x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

27
Abr
2020
Almeida repartió chocolate con churros a los trabajadores de limpieza PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - Madrid
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por Ayuntamiento de MadridLa Órden de Malta entregará menus a vecinos de Tetuán

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, acompañado del delegado del Área de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, repartió churros con chocolate, cortesía de la Chocolatería San Ginés en uno de los parques municipales de maquinaria de recogida de residuos. Con este gesto ha querido agradecer a todos los operarios su labor durante la crisis provocada por el coronavirus.

Además, se enviaron más raciones de San Ginés a los otros tres centros de este tipo que existen en la ciudad, grandes instalaciones en las que se guardan, conservan y reparan los camiones de recogida de residuos y de las que salen diariamente los servicios en los tres turnos de trabajo. En total se repartieron 500 raciones de chocolate con churros para los 250 operarios y los 170 conductores que salieron anoche.

En lo que se refiere a estos servicios, se mantiene con normalidad la recogida de las cinco fracciones de residuos durante el estado de alarma. Al comienzo de la crisis, el Ayuntamiento de Madrid hizo un recordatorio a los madrileños para separar los residuos domésticos correctamente. En los domicilios donde no haya ni confirmaciones ni sospechas de infectados se deben separar los residuos con normalidad, atendiendo a la clasificación conocida por todos: envases (cubo amarillo), vidrios (verde), papel y cartón (azul), orgánico (marrón) y restos (naranja). Ante el uso masivo que se está haciendo de guantes y mascarillas hay que recordar que ambos deben ir siempre al cubo naranja.

En aquellas viviendas donde haya una persona infectada, el portador del coronavirus, que debe permanecer aislado, debe tener dentro de la habitación una papelera de tapa y pedal donde depositar todos los residuos que genere sin separarlos por fracciones (bolsa 1). Para retirar la bolsa adecuadamente es necesario cerrarla de forma correcta y que la persona cuidadora del enfermo la meta, sin abandonar la habitación pero cerca de la salida, en una segunda bolsa junto con el material desechable del cuidador: guantes, mascarillas, etc. (bolsa 2). Esa segunda bolsa se depositará con los residuos del hogar de la fracción resto (bolsa 3). Es necesario que todas las bolsas se cierren correctamente. Esta última bolsa se depositará exclusivamente en el contenedor de tapa naranja.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, acompañado del delegado del Área de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, ha visitado esta mañana las cocinas que la empresa automovilística Porsche Ibérica tiene en su sede de Las Tablas, donde ha ayudado a elaborar los 100 menús diarios para repartir entre familias vulnerables del distrito de Fuencarral-El Pardo.

Almeida ha agradecido a Porsche su “compromiso y responsabilidad poniendo en marcha esta iniciativa solidaria para ayudar a las familias que más están sufriendo los efectos de esta pandemia”.

Este servicio comenzó a prestarse el pasado 30 de marzo y, en principio, está previsto que dure dos meses, por lo que se elaborarán un total de 7.000 comidas aproximadamente. Hasta la fecha, Porsche Ibérica ha entregado ya 2.600 menús compuestos de dos platos y postre.

La Junta Municipal de Villaverde ha articulado varios contratos de emergencia por importe de 200.000 euros mensuales destinados a cubrir las necesidades básicas de alimentación, a través de menús diarios y del envío de cestas de la compra, de 342 familias en situación de exclusión social que viven en el distrito

La concejala, Concha Chapa, ha calificado de “necesidad, exigencia y reto” la gestión de los recursos y servicios sociales de la junta en el actual estado de alarma y ha destacado la labor que se realiza para dar “continuidad y reforzar la asistencia que se presta a los vecinos en situación de vulnerabilidad”.

Así, desde el 13 de marzo, el equipo de trabajo de los servicios sociales municipales de Villaverde ha realizado más de 5.500 entrevistas, con una intervención de 17.500 personas. En la actualidad, atiende una media de 368 peticiones al día, que se gestionan con la máxima agilidad posible. Estas demandas proceden tanto de población del distrito en situación de vulnerabilidad sobrevenida por la crisis de la COVID-19, como de usuarios en riesgo económico y social preexistente y agravado en la actualidad.

