda, la literatura, lo audiovisual, es decir, será un punto de encuentro del tejido cultural de la ciudad.

Serrería Belga, junto a CentroCentro, es el único edificio cultural municipal en el Paseo del Arte e inscrito en la lista de bienes del Paisaje de la Luz. Como nuevo espacio municipal, se integrará en el ecosistema de centros culturales enriqueciendo su oferta y sumando un nuevo perfil enfocado a la divulgación, el encuentro, la promoción y la reflexión cultural.

El Ayuntamiento fija como objetivos para este espacio cultural mostrar y dar a conocer los fondos artístico-culturales municipales; contribuir a la riqueza de contenidos culturales, con especial atención a la proyección de Madrid como ciudad inscrita en la lista de Patrimonio Mundial; apoyar a las industrias culturales en su proyección internacional a través de una apuesta decidida por actividades que impliquen la visibilidad, promoción y exhibición del dinamismo cultural de Madrid, y promover la ampliación de audiencias culturales con contenidos innovadores.

La programación anual se llevará a cabo a través de cuatro líneas de trabajo: convenios de actividades conjuntas con otras instituciones públicas y privadas; convocatorias periódicas abiertas a proyectos culturales de impacto; producciones y proyectos propios patrocinados o con recursos propios, y convocatorias de proyectos comisariales anuales temáticos.

Serrería Belga es un antiguo edificio industrial del primer cuarto del siglo XX, situado entre las calles Alameda y Cenicero y la plaza de las Letras. Es uno de los pocos ejemplos de arquitectura industrial que perviven en el centro de Madrid. Construido en varias fases por el arquitecto Manuel Álvarez Naya, su estructura fue una de las primeras de hormigón armado con pilares vistos que permitieron crear grandes ventanales.

La Serrería Belga mantuvo su actividad hasta finales de la década de 1970 y fue adquirida en el año 2000 por el Ayuntamiento de Madrid, que encargó su rehabilitación y remodelación a los arquitectos María Langarita y Víctor Navarro. Ellos son los responsables de realizar las correspondientes mejoras en este emblemático edificio que se transformará en un innovador espacio cultural

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas