x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

15
Mar
2019
54 condenados a prisión por agredir a médicos en la última década en Madrid PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - Madrid
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por ICOMEMSATSE critica que el protocolo de agresiones aún no se ha puesto en marcha

El Colegio de Médicos de Madrid ha conseguido, desde el año 2008, 54 condenas de prisión por agresión a facultativos. Fue en ese año cuando se firmó el “Protocolo de actuación entre la Fiscalía de la Comunidad Autónoma de Madrid y el ICOMEM en materia de agresiones a médicos”,  gracias al cual se considera al médico funcionario público y por tanto la agresión es calificada como delito de atentado.

La primera de estas sentencias fue de seis meses de prisión y fue dictada por la Audiencia Provincial de Madrid con jurado popular como consecuencia de una amenaza de muerte realizada por una paciente a un médico de Atención Primaria si no le daba la prescripción solicitada. Otro de los casos que destaca, de los resueltos en esta institución, es el de la cuantía económica más elevada, de 8.000 euros, a la que fue condenada un paciente por agredir a su médico de Atención Primaria en un aviso domiciliario.

La condena mayor que se ha obtenido por la Asesoría Jurídica de esta institución es de 28 meses de prisión que fueron sustituidos por una orden de expulsión del territorio nacional durante siete años.

No obstante, todavía queda mucho por hacer ya que aunque en el año 2016 fue en el que se denunció en el ICOMEM el mayor número de agresiones, un total de 99. En 2018 se han contabilizado 84 y de esta manera Madrid ha pasado a situarse en segundo lugar, tan sólo por detrás de Andalucía, cuando en 2017 ocupaba el tercero en cuanto a número de denuncias.

Además, en lo que va del año 2019 son 26 los médicos que han denunciado una agresión en Madrid. Por eso, la vicesecretaria del ICOMEM, la Dra. Asunción Rosado López, recuerda el mensaje “Ante las agresiones, tolerancia cero” e invita a todos los colegiados que se puedan encontrar ante una situación no sólo de agresión física sino también verbal a que denuncien.

Además, en la última Mesa de Atención Primaria, a la que asistió el consejero de Sanidad de Madrid, D. Enrique Ruiz Escudero, se expuso la necesidad de poner en marcha medidas efectivas de prevención, sobre todo en los centros de las zonas rurales más desprotegidos.

Así, se pidió personal físico de seguridad de forma permanente y en todos los dispositivos, y recursos eficientes como los llaveros-botón antipánico que pueden llevar los facultativos de forma discreta.  Y, en esta misma línea, también se sugieren cámaras y alarmas situadas de forma estratégica y una correcta distribución de las salidas de emergencia.

El Colegio de Médicos de Madrid recuerda que ante el riesgo de una agresión lo primero es prever la salida del escenario y activar dispositivos de alarma además de solicitar ayuda a los compañeros y/o fuerzas de seguridad. Asimismo es importante comunicarlo al superior jerárquico y al ICOMEM. Posteriormente, se debe recabar los informes y documentación de la asistencia médica recibida, fotos, partes, datos de los testigos, etc. y comunicarlo al servicio de prevención/REMAC.

Más tarde se puede acudir a la Asesoría Jurídica del ICOMEM, departamento que interpondrá la correspondiente denuncia, según el Protocolo de actuación contra las agresiones, a la Fiscalía. Además, puede recurrir al Programa de Atención Integral del Médico Enfermo (PAIME) y tramitar la baja por accidente laboral si procede.

"En la Comunidad de Madrid se produjeron en 2017 (último dato conocido) un total de 1.936 agresiones a sanitarios, en su gran mayoría profesionales de Enfermería (el 51,24% del total). El problema, ‘una lacra’ en opinión de SATSE Madrid, debería ser una de las prioridades de cualquier Gobierno pero la inacción es la tónica dominante en la actualidad", tal y como explica SATSE en un comunicado.

Los datos del Registro Madrileño de Agresiones y Conflictos (REMAC) muestran un incremento sustancial de agresiones a profesionales sanitarios ya que se han pasado de 1.287 en 2016 a 1.936 en 2017. La agresiones verbales, que representan el 72’6% de las denuncias son las más comunes, seguidas de las amenazas (el 50’31%). Las agresiones físicas representan el 15’81%, produciéndose lesiones no graves en casi el 15% de las ocasiones.

A pesar de la importancia de dotar al Sermas de una herramienta ágil para atajar las agresiones a los profesionales sanitarios, el protocolo, diseñado y listo desde hace meses, sigue esperando a su publicación. “El sentir de muchos profesionales es que están abandonados y que, cómo no afecta a la atención sanitaria de forma clara, es un problema que no tiene ningún tipo de prioridad para los responsables de la Consejería de Sanidad”, indica Verónica Díaz Sánchez, responsable de Salud Laboral de SATSE Madrid.

Por otro lado, la Ley de Autoridad, que debería ser el complemento ideal junto con este protocolo para atajar el creciente número de agresiones, también ha sido paralizada. La que un día fue pionera en el abordaje de las agresiones al personal sanitario queda descolgada en su lucha contra éstas, indican.

“El principal objetivo del nuevo protocolo no es sólo visibilizar las agresiones sino la prevención y la reinserción del profesional sanitario agredido”, explica Verónica Díaz, que considera que se ha perdido una oportunidad para poner a la Comunidad en la vanguardia contra las agresiones.

“Ya que al Gobierno regional no tienen en cuenta las dificultades a las que se enfrentan los profesionales sanitarios agredidos, desde SATSE Madrid hemos puesto en marcha una campaña de sensibilización e información sobre cómo denunciar una agresión”, explica Verónica Díaz.

“Se ha diseñado un mapa conceptual de cuidados dónde el profesional puede visibilizar desde cómo ha de comunicar una agresión, infranotificadas en la actualidad, a quién es el profesional que debe acompañarle y/o tutelarle en los diferentes procesos a los que se ha de enfrentar. De igual forma, explica la responsable de Salud Laboral de SATSE Madrid, se le explica, de forma clara, los pasos que ha de seguir y, sobre todo, a quién debe acudir cuándo ésta se produce.

La responsable de SATSE Madrid finaliza indicando que la campaña de sensibilización tiene un doble objetivo: visibilizar todas agresiones que realmente se producen y la reinserción del profesional agredido, prestando más apoyo a la víctima, ya que en la actualidad muchos dicen sentirse ‘abandonados’ tras sufrir una agresión.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Mitula



















A Todo Color



































Noticias Relacionadas