Para cubrir las necesidades básicas de alimentación de las personas más necesitadas, la junta ha puesto en marcha diversas medidas entre las que se encuentra la firma de varios contratos de emergencia para repartir 827 menús diarios a domicilio. Igualmente, la última semana de marzo, tramitó 121 ayudas económicas de emergencia que supusieron 2.320 menús repartidos durante esos días. Asimismo, también se inició el envío a domicilio de 175 menús diarios a las personas usuarias de los comedores de los centros municipales de mayores que permanecen cerrados. Además, se ha firmado un contrato de emergencia del que se benefician 182 familias y menores, que comprende la preparación y el reparto de 600 menús diarios.

Otra de las medidas puestas en marcha es el reparto de entre 300 y 500 cestas de compra a domicilio al mes con alimentos y productos de higiene personal y doméstica. Esta iniciativa se lleva a cabo tras el acuerdo alcanzado con la cadena de centros comerciales Carrefour con un presupuesto de 75.000 euros.

En coordinación con el Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social y gracias al acuerdo de colaboración entre el Ayuntamiento y CaixaBank, se han entregado 180 `tarjetas familia´ dotadas con 100 euros cada una para la adquisición de alimentos y productos de primera necesidad.

Además, la junta municipal coordina con diferentes agentes sociales y redes vecinales la distribución de las entregas realizadas por terceros, principalmente alimentos y productos de distribución de primera necesidad, que consiguen aliviar la situación de enorme dificultad que están atravesando algunos vecinos de Villaverde. En este sentido, en coordinación con el Servicio de Asesoramiento a la Emergencia Residencial, a través del proyecto World Central Kitchen impulsado por el chef José Andrés, se proporcionan 230 menús diarios a vecinos del distrito.

Por su parte, gracias a las donaciones de las fundaciones Pequeños Pasos (para 50 familias y 225 personas); Madrina (para 40 mayores y personas con movilidad reducida, que suponen 80 menús); del Banco de Alimentos (a 166 familias) y de diferentes parroquias de Villaverde, un importante número de familias con menores y personas dependientes y con movilidad reducida ven cubiertas sus necesidades básicas de alimentación.

La distribución y el reparto de todas las donaciones recibidas en la junta municipal no habría sido posible sin la colaboración desinteresada de cientos de voluntarios y vecinos de Villaverde que han prestado su ayuda en las diferentes iniciativas.

Desde la junta se continúa trabajando para implementar a corto plazo nuevas medidas destinadas a paliar la situación de aquellos vecinos que más están sufriendo las consecuencias de esta crisis sanitaria.

La Comunidad de Madrid ha puesto en marcha con la Fundación Hospitalaria Orden de Malta en España una iniciativa para facilitar hasta 3.500 menús que, mientras dure el estado de alarma por el COVID-19, se irán entregando de forma gratuita a inquilinos de la Agencia de Vivienda Social (AVS) del Gobierno regional que residen en el distrito madrileño de Tetuán.

El consejero de Vivienda y Administración Local, David Pérez y el presidente de la Orden de Malta, Ramón Álvarez de Toledo, han visitado el comedor social San Juan Bautista, que la organización tiene en la calle Bascones, en el madrileño distrito de Tetuán. Juntos han supervisado la elaboración diaria de los menús que preparan los voluntarios de la organización en este comedor social que, de manera habitual, atienden a personas en situación de vulnerabilidad.

Ahí se elaborarán más de 3.500 menús durante lo que reste de confinamiento para su distribución a residentes en las viviendas de la AVS en el madrileño distrito de Tetuán, vecinos cuyos recursos económicos se hayan visto mermados como consecuencia del COVID-19. Durante estos días, los menús se servirán directamente en los domicilios de aquellas familias que más los necesiten, evitando así desplazamientos innecesarios que rompan el confinamiento de las familias.

Pérez ha explicado que, en el marco de esta colaboración, el Gobierno de la Comunidad de Madrid no repercutirá la renta de alquiler a la Orden de Malta por los siete locales cedidos por la Comunidad de Madrid para llevar a cabo su acción social. Esta decisión se aplicará durante un periodo equivalente al estado de alarma, como gesto de la cooperación entre instituciones en favor de aquellos que más lo necesitan.

El consejero de Vivienda y Administración Loca ha destacado también “la extraordinaria labor solidaria que llevan a cabo numerosas instituciones y organismos en la región con un único objetivo, que es el de asistir a las personas más vulnerables, colectivos con los que el COVID-19 se ha cebado, en este caso afectando al empleo de muchos ciudadanos. Los madrileños han demostrado sobradamente a lo largo de todas estas semanas su carácter solidario efectuando miles de donaciones, evidenciando que en los momentos de mayor dificultad sabe estar a la altura de las circunstancias”, ha señalado.

La Orden de Malta desarrolla proyectos hospitalarios, sociales y sanitarios dirigidos a colectivos necesitados de especial atención, como personas mayores o con discapacidades físicas, psíquicas o sensoriales, así como personas en situación de exclusión social. Mediante esta iniciativa, tendrán la capacidad de dispensar hasta 100 menús diarios completos, preparados en un local cedido por la AVS, donde la Orden dispone de un comedor social –que hoy ha visitado Pérez- que atiende diariamente hasta 250 personas.

La Comunidad de Madrid colabora activamente con la labor social y de integración que realizan numerosas entidades sociales, asociaciones y Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) mediante la cesión de uso de viviendas de titularidad de la Agencia de Vivienda Social para proporcionar alojamiento a las personas con las que realizan sus distintos programas.

Así, de las más de 23.200 viviendas de las que dispone la Administración regional, 317 están cedidas a ONGs, que las destinan fundamentalmente a la atención a mujeres que ejercen la prostitución, situaciones de alto riesgo, prevención social y sanitaria, ayuda a las personas con trastornos límite de la personalidad y sus familias, personas que han terminado su proceso de rehabilitación y no tienen solvencia económica, personas con discapacidad o personas en situación de precariedad, entre otras causas.

Además, desde Comunidad de Madrid se han facilitado 244 locales a diferentes asociaciones y ONG, entre los que se encuentra la Orden de Malta, en aquellos edificios que son titularidad de la Agencia de la Vivienda Social. Los ingresos obtenidos de estas rentas de alquiler son destinados a la adquisición de más vivienda protegida en la Comunidad de Madrid.

No obstante, y para desahogar aún más la precaria situación económica de muchas familias, la Agencia reduce al mínimo las rentas a aquellas familias e inquilinos más vulnerables. Fruto de esta adaptación, la Comunidad de Madrid ha dejado de ingresar durante el año 2019 un total de 13,7 millones de euros en beneficio de sus inquilinos.

Por otra parte, la Comunidad de Madrid ya inició hace semanas la tramitación administrativa de un decreto mediante el cual, los inquilinos de la Agencia de Vivienda Social (AVS) que se encuentren en situación de vulnerabilidad debido a la pandemia por el coronavirus verán reducidas sus rentas mensuales de alquiler al mínimo legal establecido, que es de 46,56 euros. Esta medida podrá beneficiar alrededor de 75.000 resientes de la AVS, a quienes se les ajustarán los recibos progresivamente, una vez que finalice la emergencia sanitaria.

El decreto prevé también la extensión de la ayuda a los inquilinos de la AVS en los locales comerciales estableciendo un periodo de carencia mientras dure el estado de alarma en el pago del alquiler. Esto afectaría a los autónomos con locales de negocio que vean reducidos sus ingresos como consecuencia de la crisis.

El distrito de Chamartín lanza una campaña orientada a conseguir que nuevos vecinos se incorporen a la ‘cuadrilla vecinal’ que ya lleva funcionando unas semanas en el distrito. En dicha cuadrilla trabajan ya tanto la concejala Sonia Cea como vocales de diferentes partidos políticos que han querido sumarse a la iniciativa, así como miembros de asociaciones y vecinos del distrito. Los voluntarios podrán prestar su labor de manera presencial o telefónica, dependiendo de sus características personales, con el fin de que todo el mundo que quiera colaborar pueda hacerlo sin suponer esto un riesgo para su salud y la de todos.

Actualmente, esta cuadrilla está pensada para servir a domicilio el catering de comidas preparado por el Grupo Larrumba, que cada día dona más de 1.000 menús solidarios al Ayuntamiento de Madrid. La próxima semana, con la incorporación de nuevos voluntarios, la junta pretende aumentar este servicio también a la preparación de cenas para los ciudadanos en situación de especial vulnerabilidad. La solicitud de participación como voluntario se puede hacer enviando un correo electrónico a la junta municipal a través de la dirección jmchamartin@madrid.es.

Los voluntarios prestarán, asimismo, especial atención a los mayores. Para facilitar este servicio, en las cercanías de supermercados, farmacias y fincas de vecinos se van a colocar carteles ofreciendo un teléfono de ayuda a las personas mayores de 65 años que necesiten ayuda para hacer la compra, adquirir medicamentos, sacar al perro o simplemente, hablar. Para solicitar alguno de estos servicios tan solo será necesario llamar o enviar un mensaje de WhatsApp al teléfono 619 56 77 16, gestionado por la junta para atender las demandas de los mayores de 65 años.

Parafraseando al alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, la concejala de Chamartín, Sonia Cea, anima a todos los grupos políticos y a los vecinos del distrito a sumarse a esta iniciativa. Del mismo modo, Cea ha puesto en valor, una vez más, “el excelente trabajo que están realizando los trabajadores de los servicios sociales, su vocación y su entrega porque nadie se quede atrás”.

La campaña también contará con una mención a las diferentes ayudas que ya se están prestando desde los servicios sociales de la junta, como la atención psicológica a la ciudadanía y la atención a las necesidades básicas de las personas de especial vulnerabilidad o en riesgo de exclusión social. Quienes necesiten ayuda en algunas de estas materias podrán hacerlo llamando al 010 o bien al teléfono habilitado por la junta municipal 91 510 68 50/51.

La Junta Municipal de Chamartín continúa trabajando para aumentar las medidas que permitan incrementar la asistencia a los vecinos en situación de vulnerabilidad. Para ello y con el objeto de llegar a un mayor número de familias, ha incrementado el número de menús distribuidos a domicilio. Además, ha reforzado la red de colaboración vecinal del distrito, lo que junto al aumento de las donaciones de menús del Grupo Larrumba, ha permitido intensificar el reparto de menús a familias en riesgo de vulnerabilidad. En total, 479 personas se benefician de este servicio de menús a domicilio proveniente tanto del servicio contratado por la junta municipal como por las donaciones.

Junto a esta iniciativa, desde hoy lunes se han comenzado a repartir un centenar de comidas diarias más provenientes de nuevas donaciones que se distribuyen en el edificio de la junta y están destinadas a cubrir las necesidades básicas de 37 familias de Chamartín. Para su reparto se han establecido turnos y un amplio horario de recogida. Con la incorporación de estos menús el número de comidas diarias repartidas en el distrito asciende a un total de 579.

Además, desde el pasado jueves al servicio de distribución a domicilio se ha sumado el reparto de 50 cenas, también donadas por el grupo hostelero Larrumba y distribuidas gracias a la colaboración desinteresada de la red de voluntarios del distrito.

Durante este período de estado de alarma, el Departamento de Servicios Sociales del distrito ha desarrollado sus labores de forma intensa mediante teletrabajo para atender las demandas de la ciudadanía en materias como la atención psicológica y, especialmente, las necesidades básicas de las personas de mayor vulnerabilidad o en riesgo de exclusión social.

Desde el pasado viernes y para quien necesite ayuda en cualquiera de estos ámbitos, también se ofrece un servicio de atención presencial con previa cita, ya que el Centro de Servicios Sociales de Santa Hortensia ha reabierto sus puertas. Además, continúa prestando atención telefónica a través del 010 y en el teléfono habilitado por la junta municipal 91 510 68 50/51.

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, se ha reunido con representantes de las principales asociaciones de la distribución alimentaria (Asedas, Anged y ACES) a los que ha animado a poner en valor los productos españoles y situarlos en lugares destacados dentro de sus lineales.

Planas también ha solicitado que apuesten por apoyar productos de temporada y de proximidad, así como por aquellos alimentos que han sufrido más por el cierre de bares y restaurantes.

Durante la reunión, Planas ha agradecido a la distribución el gran trabajo que están realizando para garantizar el suministro de alimentos en estos difíciles días de crisis sanitaria, en los que ha quedado demostrando que "contamos con una cadena eficiente y capaz de dar respuesta al desafío de proveer de alimentos en cantidad y calidad".

El ministro ha asegurado que las mejores soluciones se alcanzan mediante el trabajo conjunto de todos los actores de la cadena alimentaria y ha apelado a reforzar la comunicación entre los distintos eslabones para alcanzar un mayor equilibrio y un reparto más justo del valor.

En este sentido, Planas se ha referido a la reunión de mañana, día 28, del Observatorio de la Cadena Alimentaria para analizar la evolución del consumo y la formación de los precios de los alimentos. Planas ha recalcado que el Ministerio está realizando un estrecho seguimiento de la evolución de los precios, aunque hasta el momento no se ha registrado ninguna situación anómala destacable.

Por otra parte, el ministro ha pedido a la distribución un esfuerzo para evitar la banalización de determinados productos y trabajar, de manera conjunta, para incrementar el prestigio de agricultores, ganaderos y pescadores ante la sociedad.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas